lunes, 18 de marzo de 2019

Nuevas Fronteras. PRIMERA PARTE


     La sexta temporada de TNG es considerada por muchos como la mejor de la serie, incluso por algunos de sus guionistas estrellas y responsables en general, como Branon Braga; en todo caso, se trata de una afirmación algo aventurada o polémica, si se considera la alta calidad de aquellas que le precedieron (en especial las tercera y quinta, a mi juicio personal).  Motivos pueden haber muchos que justifiquen estas palabras, pero si a mí me preguntaran, pienso que tras tantos años y capítulos sumados, ahora fue posible jugar más que nunca con los personajes y la cronología de la franquicia.  Lo recién afirmado se puede ver más que nunca en solo un par de aspectos:

1- Tras el éxito de esta continuación de la célebre Serie Original, los productores se atrevieron a lanzar otro spin-off de Star Trek y el que en el transcurso de esta sexta temporada, comenzaría para exhibirse en paralelo a La Nueva Generación.  De ese modo, fue posible abordar este futuro de connotaciones cósmica desde otro punto de vista (mucho más oscuro que el de sus shows antecesores, la verdad), todo ello gracias al estreno de Star Trek: Deep Space Nine (abreviado como DS9 y traducido a la lengua castellana como Abismo Espacial Nueve y Espacio Profundo Nueve, en Latinoamérica y España respectivamente).  A partir de entonces, comenzaron los llamados crossovers entre un título y otro, al tener de invitados a personajes entre sí: por lo tanto, entre la sexta temporada de TNG y la primera de DS9 se compartieron por lo menos a Picard (en el precioso capítulo piloto de este nuevo programa, lejos superior a Encuentro en Farpoint) y al doctor Bashir, a mitad de este sexto año para TNG.

2- Por otro lado, comenzaron las historias dobles que abarcaban dos capítulos en total, teniendo a partir de esta sexta temporada un par de aventuras de tal calibre.  Es así que por medio de esta innovación, se rescató el suspenso solo visto hasta entonces al final de las temporadas y se pudo armar un espectáculo mucho más impactante que el propio de los episodios unitarios; por otro lado, estos dípticos tratan en su mayoría de aventuras que tienen especial relevancia, para la continuidad argumental posterior de la serie.

Episodios:

1- Time´s Arrow, Part II (La Flecha del Tiempo, Parte II): Tras los sucesos del final de la temporada anterior, tenemos a Data atrapado en pleno siglo XIX, en Estados Unidos; no obstante, gracias a su genialidad ha logrado adaptarse y sobrevivir “camuflado”, viviendo como inventor.  Por otro lado, sus viejos colegas que cruzaron el portal temporal de los alienígenas que perseguían, también se han adaptado y cada uno de ellos tomando su propio rol dentro de esa sociedad para despistar a los lugareños.
     Asimismo, tal como vimos en la primera parte de esta historia, Guinan por igual se encuentra en ese mismo lugar y época, cruzándose ahora su camino con el resto de sus amigos.  Un nuevo misterio más se suma respecto a esta querida “oyente”, relacionado con su presencia “allí” y “entonces”, siglos antes de que llegara al Enterprise-D (si el trekker atento presta atención, cierta escena al menos nos da luces sobre aquello que hace mucho tiempo contó la El-Auriana de que un hombre calvo le había prestado ayuda en un momento de gran necesidad y tal vez por esa razón sentía atracción hacia este tipo de varones).
     Cabe recordar que en la primera parte aparecen un joven botones y un anciano escritor, que se hacen bastante simpáticos al espectador, en especial el segundo; pues acá nos enteramos de que el muchacho es nada menos que Jack London, antes de iniciar su carrera como autor (de modo que su acercamiento a la ciencia ficción del siglo XIX, habría estado motivada por haber conocido a Data) y el otro viene a ser nada menos que Mark Twain.
     Esta historia dividida en dos partes está considerada si no entre los mejores capítulos de TNG, sí de seguro uno de los favoritos de sus seguidores y/o más entretenidos; no estamos hablando de una obra de crítica social, ni profunda, tampoco de una trama que tenga relevancia para la continuidad de la serie; empero, vaya qué se pasa bien viéndola que su humor, además, es magnífico.

Una ilustre visita llega al Enterprise.

2- Realm of Fear (El Reino del Miedo): El inseguro, pero inteligente y dulce teniente Reginald Barclay está de vuelta para gozo de los telespectadores, que lo recuerdan con cariño.  En esta ocasión su temor a usar los teletransportadores lo lleva a una nueva aventura, una que tiene relación con una especie de monstruitos, que asegura ver cada vez que se ve obligado a usar esta tecnología.  
     Por otro lado, como el Jefe O´Brian es muchas veces el encargado de manipular las maquinas, que permiten viajar usando el citado medio, es posible también tenerlo de vuelta en los pocos capítulos que le quedan a bordo del Enterprise, antes de que junto a su familia le toque irse nada menos que a Deep Space Nine; interesantes diálogos se dan entre O´Brian y Barclay, ambos oficiales ingenieros expertos y tan distintos entre sí, en especial la escena final cuando conocemos a la singular mascota del irlandés.
      Siendo sincero…Este es el capítulo más flojo dedicado a Reg.

3- Man of the People (Hombre del Pueblo, traducido como El Mediador): Primer episodio de la temporada centrado a Deanna Troi, que más adelante vendrá lejos el mejor de este personaje.  En esta ocasión visita a la nave insignia uno de esos tantos diplomáticos que aparecen de vez en cuando, experto en lidiar entre bandos en contra para conseguir la paz.  El hombre llega con su supuesta madre, quien recela de la consejera, siendo que al parecer hay cierta simpatía entre su hijo y la tripulante.  Todo se complica cuando Deanna comienza a sufrir cambios de ánimo y, por último, su salud cada vez se deteriora más.  
   La trama de ciencia ficción permite abordar unos cuantos aspectos éticos, entre los que se encuentran la validez del supuesto que dice “El fin justifica los medios”, famosa frase de Nicolás Maquiavelo y que aquí nos muestra que detrás de una persona admirable puede haber escondido un verdadero monstruo.  El abuso y el engaño, así como la falta de empatía con el dolor ajeno, se presentan en este episodio que si bien podría tratarse de lo menos destacable de TNG, se deja ver como una parábola moral más.

Deanna más sexy que nunca...y mortalmente enferma.

