lunes, 14 de enero de 2019

Una sola palabra: MAGNÍFICO.


1- Antes que todo (o que el resto).

     Hace rato que quería ponerme a escribir sobre El Bosque Oscuro, la segunda entrega que compone la hoy popular a nivel mundial (entre los ñoños, claro) trilogía de ciencia ficción titulada como De los Tres Cuerpos (si bien su nombre original en chino es El Recuerdo del Pasado de la Tierra) de Cixin Liu…Desde el año pasado que lo tenía pendiente, la verdad, je, que el libro me lo terminé de leer el 31 de diciembre de 2018 y me estuvo cautivando durante casi 3 semanas, queriendo convertirlo de manera significativa en mi última lectura literaria de ese periodo y feliz lo logré; asimismo, me prometí no leer ningún otro libro más hasta al menos avanzado este texto y como tengo hartas ganas de una buena historia, me he dispuesto de una vez a realizar esta labor para llevar a cabo lo otro (y es que tenía otros post pendientes antes, pero ahora por fin puedo dedicarle espacio a este).
     Me compré esta secuela a comienzos de mis vacaciones de invierno el año pasado, en un día de esos fríos que tanto me gustan y en una temporada que adoro (el ansiado descanso de mediados de año) y varios meses pasaron para que me adentrara en sus páginas.  La verdad es que escogí este título, porque quería dedicarle 3 años de mi vida a su serie, tal como en su momento lo hice con la trilogía original de Nacidos de la Bruma de Brandon Sanderson.  Solo esperaba que no fuese una decepción, tras cómo quedó el anterior y luego de las elogiosas palabras de mi amigo Marcelo López, quien se lo leyó mucho antes que yo (y el muy goloso no se aguantó las ganas, comprándose casi al tiro la conclusión, que ya se acabó y fue muy de su agrado). Por otro lado, si este iba a ser mi última lectura literaria, esperaba que no se pusiese “denso” y aburrido como en ocasiones me pasó al principio con la primera parte y que más de una vez casi me hizo abandonar su lectura (que menos mal me resistí, pues salí ganando).  Como bien quedará claro leyendo este texto, que he escrito por partes y a veces en el gimnasio o la locomoción colectiva a través de mi celular, la novela me gustó mucho; y es que me he pasado todos estos días pensando en tal obra, que era un gozo enorme dedicarle tiempo y no hallaba la hora de poder compartir mis impresiones al respecto. 
     Termino estas palabras introductorias, contándoles que pillé en oferta la tercera parte, que posee el título de El Fin de la Muerte; el cual lo compré por Internet y me llegará esta misma semana.  Así que ahora ya tengo más claro que nunca, cuál será mi próximo libro.

2- De lo que trata esta novela.

     La llamada Sociedad Terrícola-Trisolariana ha sido desmantelada/eliminada (casi) en su totalidad, así que la resistencia humana mundial tiene una preocupación menos para dedicarse a su preparación para:

a) Evitar la llegada de la flota extraterrestre al planeta, invadiéndolo y con ello eliminando a nuestra raza. Lo que significa crear armas, naves y estrategias lo suficientemente adecuadas para enfrentar en el espacio al enemigo.

b) Ante la posibilidad (muy factible) de no poder derrotar antes de su llegada a los extraterrestres, desarrollar cualquier medio que pueda darle la victoria a nuestra especie, en una eventual guerra en nuestro territorio y/o darle esperanzas de algún tipo de sobrevivencia ante cualquier escenario posible.

      No obstante, cabe recordar que los rivales lograron mandar a los sofones, especie de inteligencias artificiales que llegaron siglos antes a la Tierra, para espiarnos, conseguir adeptos y traidores entre nosotros; y, tal vez lo peor de su presencia, evitar que los científicos consiguieran importantes logros en conocimientos y tecnología, que pudieran minar las intenciones de sus amos.
      Pero logra escapárseles a los anteriores, un importante detalle sobre la raza a la que sirven: Los trisolarianos son incapaces de mentir, puesto que de una rara manera sus pensamientos pueden ser "vistos" por sus interlocutores; Por lo tanto, este único y valioso detalle sobre su biología, les deja claro tanto a sus asociados como rivales, que no pueden leer entre líneas, ni entender el lenguaje figurado...Entonces he ahí, por el momento, la gran arma contra estos seres superavanzados y raros.
      Es así que aprovechándose de la información obtenida, se decide crearse el PROYECTO VALLADO, consistente en elegir a 4 genios de distintas disciplinas y nacionalidades, para que desde su mente y sin contarle a nadie, diseñen uno o más planes efectivos para conseguir la victoria. De tal modo, les entregan a los elegidos medios casi ilimitados para llevar a cabo su labor. Y con este panorama frente a nuestros ojos, la novela sigue a tales personajes a lo largo toda su vida, la que se extiende por años, décadas e incluso siglos, puesto que la tecnología de hibernación les permite "saltar" hacia el futuro y con ello contar con los recursos que en su momento no existían.
      Por otro lado, vamos siendo testigo de la vida de otros sujetos ligados a la resistencia y la población civil que se prepara/adapta/sobrevive a los cambios sociales, que significa esta verdadera crisis mundial: en especial de 4 ancianos "comunes y corrientes" y un alto militar chino, quienes ayudan a completar el cuadro de lo que se está gestando entre los humanos.
     En cuanto a los trisolarianos, esta vez apenas llegamos a saber de ellos, que de seguro en la conclusión de la saga tendrán mayor protagonismo; no obstante, sí aparecen de forma esporádica las entidades virtuales que conocimos en el primer libro, que intervenían en el juego electrónico de TRES CUERPOS para captar gente a su causa; y, de paso, se convierten algunos de ellos en ANTIVALLADOS, con el objetivo de seguir cada uno a un VALLADO y lograr descubrir sus planes.

3- Maravillas de esta obra.

      Aparte de permitirnos adentrarnos en la existencia de personajes tan bien delineados, que en su mayoría no pueden ser considerados como héroes, sino que como antihéroes (y ellos los hace más creíbles y entrañables para el lector), es posible aventurarse en las consecuencias de una larga espera para la sociedad mundial, ante una posible invasión extraterrestre. Por supuesto que en la vida real encontramos una enorme cantidad de ejemplos, de pueblos que lamentablemente se vieron en la antesala de algo parecido, ya sea de actuando de manera pasiva o alistándose para enfrentar a los conquistadores; pero en el caso de esta obra, la idea de tener 400 años para evitar la extinción de la humanidad y más encima estando todos los países e ideologías del mundo involucrados, hace bastante dramática la espera.
     ¿Cómo actuar cuando los villanos tienen todas las de ganar? El libro aborda algunas de las distintas reacciones posibles a escala social y personal, las que incluyen histeria colectiva, derrotismo, medidas extremas, fe en la capacidad de nuestros congéneres para superar cualquier tragedia y salir adelante...Todo esto conlleva al tema de la política y cómo los gobernantes, así como líderes en general, responden frente a situaciones como esta; el manejo del poder real y de la información, cumplen sin dudas un papel dentro de las páginas de esa joyita de la literatura, donde cada persona posee un papel consciente o inconsciente dentro del juego de la política y de la historia de la humanidad. 
     Se supone que los VALLADOS pueden hacer todo lo que quieran, con el fin de lograr sus objetivos, pero luego nos vamos dando cuenta que nadie está libre dentro de este tablero que es la vida y hasta los mismos extraterrestres deben asumir que hay fuerzas superiores, donde la eventualidad y el ingenio (humano) tienen mucho que decir.
     Por otro lado, me llama poderosamente la atención que en contra de lo esperado, en un título de ciencia ficción “anticipativo” como este, donde la humanidad debe unirse para repeler una amenaza como la que significa la presencia de los trisolarianos, nunca (al menos en este libro) llega a consolidarse la existencia de un gobierno mundial; de hecho, queda claro en la novela de que hay rencillas entre varios países, incluyendo desconfianza y que cada nación asume por cuenta propia cómo sobrevivir a la crisis que se está gestando.  Ahora bien, este alejamiento de un tópico recurrente en la ciencia ficción occidental y a la que uno está acostumbrado (y tal vez, incluso, que podemos encontrar en los miles de animes y mangas japoneses que conocemos).  Quizás los chinos con todo su nacionalismo, que queda claro que este autor está apoyado por su gobierno, mil veces prefieren no renunciar a su independencia cultural y ello bien puede verse en una obra como esta, donde China en ningún momento deja de mantener su empoderamiento.
     De igual manera, no deja de parecerme interesante el detalle de todas las veces en que se hace mención a la fe religiosa a lo largo de este texto; es más, uno de los personajes de nacionalidad china, al menos un par de ocasiones, se lamenta por no creer en Dios.  Que yo recuerde, en ningún momento la primera parte de la saga abordó el tema teológico; sin embargo, llegados a este punto de los acontecimientos, era de suponer que apareciera de alguna manera, cuando los personajes requieren de algún tipo de esperanza y la misma humanidad busca trascender a su mortalidad.  Ignoro si el autor sigue algún tipo de doctrina al respecto, aunque lo dudo si es alguien bastante ligado al actual gobierno de su país; no obstante, que haya introducido al menos de forma parcial este elemento en la trama, lo encuentro plausible.
     Por último, la novela comienza de la forma más poética, tal vez de una manera que solo un oriental podría lograr (ellos y su visión "contemplativa" de las cosas): A través de un detalle/simbolismo, que nos deja claro que en la vastedad del universo somos una minúscula parte de todo esto. Con posterioridad, el texto termina ya no solo de una manera hermosa, si no que sorpresiva y prometedora, con un diálogo revelador entre uno de los protagonistas y un nuevo personaje que al parecer más adelante, en la siguiente entrega y al cierre de la trilogía, podría dar mucho que hablar.

