sábado, 8 de diciembre de 2012

Caballeros del Zodiaco: El Lienzo Perdido.



I- El origen de todo.

    Entre enero de 1986 y diciembre de 1990 apareció en Japón publicado en una de sus numerosas revistas dedicadas al manga (cómic japonés), la historieta Sainto Seiya (Saint Seiya en inglés, conocida en español como Los Caballeros del Zodiaco), siendo su autor Masami Kurumada.  En un total de 28 volúmenes compilatorios, el autor contó una inolvidable historia donde la mitología clásica griega una vez más sirvió de inspiración para una trama con connotaciones épicas y místicas, que logró marcar a toda una generación y hoy en día sigue siendo considerada una de las mejores producciones del manga; su fama también fue gracias a su versión animada, por medio de la cual millones de personas en todo el mundo supieron de esta obra (animé como se le llama a estas series japonesas).
    El 11 de de octubre de 1986 se emitió en Nipón el primer episodio de un total de 114, siendo el último exhibido por primera vez el 1 de abril de 1989.  Entre medio se hicieron cuatro películas para el cine, las que en todo caso no correspondían a la cronología del manga, ni del animé, realizándose en 2004 una quinta película.   Tanto en la versión en historieta, como en la para la televisión, se contaron varias sagas en las cuales los protagonistas cada vez se enfrentaban a seres más poderosos que ellos, de modo que tal como sucede por lo general en este tipo de producciones japonesas, debían hacerse aún más fuertes si deseaban salir bien de los combates y que el bien ganara por sobre el mal.
    El manga y el animé deben su nombre al protagonista, Seiya, apenas un adolescente (¿O un niño? Pues nunca queda bien clara la edad exacta de los personajes).   Éste junto a sus amigos, también Caballeros de Bronce como él, deben luchar contra las fuerzas del mal, siendo liderados Seiya y sus compañeros por la diosa Atena, a quien a su vez protegen.  
    Si bien el dibujo del manga no era lo mejor de éste, sí en cambio lo son las mismas armaduras creadas por Kurumada, siendo cada una de ella diferente por cada caballero (estas a su vez forman una bella figura al no cubrir los cuerpos de sus dueños, que emula a la de la constelación o totem con que se identifica el caballero).  Demás está decir que el otro gran fuerte del manga, aparte de su trama misma, de la cual ya se ha hecho referencia a su gran calidad y capacidad para amalgamar increíblemente los viejos mitos en una fantasía postmoderna, son sus abundantes personajes, cual de ellos más atractivo (y no sólo los “buenos” de la historia).
    En cuanto al animé, memorable es su banda sonora de carácter sinfónico y con unos coros increíbles, así como en los temas donde se oye una voz femenina verdaderamente angelical.  Esta música que llega a ser sublime, fue compuesta en su totalidad por Seiji Yokoyama, y cuya labor bien logra superar con creces a los sobrevalorados trabajos de John Williams o puede rivalizar con lo hecho por maestros de verdad como Morricone, Hans Zimmer y Jerry Goldsmith.   En cuanto a sus temas rock o baladas pops incluidas dentro de la banda sonora, también resultan ser de bastante calidad.
    Entre la saga de La Guerra de las Doce Casas y la de Poseidón, se hizo una historia exclusiva y la cual mantuvo el dramatismo y el espíritu del cómic y la serie original; ésta fue ambientada en el hipotético reino nórdico de Asgard, si bien esta saga se encuentra inspirada en un cómic del mismo Kurumada llamado Hyoga en el País de los Hielos, donde el Caballero de Cisne es el protagonista.   En todo caso la saga de Asgard para muchos llega incluso a ser aún mejor que la de Poseidón, ya sea por su ambientación, como por sus personajes y particular trama.
    La serie de televisión adaptó sólo hasta la saga de Poseidón, dejando por años inconcluso el término de la realización de la que para quienes leyeron el manga era considerada la mejor saga del manga y donde los Caballeros del Zodiaco se enfrentaban nada menos que a Hades, el dios griego del Inframundo (el Infierno griego).  Según se dice por ahí, hubo intención de hacer para la televisión inmediatamente la saga de Hades, habiéndose hecho un primer capítulo nunca antes emitido, si bien existe su bella banda sonora nuevamente a cargo de Yokoyama.  Recién en el 2002 en formato de OVA (Siglas de Original Video Animated, o sea, que corresponde a una animación para la venta directa a DVD y/o Blu-ray, siendo tiempo después de su aparición en el mercado emitida en canales de televisión)  los seguidores de Saint Seiya tuvimos el gusto de que se animara esta parte del manga, con 13 episodios en lo que se llama Saga del Santuario.  Luego recién entre fines del 2005 y principios del 2006 se continuó con esta historia a través de 12 OVAS más bajo el título de Inferno.  En el 2007 Los Campos Eliseos gracias a 6 OVAS más terminan por fin la historia original de Saint Seiya.
   La película del 2004, Inicio de la Saga del Cielo, cuenta lo ocurrido poco después de los trágicos eventos de terminar la saga de Hades.
   