4- Relics (Reliquias): ¡Por fin un capítulo unitario que puede justificar lo afirmado más arriba, sobre la supuesta superioridad de la sexta temporada! Más encima estamos hablando de no solo una joyita de antología, sino que de un momento emblemático para todo Star Trek, por tratarse del tercer crossover con TOS.  Si con anterioridad tuvimos a McCoy, luego a Sarek y con posterioridad a Spock, en esta ocasión los miembros del Enterprise-D tienen la dicha de codearse nada menos que con el amistoso Scotty; así que el capítulo está lleno de grandes momentos, que se disfruta mucho.
    Nuestros héroes se encuentran nada menos que con la confirmación de una famosa idea científica: una esfera Dyson, consistente en una gigantesca construcción alrededor de una estrella; cuando llegan hasta sus cercanías, se cruzan con una nave supuestamente deshabitada, pero al activar uno de sus sistemas se materializa nada menos que el antiguo jefe de ingeniería escocés.  El héroe es recibido con honores por la tripulación, quien solo usando su ingenio logró sobrevivir tanto tiempo al manipular los teletransportadores.  Todo se complica, cuando la nave queda atrapada dentro de la esfera y adivinen quiénes deben buscar la manera de rescatarlos a todos.
    Geordi La Forge tiene el honor de compartir coprotagonismo con Scotty, cada uno con su propia personalidad, lo que en un momento produce sus roces; sin embargo, tan grandes hombres logran trabajar de manera magnífica y al final todo queda de maravilla entre ambos.
     Mucho humor hay en este capítulo, uno de mis favoritos, que también nos puede llegar a emocionar hasta las lágrimas y en especial con la emotiva escena que recrea el puente de mando del viejo Enterprise.  Por otro lado, James Doohan está magnífico en el papel que le dio fama y se nota la excelente cohesión del grupo de actores protagonistas con la estrella invitada.  Asimismo, la mencionada construcción alienígena que aparece, es una de las mejores “maquetas” que hemos visto hasta el momento en el programa y, quizás, de todas las que vinieron.
     Pasando a un tema más “humano”, el guión nos demuestra que solo envejecemos en la medida que perdemos el sentido de la aventura y el deseo de vivir, algo de lo cual el héroe del siglo XXIII nos da toda una lección.


                                                 La escena más hermosa de Reliquias.

5- Schisms (Cismas): Esta historia posee ciertos elementos de terror, debido a su atmósfera enrarecida y a las criaturas que en ella aparecen, que recuerdan a las narraciones de abducciones extraterrestres.
    Varios tripulantes del Enterprise comienzan a tener trastornos del sueño, puesto que tras acostarse siempre despiertan cansados; es así que tras unos cuantos incidentes y una exhaustiva investigación, descubren lo que en verdad está pasando, que no todos los misterios vienen desde nuestro espacio.
     La escena en el holodeck es famosa por la ingeniosa forma de cómo logran llegar a la verdad, usando un método que de seguro en pesquisas policiales o incluso psiquiátricas es habitual.  Por otro lado, una pequeña cuota de humor, aligera esta pieza que en general está muy bien armada y nos permite olvidarnos un poco de nuestros problemas de manera sana, siendo pura entretención.

El miedo también está presente en pleno siglo XXIII.

6- True Q (Un verdadero Q): Este fue el año de Q en Star Trek, quien no solo contó con un episodio en la temporada, si no que dos y más encima estuvo como invitado en la primera temporada de DS9; no obstante, bien se podría decir que este capítulo, pese a sus buenos momentos y uno que otro aspecto interesante, como que nos permite conocer mejor a su omnipotente raza, podría considerarse como el más débil del popular personaje.
    La trama gira en torno a una jovencita muy prometedora, quien llega al Enterprise tras ser seleccionada entre muchos otros muchachos debido a su potencialidad, para pasar un tiempo a bordo de la nave y así descubrir ella misma a qué se quiere dedicar.  Por otro lado, nuestro Q ¿favorito? regresa para “gozo” de los protagonistas, si bien esta vez tiene una misión dada por el Q Continium: descubrir qué está pasando con la visitante, quien quiérase o no está muy ligada a esta especie.
    El guión, por un lado, nos deja claro que nuestro Q no es un ser malvado y da luces de  que son los del Enterprise quienes no saben tratarlo (solo Jenaway, la capitana del Voyager logra empatizar con este, que con posterioridad el personaje visita en más de una ocasión a los federacionistas perdidos en el Cuadrante Delta). Además, permite tratar el tema del libre albedrío, así como la búsqueda de la felicidad y todo en torno a esta joven que resulta ser mucho más de lo esperado.
     En la historia la doctora Crusher tiene un destacado papel, como mentora de la chica, quien de seguro despierta su lado maternal; por otro lado, Riker vuelve a aparecer como el galán que llevan rato potenciándolo de esa manera, supongo por su porte varonil (pese a que cada vez está más gordo, je). En cuanto a la jovencita que protagoniza este episodio, una verdadera lástima que nunca la hayan vuelto a usar como personaje, en esta serie u otras de la franquicia.
    Por cierto, Picard realiza otro de sus grandes monólogos, el que se va a pique cuando Q de forma muy graciosa le contesta de forma irónica.


                                                              Conozcan a Amanda.

7- Rascals (Pícaros): Sin dudas uno de los capítulos más entretenidos de toda la temporada y de la serie en general, debido a las situaciones graciosas que posee y al inteligente guión que permite abordar de manera muy interesante a los personajes y sus relaciones con otros.
    Picard, Ro, Keiko y Guinan se encuentran a bordo de una lanzadera, tras un viaje placentero para todos ellos en un planeta, pero antes de volver al Enterprise pasan por una especie de fenómeno espacial que tras ser teletransportados a la nave, se materializan como niños de unos 12 años aproximadamente.  Mientras intentan volverlos a la normalidad, cada uno de ellos debe vivir a su manera esta experiencia, teniendo que asumir o resistirse a la idea de que tal vez no se pueda revertir su nuevo estado.
     La situación se complica cuando un grupo de ferengis toma la nave por medio de un engaño; aunque justamente la apariencia infantil de los afectados, les da la oportunidad a todos de deshacerse de los intrusos, de una manera muy graciosa.  Además de los “pequeños” que participan del plan para enfrentarse a los villanos, interviene el dulce Alexander (quien cada vez me parece más encantador…que bien tengo pendiente recordar su evolución como klingon adulto en DS9).
     Dentro de los aspectos interesantes de este episodio, se puede mencionar que por fin se aborda la amistad entre Ro Laren y Guinan, pues cabe recordar que la bajoriana solo gracias a la simpatía que le tuvo la El-Auriana, tuvo su oportunidad de quedarse en el Enterprise y así optar a una nueva oportunidad para ser alguien pleno.  Las lecciones de vida que le da en esta ocasión su amiga a la alférez, tienen un hermoso final en la última escena, bastante poética.
    Un detalle: ¿Cómo es posible que Molly, la hija de Keiko y Miles se vea tan grande, de unos 4 años aproximadamente, si nació tan solo el año pasado?
     Y por cierto…Este capítulo lo dirigió nada menos que Adam Nimoy, el hijo de Leonard Nimoy, Spock.


