domingo, 20 de agosto de 2017

El placer de las historias cortas (segunda parte).


       Continúo con mi análisis de El Bazar de los Malos Sueños.

11- Herman Wouk todavía vive: Una de las historias más hermosas y conmovedoras de esta colección, corresponde a esta obra que se aleja por completo de la temática habitual de su autor (aunque no en un 100%), debido a su realismo y que sin embargo comparte como buena parte del resto del trabajo literario de King, un tema tan peliagudo: la muerte. 
      La maestría literaria de su autor se despliega en esta pieza, al contarnos desde dos frentes distintos la vida de un grupo de personas, que no pueden ser más distintas entre sí (por un lado la de dos mujeres jóvenes, cuyas vidas son por completo miserables y la de una pareja de poetas ya ancianos,  quienes llevan décadas amándose felices en su manera peculiar de ser), las que terminan cruzándose de la manera más trágica (y aun así, el artista nos sorprende porque no todo pasa tal cómo esperábamos).
      El extraño nombre de este relato que aparentemente resulta hermético a la hora de ver su sentido, es nada menos que una invitación a apreciar la vida en todo momento, ya sea estando en la veintena de la existencia o ya llegados a la “tercera edad” (lo que nuestro querido tío Steve bien nos lo ha demostrado, al seguir manteniéndose vigente día a día con sus escritos).

12- No anda fina: Corresponde a una ficción que nos recuerda a sus lectores constantes clásicos suyos como La Primavera de Fresa, perteneciente a su primera colección de cuentos, El Umbral de la Noche.  En esta ocasión, el escritor vuelve a abordar lo escabroso de la psiquis humana, a través de un narrador protagonista al que solo al final llegamos a conocer (casi) por completo. 
     Los papeles que cumplen la violencia, la locura y, otra vez, la muerte en la humanidad, no dejan de manifestarse en la narrativa kingniana, para terminar una historia que en ningún momento se sabe hacia dónde va y que sin embargo acaba como muchos de estos cuentos “breves”: en absoluta sorpresa…Pues la vida misma es así, ya que nunca tenemos un control absoluto de lo que esta nos depara.

13- Billy Bloqueo: Otra novela corta para disfrute de sus lectores, si bien parte de su temática resulta bastante alejada a la realidad de sus seguidores hispanoamericanos, como de otros lugares del mundo.  Y es que esta obra gira en torno a algo de lo cual King es un acérrimo fanático, el bésibol, deporte tan gringo que al menos ya antes una vez estuvo presente en sus historias a través del libro La Chica que amaba a Tom Gordon y que luego plasmó en dos especies de ensayo: Faithful (coecrito con Stewart O`Nan) y Cabeza Abajo. De este modo, la verdad, no es inaudito en su bibliografía que se refiera a esta disciplina, si bien para quienes nada sabemos al respecto, tanta descripción sobre sus juegos pueden resultar confusas y hasta aburridas.  Sin embargo Stephen King sabe atrapar a su auditorio, ya que no se trata solo de una narración deportiva, sino que resulta mucho más compleja de lo que parece.
      Editado originalmente en solitario en un solo tomo (con una portada preciosa más encima), viene a ser otra de las razones para querer leer esta antología.  Y es que posee un argumento que independientemente de si a uno le gusta el béisbol o no, atrapa al público, en especial cuando comienza a develarse el misterio de su protagonista: un as en este deporte, de quien nada se sabe y que no deja de llamar la atención por las pocas luces que posee, además de despertar en los otros una enorme simpatía.  Sin embargo este muchacho guarda un secreto bastante especial, que al final acerca bastante esta historia al resto de la literatura de su creador.
      Llama la atención la manera de cómo está contado todo, pues como por lo general no es habitual en lo que hace, optó por un narrador testigo, quien conoció en su juventud al llamado Billy Bloqueo.  Por lo tanto tal como sí es recurrente en otros de sus títulos, el papel de la memoria y los recuerdos vuelven a estar presentes aquí y cabe recordar que el propio escritor ante cada uno de los escritos que componen este libro, hace uso de tal recurso para luego entregarnos sus ficciones.  De igual manera, resulta también interesante el carácter dialógico del cuento en sí o más bien de monólogo, ya que es este mismo testigo quien cuenta sus memorias a King (mientras este hacía de periodista para una pequeña revista, antes de hacerse escritor famoso), en un juego muy divertido con la misma realidad.

14- Pimpollo: La primera narración que le conozco a King donde uno de sus personajes principales es gay (y no lesbiana, ojo, que ya ha tenido protagonistas de esta minoría sexual, como ya pasó en Área 81, al principio de este volumen y en su novela La Cúpula).  De hecho, incluso en esta obra se permite referirse de lleno a la sexualidad entre hombres, al tema del VIH y todo de una manera por completo alejada de proselitismos, prejuicios y todo tipo de ideas que podrían haberle quitado su espontaneidad a la historia…que más encima no deja de poseer sus elementos sobrenaturales, tan típico de su autor.
      De igual manera nos encontramos con otros detalles que ya son característicos en la prosa de King, tal como lo son el ya mencionado ejercicio de la memoria y, muy ligado a ello, la presencia de personajes ancianos, quienes justamente en el otoño de sus vidas recuerdan otros tiempos.  A todo esto además se le suma lo relacionado con la muerte.  Es así que acá a través de la charla de dos amigos, uno heterosexual y otro homosexual que pasan sus últimos días en un asilo para ancianos,  se nos revela un misterio muy especial con el final de la vida. 
      Asimismo el valor de la amistad vuelve a ser retomado por el autor, quien en esta ocasión nos vuelve a dar bellos pasajes y en los que evidencia su aprecio por este tipo de relaciones, en las que la tolerancia, la confianza y los detalles para con los demás, quedan expresados como virtudes importantes para gozar la compañía de otros. 
      No puede dejar de llamar la atención la manera sosegada y sabia con la cual los mismos protagonistas asumen su propia mortalidad, todo en medio de un escenario que sin dudas es la antesala de su fin…Y no obstante tal como en muchas historias de este tipo, la muerte no es algo para temer, si no que corresponde a la antesala a algo más grande.

15- Tommy: El otro poema narrativo agregado a este tomo, que en este caso se aleja del tono épico del que le precedió (La Iglesia de Huesos), para acercarse más a la lírica de tono autobiográfico e intimista.
       Esta pieza trata sobre un amigo de juventud de King, quien como muchos de los muchachos de su generación en Estados Unidos, se vio inmerso en medio de la marea revolucionaria de la Guerra de Vietnam y el movimiento hippie por completo contrario a las políticas belicistas e imperialistas de su gobierno.  En cierto sentido es un texto acerca de la pérdida de la inocencia, marcada justamente por los cambios sociales de dichos años, los sesenta (tal como lo podemos ver en su estupendo libro Corazones en la Atlántida), la esperanza y un llamado más de su parte a apreciar la vida misma.