4- Momentos memorables.

     Esta novela se encuentra llena de episodios inolvidables, narrados con tal maestría que en todo momento mantienen al lector expectante a lo que va a ocurrir. Al respecto, viene a ser una obra lejos más amigable que la anterior, al punto de que puede ser apreciada con mayor facilidad por parte de sus receptores occidentales, si se le compara con su predecesora que se detenía en aspectos que pueden ponerse tediosos o que tal vez sean efecto de las particularidades de la literatura china, como de su carácter de ciencia ficción dura (bastante científica y por ello algo densa y descriptiva con atención en detalles positivistas).
     Para ser sincero, hay una parte de la novela que sí que se pone aburrido y pareciera pertenecer a otra obra, debido a su carácter más "romanticón", que algo propio de una épica como esta. Dicho episodio en la narración tiene relación con el pasado, de quien podría considerarse el personaje principal; empero, este es necesario para lo que ocurre a posterioridad, ya que le da sentido a importantes acontecimientos de la trama global del libro.
     Es así que dentro de los formidables acontecimientos, con los que se puede encontrar uno al leer esta perla del género, por solo mencionar algunos (y sin querer caer en el maldito spoiler, que lo sinterizaré lo mejor posible para ello), se encuentra un crimen perpetrado en una estación espacial, ideado solo para beneficio de la humanidad (aunque cueste creerlo) y la ingeniosa manera de cómo ello se lleve a cabo. Otro momento muy atractivo, viene a ser cuando el personaje principal, en contra del racionalismo que podemos hallar en una obra de ciencia ficción "dura" como esta, lanza nada menos que una maldición contra una estrella; la manera de cómo sucede esto y su posterior repercusión, es sin vacilaciones algo magnífico.    De igual manera la aparición de 2 de los ANTIVALLADOS a sus respectivos hombres, con las espectaculares consecuencias que ello trae para los propios VALLADOS, son algo de antología. Asimismo, nos encontramos con la descripción de una futurística ciudad subterránea y un original atentado contra la vida del protagonista. Y no puedo dejar en el tintero, la parte de la novela que más me impactó y que corresponde a nada menos que a una "batalla" (Y pongo está palabra entre comillas a propósito, pues en realidad debería haber ocupado otra) en pleno espacio entre terrícolas y su enemigo. 
     Por supuesto, que no hay cómo reemplazar a la satisfacción de leer uno mismo, maravillas como las que acabo de mencionar de manera tan breve.

Cixin Liu recibiendo en su patria el importante premio Galaxy de ciencia ficción.
5- Todo un ñoño.

     La ciencia ficción china (y en especial en su variante literaria) recién se está abriendo al público occidental, que de seguro esta trilogía es solo un buen emisario de lo que nos está por llegar. Al respecto, bien sabido es que el género históricamente se ha desarrollado mejor en países avanzados tecnológicamente y/o del Primer Mundo...No está demás decir que entre los ciudadanos de este pueblo, el interés por la también llamada FANTASÍA CIENTÍFICA debe ser grande, que estamos hablando de una nación con millones y millones de habitantes.
     Lo anterior queda demostrado cuando en esta ocasión Cixin Liu, hace mención directa a varios íconos del género, sin dudas como todo un homenaje y algo que al menos, para este servidor, pasó desapercibido en la primera entrega. De este modo, hay alusiones a nada menos que Isaac Asimov, Star Trek y al mismísimo Superman. Por otro lado, se menciona una famosa saga de ciencia ficción literaria japonesa, La Leyenda de los Héroes Galácticos, que sí bien no me equivoco también posee un longevo anime.

6- ¿Por qué razón se llama El Bosque Oscuro?

      Un título tan hermoso, poético y que hasta puede ser ominoso para muchos, una razón debía tener para ello.  El lector al respecto puede hacerse una idea, que en mi caso mi propia hipótesis me hice al acordarme del dicho que dice “Los árboles no dejan ver el bosque”; ello, puesto que al tratarse de una obra de carácter épico como esta, puede existir la certeza de que a primera vista a los personajes no les es posible apreciar todo en su conjunto, porque los detalles o tanta información confunden; no obstante, tal como sucede en el libro, cada uno de estos trata de dar lo mejor de sí y gracias a esto, poder superar las pruebas a las que se enfrentan.  La vida es compleja, mucho más de lo que pueden entender y manejar estos (anti) héroes, que tal como nosotros mismos en la realidad, solo cuando se unen todas las partes del rompecabezas, se llega a tener una mejor noción de lo que está pasando (y recuerden, de los trisolarianos aún apenas se sabe de ellos, de modo que muchas interrogantes quedan para completar el cuadro).
       Una cosa es cualquier cosa que se le puede venir a la mente, al lector acostumbrado no solo a gozar de una excelente historia como esta, sino que también a disfrutar del análisis de dichas obras; pero otra es cuando el autor mismo revela, ante los ojos del espectador, la respuesta que en un principio uno mismo buscó.  Es así que casi llegando al final de esta narración, Liu nos explica qué es en realidad la metáfora del Bosque Oscuro…La verdad es que pensaba explicar con mis propias palabras, en qué consiste esta idea; no obstante, luego llegué a la conclusión de que mejor resulta que quienes ahora mismo me leen y piensan tener su propia experiencia con este libro, descubran por su cuenta todo esto.  En todo caso, no puedo dejar de cerrar este apartado, afirmando que a la luz de los acontecimientos que comenzaron a desarrollarse desde el principio de la saga, esta poética teoría no puede ser más acorde a ello; solo piensen ¿Qué es un bosque? ¿Qué hay en un bosque? y… ¿Qué sucede en un bosque? Perdón por no aguantarme a dar unas cuantas pistas.

7- Los protagonistas.

