miércoles, 18 de enero de 2017

De Vuelta al Mundo Medio (segunda parte).


Bellísima ilustración doble de Michael Whelan para el último tomo de la saga.
2- Las Ilustraciones.

     Un aspecto que se debe tener en cuenta con las novelas de LTO a la hora de apreciarlas, vienen a ser las ilustraciones que poseen sus ediciones originales y otras posteriores, en especial las de tapa dura y edición de lujo.  Todo esto porque por años, antes de que aparecieran los cómics basados en la serie y de que se estrenara la primera película para el cine que se nos avecina en unos meses más, solo era posible darle un rostro a sus personajes fuera de la imaginación de los lectores, a través de las imágenes creadas por estos artistas.  Debe saberse que no se mantuvo a un mismo dibujante para cada uno de los siete primeros libros, sino que estos fueron variando en cada uno de los tomos; no obstante algunos de ellos brillaron más que otros con sus trabajos, en especial uno que se repitió dicha invitación para retratar a Rolando y compañía, además de destacarse el regreso de un habitual colaborador en la ilustraciones para obras de Stephen King.
      El primer tomo, El Pistolero estuvo a cargo de uno de los ilustradores más cotizados en lo que concierne a la literatura de ciencia ficción, fantasía y terror: Michael Whelan, quien podría decirse que vino a crear las mejores (¿y difinitivas?) versiones de este tipo para nuestros héroes y su mundo.  Es por esta misma razón que de seguro colaboró también en el último tomo, si bien es comprensible que por ser el primero en aportar con su arte para las novelas, resultaba cabalístico (no olvidar que la numerología y otros elementos mágicos son de vital importancia en esta serie) y significativo que cerrara él mismo el ciclo.  Por otro lado, en una breve escena de la película La Niebla, una de las adaptaciones cinematográficas más sobresalientes sobre la literatura de King, de su amigo Frank Darabont, se ve al protagonista pintando un cuadro de Rolando, que en realidad correspondía a uno de los dibujos del mismo Whelan (o si no un claro imitador).
       Para La Llega de los Tres se contrató a Phil Hale, quien con un estilo completamente distinto al de su predecesor, más “artístico” y experimental, hizo acuarelas que salvo unas pocas (como la que muestra a Detta Olmes con su peor rostro de loca peligrosa) bien pueden no ser del gusto de los lectores que nos acostumbramos a la estética más de “cómic” de Whelan.
Hale.
        Con Las Tierras Baldías  se quiso regresar al tipo más convencional del primer tomo, solicitándole a Ned Dameron que representara a los personajes y a su fantástico ambiente.  Pues lo hecho por este, sin dudas que logra regocijar a quienes no quedamos contentos con la labor de Hale; pues Dameron puso lo mejor de sí para pintar bellísimos cuadros, que no dejaron de hacerle justicia a lo escrito por King.
        La cuarta entrega titulada como Mago y Cristal tuvo a un nuevo consagrado, alguien que más bien ha hecho su premiada carrera en el mundo de las historietas: Dave McKeen.  Famoso por sus preciosas portadas para la serie de The Sandman de su amigo Neil Gaiman y otros títulos, volvió a darnos sus distintivas creaciones que mezclan collage junto a imágenes oníricas, con una muy singular versión suya del Mundo Medio y sus habitantes; en este sentido, las dieciocho ilustraciones que hizo para este libro, más que plasmar escenas del libro, lo que hacen es simbolizar ciertos elementos de este y su carácter fantástico.
        Lobos del Calla contó con nada menos que una leyenda viviente en lo que concierne a dibujos para historias de terror, ya sea en portadas de libros e interiores, como cómics: Berni Wrigtson.  Fiel heredero de las viñetas de horror de EC clásicas que tanto le gustan al mismo Stephen King, nos dio luego de Whelan algunas de las mejores imágenes en cuanto a los libros de LTO.  Wrigtson fue invitado a este proyecto, porque ya había realizado estilizadas y efectivas ilustraciones para libros de King como El Ciclo del Hombre Lobo y Apocalipsis, además de intervenir en las películas Creepshow (y luego en su versión de novela gráfica), como en Montado en la Bala, sobre otros textos del autor.
      Darrel Anderson tuvo a su cargo el acompañamiento visual de La Canción de Susanah, haciendo un trabajo al estilo de Hale, aunque según un humilde servidor mucho más inspirado y bello.  De su labor aquí, cabe destacar que fue el único de sus compañeros que laburaron para la saga, en usar las técnicas digitales, creando con ello imágenes bastante oníricas tal como ya había pasado con McKeen.
      Como puede verse al leer este apartado sobre la saga más importante de Stephen King, los números impares contaron con ilustraciones del tipo más tradicional, como es habitual en las ediciones en Gringolandia, mientras que los pares tuvieron dibujos que osaron ser más “aventuradas” y jugaron con la estética.  Esta tendencia de alternar entre un estilo y otro, por supuesto que fue hecho adrede por quienes orquestaron las ediciones.  Lamentablemente en su versión para español, solo los tomos en tapa dura las poseen y en su momento, la primera edición del cuarto tomo carecía de las ilustraciones interiores (que es justamente la que yo tengo).  La verdad es que ignoro cómo serán las actuales ediciones en tapa dura y de bolsillo a nuestra lengua de LTO.