16- El diosecillo verde del sufrimiento: Para alegría de sus lectores constantes que amamos por sobre todo sus historias de terror, esta es una de ellas y una bastante divertida, que en la medida que van desarrollándose sus acontecimientos, va aumentando de manera considerable la tensión, hasta su genial desenlace.
     Un millonario joven ha sido el único sobreviviente de un accidente aéreo, si bien esto ha significado que su cuerpo haya quedado por completo destrozado y sufra bastantes dolores por ello.  Así es que contrata a una enfermera para que lo atienda de manera exclusiva y además mantiene una búsqueda de todo tipo de alternativa para contrarrestar sus malestares y mejorar de una vez.  Es entonces que llega hasta sus oídos la existencia de un pastor religioso, que tal como supuestamente muchos hombres de fe afirman, puede sacar de él de manera literal la causa de sus dolencias.
      Antes esta narración reaparece otro tema favorito de King, la fe (como en su novela Revival), el que en el caso de esta obra apunta a la contraposición entre las supuestas supercherías de los charlatanes religiosos que tanto abundan en su país, la incredulidad y la verdadera creencia en la existencia de Dios, como de un mundo metafísico.  Todos estos elementos se conjugan para mostrarnos tal faceta de la humanidad, tan relevante, como apreciada y despreciada por muchos. 
       Cabe destacar también la personalidad de cada uno de sus protagonistas: el millonario afectado, un hombre lleno de voluntad, que como muchos de los suyos cree que con el dinero lo puede conseguir todo, pero que para nada nos resulta odioso; la misma enfermera, quien se muestra como una mujer que se aprovecha de su paciente/cliente para sacarle toda la plata posible y sin embargo aun así mantiene ciertos principios morales, entre ellos su propia fe en los métodos científicos y médicos; por último, se encuentra el mismo pastor, un hombre ya mayor, de apariencia insignificante y humilde, quien resulta ser mucho más de lo que aparenta.   Queda demostrado a lo largo de este relato, cuál de todos estos tres personajes posee una fe que en realidad sobrepasa a la de todos los demás.

17- Ese autobús es otro mundo: ¿Podría ser este el cuento más débil de toda esta selección o al menos uno de los menos logrados? Quizás para ser más justos, corresponde al que menos me gustó de todos los que aquí se hayan, pues justo cuando recién se estaba poniendo interesante, se desinfla y baja demasiado la atención.  No obstante puede ser que esta pérdida de la maravilla se deba a su mensaje final…Que pese a lo extraordinario, la gente tiende a olvidarse de los demás y solo se interesa de lo inmediato, de modo que la monotonía y la falta de empatía parecen ser más fuertes que cualquier otra cosa.
     Un aburrido hombre de negocios hace un viaje de una ciudad a otra para ver si logra un importante acuerdo financiero.  Durante el último trayecto ahora en autobús (que en Chile llamamos simplemente bus o micro), se entretiene mirando por la ventanilla, cuando de pronto es testigo de un horrible suceso.  El sujeto se debate entre tomar protagonismo o no complicarse la vida.

18- Necros: Otro más de terror y que nos muestra a un King que sin dudas sigue siendo el llamado Rey del Terror, pese a sus coqueteos con la narrativa más realista. Por otro lado, por medio de esta historia estamos de regreso a un leiv motiv en el cual nuestro escritor es todo un experto: gente común y corriente que de repente descubre que posee habilidades extraordinarias…y mortales.
     Narrado en primera persona por medio de su protagonista, trata acerca de un joven egresado de la carrera de periodismo, que llega a trabajar por necesidad a una página web amarillista, especializada en sacar a la luz los “trapitos sucios” de los famosos, usando todo el humor negro y corrosivo posible.  Allí se encarga de una sección que cada vez se está haciendo más popular, en la que escribe los obituarios de personalidades fallecidas, aunque poniendo énfasis en sus defectos, todo con muy mala leche.  Un día molesto con su jefa porque no le ha querido dar un aumento, le hace en secreto uno de estos obituarios, lo que trae como consecuencia su muerte y de una manera para nada agradable.  Con el sentimiento de culpa a cuestas, le cuenta a la única persona de confianza que tiene en la empresa lo que ha hecho, pero en vez de ayudarle esto a sentirse mejor, le da una carga mayor que aguantar, ya que lo convencen para volver a usar su poder una y otra vez.
     Entre los aspectos interesantes y/o valiosos de este cuento, está la manera desenfada en la que describe el submundo de los negocios, en los que la gente tienden a comportarse como brutos y se pierde toda humanidad en beneficio de satisfacciones egoístas.  Por otro lado, es una obra acerca de la responsabilidad de nuestros actos, de modo que queda en evidencia la naturaleza moralizante de muchas de las obras pertenecientes al terror y que solo los más ineptos son incapaces de reconocer su capacidad para llevarnos a más de una reflexión.

El audiocuento tal  y como le gustan tanto a los gringos.
19- Fuegos artificiales en estado de ebriedad: La anécdota con la que el tío Steve nos introduce a este título, es tan entretenida como este, al punto de que nos muestran una faceta que sus lectores constantes conocemos bastante bien, pero que esta vez el artista lleva a mayores extremos: el humor…y del bueno e ingenioso.
     Un hombre y su madre llevan juntos un pasar más que tranquilo, gracias a la buena suerte y algo de inteligencia para administrar sus dineros, de modo que no tienen mayores necesidades y viven en una cómoda cabaña a la orilla de un lago.  Como buenos yanquis para la celebración del 4 de julio, festejan tirando al cielo una enorme cantidad de fuegos artificiales y de los que en su caso se sienten bastante orgullosos, debido al dinero gastado para dar un espectáculo de consideración a sus vecinos.  Todo va de lo mejor, hasta que una familia de italoamericanos los logra opacar con sus propios artificios, lo que inicia a lo largo de varios años una competencia entre qué familia consigue dar el mejor show.  Es cuando el protagonista logra dar con un sujeto que le puede administrar lo ideal para dejar con la boca tapada a sus contrincantes…Y en efecto esto resulta así, aunque como es de esperar las consecuencias escapan al control de uno.
      El relato no posee ni violencia, ni villanos, ni nada típico “kingniano”, solo nos presenta a individuos comunes y corrientes que desean satisfacer sus propios gustos, aunque sin tener que atropellar a otros.  Destacable viene a ser dentro de todo esto, la estrecha relación de verdadera fraternidad y complicidad entre madre e hijo, que da al cuento varios diálogos y momentos simpáticos.  De igual manera, valioso viene a ser la caracterización que hace King de la sociedad norteamericana como una comunidad cosmopolita, conformada por personas de distinto origen y que pese a ello pueden convivir en paz (en todo caso, esto de la heterogeneidad de los habitantes de Estados Unidos es recurrente en su literatura).



20- Trueno en verano: Habría sido formidable que nuestro autor hubiese terminado el libro con la historia anterior, no porque esta otra sea deficiente (que al contrario, resulta ser bastante emotiva), sino para acabar todo con un obra más alegre…Puesto que este último cuento es una narración acerca del fin del mundo, tal como ya lo ha abordado en textos pretéritos suyos tales como Apocalipsis, Cell y su cuento El final del desastre, entre otros.
      Tras una guerra nuclear pocas son las zonas en el planeta que todavía quedan libres de radiación y es así que su protagonista es uno de los pocos sobrevivientes que hay a lo largo de una vasta extensión de territorio, teniendo de vecino a un hombre mucho mayor que él, con quien tiene una especie de amistad.  Asimismo lo acompaña un perro, el último verdadero compañero que tiene a su lado.  La vida de esa manera resulta casi hasta grata, hasta que se da cuenta de que tanto él como los otros dos seres vivos que conoce están enfermando.
      Un relato como este no deja de ser un llamado de atención para apreciar la vida que tenemos, en especial a la misma que gente que está a nuestros alrededor.  Pues como queda demostrado en esta obra y a través de nuestra propia experiencia, somos seres gregarios y necesitamos de otros para dar rienda suelta a lo mejor de cada uno.  No obstante tal como sucede en este cuento, ha sido nuestra propia incapacidad para mantener esas relaciones en paz, la que ha provocado una desgracia en masa como la descrita en esta obra.
       Conocido de Stephen King es su aprecio por alguien como Richard Matheson y por ello una vez más vuelve a homenajearlo, esta vez a través de la relación entre el protagonista y su perro, en medio de este “fin de los tiempos”; algo claramente inspirado en el mismo tipo de fraternidad que hayamos en el clásico Soy Leyenda de Matheson.