     Como ya dije más arriba, hay un verdadero personaje que destaca por sobre todos los que aquí salen.  Su nombre es Ye Wenjie (¡Me cuesta memorizarme estos nombres orientales, salvo los japoneses!), el representante de China entre los 4 VALLADOS que aquí aparecen.  Como era de suponer, se trata de un científico de inteligencia sobresaliente, ducho en muchas áreas, aunque tal como sus otros 3 colegas y la gente dotada como él a nivel intelectual, en materia de inteligencia emocional, bastante pobre.  De hecho, cuando lo llegamos a conocer al principio del libro es un hombre, debido a una tragedia que lo marcó bastante y luego comienza a comportarse como un verdadero idiota, incluso durante un buen periodo, mientras ejerce el poder que se le ha concedido.  No obstante, más adelante recapacita hasta cierto punto, incluso recupera el sentido a la vida que le faltaba y cuando por fin se da cuenta de que hay gente que lo necesita, comienza a trabajar en la tarea que se le ha asignado.  Sin dudas que es el mejor personaje “nuevo” que aparece en este tomo y quien pasa por varios estados más, a lo largo de sus sobre 500 páginas.
     En un principio, solo por un momento muy corto, Ye Wenjie tiene un decisivo encuentro con uno de los protagonistas de El Problema de los Tres Cuerpos; dicha intervención resulta ser decisiva para su destino, no obstante, en ningún otro momento llegamos a ver a este otro personaje.  En cambio, sacado desde los eventos del primer libro, regresa el carismático agente Shi Qiang, conocido por sus íntimos como Da Shi (la verdad es que si se dijo, en algún momento, cuál es el significado de este apodo, no lo recuerdo; que tampoco sé qué significa).  A este se le encomienda la seguridad del VALLADO chino y al final ambos terminan por hacerse amigos.  El ingenio, la destreza, humor y heroísmo del agente que despliega a lo largo de este libro, lo hacen aún más querible y atractivo para el lector.
    Por último, solo voy a mencionar a Rey Díaz, el VALLADO venezolano.  Corresponde este a un ex presidente de su país, un tipo bajo y de aspecto tosco, violento y obsesionado con las bombas nucleares.  Este irascible sujeto, contrasta en muchos sentido con nuestro ya querido antihéroe y con sus otros dos pares; además de ponernos en tal escenario ficticio, que viene a ser una extrapolación de las vicisitudes políticas del país latinoamericano.  Por otro lado, la probable historia de esta Venezuela, tal y como aparece en el libro, permite adentrarse en las mismas triquiñuelas políticas de esta zona del mundo (entre cuyos países se encuentra mi amado Chilito) y las manipulaciones de naciones poderosas como Estados Unidos (descubran ustedes mismos, qué se cuenta sobre lo que hizo el llamado Tío Sam en las tierras de Doña Bárbara).  En todo caso, queda claro que hay controversias entre dos potencias como lo son USA y el dragón asiático, que no quedan bien mirados (una vez más) los gringos en el libro que hoy nos reúne; pero hay que ser justos y recordar que China, de igual manera, tiene bastante manchada de sangre inocente su historia.

Un servidor contento al comenzar esta lectura.

jueves, 10 de enero de 2019

¡Cada vez mejor con TNG! SEGUNDA PARTE


9- Final Mision (Misión Final): La despedida de Wesley Crusher como personaje principal (aunque más bien debería decirse “secundario” o “recurrente”, que la verdad a partir de la tercera temporada dejó de aparecía solo esporádicamente en pantalla), si bien luego regresaría al menos para 2 capítulos más y tendría un cameo en la última película de TNG.  Según el propio Whil Wheaton afirmó en una entrevista muchos años después, su salida se debió a que quiso dedicarse al teatro y al cine, pero la verdad bien sabido es que su personaje no era muy querido por los más ñoños, puesto que la verdad su carrera cinematográfica no ha sido muy fructífera que digamos.
     En este capítulo, que en todo caso no deja de ser emotivo, el joven alférez viaja por fin a la Academia para iniciar su preparación como futuro oficial, de una manera más formal que la que ha tenido hasta el momento; no obstante, como él mismo lo declara en este mismo episodio, durante su estadía en el Enterprise ha vivido más experiencias extraordinarias que cualquier adulto quisiera tener.  Asimismo, junto a él va nada menos que el Capitán Picard, la mayor figura masculina que ha tenido a lo largo de su joven existencia.  
     Realizan su viaje en una nave piloteada por un alienígena externo a la Federación, contratado para llevar a sus dos pasajeros; sin embargo, el vehículo cae en la región desértica de una planeta y entre los 3 deben sobrevivir con casi nada, a la par de que la convivencia con el otro “capitán” les resulta complicada.
     Esta es la oportunidad en la cual el heroísmo de Wesley sale a flote como nunca, además de que su especial relación con Jean-Luc, por fin llega a ser verbalizada entre ambos y en una de las escenas más conmovedoras de toda la serie.

10- The Loss (La Pérdida): Tal vez el mejor y más interesante episodio de los pocos centrados en Deanna, puesto que por primera vez vemos a esta dulce mujer actuar lejos de su centro, demostrando aspectos de su personalidad que no pensábamos que tuviera y lo que pese a corresponder a su lado negativo, la humaniza más a nuestros ojos.  Obviamente todo esto se debe al talento de Marina Sirtis, quien tuvo la oportunidad esta ocasión de sacar a flote lo mejor de sus dotes actorales, mostrándonos a una Troi mucho más compleja de lo que hasta ahora habíamos podido apreciar.
     Lo anterior se debe a que en una de esas tantas regiones “desconocidas” por las que pasa el Enterprise, la mestiza humana-betazoide pierde sus capacidades empáticas, lo que hace que esta entre en crisis al sentirse no solo incompleta, sino que incapaz de llevar a cabo de forma profesional su rol como Consejera de la nave.  Pero sus amigos y en especial la muy sabia Guinan, como incluso una de las tripulantes que se atiende con ella, tienen mucho que decirle como para que la Troi recupere la fe en sí misma.
     Entre otras cosas, este capítulo que puede considerarse menor, respecto a las verdaderas joyitas que encontramos en el resto de la temporada, tiene  sus propias virtudes y entre ellas que aborda muy bien los efectos de lo inesperado en la gente, al punto de trastornarle todo y hacer que uno se comporte como un verdadero idiota; de igual forma trata sobre el papel que cumple en nosotros la intuición, algo que no podemos negar como una parte nuestra y que muchas veces nos ayuda a tomar las mejores decisiones.

¡Tenemos fiesta en el Enterprise!
11- Data´s Day (El Día de Data): Este episodio posee 3 aspectos que por separado acaparan la atención completa del espectador y más de los trekkers acérrimos.
     En primer lugar, tal y como dice su nombre, se trata de un capítulo sobre el famoso androide y el que transcurre justamente en un día de su vida (y de la de quienes lo rodean).  Interesante resulta ser que este debe registrar todo lo que hace, le pasa y piensa (que lo que siente, se lo dejamos a cada uno si esto pasa también) para enviarle un informe al mismo científico militar que quiso desmontarlo en el inolvidable capítulo La Medida de un Hombre, de la segunda temporada; pero tras demostrar en su momento el derecho a la vida de Data, se nota que las apariencias se han limado (y, por supuesto, que este es incapaz de tener rencores).  De este modo, vamos viendo desde la perspectiva de la IA, cómo funcionan las cosas a bordo del Enterprise y, de paso, conociendo de otra manera a quienes viven en la nave, así como al mismo robot y en especial en lo que concierne a su camino hacia la humanidad.
     Luego tenemos el hecho, no poco importante, de que este es el primer capítulo en el que Miles O´Brien tiene real incidencia en los eventos, siendo uno de los personajes principales del episodio; luego, a partir de este, el llamado “jefe” se volvería un personaje recurrente con importantes diálogos y mayor trascendencia.  De igual manera se introduce acá a la bella y adorable Keiko, su esposa, otro gran personaje que se transformará en parte vital de la tripulación…Ambos hasta que son trasladados como protagonistas de DS9.  Por cierto, Data tiene que ver bastante con el hecho de que Miles y Keiko se hayan casado, pero mejor que quienes no han visto este genial capítulo lo sepan por su cuenta.
    Por último, al Enterprise llega una embajadora vulcana en una misión muy secreta; no obstante, la mujer resulta ser más de lo que aparenta y ello es descubierto en uno de los finales más inesperados de toda la serie (bueno, en lo que concierne a este arco argumental de los tres que forman esta gran pieza de TNG).