¡Niños otra vez!

sábado, 16 de marzo de 2019

Por qué razones no me gustó la película “Capitana Marvel”.


I. Primeras palabras.

     Mucho antes del estreno del filme que hoy nos reúne, las expectativas y controversias respecto a su papel dentro del llamado Universo Cinemático Marvel, comenzaron a hacerse presentes entre el público y en general entre los marvelitas más acérrimos.  Buena parte de los pertenecientes al primer grupo, vieron en el mejor de los casos la oportunidad de conocer a un “nuevo personaje”, muy poderoso y mujer más encima, para engrosar la fila de los justicieros de la Casa de las Ideas, cada vez más populares entre las grandes masas; otros, en el peor de los casos, la vieron como una “aparecida”, hecha a propósito para ganar más plata con otro filme (innecesario), que con su supuesta superioridad por sobre los justicieros ya conocidos, les quitaría protagonismo e importancia en su siguiente aparición durante los eventos de Avengers: End Game (“Si es ella quien soluciona el desastre de Thanos, me mato”, más o menos eso es lo que me dijo mi querido primo Pablo al respecto). En cuanto a los que sí leemos estas historietas o al menos conocemos mejor que el resto la cronología Marvel, bien sabemos que la ahora más famosa que nunca Capitana Marvel, Carol Danvers, es un personaje con varias décadas a cuestas y por ello mismo carga con un largo historial a tener en cuenta y respetar.
     La verdad es que por mi parte estaba bastante entusiasmado con ver y disfrutar una cinta sobre esta superheroína, a quien ubicaba desde sus anteriores encarnaciones, así que tome con alegría la noticia de que se le iba a hacer su propia producción.  No obstante, tras ver el mencionado largometraje quedé por completo decepcionado, que me aburrí como ostra y hasta estuve cabeceando varias veces, de tan mala que me pareció.  Sé que a mucha gente le gustó y vaya que respeto su posición, pero en cuanto a mí dudo que la vuelva a ver y mucho menos que me la vaya a comprar cuando salga en blu-ray (mi sobrinito Amilcar de 9 años, unas noches atrás se puso a llorar desconsolado, cuando le dije que no me había gustado y que iba a escribir al respecto…¡Pobrecito!).
       Solo algo les voy a adelantar, para que les quede claro bien cómo fue mi experiencia con esta película: La única vez en que me emocioné y hasta lágrimas imprevistas me salieron, fue con el bello e inesperado homenaje a Stan Lee al principio, justo en lo que viene a ser la presentación de los Estudios Marvel, que acostumbra a poner imágenes de sus obras, incluyendo a sus personajes y que en este caso las cambió por los cameos del desaparecido guionista. El resto de las aproximadamente dos horas que dura esta producción, salvo unos que otros detalles, un tedio completo para su servidor.

II. Conozcamos algo de Carol Danvers.

     Antes que cualquier cosa debemos tener presente que en inglés la palabra captain es neutra, de modo que el origen del primer Capitán Marvel corresponde a un personaje masculino.  Su primera aparición data de nada menos que 1967 (plena época de la Edad de Plata de los cómics), una de las tantas creaciones de Stan “El Hombre” Lee, junto al dibujante también de culto Gene Colan.  Con posterioridad han habido seis Capitanes Marvel más, tres de estos encarnados por mujeres y es así cómo llegamos en la última línea de sucesión a la Capitana Marvel, que protagoniza el filme actualmente en cartelera, de nombre civil Carol Danvers.
     La mencionada dama, apareció en las viñetas allá por 1968, siendo amiga del alienígena Kree Mar-Vell más conocido como Capitán Marvel.  Justo una década después de su debut en las historietas, un accidente en el que estuvo involucrado su compañero, le otorgó poderes y gracias a ello se convirtió en la primera Miss Marvel, teniendo su propia colección entre las revistas.  Mucho ha pasado en la vida de ficción de esta, en verdad, destacada justiciera y entre ello interesante puede ser mencionado que a mediados de los 80 en un enfrentamiento con la por igual popular mutante Rouge, cuando esta última era aún villana, cayó un coma que duró años (si no me equivoco) y le quitó sus poderes, además de hacerle perder la memoria.  Tras despertar de su estado, Carol pasó a ser Warbird y luego Binaria, con distintos trajes y habilidades extraordinarias entre sus diversos avatares, que incluso la llevaron al alcoholismo.  En 2012 llegó a los mayores niveles de relevancia dentro del Universo Marvel, al ser ahora Capitana Marvel y así es como hoy en día hemos podido verla gracias a su versión cinematográfica.
    No se debe olvidar que el nombre de “Capitán Marvel” originalmente corresponde al personaje de DC, que en la actualidad es llamado Shazam, mucho más antiguo que el justiciero marvelita en cualquiera de sus encarnaciones y que data de 1939 (o sea, Edad de Oro de los Cómics).  Pues resulta que los de la Casa de las Ideas fueron más astutos que su “Distinguida Competencia” y patentaron pese a ello tan atractivo término, pese a tratarse de personajes por completo diferentes; no obstante, aún hay confusiones al respecto entre los menos conocedores del tema.