      En resumidas cuentas, El Bazar de los Malos Sueños es un libro muy recomendable, que puede ser tanto para que quienes no conocen a este autor se sumerjan primero en su narrativa breve, antes de dar el salto largo a sus obras más extensas y clásicas; como para quienes ya lo ubicamos (y seguimos) desde hace años y podamos constatar que Stephen King no ha perdido su talento.  Ahora bien, hay que ser sinceros, ya no es un autor solamente de historias de terror y/o macabras, pues se ha  consolidado lo suficiente como para abarcar otros terrenos literarios, en los que igual desde sus comienzos había incursionado, aunque ahora maneja con mayor soltura. 
      Para quienes gustan más de sus ficciones terroríficas, mayor placer pueden conseguir a través de sus primeras antologías y a la hora de evaluar cuál de estas resulta lejos mejor, en mi caso me decanto por El Umbral de la Noche y Todo es Eventual.  No obstante de que esta nueva antología suya (que espero de corazón no sea la última) es toda una joya y un agrado leer, lo es.

Graciosa caricatura de Stephen King junto a varias de sus creaciones.

viernes, 18 de agosto de 2017

Los Blogueros que admiro. Cuarta Parte: Ricardo Ruiz de "Insomnia".



       Con Ricardo Ruiz tengo el gusto y el honor de mantener una amistad virtual o a través de las redes sociales, desde hace más de veinte años ¿Podría acercarme más bien a las dos décadas de contacto? Es muy probable que así sea.
       Mucha agua ha pasado bajo el puente desde que supe de Insomnia, no la película de Cristopher Nolan, ni el libro de Stephen King, pero sí una página dedicada a la vida y obra de este autor.  Recuerdo que fue un amigo de infancia quien me contó de este sitio y de inmediato motivado por el interés me metí a la red y me encontré con una serie de textos sobre mi autor favorito, sus obras literarias, películas y series basadas en sus trabajos y mucho, mucho más; todo ello en una época ya pretérita, siendo para mí todo un cofre de información, como no podía encontrar en otro lugar. 
        Ni tonto, ni perezoso envié un correo a la revista, preguntándoles si podía contribuir a la lo que hacían con algún trabajo mío y así fue que tuve la suerte de que sin dudarlo Ricardo, su creador y director me dio tal oportunidad, de modo que al poco tiempo tuve la dicha de ver publicado el primero de mis escritos hechos para tales efectos.   Desde aquel entonces varios de mis textos han aparecido en sus páginas.   Sin embargo hoy en día vez que incorpora algún otro documento de mi autoría, lo saca directamente del Cubil del Cíclope, que tiene todo mi permiso.
        Puedo afirmar sin tapujos que fue a través de Insomnia y la gestión de su creador que comencé a dar rienda suelta a esta faceta mía, que luego dio paso a mi propio blog.  De hecho, comencé a utilizar mis antiguos escritos para esos primeros meses del Cubil, aunque antes para ello le dije a Ricardo (que lo cortés no quita lo valiente) que deseaba tenerlos en mi nuevo proyecto.
        Poco tiempo después de mi primer correo enviado a RAR, intercambiamos cuenta de Messenger (¡definitivamente eran otros tiempos!) y gracias a ello pude charlar con él vez que nos encontrábamos conectados.  Gracias a esto fue posible saber del uno y del otro, más allá de la pasión por nuestro escritor favorito.
         Al ser de países hermanos, pudimos mandarnos mutuamente películas grabadas en DVD, en una época en la cual aún no era tan fácil descargar de Internet tanto material.  Recuerdo la alegría con la que recibí en esas dos ocasiones distintas sus encomiendas, que no solo se trataba de “material kingniano”.  Me dio mucho gusto conocer su letra, que para un romántico de la escritura como yo esos detalles son valiosos.
        Hoy en día si bien nos tenemos en Skype (que ya ni uso), la comunicación que mantenemos es a través de correos (¡Oye, RAR, ahora tengo “Feisbuk”, así que agrégame al tuyo, “si a bien tienes”).  Por lo que vez que tengo noticias tuyas, las atesoro tal como me sucede con el resto de la gente que me es importante.
        Quienes me conocen, bien saben lo vanidoso o exhibicionista que puedo ser, así que vez que puedo pongo alguna foto mía por ahí.   En cambio Ricardo no es como yo, así que aunque hayan pasado años desde que supimos de nuestra existencia mutual, nunca había visto cómo es y solo gracias a esta entrevista (y a que ha sido tan amable de mandarme fotos suyas, como de su gente, para compartirlas con ustedes), recién ahora puedo darle un rostro a mi amigo.
           Tal como me ha pasado con otras entrevistas que he hecho (que en todo caso ninguna de las que he subido a mi blog han sido presenciales), he disfrutado mucho leyéndola, pues además me ha permitido conocer mejor a quien tanto aprecio.  Espero la gocen tanto como yo.

Ricardo en el Festival de Literatura Negra Azabache (Mar del Plata).


1    1.  Preséntate en no más de 200 palabras.

Me llamó Ricardo Ruiz, pero muchos me conocen por RAR. Ese nick, que son mis iniciales, quedó desde los comienzos de Internet. Nací y vivo en Mar del Plata, Argentina, con mi familia. Soy Analista de Sistemas y me dedico profesionalmente a eso. Mi principal hobby es la literatura, en especial la de terror y de ciencia-ficción. Dentro de esa pasión que comenzó siendo simplemente un lector, está el ser director de la revista INSOMNIA, dedicada al universo de Stephen King, proyecto que comenzó en 1998 y continúa de forma ininterrumpida  hasta el presente. Mi tarea ahí no es difícil, ya que los colaboradores hacen fáciles las cosas. Además, he aportado mi opinión  sobre King y sobre estos géneros que tanto nos gustan en varios festivales literarios y en algunas columnas radiales. Creo que, en un mundo dominado por lo inmediato y el zapping (en todos los sentidos), es importante fomentar la lectura de libros.

2. ¿Cómo fue tu que nació tu aprecio por Stephen King?