12- The Wounded (Los heridos): Tras haber dado importancia a O' Brien en el capítulo anterior, convirtiéndolo ahora en un personaje estable dentro de la serie, este que le siguió nos permite adentrarnos en su pasado y, de paso, darle mayores aristas con las cuales sacarle provecho.  Es así que está vez nos enteramos de su temporada a bordo de otra nave de la Federación y de su participación en una guerra contra una especie alienígena, lo que por supuesto le dejó secuelas psicológicas y espirituales.
     La raza y/o cultura contra la que peleó Miles y los suyos, fue nada menos que la de los cardassianos, siendo este episodio introductorio a tan famosa raza, convertida luego en uno de los mayores adversarios de la franquicia y en parte esencial del siguiente spin-off: DS9.
     La historia nos muestra a la Federación y a Cardassia en paz entre ellos; empero, el mismo capitán con el que sirvió el "jefe", ha obviado el cese al fuego y en calidad de insurrecto se ha puesto a destruir naves del antiguo enemigo, matando a cientos o a miles de supuestos inocentes.  Por lo tanto, se le encomienda al oficial  ingeniero interceder ante su antiguo superior, para evitar que el conflicto bélico se restablezca.
       Por otro lado, un destacamento cardassiano arriba al Enterprise para ayudar a que sea posible un final positivo entre ambos bandos.  Es entonces que nos volvemos a encontrar con el actor Marc Alaimo, tras su primera aparición como romulano en La Zona Neutral, del final de la temporada 1, aunque ahora realizando un papel como militar de esta otra etnia. La caracterización de Alaimo en esta ocasión fue tan valorada, que luego se le contrató para hacer de otro alto funcionario cardassiano en DS9, siendo uno de sus personajes recurrentes más populares. Por cierto, fue la única vez en que vimos a esta especie llevando bello facial, con un aspecto levemente marcial, oriental...y maligno.
      El título del episodio hace mención a las cicatrices de guerra, que dejan rencillas que cuesta mucho superar, como la culpa y la desconfianza. Aunque, en ningún momento se demoniza a este viejo enemigo (tal como ya ha sucedido con klingons y romulanos), sino que se nos permite ver ya en este temprano capítulo sobre los cardassianos, que entre ellos hay todo tipo de personas.

Adivina quién viene a cenar.
13- Devil's Due (El regreso del Diablo): Se le encarga a Picard y a los suyos liberar a un grupo de federacionistas, de su cautiverio en un planeta que está pasando por una guerra civil.  Cuando nuestros héroes llegan, se encuentran con la sorpresa de que todo se debe a una crisis religiosa, puesto que ciudadanos y gobierno creen que un ser demoníaco cobrará una deuda de hace un milenio y por eso tanto desastre.  Es cuando hace su aparición la criatura, de sensual aspecto femenino y se encapricha con Picard... ¡A quien nada menos quiere convertir en esclavo sexual! El ser tiene a todos a su merced, pero el buen capitán en ningún momento se cree el cuento sobrenatural y hace todo lo posible por deshacerse científicamente del súcubo.
     Se trata de un capítulo muy entretenido, que no deja de causar gracia por la lascivia del "demonio" para con el pobre Jean-Luc (quien ya ha tenido que ser objeto de los requerimientos eróticos de Lwaxana Troi en más de una ocasión).  Empero, detrás de todo esto hay un verdadero tema más profundo: La relevancia que cumple la fe teológica en las sociedades, para otorgarle su identidad y/costumbres. Al respecto, bien se podría decir que luego del ya clásico ¿Quién cuida a los cuidadores?, este sería el segundo capítulo en abordar el tema de la religión, que sí bien acá es considerado por los federacionistas como solo supercherías, al menos le consideran aspectos positivos.

Esta diabla se las trae.
14- Clues (Pistas): El Enterprise pasa, como es habitual en sus viajes, por una de esas zonas "desconocidas" que abundan tanto por ahí en el espacio, cuando de pronto todo el mundo a bordo queda inconsciente.   Supuestamente solo perdieron unos 30 segundos, no obstante una serie de detalles les hace darse cuenta de que en realidad pasaron un montón de horas, entre que perdieron la conciencia y despertaron.  Y como entre los temas de esta historia encontramos el de la curiosidad y el misterio, Picard y el resto no pueden dejar de investigar qué pasó en realidad; es así que con sorpresa descubren que Data guarda secretos al respecto y una serie de hipótesis comienzan a surgir acerca del comportamiento extraño de su compañero.
     Tal como dice su nombre, se trata de un divertidísimo capítulo con mucha intriga, incluyendo investigaciones que hacen homenaje al tipo de historias de carácter policial, que la ciencia ficción tan bien ha sabido adaptar a su estilo (si no, solo recuerden muchas novelas de Isaac Asimov)…Y como bien sucede con muchas obras como esta, puede ser que la respuesta a tanta intriga supere cualquier cosa que a uno se le pueda ocurrir.
     En lo que concierne al desarrollo de la trama, mucha importancia tiene nuestro ya mencionado héroe, presentándonos una vez más a su actor a cargo con una actuación de primera, que no deja de sorprendernos por tanto talento suyo.
     Por cierto, la introducción de este capítulo antes de los créditos de apertura, puede que sea engañosa; no obstante tal y como se dan las cosas con posterioridad, va en completa sintonía con la atmósfera de esta pequeña joyita; puede ser que se aleja de los temas más profundos, aunque siguiendo la impronta de a esas grandes narraciones del género que solo quieren divertir sanamente y no por ello dejan de ser formidables.

15- First Contact (Primer Contacto): Uno de los más célebres capítulos de TNG, tanto por la maestría como aborda temas caros a la ciencia ficción y a la humanidad en general, como a la belleza con la cual está elaborado; por otro lado, su mezcla de drama y comedia permite apreciarlo con bastante gozo por parte del espectador.
    Puede ser que este sea el primer episodio, en comenzar todo de una manera que luego sería recurrente en la franquicia, con uno de los protagonistas inserto ya en una situación conflictiva, como consecuencia de una aventura previa que terminó con este en peligro y de cuyo génesis vamos enterándonos solo con el desarrollo de la historia posterior. Todo esto evidencia la evolución de los guiones, que cada vez se fueron ido haciendo más sofisticados, puesto que al contar ya con un grupo estable de argumentistas, estos al trabajar en equipo lograron crear tramas tan complejas como esta.
     Ryker despierta en un hospital extraño, su apariencia transformada en otra especie y es que llegó allí mientras se realizaba una misión para estudiar a una floreciente cultura alienígena, en vistas a invitarla para formar parte de la Federación.  No obstante, los huéspedes de Will y otros no saben que hay “extraños” entre ellos, por lo que cuando descubren que en realidad el paciente no es lo que parece, se produce una verdadera revolución que comienza a esparcirse por todo el planeta y hasta hacer que el gobierno tome medidas al respecto.  Por supuesto, que hay que salvar a Ryker de las manos de quienes no ven con buenos ojos que “extraterrestres” visiten su hogar, así que Picard se ve obligado a contactar antes de tiempo a los líderes del planeta y confesarles de la existencia de toda una plétora de civilizaciones más allá de sus fronteras.  
    Por un lado, el episodio trata el tema del primer contacto con razas alienígenas mucho más avanzadas, aunque esta vez de manera más inteligente, al invertir el punto de vista y donde ahora corresponde a los humanos ser forasteros. Así por un lado tenemos a las consecuencias negativas que puede significar ello, que implican el miedo y el rechazo a lo desconocido, que en todo caso se abordan como efectos normales para protegerse; en contraposición tenemos una posición más positiva ante una situación como esta, donde la ciencia y el deseo de conocimientos, se presentan como elementos benignos para el desarrollo de la sociedad.    