II- La serie misma.

     El Lienzo Perdido se trata de un spin-off creado por Shiori Teshirogi y supervisado por Masami Kurumada, el cual se encuentra ambientado en Europa durante el siglo XVIII, específicamente en Grecia (el Santuario) e Italia. El manga consta de 25 volúmenes y comenzó a editarse en 2006, para terminar en el año 2011.
     En el año 2009 partió el animé, en formato OVA. Este animé constó de dos temporadas, de trece episodios cada una.  Lamentablemente debido a los “escasos” logros comerciales de la serie, la historia quedó inconclusa, por lo que está en veremos si se llegan a adaptar los últimos capítulos de la historia.
   Por ser una serie pensada para la venta directa al público, y considerando los parámetros actuales técnicos, la calidad de la animación es esmerada, contando con unos maravillosos diseños de personajes, colores vivos y una banda sonora hecha por Kaoru Wada, que casi llega a rivalizar con la de la serie clásica, tan recordada y apreciada.
   La historia brilla por sí misma, llegando incluso a superar a la del mangánime que le precede, por cuanto en ella no sólo el autor fue inteligente a la hora de crear esta precuela, donde supo tomar las ideas de Kurumada y hacerle honor al proyectar gran parte de sus personajes y escenarios al pasado; de este modo en todo momento no se pierde la conexión con los eventos ya conocidos, si no que también logró hacer sus propios aportes,  que en cierto sentido mejoraron el guión.  Dentro de esto último se puede decir que el gran aporte de a la mitología revisada de Los Caballeros del Zodiaco consiste en los siguientes elementos:
  • Aparte de las encarnaciones de este siglo de Atena y Hades (que acá demuestran gran preponderancia para los hechos, así como unas carismáticas personalidades que para nada caen dentro de la unidimensionalidad que en parte tuvo Atena en el manga y el animé originales), como también la inclusión del Pegazo, Tenma, de esta época, le da su particular protagonismo a la encarnación del Caballero de Bronce de Unicornio de este siglo, de nombre Yato, quien es acá el mejor amigo de Tenma; en cambio en la obra de Kurumada, este caballero apenas llegaba a ser un personaje secundario.  La inclusión dentro de los protagónicos de Unicornio acá, reemplaza en parte al resto de los Caballeros de Bronce que en El Lienzo Perdido no están (Cisne, Dragón, Andrómeda y Fénix), de modo que tal como los ya nombrados compañeros y amigos del Seiya de la serie clásica, Yato cumple la labor de ayudar a Tenma a derrotar a sus enemigos, luchar junto a él por lo ideales del santuario en nombre de Atena y ser ante todo su comparsa leal en el viaje que significa la lucha heroica.  Unicornio a su vez tiene sus propia historia, su personalidad claramente definida, si bien muestra poseer el típico grado de rivalidad amistosa con Pegazo (nótese, ambos son “caballos”, representando sus armaduras a nobles bestias que pueden ser tanto domésticas como salvajes).