Yo nací en 1970, por lo tanto cuando era chico no había tantos elementos de distracción como hoy (Internet, películas on line, Playstation, etc.), por lo que era habitual acudir a libros como una de las formas primarias de entretenimiento. Así comencé a leer mis primeros libros, entre los que se encontraban algunas novelas de Julio Verne, autor que recomiendo de forma determinante. Entre aquellos primeros libros pronto aparecieron los bolsilibros de terror, de las editoriales Bruguera o EASA. Era la serie B de la literatura, pero eran geniales. Hoy día son objeto de culto, y los tengo en alta estima porque contribuyeron a que mucha gente lea. Se compraban en los puestos de diarios y revistas. El interés por el terror luego derivó en Stephen King, presencia permanente en las librerías (era imposible no sentirse atrapado por sus portadas), y me compré algunos libros (Cementerio de Animales, Cujo). Pero el primero que leí que fue uno que me prestaron, Salem’s Lot. Y fue un shock. A continuación me pasó lo que a muchos otros…. quise seguir leyendo todos los libros de ese autor. Y siguieron Cementerio de Animales, Ojos de Fuego, Carrie... y acá estamos.

3- Cuéntanos acerca del origen de INSOMNIA.

En los años 1993-1994, pleno auge de la red Fidonet, los que teníamos acceso  a una computadora con módem, nos comunicábamos con las BBS e intercambiábamos información. Eran los foros de opinión de la era prehistórica. Dentro de algunos de aquellos canales, ya debatíamos sobre series como Star Trek o Twin Peaks. Y yo enviaba un boletín de texto sobre novedades literarias y películas que se llama “Noticias desde la Zona Muerta”. Años después, con la popularización de Internet, me gustó la idea de retomar ese boletín/revista. Era el año 1997, y los libros de La Torre Oscura me habían vuelto a fanatizar con la obra de King. Por lo tanto decidí que se iba a dedicar exclusivamente al autor de Maine, y que se publicaría mensualmente.  Así que en enero de 1998 se editó el primer número, muy rudimentario y de pocas páginas, con información traducida del inglés y artículos “copiados  a mano” de revistas que tenía. Luego empecé a contactar a otros webmasters que en ese momento tenían páginas sobre terror, y varios de ellos ya eran colaboradores en el segundo número. Así arrancó INSOMNIA, y así sigue hasta hoy.

4- ¿De qué trata tu blog?

Bien, dejame aclarar este tema, Elwin. INSOMNIA es una revista en formato PDF. Pero está contenida dentro de un sitio web (www.stephenking.com.ar) que contiene mucha otra información sobre Stephen King (bibliografía, filmografía, videos, etc.). Y, a partir de una remodelación que hicimos este año, también incorporamos un blog de noticias. Son muchas de las noticias que luego se volcarán en la revista. Nuestro objetivo es que los lectores no tengan que esperar 30 días para saber de King. Todos los días pueden leer las últimas novedades. Y una vez al mes disfrutar la lectura de la revista, de forma más profunda. Tanto en el blog como en la revista solemos difundir otros autores y otras obras, pero nuestra objetivo siempre es enfocarnos en el universo de King.

Selfie en familia con su esposa, Marisol, y los chicos, Lucas y Rocío.

5- ¿Conoce King lo que haces junto al resto de tus colaboradores? ¿O al menos hay algún tipo de acercamiento?

Nuestro asesor editorial y colaborador habitual de hace muchos años, Ariel Bosi, tiene fluidos contactos con gente allegada a Stephen King, su oficina y sus editores. Y todos ellos saben que hay gente “devota” por estos lados. Por lo tanto algo conocen. De todos modos, es preferible que King no se distraiga con nuestra revista y que siga escribiendo nuevas historias.

6- ¿Qué satisfacciones te ha traído lo que haces?

Muchas, sobre todo en lo que respecta a conocer a personas de distintos países que hoy día son grandes amigos. Y el descubrir a gran cantidad de escritores, ilustradores, artistas… que de otra forma no los hubiese conocido nunca. En la revista colabora de forma permanente gente de Argentina, España, Chile, México, etc. Es todo muy plural.

7- ¿Cuál es la cercanía de tu gente (pareja, familia, amigos…) con tu labor en INSOMIA?

Mi familia lo tolera bien, ja ja, me ven todos los días trabajar horas en la revista. Pero no participan en la misma, salvo como lectores ocasionales. La excepción es mi esposa Marisol, que una vez colaboró con una traducción de un artículo en francés. Y que, obviamente, me acompaña a todos los eventos relacionados con la literatura y los estrenos de cine. Tanto a ella como a los nenes (ya adolescentes) les encanta mirar las películas de Stephen King.

8- ¿Cómo es el proceso que tienes por lo general para sacar cada número de la revista?

La revista sale generalmente el primer o segundo día de cada mes. Cada número comienza a elaborarse 40 días antes, diagramando las notas y secciones que contendrá. Ni bien se edita un número, nos ponemos a trabajar en el siguiente, que ya fue pensado. Ahí comenzará el intercambio de mensajes con los colaboradores, para ir “apurándolos” con sus artículos, para que los tengan listos cuanto antes. Además de artículos de elaboración propia, también publicamos muchos artículos de otros medios que nos parecen interesantes. Tratamos que sea algo equilibrado.  El contenido de cada número es variable, pero generalmente intentamos darle el primer lugar a la actualidad de King, a hablar de lo que está pasando en ese momento.

9- ¿Cómo equilibras el resto de tu vida y con tu trabajo para la página?

No es muy complicado hacer esto y tiene una ventaja: hace que estés muchas horas en tu casa, prácticamente dentro de la computadora. Pero se compensa sabiendo dedicar tiempo a todo lo otro: familia, amigos, trabajo, recreación, etc. Me lleva diariamente casi el mismo tiempo que cualquier persona le dedica a su teléfono celular o a sus redes sociales. Esto último, en mi caso, trato de reducirlo al mínimo.

                            Los chicos acercándose al terror.

10- ¿Qué otros autores lees? Expláyate lo que quieras.

Son muchos. Cuando uno lleva tantos años como lector, aumentan los gustos literarios, tanto en géneros como autores. Indudablemente, están los grandes del terror: H.P. Lovecraft, Poe, Hope Hodgson, Peter Straub, Clive Barker, Dan Simmons, Ramsey Campell, Ira Levin, Richard Matheson, Anne Rice, entre muchos otros. Leo mucho terror de autores argentinos, entre los que destaco a José María Marcos, Patricio Chaija, Pablo Martínez Burkett, Celso Lunghi, y muchos otros. Lo mismo digo de autores españoles modernos como Juan de Dios Garduño, Javi Martos, Joe Alamo, etc. De la ciencia ficción, rescato las sagas Hyperion y Dune; y a autores como Alfred Bester y Robert J. Sawyer.  También me gusta el suspenso de autores como John Katzenbath, Ken Follet, Mark Frost y Katherine Neville. Hay muchos más, pero creo que esos son una buena muestra.

11- ¿Qué películas y/o series recomiendas? Danos tus razones.

Bueno, serían muchas, pero voy a reducirlo a tres opciones en cada caso. En primer lugar, recomiendo las tres películas que dirigió Frank Darabont sobre libros de Stephen King: The Shawshank Redemption, The Green Mile y The Mist. Creo que Darabont es el guionista y director que mejor ha entendido a King y que a su vez ha sabido llevarlo a la pantalla sin dejar nada de lado, manteniendo la esencia del autor y transmitiendo las mismas sensaciones que la historia original. Son tres películas que con el tiempo van ganando status de culto. Con respecto a series, recomiendo mis tres favoritas:  Star Trek - The Next Generation, The X-Files y Twin Peaks. Creo que las tres marcaron época y sentaron las bases de gran parte de las series que vemos hoy en día. Pero advierto que hay que sentarse a verlas sin apuro, con tranquilidad, y dejar que los acontecimientos y los personajes se desarrollen. Hoy en día, por suerte, hay muchas series de calidad sobresaliente, pero también existe por parte de los espectadores demasiada expectativa y ansiedad: si nos gustan dos o tres episodios, se deja de ver la serie. Muchas veces hay casi una una especie de zapping entre series, sin profundizar en ninguna.