16- Galaxy´s Child (El Hijo de la Galaxia): Otra buena historia centrada en Geordi y que lo establece como un personaje al que se le puede sacar mucho provecho y que fácilmente logra la simpatía del espectador (¿Me equivoco o en temporadas posteriores dejaron de darle importancia dentro de la serie, quitándole capítulos centrado en él?).  Lo más interesante al respecto, es que esta historia tiene evidentes conexiones con otro del año anterior, donde por igual La Forge tuvo vital relevancia.  
     Es así que en esta esta ocasión le toca recibir nada menos que a la ingeniera que diseñó al Enterprise, a quien admira bastante y a la que “conoció” como holograma modificado por él mismo durante una aventura; no está demás decir que el ingeniero en jefe se enamoró platónicamente del sosias.  Sin embargo, en contra de sus expectativas, la mujer en la realidad no resulta ser la adorable persona que esperaba y ambos comienzan a tener conflictos; pero cuando la aparición de una extraña forma de vida extraterrestre hace peligrar la nave, ambos deben trabajar en conjunto para solucionar el entuerto y ello puede darles la oportunidad de compartir de manera más agradable entre ellos.
    Destaca acá el desarrollo del propio La Forge para otorgarle más complejidad que lo visto hasta el momento, a la par de que la actriz que se repitió el papel de la bella doctora Leah Brahms, fue capaz de personificarla tan distinta a su anterior versión y hacerlo ello con credibilidad.  De igual manera, la fabulosa criatura que acá aparece, posee un diseño tan estilizado como el recordado “Hombre de Hojalata” de la temporada anterior, permitiendo recordarnos que las maravillas nunca se extinguen y que solo hay que saber apreciarlas.  

El "bichito" y sus compañeros.
17- Night Terrors (Terrores Nocturnos): Una nave científica de la Federación es encontrada a la deriva en el espacio, siendo que toda su tripulación se encuentra muerta y solo hay un sobreviviente, quien está en estado catatónico.  Para mala suerte del Enterprise, la zona en la que se encuentra el vehículo hallado provoca supresión del sueño y con ello los típicos trastornos por no poder dormir, hacen que la vida a bordo se haga complicada; lo peor es cuando comienzan las alucinaciones.
     Pese a que la Troi teme irse a dormir, solo ella y Data, quien no sueña, se mantienen con control de sí mismos entre la tripulación, puesto que o bien todo el resto anda irascible o apenas logran mantenerse en pie, sin poder razonar correctamente.  Deanna (betazoide como el único que quedó vivo de entre los siniestrados) es la única que puede conciliar el sueño, aunque ello le significa tener una pesadilla recurrente que la atemoriza. Las investigaciones previas,  les demuestran que tal vez las respuestas a cómo salir del problema están en la misma pesadilla de la consejera. 
      Por otro lado, si bien ya antes habíamos visto a Picard perder la compostura en el ya clásico capítulo Sarek de la temporada anterior, otra vez podemos apreciarlo en toda su fragilidad y disfrutar una vez más de los talentos histriónicos de Patrick Stewart.
     Cabe mencionarse que hay más de un verdadero momento de terror en este capítulo, que de seguro en su momento a más de alguien asustó y todavía lo sigue haciendo.

18- Identity Crisis (Crisis de Identidad): Otra formidable episodio centrado en Geordi (a estas alturas ya se me ha redimido el personaje de mis recuerdos, puesto que hasta antes de ponerme a rever la serie, lo encontraba poco atractivo). En este caso, su nueva aventura comienza cuando una antigua amiga oficial lo visita, puesto que los integrantes de un grupo de investigadores, con los cuales realizaron una misión en un planeta apenas explorado, han ido paulatinamente perdiendo la compostura y luego han acabado por desaparecer; todo indica que el evento debe estar relacionado con su visita a dicho lugar y es así que deciden volver para allá.
      Tras la nueva exploración, la vieja compañera de La Forge da señales de haber contraído una especie de infección y luego el propio ingeniero también; es cuando poco a poco se descubre la (en verdad) horrible relación entre una cosa y otra.  Con posterioridad, Geordi peligra como nunca al avanzar más en él los síntomas.
      La historia, bastante ingeniosa, aborda en cierto sentido el valor de la amistad incondicional, siendo que Geordi en más de una ocasión ha sido considerado como el miembro más amigable de todos los protagonistas principales.  
      Cabe destacar el estupendo trabajo de maquillaje para las criaturas que aparecen acá, sin dudas uno de los mejores logros que hemos visto hasta el momento de Michael Westmore y compañía; algo que, lamentablemente, por razones del guión solo se llega a vislumbrar de forma parcial.

¡El "mostro"!

lunes, 7 de enero de 2019

Un grato descubrimiento.


      La verdad es que estaba algo prejuiciado, negativamente hablando, contra una nueva serie animada de Spidey; puesto que ante la idea de cancelar un show como Ultimate Spider-Man, tras cuatro exitosas temporadas y un montón de episodios antológicos, me resistía a un reinicio más del personaje en la pantalla chica (más encima a un año de haber terminado las emisiones originales del citado cartoon). No obstante, una vez que me dispuse a ver este más reciente título, eso sí con el poco novedoso nombre de Spider-Man de Marvel, a los pocos episodios pude comprobar con gusto de que en realidad me había equivocado.
      Para que el fanático y conocedor de la cronología comiquera del Arácnido, pueda disfrutar sin culpa de esta obra, en primer lugar debe hacerse la idea de que las historias mostradas en esta ocasión, ocurren en otra realidad o universo paralelo, porque si no se va a tirar las mechas con todo el mejunje que hacen de personajes, alterándolo todo, la verdad. Solo haciendo este (pequeño) esfuerzo, el público adulto más exigente puede darse cuenta (y con alegría) que esta supuesta producción meramente infantil y/o juvenil, es un verdadero cofre de tesoros para el llamado spiderlover.
       Es así que siguiendo la tendencia de rejuvenecer cada vez más al protagonista, tal como lo hicieron en su actual versión cinematográfica, este Peter Parker comienza sus andanzas con solo 14 años. Por otro lado, ni siquiera posee la musculatura de un gimnasta, por razones obvias, como ha aparecido otras veces en la tele; si no que es delgaducho, con una anatomía verosímil para alguien de su edad y que nunca antes de ser mordido (¿o es picado?) por una araña radiactiva, había sido un deportista. No obstante, sí mantiene el interés científico y posee una inteligencia privilegiada, tal como sucede en sus historietas. Luego, atendiendo a esto último, va a un colegio para superdotados, donde se encuentra con diversos genios adolescentes, sacados la mayoría de ellos de las viñetas originales, si bien de varias etapas de estas.
      Atendiendo a lo de arriba, es cuando nos encontramos con personajes tan emblemáticos de las historietas del Cabeza de Red, como lo son el archiconocido Harry Osborn, Flash Thompson, Gwen Stacy y Miles Morales, el segundo Spider-Man del universo Ultimate. De igual manera tuvo acá su debut en TV Anya Corazón, un personaje al que ni yo conocía, pero que investigando en Internet he podido comprobar que se trata de una superheroína arácnida por derecho propio (¡Y celebro con orgullo que sea latina!). Como se podrán dar cuenta, se mezclaron bastante los elementos de las colecciones, tomando también conceptos, por ejemplo, de las películas pertenecientes al díptico de The Amazing Spider-Man (donde Gene fue compañera escolar de Peter y no de la universidad, a diferencia de los cómics) y de la ya citada línea Ultimate, junto a la cronología general.

Trío de héroes arácnidos.