III. Algo de su paso por la televisión.

    En la ya mítica serie animada de los noventa dedicada a los X-Men, en el emotivo episodio titulado A Rouge´s Tale se recrea con maestría todo lo concerniente al conflicto de Carol Danvers con la queridísima mutante cuando estaba en el bando de los malos.
    Con posterioridad apareció en varios capítulos del igualmente añorado cartoon  Los Vengadores: Los Héroes más Poderosos del Planeta como Miss Marvel y usando su recordado primer traje con la bufandita.  Acá podemos ver de manera muy bien realizada, basándose justamente en los cómics originales, su génesis y siendo esta la única de todas sus apariciones en la pantalla grande donde se muestra dicho suceso.
    En el muy divertido programa Escuadrón de Superhéroes tiene una mayor participación, ocupando su segundo traje (y más sexy) como Miss Marvel ,tal cual lo llevaba antes de su más reciente encarnación.  Cabe destacar que este show la muestra como una enérgica y estricta alto mando de S.H.I.E.L.D., con situaciones muy cómicas debido a su personalidad más seria, que la del resto de muchos de sus compañeros.
    Vengadores Unidos durante su tercera temporada nos presenta por fin a Carol como Capitana Marvel y luego en la siguiente temporada se transforma en un personaje estable.  Interesante resulta ser que se mantienen algunos rasgos de su forma de ser, abordados en el título de arriba, contrastando bastante con otros personajes femeninos utilizados en el único de todos estos programas, que en la actualidad siguen exhibiéndose en la pantalla chica: como alguien no solo muy independiente, sino que dura a su manera y alejada de los estereotipos sexistas aún imperantes en el género.


                                              Carol Danvers y su paso por la animación.

IV. La película… ¡Por fin!

     Luego de los impactantes sucesos de Vengadores: Infinity War y la última escena de postcréditos, consistente en la afirmación pública de que se venía la Capitana Marvel a la continuidad, era imposible no entusiasmarse ante la pronta llegada de la superheroína cósmica (de seguro quienes no sabían del personaje, apenas entendieron cuando salió su símbolo).
     Menos de un año pasó para que se estrenara el filme sobre Carol Danvers, el cual si bien ha sido un éxito de taquilla indiscutido, no se podría decir que se tratara de una película a la altura de producciones más complejas, como la recién mencionada cinta del grupo de superhéroes, las dos de Los Guardianes de la Galaxia y, en especial, Doctor Strange (una verdadera joya sin lugar a dudas)…Pero antes de dar mi opinión justificadamente, mejor contar de qué va este largometraje.
     Carol Danvers es una de las tantas oficiales del poderoso imperio alienígena Kree, el cual lleva largo tiempo en guerra contra sus enemigos los cambiaforma Skrull.  Una misión para desbaratar un supuesto complot perpetrado por los adversarios, la lleva a visitar al planeta Tierra y es allí que entra en contacto con sus verdaderas raíces, así como le toca trabajar junto a “viejos” conocidos nuestros, a cargo de la seguridad de nuestro planeta; gracias a todo esto descubre algunas verdades inesperadas sobre el pueblo que la acogió y acerca de los rivales a los que solo había llegado a ver de manera maniquea.  Tras todo esto, se convierte una protectora ya no solo de los Kree, sino que de su planeta madre y de los inocentes a niveles cósmicos.

V. Lo que no me gustó.

1- Lo primero, me parece que la historia es demasiado simplona, puesto que se cuenta todo lo concerniente a Carol Danvers sin muchos giros argumentales que digamos o nada de lo que se nos va revelando a medida que transcurre el metraje es como para aplaudir por estar frente a una tremenda historia.  Por la manera de cómo se adaptó el origen de la Capitana Marvel, pareciera que las siete personas que estuvieron detrás del guión apenas lograron ponerse de acuerdo entre sí e hicieron una mezcolanza simplona del material original.  Debido a todo esto, me pareció muy aburrido el producto conseguido, que en mi humilde opinión no logró encantarme.  
    Si quisiera ponerme a spoilear, creo que se podría resumir en casi puros recursos argumentales la trama, algo como ya lo hice (más o menos) al contar a grandes rasgos de qué trata esta cinta.

2- Tanto o más importante que lo concerniente al guión de una película, viene a ser la caracterización de su protagonista…Pues tal como nos exhiben acá a la superheroína, para nada la encuentro interesante y hasta me parece pobre en su desarrollo psicológico; puesto que en casi todo momento se la ve como alguien de personalidad colérica, casi siempre con el ceño fruncido y/o demasiado seria.  Por todo esto, la misma actriz a su cargo no tiene la oportunidad de tener un gran despliegue histriónico, que casi todo su papel es hacerse la dura, pelear contra todo el mundo y demostrarse con una mujer tan independiente que apenas es capaz de establecer relaciones emocionales fuertes con la gente (pese a su naciente amistad con un par de inesperados aliados) y pareciera que en general desconfía de los hombres, por lo que sus mayores compromisos emocionales son con otras mujeres (si eso es feminismo, a mí más bien me parece algún tipo de problema serio como la misantropía o cualquier otra cosa que lleva a la gente a tendencias antisociales).

3- Si bien por fin presentan su versión de las razas alienígenas de los Kree y los Skrull, tan importantes dentro de la cronología marvelita (una larga deuda pendiente por fin saldada), cuando es mencionada la llamada Inteligencia Suprema de los primeros (dios y líder de estos extraterrestres), el marvelita de corazón se regocija ante la posibilidad de por fin ver a este inmenso y monstruoso ser llevado a la pantalla grande; no obstante, en vez de jugársela por mostrar a la entidad en todo su esplendor, se valen de un recurso simplista que le quita toda la “magia” al asunto (algo parecido a la horrible interpretación de Galactus, que aparece en la olvidable Los 4 Fantásticos y Silver Surfer).  Bien se podría decir que el fanático de estos cómics, puede llegar a sentirse burlado por los responsables de esta cinta, que no fueron fieles en este caso al material comiquero.

4- Como si se quisiera resaltar el empoderamiento de la figura femenina, se cambió el género sexual del primer Capitán Marvel, el Krre Mar-Vell, de hombre a mujer.  Pero su alteración no solo radica en el aspecto anterior, sino que también la convirtieron en una científica, en vez del militar de carrera que era el original justiciero de poderes cósmicos.  Supongo que esto último se hizo más para resaltar a la protagonista, al convertirla en la primera de su particular especie.  Por otro lado, esta misma Mar-Vell femenina tampoco es un personaje muy interesante que digamos, pese a estar interpretada por una actriz tan talentosa como Anette Bening.