  • Teniendo en cuenta el éxito de los personajes de Shion de Aries y Dokko de Libra en las series pasadas, en El Lienzo Perdido no pierden vigencia, destacando siempre entre el resto de los Caballeros Dorados, aún cuando estos en la historia cobran más importancia que nunca.  Shion y Dokko una vez más se ven acá como personajes sabios y valientes, virtudes que se supone poseen el resto de los Caballeros, no obstante es que a partir de los eventos de esta Guerra Santa que más adelante ambos optarán por las duras decisiones que ya les vimos tomar.  A su vez acá ambos son lo suficientemente jóvenes para mantener aún cierta ingenuidad y no mostrarse todavía con esa aura de superioridad espiritual que se les había visto (en otras palabras, acá se les observa más humanos que nunca).
  • Si bien en la obra de Kurumada, como en su adaptación animada, salieron un montón de personajes, sobresaliendo muchas veces los mismos Caballeros Dorados y en la saga de Asgard algunos de los Dioses Guerreros (la que en todo caso era original de la serie, ya que no correspondía al manga), en esta obra el peso de la trama recae sobre muchos más personajes, lo que le otorga un carácter coral a la trama; incluso muchos de los episodios giran en torno a uno que otro personaje, de modo que ni los caballeros de Pegazo, ni Unicornio, ni  menos Atena y Hades, aparecen o a lo más se les ve un pequeño momento.  Así es como estos episodios se encuentran dedicados a uno que otro Caballero Dorado, como Virgo, Cáncer, Tauro y Capricornio, dándole además gran relevancia a alguien como el mismísimo Patriarca (lo que en las series de Kurumada era impensable), lo mismo que a otros personajes.  De este modo en los capítulos dedicados a los ya mencionados, conocemos su pasado, sus vivencias personales con detalles sabrosos como nos tiene acostumbrado el universo de Los Caballeros, historias cargadas de hondo dramatismo y actos heroicos.  A su vez en las series clásicas nunca antes se había mostrado el pasado de los Caballeros Dorados, salvo uno que otro breve vistazo, sin embargo acá el autor les otorga una humanidad no vista antes, dándoles además sus propios discípulos en muchos casos, con los que cada Caballero completa su propia historia personal.
  • Aunque en el manganime clásico estaban los personajes de Shaina, Marín y Pandora (que acá nuevamente se repite el plato), las cuales poseían bastante importancia, la trama misma no le otorgaba mayor protagonismo a otros personajes femeninos (bueno, hasta cierto punto Hilda de Polaris y su hermana tuvieron su relevancia en la saga de Asgard).  No obstante en el caso de El Lienzo Perdido los personajes femeninos se encuentran desarrollados con una profundidad tal que ya dejan de ser la comparsa típica, como la dama en peligro a la que hay que proteger o la enamorada/protectora del protagonista; así mismo es que acá Atena, cuyo nombre mortal es en esta época el de Sasha, no sólo forma parte del particular trío en el que pende gran parte de la trama (junto con Hades y Poseidón), si no que posee el carisma del cual la Saori del manga y animé originales carecía; por otro lado Yusuhira, quien es el Caballero de Plata de Grulla, casi desde el principio de la historia logra acaparar la atención con su personalidad bien desarrollada y el gran apoyo en que consiste su presencia para el resto de los protagonistas a los que acompaña (Tenma y Yato especialmente).