      Lo anterior nos va a dar sorpresas como la aparición de nada menos que Spider-Gwen y el Spider-Man afroamericano, conviviendo en la misma línea temporal de nuestro principal Vecino Amistoso. Por otro lado, este Harry Osborn también sale "intervenido", convirtiéndolo en otro adelantado de la ciencia, llegando incluso a usar un traje homenaje al del Duende Verde II, de la última parte de la trilogía fílmica de Sam Raimi para nuestro superhéroe.
      Por otro lado, nos volvemos a encontrar con villanos como Alastair Smythe, quien no aparecía en un programa desde la época dorada de Spider-Man: La Serie Animada en los noventa. En todo caso, este, tal como los ya citados, sale convertido en adolescente también, trayendo más encima a su padre. Cabe destacar que tal como surgió el personaje en las revistas, acá lo vemos con un gran resentimiento hacia Peter Parker y, por supuesto, con el Lanzaredes, un interesante motivo para enfrentarlo al justiciero.
      Siguiendo con los atractivos miembros de la galería de enemigos de estas historietas, no se puede obviar la más que atractiva idea de darle otros orígenes o, al menos, modificarlos hasta cierto punto (algo ya utilizado, en todo caso, en The Spectacular Spider-Man). De igual manera, se les otorgó una imagen más o menos distinta, tal vez queriendo hacerlos más atractivos a la audiencia más pequeña. De este modo, clásicos como el Buitre, Rhino, el Lagarto, Hombre de Arena, Kraven, Hombre Absorbente y el Escorpión vuelven a luchar contra Spidey, en versiones renovadas.
     En la misma línea de lo comentado en el párrafo anterior, encontramos el caso de Otto Octavius, el famoso Doctor Octopus y al que los guionistas supieron aprovechar al máximo sus atributos de gran personaje. De este modo, lo llegamos a conocer esta vez con otros atractivos cambios, aunque nunca alejándose por completo de su versión original. Pero lo más inteligente que hicieron en esta ocasión con el villano, fue que lo caracterizaron de tal manera, que nos llega a caer bien incluso antes de volverse malvado y por eso mismo uno termina por lamentar cuando opta por abrazar de manera consciente el mal (y un detalle para los más ñoños, viene a ser la alusión a la saga de Superior Spider-Man, donde Otto tiene un destacado papel como...¡Paladín!).

Con nosotros...¡Dock Ock!

      Además, en lo que concierne a los malos-malosos que aquí vemos, usaron a un contrincante legendario de Iron-Man como otro enemigo del Arácnido: Dínamo Carmesí y quien de igual manera sale reconvertido en esta versión, siendo el único villano femenino de toda la primera temporada. 
      No obstante, es en el uso de un sociópata (¿Estaré usando bien el término?) como lo es el Chacal, que el Spiderlover más satisfecho se puede sentir, puesto que es la primera vez que lo vemos salir en un cartoon de nuestro superhéroe. Me estoy refiriendo a un villano clásico, que nunca antes había sido considerado para estas adaptaciones, pese a que se trata de alguien muy importante dentro de las aventuras del vigilante en los setenta. Es así que aquí lo vemos aterrador, con un aspecto monstruoso que recuerda en parte a los gremlins de las cintas de Joe Dante y que por sobre los otros criminales ya nombrados, destaca por su personalidad carente de toda empatía con sus congéneres. Pese a que no tiene las complejidades de alguien como Doc Ock, su presencia en pantalla y diálogos no dejan de ser formidables; más encima, lo ligaron con Gwen Stacy, de una manera muy especial y como otro guiño interesante a las novelas gráficas.
      Y en materia de villanos, no podían aguantarse las ganas de usar al popular Venom (quien, la verdad, a estas alturas ya me tiene aburrido con tanta sobreexplotación suya), que la verdad para mi gusto aparece demasiado pronto en este show, si bien con origen cambiado como la mayoría de sus colegas.  Por supuesto, que todo esto fue para aprovechar el eminente estreno del filme sobre el simbionte alienígena y motivar más a las audiencias para verla.
      Otro personaje relevante dentro de las historias de Spider-Man, como lo es Norman Osborn, no podía faltar y más si se considera el tratamiento que una vez más se le dio acá a la amistad entre su hijo y el chico Parker (incluyendo las habituales desavenencias de ambos Osborn con el Trepamuros). Este Norman retrata de manera formidable al maquiavélico sujeto de las viñetas, llevando a un terreno mucho más dramático (e incluso adulto) sus conflictos con Harry; ello, puesto que el empresario no duda en usar y manipular a su propio retoño para conseguir lo que quiere, algo digno de una tragedia griega y que el show lo aborda en dos pares más de padres e hijos (entre los Smythe y el Hombre de Arena...y su vástago femenina). Hay verdadera violencia edipiana en los casos mencionados y eso de seguro a una mente inocente se le escapa en toda su significancia, en lo que concierne a los conflictos familiares; no obstante, a un adulto instruido lo puede ayudar a valorar mejor el programa. 
      A estas alturas uno se preguntará qué pasa con el Duende Verde, que no lo he mencionado… ¡Pues que no aparece! Sin embargo, a lo largo de los capítulos varios detalles han estado presagiando su presencia, hasta que en los últimos de la temporada no sale este, pero sí otro profundamente ligado a él y quien nos depara sus propios buenos momentos.
      Si Ultimate Spider-Man estuvo lleno de team-ups (trabajos en equipo entre dos o más superhéroes) de principio a fin, haciendo un enorme recorrido por el panteón marvelita, este otro show optó por retomar el protagonismo (casi) absoluto del Cabeza de Red y ello pese a la intervención de sus compañeros Spider-Gwen, Chico-Arácnido y otros. Es así que de todos los otros justicieros, en especial de los Vengadores, al menos en esta primera temporada solo llegamos a ver a 3: Black Widow, Iron Man y Hulk.  Por otro lado, como antiheroína aparece la querida Gata Negra, quien no dejó de llamar la atención con su simpatía y de seguro en próximas temporadas tendrá más que sorprendernos.
     Luego tenemos a la igualmente popular Tía May y que está vez apenas aparece en la serie, algo que ignoro si a futuro pretenden cambiarlo o tal vez sigan con estas modificaciones significativas, a lo que nos llegaron a  acostumbrar a partir de este punto (la verdad es que haciendo memoria, a principios de la década pasada cuando MTV produjo su programa en GGI del personaje, ya fue bastante rupturista en lo que respecta a revisiones de nuestro Amistoso Vecino y ello les salió bastante bien en su momento, como también es el caso de este más reciente programa).

Así sale Peter al comienzo de este reboot suyo.

      Uno de los tantos otros puntos fuertes de esta adaptación, corresponde al hecho de que al principio Peter sale con un traje improvisado y solo poco después ocupa su atuendo característico (todo esto siguiendo la tendencia, que popularizó la primera entrega de la trilogía del Arácnido para el cine). Por otro lado, por ahí en el capítulo 5 se nos muestra recién el origen de Spidey, todo ello de manera muy emotiva y abordando el tema de la muerte del tío Ben de manera directa. Esto último, por supuesto, que es algo plausible, por no evadir el dolor de la vida real en una producción supuestamente dirigida a menores de edad; demostrando, sin dudas, la evolución que han tenido estas animaciones supuestamente de carácter infantil gringas, dejando de considerar idiotas a los más pequeños (¿Recuerdan Spider-Man y sus amigos en los tempranos ochenta?) y acercándose más a la realidad, pese al carácter fantástico de estas obras.
     Por cierto, nada menos que alguien como Dan Slott oficia de productor ejecutivo en este título… ¿Y quién es este caballero? Pues nada menos que el principal guionista del Trepamuros, durante al menos una década hasta el año pasado y por ello mismo artífice de sus grandes hitos de dicho periodo.  De este modo, su presencia auguraba un sello comprometido y característico con el superhéroe; de tal modo, en esta formidable temporada debut, de 26 episodios más encima, vimos con gozo la adaptación de una de sus sagas más famosas: Spider Island y donde todos los habitantes de New York, la ciudad en la que vive el protagonista, adquieren poderes arácnidos.  Es de esperar que la calidad siga igual y adapten otros arcos argumentales famosos, así como salgan personajes creados por Slott, entre ellos el genial Mister Negativo.
     Para terminar, solo una cosa lamento de este programa… ¡Tampoco tiene créditos de apertura! ¡Maldito el que comenzó con esta mala costumbre! Y exijo CATEGÓRICAMENTE que solucionen esto.