5- Sabido es que los Kree son azules, que aquí aparecen por montones, auqnue también entre sus filas vemos a algunos de otras especies y entre ellos la misma protagonista a la que llaman Vers.  Justamente uno de estos Kree es un soldado de alto rango interpretado por un actor de la talla de Jude Law, pero quien tal como la posterior superheroína parece de la misma especie, pese a sus ojos más o menos dorados y a sus poderes de energía…Pues que le quitaran el típico tono de piel extraterrestre me parece una tontera, algo así como prescindir de los cascos de Thor, Hawkeye  o a la Bruja Escarlata; no obstante, terminé por perdonarles dichos cambios solo por la mejor caracterización de estos justicieros.  Supongo que lo hicieron para resaltar el atractivo del ahora maduro actor, emperio hubiese preferido que respetaran más el cómic, que por tal detalle me dieron una razón más para odiar esta producción. 
    Cuando me detengo a pensar en todo lo que escribo arriba, no puedo dejar de tomar conciencia, de que mucho de lo que digo es claramente una justificación que me doy a mí mismo para explicarme por qué tanta decepción y hasta desprecio en general, por esta película.  La verdad es que creo que ni siquiera Spiderman: Regreso a Casa me provocó tanto malestar, que al menos esa mantenía la atmósfera “livianita” con la que a veces se le dan a las historias de Spidey; no obstante, en este último caso concreto, considero que Capitana Marvel es lejos lo menos elaborado de toda esta seguidilla de cintas marvelitas.  Me pregunto cuántos piensan como yo y comparten mi opinión. 

Adivinen  quién de estos tres personajes fue el que más me gustó en la película.

VI. Pese a todo hay aspectos que destacar.

1- La nostalgia por los noventa lleva rato ya, que fue en esos años cuando particularmente viví mi adolescencia y la primera parte de mi juventud (entre la enseñanza media y casi toda la universidad, siendo lo que llamo su segunda mitad mis “años dorados”), por lo que este filme transcurre durante esa época y ello podría considerarse uno de los pocos puntos inteligentes que posee.  Las canciones y los detalles de Blockbuster (eso sí que me dio melancolía), como aquello de los computadores e Internet de tal época, causan gracia y ternura.  Por otro lado, la decisión de que la trama transcurra en este periodo, sirve para explicar por qué razón alguien tan poderosa como la Capitana Marvel, nunca estuvo presente durante los eventos de las anteriores cintas.

2- El coprotagonismo de un personaje cada vez más querido como lo es Nick Fury, en versión UCM y bajo el alero del maestro Samuel L. Jackson, es algo para agradecer y que ayuda a soportar el tedio del resto de la película.  Más encima acá nos enteramos de la graciosa manera de cómo fue la pérdida de uno de sus ojos (algo que, la verdad, no nos esperábamos fuese de esa manera).  Con él vuelve también otro grande de S.H.I.E.L.D., como lo es el agente Coulson y los villanos Ronan el Acusador y Korath el Perseguidor (ambos Kree, pero el segundo de piel “negra”, que, para serles sincero, en este último caso si les permito tal licencia: puesto que la primera vez que lo vimos, en Guardianes de la Galaxia Volumen 1, nunca dijeron que pertenecía a esta raza).

3- La especie de homenaje a la primera Capitana Marvel, afroamericana más encima, correspondiente a Monica Rambeau, otro gran personaje femenino marvelita y que tal como su posterior sucesora ha tenido gran relevancia dentro de los cómics.  Acá la vemos como a una experta piloto de aviones, oficial militar y madre que vela por sí misma por su adorable hijita.  En esta adaptación es la mejor amiga de Carol y tiene un papel destacado.

4- Creo que el único tema valioso que aborda esta historia, es el de los efectos emocionales y sociales que provoca la guerra, donde la manipulación de la información y la intolerancia de los poderosos, convierte a todos en supuestos monstruos; de este modo los humildes son los que pagan las enemistades entre sus líderes, tal como queda bien expresado acá por un grupo de simpáticos Skrull.

5- Por último… ¡El gato! que se roba la película repetidas veces y está lleno de sorpresas, je.
              

                                  Otro tráiler que promete más de lo que luego nos dieron.

martes, 12 de marzo de 2019

¡La unión hace la fuerza!


1. De qué va todo.

     El segundo tomo de la saga de Artemis Fowl de Eoin Colfer, fue publicado tan solo un año después del que le antecedió, en 2001, recibiendo el nombre en inglés de Artemis Fowl: The Arctic Incident; la edición en español cambió algo su subtítulo, por Encuentro en el Ártico, si bien manteniendo la mima idea del original.
     La trama reúne a todos los personajes que ya conocimos, entre los dos protagonistas y secundarios, para llevarlos a una inesperada alianza en la cual tanto el pequeño genio “criminal”, como los llamados “elementos del subsuelo” o criaturas mágicas, pueden sacar provecho de ello con grandes beneficios para todos.  Y es que, por un lado, el heredero de la rancia familia con un largo historial dentro de la ilegalidad, necesita que lo ayuden a rescatar a su padre, ahora que le ha llegado noticia de que en efecto este sigue vivo y unos mafiosos rusos le han pedido un millonario rescate para devolvérselo.  Por otro lado, la PES, el organismo de seguridad de los también llamados “duendes” (en el sentido genérico de la palabra, para referirse a cualquiera de estos seres mágicos), se encuentra frente a la amenaza de un alzamiento de un grupo de goblins, que puede hacer peligrar el sistema de vida de la comunidad y los que más encima se encuentran apoyados por otras fuerzas que tienen sus propias razones para que se provoque este conflicto; de modo que si el muchacho superdotado ayuda a sus antiguos rivales, estos le devolverán el favor dándole el apoyo suficiente para que pueda salvar a su padre de sus captores.