    ¿Y de qué se trata la serie? Bueno, tal como en el clásico de Kurumada, ésta gira en torno a tres huérfanos en un principio: Tenma, Sasha y Alone, quienes desde su más temprana infancia viven en armonía juntos en un orfanato, queriéndose como hermanos y protegiéndose mutuamente.  De los dos varones, Tenma es el aguerrido y voluntarioso que hace de hermano mayor, mientras que Alone en su dulzura posee una gran sensibilidad artística, lo que lo hace ser frente de los abusos de algunos, por lo que Tenma lo cuida con esmero; Sasha aporta al pequeño grupo su delicadeza.   Toda va bien entre los tres, hasta que la niña es adoptada en extrañas circunstancias, dejando desamparados a sus hermanos; al tiempo después Tenma se va hacia Grecia, pues decide hacerse caballero.  En su antiguo hogar se queda Alone, quien desea ser pintor, pero nadie tiene idea de qué le depara a este último, siendo su destino el más increíble y cruel de entre los tres.
    Tenma se convierte en el Caballero de Pegazo y para su sorpresa en Grecia se reencuentra con su querida hermana menor Sasha, quien es nada menos que la encarnación de Atena.  No obstante durante la ausencia de ambos en Italia, su país natal, el otrora inocente Alone descubre su verdadera identidad, consistente en la de ser el poseedor del espíritu de Hades, enemigo jurado de Atena y todo el bien en el planeta.
    Así es como comienza una nueva Guerra Santa entre las fuerzas del bien y del mal.  El cambio sufrido por Alone es impresionante y su locura destructora llega a tal punto que no sólo devasta a su antojo la bella ciudad que le vio nacer y donde se crió, si no que llega a matar a Tenma (quien por supuesto ayudado por sus amigos regresa de la muerte gracias a un fantástico viaje al Inframundo).  Pero esto no es todo, Alone-Hades decide pintar en el cielo del planeta un hermoso lienzo (he ahí el nombre de esta serie) lleno de ángeles, el cual al ser terminado provocará la destrucción de toda la vida en la Tierra.  De este modo Atena y sus caballeros deben evitar a toda costa que su propósito se cumpla, enfrentándose a los numerosos esbirros que posee el dios.
    Como acá la encarnación actual de Hades es aún un adolescente y todavía conserva vestigios de su vida como humano, incluyendo sus sentimientos por Sasha y Tenma, los oscuros dioses hermanos gemelos de Hypnos y Thánatos mantienen cierto control sobre Hades.  Estos a su vez son responsables de gran parte de los siniestros eventos de la guerra santa anterior y para nada desean perder su poderío.
   Un gran desfile de personajes atractivos aparece durante estos 26 OVAS, destacando muchas veces los Caballeros Dorados que, salvo en el caso de los mencionados Tenma, Yato y Yusuhira, cobran gran relevancia a falta de Caballeros de Bronce y de Plata que acá tengan protagonismo (salvo los dos discípulos de Tauro que poseen cierta vitalidad).
   Es una lástima que a la fecha no hayan continuado haciendo más capítulos, pues lo que estaba por venir era aún mucho más espectacular. 



9 comentarios:

  1. Excelente review Elwin, si bien no soy fan de la saga aún así la encuentro buena. Comparto contigo que Lost Canvas es en cierta forma mejor a la original, Sasha es mil veces más carismática que Saori además de ser más linda xD, espero en algún momento la terminen ya que me carga que las series queden inconclusas.

    ResponderEliminar
  2. Creo, desde mi humilde opinión como espectador de la serie, que esta precuela de los Caballeros del Zodiaco aporta con dos elementos-ideas-palabras (xDD):

    Madurez y profundidad...

    Estos a aportes, bajo mi perspectiva, son en amplio criterio y susceptibles de aplicar a cada parte, personaje e historia dentro de la trama principal.

    Al haber visto la serie de televisión, sus diferentes personajes, aventuras, peligros; motivaciones, sueños, miedos, etc., me queda en la mente la sensación de "simpleza": llega el malo y quiere matar a Atena... Llega el malo con sus amigotes... Muere Tauro, para variar... Explicaciones del porqué de ciertas cicatrices, traumas y/o actitudes de ciertos personajes... Embrollos que rayaban en lo ridículo... Etc.