                                     Un regalito para ustedes...A falta de intro de esta serie
                    (¡Ia shubb niggurath para los culpables!), he aquí la colección completa 
                           de todas las que ha tenido en sus otras series televisivas animadas.

sábado, 5 de enero de 2019

¿La salvación de DC en el cine?


I- Unas palabras para comenzar. Lo que conozco del personaje y mi historia personal con él.

     Desde su breve introducción en Batman versus Superman y posterior protagonismo en Liga de la Justicia, los seguidores del universo DC estábamos esperando la película en solitario de Acuaman (Aquaman para los de habla inglesa y los “puristas” del lenguaje) y no fue hace mucho que se nos dio la oportunidad de comprobar qué tan buena (o mala) le salió a sus responsables.  La verdad es que considerando el fracaso en la crítica y entre los fanáticos más acérrimos de estos cómics (El Escuadrón Suicida y las otras dos ya mencionadas), mucha gente estaba prejuiciada con respecto a sus resultados artísticos (yo mismo tenía bastante temor de que fuera todo un desastre…).  No es secreto el hecho de que atrasaron su llega a los cines, haciendo lo posible por arreglarla en la postproducción para “maquillarla”, de modo de competir con los últimos éxitos Marvel.  Y es así que tras no haberme aguantado las ganas, me la vi casi apenas la estrenaron y ahora mismo, por fin, puedo compartir con ustedes mis impresiones.
     Antes de comenzar a desglosar a mi manera el filme que hoy nos reúne, quiero recordar algo de mi historia personal con el personaje:
     Conocí al personaje gracias a su participación en Los Superamigos, la famosa serie animada de los setenta y ochenta.  Allí tuvo un papel bastante importante, considerando que compartía el protagonismo con un montón más de otros superhéroes deceístas.  Esta versión suya era bastante amable, muy propia de los productos televisivos para niños de aquellos años, ingenua y hasta cierto punto sencilla (en otras palabras, sin grandes matices en su personalidad) y me encantaba.   También me vi en aquellos años un programa animado de sus aventuras en solitario y que creo lo daban junto a episodios de Linterna Verde (¿Y de Flash también?), pero salvo la certeza de lo primero, no tengo mayores recuerdos en mi memoria.  
     En mi infancia temprana también conocí a Namor, igualmente nombrado Sub-Mariner, aunque este de Marvel.  No podía dejar de llamarme la atención el parecido de ambos personajes, ligados al mar y provenientes de la Atlántida (que al parecer fue gracias a estos llamados “monitos”, que supe de esta mítica civilización), siendo más encima su rey.  No obstante el orejudo monarca tenía una personalidad vanidosa y arisca, preguntándome al respecto por qué tanta similitud entre ambos. La verdad es que Namor apareció en 1939, justo al comienzo de la llamada Edad de Oro de los cómics, siendo creado por Bill Everett (el mismo cocreador junto a Stan Lee de Daredevil).  Eran otros tiempos y las copias descaradas entre una empresa y otra, se hacían sin tapujos y así la idea de Namor la usaron en DC para aprovechar el éxito del primero; o en el mejor de los casos, estos últimos hicieron su propia versión y ello bajo la mano de Mort Weisinger (guionista) y Paul Norris (dibujo), haciendo su debut en 1941.  
     La verdad es que no he leído muchas historietas de este justiciero, apenas una novela gráfica escrita por Peter David, justo cuando este pierde una mano a raíz de las triquiñuelas de uno de sus peores enemigos, Manta Negra (bien quisiera tener la etapa completa de David, considerada entre lo mejorcito de sus colecciones); como es habitual en este artista, toda una maravilla, además de que estos eventos se vuelven relevantes para su cronología (ya que a raíz de estos comenzó a usar un arpón en su muñón, lo que junto a su cabello largo y barba le dio una apariencia bastante salvaje).  También pude disfrutar de los 2 primeros tomos compilatorios, que ECC sacó del reinicio del justiciero, escrito por otro de mis guionistas favoritos, Geoff Johns, en 2011; considerado entre lo mejorcito de los llamados Nuevos 52, feliz completaría debido a las satisfacciones que me dieron sus lecturas.  

Parte de la evolución en los cómics de Acuaman.

    Haciendo memoria, sí he podido disfrutar mucho sus intervenciones en la Liga de la Justicia, escritas por Mark Waid y Grant Morrison (¿Cierto que sale en algunas de las historias de este último o me equivoco?). No obstante es su versión “militar”, xenófoba y cruel del mundo trastocado de Flashpoint una de las que más ha gozado.  Hasta donde sé, en determinado momento, más o menos, las historietas lo abordaron como un personaje irascible con respecto al “mundo de la superficie”, tal y como fue mostrado en su única participación, en ese ya todo un clásico de la animación gringa televisiva que es Superman: La Serie Animada y luego retomándolo en los dos programas que le siguieron, lejos superiores al show dedicado al Hombre de Acero: Liga de la Justicia y Liga de la Justicia Ilimitada; no obstante, como ya dije, no he tenido la dicha de disfrutar mucho de sus aventuras en solitario (bueno, me gustó mucho reencontrarme con él una vez que lo resucitaron tras el final de la famosa saga épica de Linterna Verde, La Noche más Oscura, siendo uno de los protagonistas de su secuela El Día más Brillante).  Así que tengo pendiente dentro de las viñetas, a este paladín que, bien deben saber ustedes, fue uno de los fundadores de la mismísima Liga de la Justicia y en los tempranos sesenta, iniciando la Edad de Plata de las historietas.
    Aparte de mi primer encuentro infantil de Acuaman, en una época en la cual era todo menos complejo (por no decir simplón), en materia de argumentos, la encarnación animada de Acuaman que lejos más me gusta, es la que sale en Batman el Valiente.  Allí, desde sus inicios tuvo bastante relevancia, siendo un personaje muy popular y agradable; en cierto sentido su simpatía y energía, que contrastaba con la de su más introvertido amigo y compañero de aventuras, Batman, viene a ser una especie de revisión del Acuaman de Hanna-Barbera.  No obstante este más moderno, barbudo, varonil y amistoso Orin (que acá no lleva el nombre humano, si no que el atlante y con el que lo llaman en algunos cómics), lejos mantiene muchos más matices y ello pese a su constante aspecto cómico.
     No puedo dejar de lado al Acuaman de la serie televisiva Smalville, que tuvo gran participación.  Interpretado por el guapo Alan Ritchson, ganó tal popularidad, que incluso se hizo un piloto para darle su propio programa (si bien el actor era otro); lamentablemente el proyecto no fructiferó y el programa no tuvo luz verde.

El Acuaman que más adoro.
II- De qué va el filme.