2. Aprendiendo a conocerse.

     Luego de los eventos narrados en el primer libro, en el cual Artemis consiguió burlar a las supuestas superiores criaturas mágicas, era evidente que quedaran rencillas entre ambos bandos, en especial por parte de los embaucados.  Empero, tras la crisis que los lleva a todos a trabajar en equipo, nace no solo una férrea alianza, sino que algo aún por completo inesperado: el comienzo de lo que podría llegar a ser una amistad entre al menos Fowl y la Capitana Canija, así como con el enano Mantillo Mandíbulas.  Igual harto debe pasar para que suceda esto, no obstante, como bien sucede en la vida real, la comunión en medio de eventos dramáticos, permite que logren ver a sus nuevos compañeros más allá de las apariencias, prejuicios y resquemores, al notar en los otros rasgos heroicos y dignos de admiración.  
     Respecto a lo anterior, es el propio muchacho quien comienza a crecer a un nivel más espiritual, al comenzar a abrirse a esas facetas suyas largo tiempo dormidas: la ternura, la confianza y, por sobre todo, el nacimiento de un código de honor que ahora puede hacer que otros sientan afecto por él, entre ellos sus lectores que nos vamos habituando a sus nuevas aventuras.
     Por otro lado, el pequeño delincuente de “guante blanco” ha empezado a tomar conciencia de varias cosas, entre ellas que necesita a los demás…para ser feliz: entre ellos a su fiel Mayordomo y, por su puesto, a sus padres, que por algo no ceja en la lucha por recuperar a su progenitor.  Al respecto, bien podría decirse que la “milagrosa” recuperación de su madre, impulsó el resurgimiento en él de un chiquillo más o menos normal y que por largo tiempo había relegado.  Las últimas líneas de la novela, tras todo lo que ocurre antes de ello, vienen a ser significativas para tener en cuenta este proceso de crecimiento personal, por parte del personaje.
     En cuando a la elfa, acá la vemos con un comprensible malestar hacia su viejo enemigo, pese a que al final del primer libro ambos se despidieron con un acuerdo entre ambos y donde cada uno de ellos salió ganando.  Si bien la capitana Holly no comienza su reencuentro con prejuicios hacia el “fangoso”, que ya se conocen un buen resto, su actitud hacia este no resulta muy amigable que digamos; sin embargo, esta misma va cambiando al respecto a medida que va descubriendo al chico más agradable y sensible, que hay detrás de esa coraza.
     Con respecto al comandante Julius Remo, también podría decirse que este ha tenido su propio proceso de sensibilización, en lo que concierne a la relación con su protegida, ahora que quedó en evidencia su afecto hacia esta tras los eventos del año pasado; asimismo, su trabajo ahora codo a codo junto a Artemis y Mayordomo también, que no nos podemos olvidar a este importante personaje, permite que se abran nuevas direcciones en lo que concierne a su visión sobre los humanos y en especial hacia su antiguo enemigo.

3. Mientras tanto con los otros viejos conocidos.

     Alguien como el interesante (¿y simpático, pese a su carácter irónico y vanidoso?) centauro Potrillo no podía faltar en esta historia.  Es así que tras el desastre provocado por el complot de los goblins y sus inesperados benefactores, le toca a este tener su propia tajada de algo que podríamos llamar heroísmo o una muestra más de su genialidad.  Cuando las oficinas del cuerpo policial y/o seguridad de los llamados “Elementos del Subsuelo”, son invadidas por rebeldes, el genio de la tecnología tiene que vérselas por su cuenta para salir del aprieto en el que se encuentra y, de paso, ayudar al resto a evitar que todo se vaya de desmadre por completo.  Los episodios dedicados a sus intentos para sortear todo, sin perder nunca el control de la situación, resultan ser muy divertidos y dignos de las mejores historias de acción e intriga estilo “Misión Imposible”.
    Por otro lado, está el aún más agradable antihéroe enano Mantillo Mandíbulas, quien luego de su intervención pasada ayudando a la PES para lograr entrar a la casa del entonces enemigo Artemis, usando sus muy particulares habilidades de ladrón, ha comenzado una nueva vida en el mundo de los humanos (haciéndose pasar por uno de ellos, claro).  De este modo, se nos cuenta qué nuevas maldades ha realizado entre los “fangosos” y cómo su camino se vuelve a cruzar con el resto.  Ahora que por fin se vuelven a conocer los dos “criminales”, Mandíbulas y Fowl, difícil resulta ser que no se produzca una especie de hermandad entre ambos, que harto tienen en común; la floreciente fraternidad entre los dos permite, como no, evidenciar el cambio por el que está pasando el genio criminal.


4. Los verdaderos villanos.

     En el primer libro pudimos conocer al oficial de la PES Brezo Cudgeon, un elfo que entró en serios conflictos con su supuesto amigo Julius, al querer aprovecharse del desastre provocado por los planes de Fowl y así poder ascender fácilmente en la jerarquía de la organización (aún a costa de sus compañeros).   Sus planes terminan no solo en derrota, sino que en humillación y ello se convierte en su principal motivo para ser uno de los dos sujetos en querer tomarse el poder.  
     Cudgeon se muestra como uno de los dos reales viles personajes de esta novela y en lo que va de la saga, ya que se trata de alguien lleno de odio y rencor, que manipula a los demás y es incapaz de establecer algún tipo de relación emocional con quienes lo rodean.
    Junto al anterior tenemos a otro tipo de villana, si bien comparte uno que otro elemento con el anterior: Opal Kobol, quien pese a su aspecto frágil y más o menos angelical, resulta ser mucho más peligrosa que su colega de andanzas.  Si Brezo tiene sus propias enemistades con Julius (a quien más encima traicionó, puesto que supuestamente eran enemigos), esta por igual sabelotodo de la tecnología tiene de rival desde de su juventud a (como bien deberían suponer) Potrillo. 
     Si Cudgeon representa al tipo de antisocial que se vale de la fuerza bruta y de las artimañas basadas en el engaño, la otra viene a ser un rufián de tipo cerebral (claramente debido a su inteligencia superior), perversa y que tras conocer algo de su pasado gracias a lo que se nos cuenta en la novela, nos puede resultar mucho más despreciable.  
     Ambos canallas se “roban la película” dentro de la trama, aunque no se les podría tildar de ser personajes retorcidos carismáticos y que tengan algún grado de matices que nos haga sentir simpatía por ellos, aunque no por ello dejan de estar bien construidos.  Con posterioridad, la elfa será aún mucho más importante en el cuarto libro de la saga.