12- ¿Algún texto favorito de los que has publicado en la revista? ¿Por qué?

Es una pregunta que me agarra desprevenido. Casi no hay artículos (propios o de colaboradores) que no me gusten. Si hay algo que no me gusta, no se publica y listo. Pero para no dejar la pregunta  sin responder, tengo un especial cariño por todas aquellas entrevistas propias que hemos logrado hacer en INSOMNIA, desde genios como Peter Straub o Bernie Wrightson, pasando por decenas de escritores argentinos, españoles y de otros países de habla hispana, hasta otras personalidades del mundo King.

  Buscando libros en El Ateneo (Buenos Aires).

13- ¿Cuáles son tu libro favorito, adaptación al cine y para la televisión de King? ¿Por qué?

Mi libro favorito es IT y creo que lo será siempre. Pienso que esa novela es la esencia del terror moderno. Como adaptación al cine, me quedó con la ya mencionada The Green Mile. Creo que el ensamble de actores es fantástico y que Darabont es el único director que logró que hasta tengamos simpatía por un ratón. Con respecto a la televisión, te nombro dos miniseries: 11/22/63 y Storm of the Century. La primera porque realmente adapta muy bien una gran novela a un ritmo televisivo moderno sin perder la esencia (invito a los lectores a que profundicen con el gran análisis que has hecho en este blog) y las segunda porque el personaje de Andre Linoge es realmente espeluznante.

14- ¿Alguna edición especial o más querida que tengas de tu autor favorito?

No soy de comprar muchas ediciones especiales, y tengo pocos títulos de King en inglés. Pero mis ediciones favoritas son de dos libros sobre King: Knowing Darkness (que recopila décadas de arte sobre la obra de él) y The Stephen King Illustrated Companion, de Bev Vincent, que incluye folios que contienen copias facsímiles de escritos del autor de Maine. Son dos objetos de arte.

15- Para finalizar… ¿Qué le dirías a tus futuros lectores para animarlos a adentrarse en INSOMNIA?

Bueno… si son lectores de Stephen King, encontrarán una revista hecha con mucha seriedad y profesionalismo, con análisis, noticias, críticas y un largo etcétera. Con casi 20 años de trayectoria. Y a los que no son lectores de King… que no duden en acercarse a alguna obra de ese autor, tal vez el más importante de las últimas décadas. Y, para terminar, me gustaría invitar a todos a que nos contacten en www.stephenking.com.ar , que nos envíen sus artículos y cuentos para publicar en la revista. Siempre nos gusta tener nuevos colaboradores.

Parte del staff de INSOMNIA en la Feria Internacional del Libro 2017 (Buenos Aires): Ricardo Ruiz, Ariel Bosi y José María Marcos, durante la presentación del libro de Bosi, Todo sobre Stephen King.

Frida, la mascota. Una gata tan temible como Church.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Regreso al Mundo de Watchmen. Séptima Parte: Rorschach


7.1- El Dibujante.

     Luego de Jae Lee (definitivamente uno de mis favoritos), de entre todos los grandes artistas del dibujo que trabajaron para Antes de Watchmen, sin dudas que el siguiente que tiene mi completa admiración por la calidad y estética de su trazo, viene a ser Lee Bermejo. Pues tuve el gusto de conocerlos hace años ya, gracias a una de las novelas gráficas más hermosas sobre el Caballero de la Noche, con las que me he encontrado a la largo de mi vida: Batman: Nöel, que él mismo escribió además de realizar sus viñetas.
      Debe saberse que este hoy en día consagrado caricaturista comenzó su labor nada menos que muy joven, como becario para WildStorm, el sello creado por Jim Lee en Image Comics y que luego pasó a ser parte de DC.  Sin tener mayores estudios formales a diferencia de muchos colegas suyos y valiéndose solo de su talento como autodidacta, sus primeras incursiones profesionales estuvieron en las franquicias de Resident Evil y Gen 13  entre 1998 y 1999 (siendo la segundo aquí mencionada una serie muy popular por aquellos años). 
     Ya conseguido una reputación en el medio, destacable viene a ser su labor en las páginas del Anual 1 de Wildcats, otro de los títulos estrellas de WildStorm y luego su salto en grande a DC, realizando varias colaboraciones para títulos sobre Superman y, por supuesto, Batman. 
      El sello Vertigo de la misma DC también lo ha fichado en más de una ocasión, como ha pasado con algunos de sus títulos insignia tal como Hellblazer y 100 Balas.  En el caso de esta última colección mencionada, debe saberse que en ella trabajó junto a Brian Azarrello, el mismo guionista con el que ha hecho varias de sus obras más destacadas como Lex Luthor y Joker, además de esta misma miniserie dedicada a Rorschach y a la que me referiré en breve.
     Para Marvel ha firmada nada menos que en algunas colecciones de Daredevil y X-Men, sin duda de entre lo más cotizado de la Casa de las Ideas.
     El perfeccionismo de su trabajo que busca un realismo que lo acerca a artistas como Alex Ross y J. G. Jones, lo ha convertido en uno de los portadistas más solicitados del noveno arte, pudiendo mencionarse sus bellas portadas para las tres primeras miniseries basadas en una de las novelas de Stephen King más emblemáticas: Apocalipsis (título al que me referiré dentro de poco en este blog). Ello para Marvel.

7.2- El Comic.