      Acuaman, tal como sucedió en su momento con Wonder Woman, gracias al filme Batman versus Superman, nos muestra a un Arthur Curry (su nombre civil y humano), ya medianamente posesionado en la pantalla. No obstante, esta versión hollywoodense del superhéroe en una película tan deficiente como lo es Liga de la Justicia, no estaba tan bien definido a diferencia de la amazona; de modo que se puede afirmar sin tapujos, que gracias a su cinta como protagónico, el soberano de Atlantis ahora sí que logra volverse un personaje interesante, por no decir más complejo, mejorando su anterior participación.
      Como era de esperarse, por fin llegamos a conocer su "origen secreto", en el que tiene un papel importante su hermosa madre, interpretada por la siempre magnífica Nicole Kidman. Con posterioridad, a través de varios flashbacks, podremos ser testigos de otros momentos significativos de la infancia y juventud de Acuaman, así como del resto de la historia del romance de sus padres.  Estos saltos al pasado dentro de la historia central, permiten además caracterizar la relación con sus raíces atlanteanas, aspecto relevante dentro de la película, puesto que uno de sus temas viene a ser cómo el personaje se convierte en el nexo entre dos mundos tan diferentes y logrando con ello la paz entre dichos reinos.
     Pero antes de que ocurra lo anterior entre dicha sociedades, este debe vérselas contra un enemigo implacable, alguien ligado por su misma sangre a él, tal como en las tragedias shakespeanas y quien desea arrebatarle su derecho de nacimiento.  Es así que para demostrarle a la realeza de Atlantis, que le corresponde a él liderar a los pueblos de las profundidades, debe encontrar una poderosa arma y a la cual solo el verdadero heredero de su pueblo puede dominar.  Para esto recorre gran parte del mundo de los humanos y de los acuáticos, con los que nos es permitido hacer uso de la aventura, más que nunca, dentro de este filme y que en verdad se hace muy entretenido con ello.
    Por otro lado, no solo entre los atlantes Arthur tiene rivales, que también aparece su verdadera némesis, el pirata humano de los mares Black Manta.  Uno de los puntos más interesantes acerca de la enemistad entre ambos, es que al menos en el guión de esta obra, jugaron con un tema muy caro a los cómics de superhéroes y que dice que los justicieros son los responsables (directos o indirectos) del origen de sus mismos villanos.  De tal modo, el criminal, quien tiene motivos por completo diferentes para querer ver muerto a Acuaman, se une a los atlantes para hacerle la vida imposible.
    Por cierto, Curry era bastante feliz con la vida que tenía, al punto de que no le interesaba mayormente convertirse en rey; no obstante, cuando el mundo de las profundidades amenazó la vida de la superficie, no le quedó otra que aceptar su legado.  Y para que su acometido sea posible, cuenta con el apoyo de nada menos que de la poderosa y muy hermosa Mera, a quien conocimos brevemente en Liga de la Justicia.  Por otro lado, tal como en las historietas del personaje, era inevitable que naciera entre ambos un romance, lo que por cierto orquestan de manera muy entretenida  

Otro genial afiche, con mucho de portada de cómics, que nos muestra a buena parte de los personajes del filme.
III- Mi valoración personal de lo visto.

     No se trata del gran filme, a la fecha, de superhéroes, pero todo acá me parece tan bien hecho y divertido, que sin dudas lo recomiendo.  Se pasan sus más de un par de horas con mucho deleite, en especial si a uno le gustan los filmes de acción, con geniales efectos especiales y más cuando se trata de ser lo más justo a la hora de llevar a la pantalla, en todo su esplendor, las maravillas de las historietas como estas.
     En el terreno técnico y artístico, la recreación de Atlantis y los otros reinos submarinos, estuvo hecho con mucho cuidado.  Al respecto destacan los diseños para Atlantis, incluyendo sus impresionantes edificaciones, vehículos y la vestimenta, como también armas de sus habitantes y guerreros (sin dudas que todo compite con la preciosa Wakanda, que conocimos gracias a Pantera Negra y de seguro lo hicieron acá a propósito).  Asimismo, muy bien están los varios monstruos marinos y todo tipo de criaturas que llegamos a vislumbrar.  No obstante, algo con lo que metafóricamente “me saco el sombrero” es con el detalle, hecho por completo para deleite de los conocedores de los cómics del superhéroe, de las otras civilizaciones submarinas: que incluyen hombres peces y crustáceos, por no mencionar a las aterradoras bestias involucionadas de los abismos. 
     En lo que a efectos especiales se refiere, no pudo dejar de asombrarme la manera de cómo retrataron la vida atlanteana bajo el agua, ello de manera hermosa y verosímil, haciéndonos en verdad creer que las escenas transcurrían bajo un total barniz acuático.  
    Y en lo que concierne al cómic propiamente tal, en el que se basa esta película, celebrable viene a ser el detalle de que hayan aparecido en escena, aparte de la espectacular Mera, viene a ser el uso de personajes tan emblemáticos para estos cómics y como lo vienen a ser el maestro de Acuman, Vulko, el Rey Nereus y en especial uno de los dos villanos principales, Ocean Master (quien se ve igualito al de las viñetas, lo que se agradece bastante, lo mismo que sucede con el mencionado Black Manta).  Todos estos se encuentran revisados de tal forma, que el espectador amante de las historietas (ñoño empedernido), no puede dejar de agradecer, pese a que aquí Vulko sale delgado y no panzón y con barba, como ya era conocido en las revistas.  Por otro lado, saber que detrás de ellos estuvieron actores de la talla de William Defoe (como Vulko y quien más encima ya tenía a sus anchas el recordado papel del Duende Verde/Norman Osborn, en la trilogía de Spider-Man de Sam Raimi) y Patrick Wilson como Ocean Master, por no dejar en el tintero a Nicole Kidman e incluso a Dolph Lundgren (quien al parecer ahora, más viejo, se ha convertido en mejor actor), enaltece una película como esta.
    Luego en lo que respecta al terreno argumental, cabe destacar la importancia que se le da al personaje femenino de Mera, que en la práctica viene a ser la coprotagonista de la trama y quien incluso se hace tan entrañable gracias a su personalidad independiente e inteligente, que muchas veces llega a opacar a su compañero.  La hermosa Amber Head, nuestra Mera cinematográfica, es sin vacilaciones mucho mejor artista que Jason Momoa (¿Cómo es posible que tantas féminas enloquezcan con este hombre? Que de seguro de igual manera muchos hombres lo fantasean con él… ¡Que no es mi tipo!); puesto que apoyada de un buen guión que supo darle relevancia a su rol, consigue despertarnos simpatía hacia una heroína, de la cual mucha gente no tenía idea y cuya presencia destacada no se esperaba.  De igual manera, no se puede negar que hoy en día, cuando el valioso papel de la mujer dentro de la sociedad moderna es algo innegable, tener a Mera en esta cinta es una confirmación a todo ello.  Tampoco olvidemos la graciosa complicidad que se da entre héroe y heroína, consiguiéndose con ello una muy buena dupla.
     Volviendo a Acuman, acá al personaje lo vemos como a un tipo sencillo (que no es lo mismo que tonto), quien desea para sí solo vivir en paz, disfrutando de una existencia sin contratiempos; y en ese sentido, cuando le llega el gran reto de su vida hasta el momento, tal como muchos de su estirpe, renuncia a sus sueños por el bien de la mayoría (¿Les recuerda a alguien más?).  Teniendo en cuenta todo esto y más sobre cómo se desarrolla el personaje, resultó bastante inteligente la idea de potenciarlo como superhéroe, sin que saliera alguno de sus colegas ya conocido (lo mismo que se hizo en su momento con Wonder Woman, en su primera propia película).  Cabe mencionar que nunca me gustó Momoa para el papel, puesto que si bien para nada soy racista, la idea de un Acuaman polinésico y no rubio como el de los cómics, me pateó lo suficiente como para nunca convencerme verlo en pantalla (para mí lo mejor de esta actor, hasta ahora, había sido su Khal Drogo en la primera temporada de Juego de Tronos)…Pero esta vez logró redimírseme y cuando por fin aparece con una versión del famoso traje de Acuaman en dorado y verde, terminó por conquistarme.  Por otro lado, ahora entiendo eso de usar un actor con sus características étnicas, puesto que en el cómic efectivamente Arthur Curry es un mestizo (bueno, según la versión en papel a la que nos atengamos) y ello lo muestra muy bien la cinta.
      Que el largometraje lo haya dirigido alguien como James Wan, un director, guionista y productor artífice de grandes películas, algunas claramente de bajo presupuesto, muy efectivas y verdaderas joyitas (como la primera entrega de Saw, los filmes El Conjuro y su secuela), ayudó bastante a que esta película lograra ser un verdadero éxito.  Ahora solo queda esperar qué más viene de este artista, que de seguro tiene futuro en el Universo DC cinematográfico.
     Por cierto, la banda sonora la hizo Rupert Gregson-Williams, el mismo encargado de musicalizar la cinta sobre Diana de Themyscira.  Empero, este trabajo suyo fue menos inspirado y no logra la calidad épica que una producción como esta se merecía.     


                                                             Tráiler N° 1 subtitulado.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...