    Al exponerme a la serie "El lienzo perdido", no puedo más que alabar la calidad, a simple vista, de su gráfica, tanto en el diseño de los personajes, la calidad del dibujo, y lo pirotécnico de sus técnicas. Pero más importante aún: el valor, el peso, el grosor de los protagonistas de esta versión de Saint Seiya.

    Ya no son simplemente los caballeros de bronce los que portan la égida de la historia... Los personajes secundarios resaltan y aportan con tal fuerza en la trama, que se convierten en vertientes tributarias de la línea principal, llegando a convertirse en un curso narrativo tan o más importante que la central.

    Esto, a su vez, se debe a que muchos de los personajes tienen directa relación con la serie de antaño; la secuela del lienzo perdido: vemos a un Shion de Aries y a Dohko de Libra en plena juventud, personajes vigorosamente importantes a nivel de trama respecto a las ediciones anteriores... La potencia de Aldebarán no se observa en las entregas anteriores... Capricornio no pudo haber sido más seco, terco y leal... Sagitario inflama todo con su "romanticismo"... Y para qué hablar de Cáncer (Manigoldo), versión mejorada con creces de "Máscara de Muerte", cuyo desplante de poder era congruente con su altanería y dejación...

    Los hilos tejidos, las intrahistorias desarrolladas por El lienzo perdido, distan mucho de lo accesorio y/o pintoresco. Cada personaje es portador de un conjunto de valores perfectamente identificables, los cuales a su vez se ven materializados en la serie de relaciones que se desarrollan para con otros personajes de la historia.

    No quiero menospreciar las anteriores sagas... Pero la trama del Lienzo Perdido destaca por lo que señalé al principio: la madurez y profundidad de sus elementos; la importancia de sus personajes, los valores que representan; la potencia actancial de los mismos... Y claro!! Son los antecedentes, uno de los pasados de la Guerra Santa, cuyos héroes serían las bases de lo que conocemos como Los Caballeros del Zodiaco.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Boris, por tus inteligentes palabras que no sabes cuánto completan lo expuesto en este texto. Espero verte seguido por acá y que me sigas honrando con tu sabiduría.

    ResponderEliminar
  4. Esta es una gran serie lei todo el manga online, es un titulo muy entretenido, ademas que crea una nueva faceta que no se veia en saint seiya y que además de paso se encajaron las piezas y cabos sueltos que habian quedado en la saga de Hades del Saint seiya original.

    es una lastima que en Japon hayan dejado de emitir el anime y se puesieran a producir el bodrio de Sinat seiya omega, que para mi gusto es un insulto al concepto de la serie, con decirte que las mochilas que contenian las armaduras eran reemplazadas por piedras magicas.

    Sinat seiya the lost canvas lo encuentro altamente recomendable, y con un final memorable en sus mas de 110 numeros.

    Atte. Fabian Ibarra

    ResponderEliminar
  5. Te envidio, amigo, pues me encantaría leer ese manga, para saber qué pasó después de lo visto en la serie y en qué termina esta historia tan increíble. ¿Has visto las pelis de "Saint Seiya"? Te las recomiendo mucho.

    ResponderEliminar
  6. entonces despues del Lienzo perdido the Lost Canvas, no sigue otra serie.. porque Hades solo sube las escaleras de la mano de Pandora y Tenma y Athenas se encuentran en el Santuario... hay queda todo_

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hijio de puta, me parecio ver un spoiler, creo que fue eso, estoy casi seguro

      Eliminar
    2. ¿Lo del spoiler lo dices debido a lo afirmado por "Anónimo"? Si es así que lástima (que yo rápido olvido estos detalles de información y no me complican a la hora de experimentar por mi cuenta una obra).

      Eliminar
  7. Hola: Gracias por comentar. Respecto a lo que dices, así es...No hay más "Lost Canvas" por el momento y al parecer la culpa es de los "piratas" que (como quien te escribe), se oonseguían la serie sin pagar o a menor precio del real; por lo tanto, queda contentarse con leer el manga para saber qué pasa después de lo visto en el programa.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...