      El conflictuado y violento Rorschach es sin dudas uno de los mejores personajes de la creación original de Alan Moore y Dave Gibbons, debido justamente a su personalidad psicótica que lo convierte en un tipo que si no fuera por su fuerte sentido del deber, sería un psicópata más…y uno de temer.  Con su visión del mundo casi maniquea, en la que no hay perdón para los villanos y sus hábiles métodos de detective, si bien está inspirado en Question de la desaparecida editorial Charlton (que fagocitó DC), es una especie de cruce entre el Castigador y Batman.  Su dura infancia que lo marcó de por vida y su posterior opción justiciera que luego lo lleva a vivir apartado de la misma humanidad a la que ha jurado proteger, lo convierte en un sujeto carismático pese a no ser el alma de la fiesta.  De este modo contrasta con alguien como el Comediante, un tipo apuesto, sexy y siempre con una sonrisa, que no deja de ser un criminal más con permiso para matar, a diferencia de este otro sujeto amargado que se esconde bajo una máscara que causa temor, poco atractivo y que pese a todo quiere lo mejor para la gente.   
     Azarrello escoge muy bien la ambientación de su guión, llevando la historia al New York de los setenta, callejero, sucio y nocturno, lleno de delincuentes, prostitutas, proxenetas, drogadictos y personas en general de rostro endurecido.   Es así que en medio de este escenario nos encontramos con un Rorschach que trabaja en solitario, mientras anda detrás de un asesino serial que escoge entre sus víctimas solo a mujeres (siendo que nuestro protagonista posee un verdadero punto débil hacia las féminas indefensas y abusadas).  Por otro lado, en su camino se cruza un mafioso con aspecto de verdadero villano de cómics de superhéroes, toda una contrapartida en plan malvado al reservado y algo escuálido vigilante. 
     La trama ahonda en la soledad del protagonista, quien ha optado por no tener amigos, ni siquiera socios tras una temporada trabajando junto a Búho Nocturno.  Es así que la inclusión de una dulce mesera, con la que parece hay una especie de atracción entre ambos, que el argumento se vuelve mucho más fuerte a la hora de ahondar en la desgraciada vida de este hombre.
     Se trata de una de las novelas gráficas más violentas e impactantes de esta colección, sin un ápice de humor y en la que el acompañamiento gráfico de Bermejo aumenta sin dudas la crudeza de esta obra, que a mi humilde parecer es una de las mejores de Antes de Watchmen.   En ella el uso de tonos oscuros y las hermosas portadas (bastante ingeniosas por cierto dos de ellas, a la hora de jugar visualmente con la máscara del protagonista) para sus cuatro números, hacen de esta miniserie una verdadera delicia para los lectores.
     Para seguir la atmósfera de los lineamientos orquestados por los creadores originales, su sucesor mantiene la idea del diario de Rorschach.  Por lo tanto, tal como ya pasó con el de Ozymandias, se nos permite conocer de primera mano su propia psiquis, lo que significa adentrarse en su propia visión de mundo y que lejos lo diferencia pese a las cercanías al mencionado Ozymandias.
     Por último, debe mencionarse el hermoso homenaje y/o guiño que realiza Azarrello al filme de culto de Martin Scorsese Taxi Driver, hecho solo para cinéfilos, en unas cuantas viñetas donde Rorschach y el taxista interpretado por Robert de Niro en el filme tienen un muy interesante diálogo.  Tal momento no es gratuito y ubica de mejor manera al personaje del cómic, entre las grandes historias de los últimos tiempos. 

El homenaje a Taxi Driver.

domingo, 13 de agosto de 2017

El placer de las historias cortas (primera parte).


     Quienes conocen a Stephen King, incluso entre quienes nunca lo han leído, saben que en su larga carrera ha escrito un montón de libros, muchos de ellos llevados al cine, a la televisión e incluso al cómic…con dispar resultado.  Asimismo la mayor parte de esta gente tiene claro que sus novelas por lo general son bastante extensas, acusándole muchas veces injustamente de “inflar” a propósito sus historias para sacar más provecho económico de ello.  No obstante lo que dicen estas malas lenguas se queda en puros prejuicios, cuando se obvia la inmensa cantidad de obras cortas de este autor, quien escribe de manera periódica entre un volumen más largo y otro, publicando sus relatos en numerosas revistas y colecciones prestigiosas, lo que le ha conseguido varias reconocimientos a nivel mundial, como uno de los grandes cuentistas de la actualidad.  Es así que a la fecha desde su ya mítico recopilatorio El  Umbral de la Noche (1978), King ha dado a sus “lectores constantes” nada menos que 10 tomos de este tipo hasta la fecha.   Pues al creador de clásicos como Carrie y Salems`Lot le gusta escribir historias y no solo lo hace por dinero, pues tal como lo demuestran estas antologías, lo que más le fascina es contarnos una buena narración para entretenernos, sobrecogernos y no solo aterrarnos, tal como queda demostrado en el tomo del cual ahora les hablaré.
       El Bazar de los Malos Sueños apareció en el transcurso de 2015, pero recién a comienzos de este año tuvimos el gusto de que saliera la edición  a nuestra lengua.  Mucho más extensa que la colección que le precedió, Antes del Anochecer, llega casi a las 600 páginas, que incluyen en esta ocasión no solo cuentos, sino que al menos 2 novelas cortas y además 2 poemas narrativos en un total de 20 textos.  Como es su costumbre desde su segunda colección de relatos breves (Different Seasson, que los editores españoles tuvieron la odiosa idea de publicar en dos tomos con nombre diferente y solo años después lo sacaron “como Dios manda”) el artista comienza el tomo con una introducción, la que es tan valiosa como sus obras narrativas (que en cuanto a su lírica, no es muy de mi gusto leer poesía y menos “traducida”, sin embargo por mucho que me guste el señor King, debo afirmar que me parece que este formato literario no es su fuerte); además, en este caso el escritor usa una muy bella metáfora para referirse a su propia actividad  como autor de historias de terror: la de un vendedor nocturno de objetos muy especiales.
      De igual manera ante cada historia (y en ambos poemas), tenemos la suerte de conocer el origen de estas obras, de modo que través el ejercicio de la memoria que hace su realizador, se nos conceden varios datos sabrosos de su biografía: recuerdos significativos de su pasado, juventud y madurez, como también varias anécdotas muy graciosas. En ocasiones nos llega a sorprender con su propia sinceridad, como cuando sin tapujos se refiere a su periodo de adicción a las drogas.
      Sin embargo antes de todo esto se encuentra la Nota del Autor, en la que Stephen comienza a dirigirse de manera directa a sus seguidores, para quienes deja de manifiesto que son estos escritos.  La Nota termina con las siguientes palabras:

      “Hay algo que más que quiero que sepas, Lector Constante: me alegro mucho de que los dos sigamos aquí.  Genial ¿No?”.

y debo decir que personalmente ello me llegó a lo más hondo, pues de inmediato sentí como si me lo hubiese dicho a mí mismo, ya que tal como hace unos años atrás mi autor favorito casi murió tras ser atropellado, yo mismo hace un par de años estuve a punto de dejar este mundo.  Así que razones hay de sobra para estar agradecido y por eso mismo este libro es toda una celebración a la vida para su creador, quien todavía sigue con nosotros dándonos estas inolvidables historias (así como yo me puedo sentir dichoso por esta nueva oportunidad que se me ha dado).
     El libro está conformado por:


1- Área 81: Luego de una obra tan potente como esta, en la práctica toda una novela corta, el llamado “lector constante” de Stephen King, quien más encima ha seguido su carrera por años y ya tiene bastante claro cuáles son las razones de que se le considere el Rey del Terror, queda más que enganchado a esta última antología suya.  Y es que esta obra es nada menos que un título correspondiente al estilo que tanta fama le ha dado a su autor, ya que se trata de una historia de terror puro y de un monstruo más encima (debe saberse que varios de sus mejores relatos de tipo sobrenatural poseen criaturas horrorosas y mortales, que están entre algunos de sus obras más destacadas, tales como La Niebla y sus cuentos La Caja y La Balsa).  Por otro lado, la truculencia y el elemento gore en general no deja de estar presente aquí.  Teniendo en cuenta esta manera tan soberbia de comenzar la colección fácilmente uno bien podría creer que el resto del volumen seguirá en general en la misma línea, sin embargo esto no es así y ello bien puede provocar más de una decepción.  En todo caso debe saberse que esta no es la única narración de este tipo, pero sí destaca entre las demás por sus características.
    Contada a través de capítulos nombrados por medio del nombre de los personajes y del modelo del auto que estos usan, trata acerca de una criatura que se “disfraza” de uno de esos vehículos para conseguir a sus víctimas, las que por supuesto se las come.   Todo un acierto resulta ser que la narración va dando protagonismo a cada uno de los que tienen la mala suerte de cruzarse con tal ser, llegando sin duda a agradar al lector, para luego sentir verdadera compasión ante su destino.  Pero, por otro lado, de todos los que se encuentran con este devorador de personas, es en la figura de nada menos que de 3 niños de distintas edades que la historia se detiene de manera muy especial, otorgándoles ciertos  rasgos heroicos, que aumentan la dosis de emoción a la obra.
     El automóvil como un elemento tan presente en la vida cotidiana de los seres humanos, que tal cual sucede con las casas representan en la literatura una metáfora de nuestra misma psiquis y/o cuerpo (o una extensión de ambos), vuelve acá a aparecer en la narrativa kingniana, luego de clásicos suyos como Christine y Buick 8.  De igual manera el valor que le otorga el autor a la inocencia y la valentía infantil, nos hace recordar en su conjunto, al “tío Steve” que muchas veces sus Lectores Constantes extrañamos de vez en cuando.