5. Otros aspectos a considerar.

     Puede ser que esta novela sea menos entretenida que la anterior y seguro que tiene menos humor que su predecesora; pero, en cierto sentido se puede decir que se trata de una obra algo más profunda, al tratar los temas de la fraternidad y la lealtad (como ya habrá quedado claro, con lo que he contado hasta el momento).  Es en el tema de la familia que podemos encontrar una mayor elaboración a nivel valórico, específicamente en lo que concierne a la noción de esta institución y al amor que se puede llegar a sentir por ella.
     Cabe recordar que Artemis Fowl lleva tiempo intentando recuperar a su padre y antes estuvo velando por su madre y su precaria salud mental, al punto de que finalizando el primer libro toma una decisiva decisión al respecto.  Si el “pequeño gran” delincuente está a punto de arriesgar varias cosas, entre ellas a renunciar a su propia seguridad, es porque pese a todo mantiene dentro de su persona valores que demuestran que no es alguien desalmado.
     Por otro lado, se retoma el aspecto ecológico del texto originario, con varias alusiones por parte de las Criaturas Mágicas, a la intervención desastrosa de los humanos en el ecosistema del planeta.  Comprensible este último aspecto, en todo caso, si se considera que los habitantes del subsuelo están ligados justamente a la naturaleza, se condice bastante bien con su actitud y visión crítica hacia la irresponsabilidad de los “fangosos”.
     También se puede destacar la ambientación de la novela, que transcurre buena parte de ella en Rusia, específicamente en los territorios árticos; dichos escenarios naturales, junto a los ya conocidos (y otros nuevos) propios del “subsuelo”, permiten potenciar estos aspectos literarios que juegan con la realidad y la ficción, todo ello con bastante verosimilitud.
      A todo esto, en la novela solo se menciona de pasada a la madre de Fowl y a Juliette, la hermana de Mayordomo, es de esperar que en entregas siguientes podamos apreciarlas con mayor relevancia.
     …Y se supone que la serie está aún por mejorar más todavía.


domingo, 10 de marzo de 2019

Su homenaje a los cómics de superhéroes. Tercera parte (y final): Glass


I- El cierre de la trilogía.

     Luego de que Shyamalan nos sorprendió al final de Split al conectar este filme con Umbrekeable, era solo cosa de esperar que pronto viéramos al villano y al superhéroe juntos, en una lucha entre el mal y el bien como acostumbramos a ver en este tipo de historias.  La pregunta era cuándo iba a ser ello posible, teniendo en cuenta la enorme cantidad de años que se tomó para continuar esta saga, tras comenzarla a finales de los noventa…De ese modo, todo un regalo para sus seguidores fue que solo poco más de un año pasara, para que viniera este verdadero enfrentamiento, tercera y, también, última parte de su trilogía.  Se tenía que apurar, claro, que Bruce Willis ya tiene sus buenos años (si bien se ve mucho mejor que varios más jóvenes que veo por ahí), que tampoco, supongo, quería a un justiciero decrépito ¿No?
     La cinta nos muestra que David tras su primera intervención como paladín en la cinta capitular, inició una verdadera carrera secreta protegiendo a la gente de criminales, que supuestamente los agentes institucionalizados no hubiesen reducido.  Es así que tras el correr de los años logró convirtió en toda una leyenda, admirado por muchos y considerado por otros como una amenaza a la justicia y/o un loco.  En su misión lo secunda su propio hijo, quien le ayuda a localizar en la Red y usando medios tecnológicos avanzados a estos antisociales; de esa manera Dunn logra dar nada menos que con Kevin, o mejor dicho con La Horda y como consecuencia de ello ambos tienen su primera batalla. Tras finalizar la pelea, ambos son neutralizados y llegan nada menos que a un centro para enfermos mentales, donde tienen celdas o cuartos especialmente acondicionados para ellos y evitar que puedan usar sus poderes. Por otro lado, en ese mismo sitio se encuentra el primer villano al que se enfrentó nuestro superhéroe: El Señor Vidrio (Mr. Glass) y de ese modo inevitable resulta ser que el camino de estos tres, se crucen con las consecuencias más impactantes que alguien como Shyamalan nos podría dar.

II- El verdadero protagonista de esta historia.

    Si en la primera obra que comprende esta saga, el personaje principal es el superhéroe o, más bien, su temática trata sobre la génesis de este (con todo lo que implica, incluyendo la relación estrecha con su némesis); la segunda aborda la historia del villano sobrenatural o con superpoderes (¿Una mutación quizás?); así que esta tercera parte gira en torno a quien le da su nombre, Mr. Glass, ya que en contra de todo lo que pensábamos, luego de casi una hora de metraje, nos damos cuenta de que el genio criminal ha movido los hilos con maestría para conseguir su secreto propósito.
     He ahí una de las genialidades de este filme, que injustamente ha sido vilipendiado por ahí entre algunos críticos y páginas de cine, pero como ya he dicho varias veces: No me quedo con la opinión de esta gente, que me basta con mi propia impresión y si a mí me ha logrado cautivar algo, eso es lo primordial para mí.  Tampoco voy a pedir que los demás piensen como yo, aunque al menos cumplo con transmitir mis apreciaciones por este medio y en vivo, que cada uno asume su propia opinión en materia de estética.  Bueno, siguiendo con el curso de pensamiento con el que comencé este párrafo, Shyamalan realiza uno de sus famosos giros argumentales, al hacer que el personaje interpretado por el siempre maestro Samuel L. Jackson, comience a llevar la batuta de la trama, al convertirse en el momento menos previsto en el impulsador del siguiente encuentro entre David Dunn y la Horda (o la Bestia, según como quieran llamarlo)…Solo tras el impactante clímax, viene el aún más revelador largo epílogo o desenlace y donde todas las piezas comienzan a encajar para que conozcamos cuál era el plan de este tan especial sujeto.
       Cuando volvemos a ver al Señor Vidrio en pantalla, aparece en un estado deplorable, una piltrafa humana que se aleja por completo del hombre que conocimos en el pasado.  No obstante todo es un engaño suyo y luego se convierte en una máquina imparable para quien su fragilidad no le impide hacer sus fechorías y aliarse con el otro prisionero de extremo peligro del recinto.  Por mucho que el guión y la cámara dediquen sus buenos minutos al coprotagonismo de los personajes interpretados por Willis y McAvoy de manera respectiva, esta mente-maestra se roba la pantalla una y otra vez y aunque sea un asesino frío no puede dejar de simpatizarnos.  Luego, cuando el círculo se ha cerrado, uno puede decir sin vergüenza: ¡Es un genio! y hasta podemos llegar a admirarlo sin sentimiento de culpa.  Puesto que desde que se abrió este ciclo, se nos plantea que no todo es blanco y negro, sino que hay matices y aún dentro de la oscuridad como la que habita en gente como el Señor Vidrio y la Horda, hay luz y la humanidad se hace presente.