2- Premium Harmony: Un relato por completo distinto al anterior, que nos trae a un Stephen King ya más actual y que escribe ahora más que nunca con soltura otro tipo de historias, aunque nunca perdiendo su capacidad para impactarnos y hasta conmovernos.
     Si bien este título se enmarca por completo dentro de cierto realismo contemporáneo y para nada se acerca al lado más macabro que le conocemos, sí vuelve a abordar de una manera muy especial acá un tema que es recurrente en su carrera: la muerte o, mejor dicho, la manera de cómo nos enfrentamos a la pérdida de un ser querido.   Es así que el escritor nos pone a la vista una vez más al dilema de nuestra mortalidad o más bien de quienes nos importan, deteniéndose en las reacciones que podemos llegar a tener frente a ello.  El dolor, la desesperación y la irracionalidad que puede llevarnos a sentir algo como esto, están descritos de manera magistral por este otro King (no menos valioso que el autor de historias de terror), ya que nos demuestra qué tan bien conoce como artista el alma de sus semejantes y es capaz de reflejarlo con tanta humanidad en una ficción como esta.
      Al girar la trama en torno a un matrimonio con problemas conyugales, trata también la dificultad del amor entre los adultos, pues según queda de manifiesto en este cuento, cuesta mantener el equilibrio en una empresa como esta.   Sin querer caer en el spoiler, lo sucedido acá sin dudas que nos remueve, sin tener que caer en el uso de monstruosidades o psicópatas para ello.

3- Batman y Robin tienen un altercado: Un nombre como este no puede ser más llamativo e intrigante, puesto que lo primero que se le viene a la mente a uno vienen a ser los cómics de famoso Dúo Dinámico.  Debe saberse además que el mismísimo Caballero de la Noche es el superhéroe favorito de nuestro autor y quien incluso realizó una bastante recomendable introducción, para la novela gráfica que a mediados de los ochenta cerró la etapa Pre Crisis del Murciélago.  De igual manera debe tenerse en cuenta que de seguro DC ni le cobró derechos por usar sus marcas registradas, gracias a la “publicidad gratuita” que le hizo, lo que en el caso de alguien menos popular no habría sido así.
     Pues su argumento sigue dentro de la línea más intimista que hayamos en el texto anterior, profundizando a su manera tan particular en las maravillas y miserias de nuestra sociedad, esta vez acerca de las relaciones padre-hijo.  Es así que sus protagonistas son un hombre ya maduro (quien rodea la cincuentena de edad) y su padre anciano con Alzheimer, quienes deben enfrentar juntos la entropía del paso del tiempo y sin embargo pese a todas las dificultades, se mantiene por sobre cualquier cosa el fuerte lazo que los une.   A su vez, está presente  en la narración el tema de la violencia y cómo esta nos idiotiza, algo que tan bien sabe abordar King.

4- La Duna: Volvemos a la narrativa de terror y de carácter sobrenatural más encima.   Como sucede con el subgénero, trata además de un misterio y del cual nunca llegamos a saber por qué suceden acontecimientos como este (tal como en la vida real con el azar), que si su realizador hubiese concluido todo explicando acerca del origen de las fuerzas extraordinarias que aquí aparecen, la habría pifiado.
     Tal cual sucede en el caso anterior, su protagonista rememora su vida, que los recuerdos siempre son importantes en las ficciones para conocer a fondo a los personajes y explicar quiénes son ahora en su presente, así como en la vida real a través de nuestros recuerdos podemos mantener la esencia de quienes somos.  Esta vez su protagonista es nada menos que un anciano ya jubilado, un juez más encima, quien debido a su experiencia profesional y vivencial se supone conoce bastante bien a sus semejantes, en especial la que concierne a la oscuridad que guardamos.
     Cuando Stephen King está ya dentro de la llamada “tercera edad”, pareciera que se siente cada vez más identificado con sus coetáneos, que este anciano no es el único que toma protagonismo en uno de los cuentos del libro.  En todo caso el examen de conciencia que realiza el protagonista, se equipara en parte al que realiza el propio King cuando nos cuenta acerca de la génesis de cada uno de estos relatos.

5- Niño Malo: Sin dudas que uno de los mejores textos que componen esta antología, tratándose de otra historia de terror, aunque esta vez más dentro del terreno del psicológico, pese a sus aspectos sobrenaturales.  Asimismo nos volvemos a encontrar con la presencia de los recuerdos, tan valiosos para darle un corpus dramático a la ficción y que esta vez nos vuelven a impresionar por todo lo que se nos cuenta.
     Su argumento gira en torno a un hombre que está por morir con la inyección letal por haber cometido un asesinato a sangre fría en plena calle, contra un menor de edad y bajo la mirada horrorizada de un montón de testigos.  El sujeto durante toda su reclusión permanece casi en silencio, incluso con su abogado defensor, hasta que se encuentra a horas de que se cumpla su sentencia y entonces le cuenta al leguleyo qué lo llevó a cometer tal acto.  Su narración es sin duda impresionante, tanto para su receptor como para nosotros, ya que en pocas palabras nos revela un rostro acerca del mal en estado puro inolvidable: bajo la apariencia de un niño bizarro, que tal como en las narraciones más tradiconales, juega con el engaño para cobrar sus víctimas.  Desde su infancia el protagonista vive acosado por este verdadero demonio y al que le debe más de una desgracia en su vida.
      Este cuento refleja muy bien lo que la maldad (y no solo humana) puede llegar a manchar de todo lo bello que hay en el mundo: la inocencia, la amistad, la esperanza y el amor.  A su vez aborda otro tópico importante dentro de este tipo de obras, el de la justicia, pues tal como se presenta al principio del relato, una cosa es la idea de justicia que posee una sociedad civilizada, con sus leyes, tal cual le toca conocer al protagonista en carne propia debido al crimen que supuestamente ha cometido…Y otra la que tiene que ver con conceptos más antiguos como la venganza, que ante un relato con estas características incluso llega a tomar ribetes cercanos a la justicia divina, ya que el niño malo que aquí aparece sin dudas que es un ser infernal que debe ser devuelto al agujero de donde salió.  Asimismo como estamos frente a fuerzas desconocidas o mejor dicho de naturaleza sobrenatural, queda de manifiesto que ni todo el poder o la voluntad del ser humano, puede contra estas mismas potestades extraterrenas; en otras palabras, somos poca cosa en comparación con la inmensa vastedad del universo.
    No se puede dejar de lado que por medio de este relato, King regresa a otra temática que maneja bastante bien: el drama carcelario.  Pues si bien esta parte de la ambientación no es lo primordial en su desarrollo, sí nos hace recordar ese otro tipo de clásicos suyos como Rita Hayworth y la Redención de Shawshank y La Milla Verde, obras en las que nos transporta sin dudas a esas claustrofóbicas construcciones y la verdad de la miseria de quienes se hayan confinados en sus paredes. 
     Luego de  Área 81, sin dudas que de lo mejor en lo que va de este libro.

6- Una muerte: Sabido por los lectores más acérrimos del señor King, es que este es un ferviente admirador de las historias ambientadas en el Lejano Oeste, siendo la mejor prueba de ello sus novelas de La Torre Oscura.  De este modo el presente texto viene a ser otro de sus homenajes a este escenario que tanto ama y conoce, demostrándonos su versatilidad para pasar de un estilo a otro y aun así mantenerse fiel a su pluma. 
     En esta ocasión vuelve a abordar el viejo tema de la justicia, que por supuesto tiene que ver con la presencia del mal en nuestras vidas, aunque a diferencia del cuento que le antecede, este se presenta a un nivel humano; de igual manera el bien, en esta caso la justicia humana, se encuentra en una figura constante en las historias gringas y las del propio King: el representante legal de la ley, que en este caso es nada menos que un sheriff de pueblo y quien debe hallar al despiadado que mató y violó a una niña inocente.

7- La iglesia de huesos: Empezaré este comentario acerca del primero de los dos poemas agregados a esta selección, diciéndoles que por mucho que me guste “Esteban Rey”, su lírica me aburre, puesto que además este género es el que menos me gusta de los tres grandes de la literatura (cabe recordar que los otros dos son el narrativo y el dramático, o sea, el teatro); además cuando se lee un poema traducido, se pierde mucho del original, que a diferencia de otro tipo de textos la lírica solo se aprecia por completo cuando el lector la aprecia en su lengua materna.
     De este poema de carácter narrativo, con un nombre tan ominoso y que no deja de mantener el característico tono macabro de buena parte de la obra de King, solo diré que trata sobre un grupo de personas que hace un viaje por un paisaje, sin dudas que dantesco.

8- La moral: Ahora viene otro de esos relatos en los que su autor se luce como uno de los mejores narradores de su generación y de la actualidad.  Pues sin ser una obra de terror, no deja de abarcar los grandes temas ligados a este género, como lo vienen a ser la oscuridad que anida en el corazón humano y/o la inclinación natural de las personas al mal (o al pecado, como podría verse a través de una mirada de tipo religiosa, que el nombre del cuento atiendo sin dudas a esta dimensión, aunque de manera indirecta).
      En cierto sentido esta historia recuerda a un filme de los noventa que en su momento provocó polémica, Una Propuesta Indecente, en la que un millonario ya entrado en años le ofrece a un matrimonio joven una suma increíble de dinero a cambio de acostarse con la mujer; por supuesto que esta oferta le trae varias consecuencias a la pareja, que llevan al espectador a más de un debate.  Es así que en este cuento, sin vacilaciones entre lo más destacado del tomo, usa una base parecida, al girar en torno a marido y mujer que son tentados por un anciano para cometer un “pequeño” acto de maldad.  Una vez cometido el trabajo por encargo, una serie de situaciones va demostrando lo fácil que se pueden desmoronar nuestros principios, si accedemos a dejarnos corromper por los demás.
      El atropello cometido por el matrimonio es sin duda deplorable y se mantiene al lector expectante a saber qué en realidad se le ha pedido para conseguir su “premio”; sin embargo radica en la mente retorcida del supuesto hombre de actitud intachable, que podemos encontrarnos con una exacta imagen de la idea de que nunca llegamos a conocer a los demás y que cualquiera de nosotros puede albergar los sentimientos más mezquinos. 
       La degradación por la que pasa cada uno de los personajes principales no es para ignorar, que al final nos queda la certeza de que solo depende de nuestra propia fuerza de voluntad, para mantener la dignidad frente a lo que llamamos el “pecado”.

9- Más allá: Junto con La Duna, puede ser considerado dentro de lo menos valorable en este libro (que por mi falta de “juicio poético”, dejo de lado los dos poemas que aquí se hayan).  La trama posee sus virtudes, pero la verdad encuentro esta historia una pieza demasiado menor en comparación con lo mejorcito de su autor. 
     Tal como dice su nombre, trata acerca de la vida después de la muerte, por lo que la narración recoge ideas clásicas al respecto, como ciertas representaciones del purgatorio, la reencarnación y el mito del eterno retorno. 
      Su protagonista es un hombre del cual nos vamos enterando que si bien no es un villano, tampoco es un derroche de virtudes (quien esté libre de pecados que lance la primera piedra), quien al fallecer se encuentra en una especie de oficina y tiene una muy interesante charla con quien lo atiende.
      Considerando los elementos de este relato, su dimensión moral (tan habitual en el género del terror y en autores con una educación religiosa como Stephen King) nos lleva al terreno de las consecuencias que tienen nuestros actos en los demás, como en nosotros mismos; de este modo al igual que en esa joyita que es La Moral (que al lado de este otro cuento hace que Más Allá pierda frente a tan buen ejemplo), se nos plantea el papel que cumple el libre albedrío en nuestras vidas y que no podemos ignorar si en realidad nos importan los demás y deseamos quedar con la conciencia tranquila.

10- Ur: Debo reconocer que por mucho que me haya gustado Área 81, este cuento (o novela corta considerando su extensión) es lejos mi favorito de todo este muy especial Bazar de los Malos Sueños.  ¿La razón? Pues que en pocas palabras es una historia inserta dentro de la saga que adoro de Stephen King, conocida como La Torre Oscura, o al menos tiene estrecha relación con varios de sus elementos: mundos paralelos, la misma Torre…y los Hampones con Chaqueta Amarilla (esos sujetos monstruosos que ya habían aparecido anteriormente en otras obras del “tío Steve”).
     Su argumento tiene que ver con un profesor universitario de literatura (otro de los tantos alter ego del propio King), quien en la práctica toda su vida ha sido un sujeto común y corriente, sin mayores detalles que lo hagan ser alguien extraordinario.  Un día decide comprarse un Kindle, o sea, uno de esos tantos aparatitos para leer libros en digital.  No obstante es por medio de este objeto propio de la modernidad, que se abre la posibilidad para encontrarse con la invitación a la aventura que significaría tener un objeto que en realidad no se trata de un avance de la tecnología (al menos en este caso), sino que se trata de un artefacto mágico.  El Kindle le permite acceder primero a un listado de obras hechas por los grandes autores de la literatura (como Shakespeare, Hemingway y mi compatriota Roberto Bolaño, quien es mencionado dos veces en este relato, lo que no dejó de admirarme), que no existen en nuestro mundo, aunque sí en otros.  Sin embargo todo se complica cuando accede a una función muy singular de la maquinita, que le permite leer noticias de nuestro futuro y decide evitar una tragedia a toda costa.
     El papel de la literatura en nuestras vidas queda más que manifestado en este entretenidísimo cuento, como también la existencia de las maravillas con las que nos podemos encontrar y que si bien difícilmente serán como este Kindle, sí pueden hacer de la existencia de uno algo mucho más bello.  De igual manera, tal como le pasa al personaje principal, queda expresado que dentro de cada uno de nosotros también habita un héroe…Solo hay que aprender a sacarlo a flote.

Preciosa portada...No sé en qué idioma.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...