III- Los secundarios también regresan.

     Junto a los 3 ya mencionados, el realizador nos da la más que grata sorpresa, al incluir dentro del guión a varios secundarios ya conocidos, de las películas anteriores.  Más encima, todos estos vuelven a ser interpretados por los mismos artistas de los otros dos filmes.  Es así que tenemos con nosotros al ya mencionado hijo de David, su único aliado en la tarea salvadora que se ha autoimpuesto y que ha pasado de ser un dulce niño, a un hombre hecho y derecho.  Interesante viene a ser, al respecto, de cómo se repite en un plano más adulto, la idea del socio incondicional y mano derecha del justiciero que se mantiene entre el personaje y este protagonista.
     Por otro lado, la dulce madre del Señor Vidrio igualmente está de vuelta, en el presenta una anciana que no ha dejado de amar a su hijo, pese a saber de los crímenes que ha cometido. El poder de su amor es esencial para demostrarnos que Eliah, no es un monstruo por completo.
     Por último, nos volvemos a encontrar con Casey, la única adolescente que sobrevivió al secuestro triple que había hecho con anterioridad la Horda y quien ahora ha llegado a entablar un tipo de fraternidad con Kevin, al reconocerse el uno en el otro a un par, como sobrevivientes de una infancia traumática.
     Estos tres son las personas más valiosas para los protagonistas y a lo largo del filme se evidencia no solo el papel de testigos de primera mano, que tienen sobre la vida de sus cercanos, sino que luego nos vamos dando cuenta de que tienen su propio destino dentro del plan del Señor Vidrio (algo que solo llegan a saber igual que el resto, una vez que se consuma todo).

IV-Otros temas recurrentes de los cómics que recrea Shyamalan.
  
      David Dunn es un vigilante maduro que trabaja “desde las sombras”, sin contar con la bendición del sistema de justicia legal y, sin dudas; con resultados mucho más eficientes que el de las autoridades que lo consideran más bien una amenaza, que un aliado.  Cabe mencionar que esta representación del justiciero que aborda su trabajo “fuera de la ley”, tiene antecedentes famosos en las historietas que el realizador ha querido homenajear: casos como el famoso Castigador y el mismísimo Batman en algunas de sus continuidades, vienen a ser los referentes y paralelismos, que podemos encontrar en el filme que ahora nos reúne.
     Por otro lado, la figura de Joseph Dunn como principal apoyo de su padre, haciendo uso de la tecnología de las telecomunicaciones para ayudarlo a combatir a los criminales, recuerda a personajes clásicos como Micro, el compañero del ya mencionado veterano de guerra, convertido ahora en enemigo acérrimo de los criminales; pero también nos puede recordar a Oráculo, la segunda identidad secreta de Barbara Gordon, luego de que el Guasón (me cuesta llamarlo Joker) la dejara inválida y pese a ello se convirtiera en una agente destacada de la lucha contra el mal, socorriendo con sus conocimientos al Murciélago y a otros.
    Luego tenemos lo de la institución a la que van a dar los tres protagonistas de esta historia, un manicomio especialmente acondicionado para tratar con gente como ellos y que más encima cuenta con los medios para neutralizarlos según sea cada caso y sus propias debilidades.  En Marvel y DC hay muchos lugares como este, entre prisiones de alta seguridad y centros para criminales superpoderosos locos, como el célebre Asilo Arkham.
     No se puede dejar de lado el importante detalle de la revelación pública de gente como el trío protagonista, que desde la segunda película de la trilogía fue abordado como una evolución de nuestra especie; por lo tanto, el impacto que puede tener esto en la humanidad, es otra de las interesantes aristas que se nos presentan, teniendo uno de sus mejores ejemplos en nada menos que los X-Men marvelitas (que no diré más, para no spoilear tanto).
     Por último, a menos que se me escapen otros detalles (que de seguro puede ser así), está el tema de las sociedades o grupos secretos, con sus agendas ocultas y que buscan supuestamente el bien de la comunidad y/o la especie humana normal.  En Marvel tenemos a los Iluminati (elite conformada por algunos de las mayores mentes entre los seres evolucionados en la Tierra, donde están Pantera Negra, Namor, Mr. Fantástico, Iron Man, Doctor Strange y Rayo Negro, de los Inhumanos). En cuanto a DC, por el momento no se me ocurre nada, je.  

V- Más sorpresas.

    Bien sabido es que a M. Nigth Shyamalan le gusta aparecer en sus filmes, por lo general en breves escenas y con unos cuantos diálogos…Pues en esta ocasión hace otra cosa memorable: Retoma de una manera muy particular a su oscuro personaje de El Protegido, para mostrarlo ahora en otra etapa de su vida y que pese a trata a través de ello el tema de la redención (tópico recurrente en su cinematografía), nos saca al menos una risa por el buen humor con el que se da su intervención…Por otro lado, muchos años han pasado desde aquella otra intervención suya, que el tiempo no pasa en vano, tal como lo podemos ver en los casos de los Dunn (nadie puede negar que Bruce Willis ha envejecido con más que dignidad y que el otrora infantil Spencer Treat Clark, Joseph Dunn, se ve bastante bien ahora convertido en todo un hombre).
    Asimismo, nuestro director rescata nada menos que un par de escenas eliminadas de la primera cinta que compone este tríptico, las que bien pudimos ver dentro del material adicional de la edición en DVD (y supongo que también en blu-ray) de ella; al respecto, innegable decir es que ambas calzan muy bien, como importantes recuerdos que ayudan a definir a los personajes, en especial en lo que concierne a la estrecha relación entre el Señor Vidrio y su madre.
    El final puede ser inesperado, en lo que corresponde al destino del trío protagonista y tal vez se aleje de happy end en el que habría caído algún artista más convencional… Recordemos que esta trilogía se basa en los cómics que tanto amamos y donde muchas veces el (super) héroe debe llegar hasta las últimas consecuencias para conseguir su fin, aunque ello signifique sacrificar todo o que en la contienda muchas veces hay bajas de ambos bandos.  No obstante, las últimas escenas son, sin dudas, un aliento de esperanza, que “el camino sigue y sigue” y ahora les queda al resto continuar adelante y es así que vemos con emoción cómo tres otros personajes se han encontrado entre ellos, para compartir todo lo que tienen entre común.


                                                                         Tráiler.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...