Dameron.
McKeen.
Wrigtson.

Anderson.
3- Las Novelas Anexas.

      Tal como se dijo en la primera parte de esta “trilogía” de posts aún inconclusa, sobre LTO, aparte de las siete novelas originales que escribió su autor al respecto (pues con posterioridad publicó una precuela y una intermedia, pero sobre estas me referiré más adelante), también realizó varias obras que poseen relación directa que ellas.  Algunas mantienen un nexo bastante estrecho con sus acontecimientos, de modo que estos son relevantes para lo que ocurre en la misma serie de libros principales; en otros casos, solo en pequeños detalles tienen que ver con los eventos respectivos (cabe recordar que el propio Stephen King ha armado buena parte de su narrativa, de tal forma que en su mayoría sus títulos pertenecen a un mismo multiverso). 
       En este apartado solo me referiré a las obras más ligadas al ciclo que ahora nos acapara la atención, dejando de lado uno que otro cuento, por lo que solo me centraré en novelas tal como dice el mismo subtítulo de arriba.
      Obviaré en este listado a Salem`s Lot, que solo tiene que ver con la saga debido a que de ella proviene el padre Callahan, de quien ya me referí en la primera parte de estas entradas.

Insomnia (1994): Considerada entre las mejores novelas de su escritor, llena de todos esos elementos fantásticos, terroríficos y humanos que por décadas han sido el placer de sus “lectores constantes”, es un grueso volumen (poco más de seiscientas páginas en su edición en tapa dura en la lengua de Cervantes) que trata acerca de dos ancianos, un hombre y una mujer que se han “encontrado” en el ocaso de sus vidas, para vivir una muy especial historia de amor, hasta que lo extraordinario llega hasta ellos.  Pues un ser sobrenatural que guarda relación con las parcas de la mitología grecorromana (quienes medían la vida de mortales e inmortales según las viejas historias), ha enloquecido y está llevando a la muerte anticipadamente a gente antes de su tiempo.  Es entonces que la pareja recibe el don de rejuvenecer durante un tiempo, gracias a la intervención de otras fuerzas superiores, aunque benignas, para evitar que el ser llamado Atropos evite el nacimiento de un bebé que a futuro será primordial… ¡Para que Rolando y su ka-tet lleguen hasta la Torre Oscura!

Hampones con Chaquetas Amarillas (1999): Novela corta que forma parte del volumen de narraciones interconectadas Corazones en la Atlántida.  Sin duda una de las obras más emotivas salidas de la pluma de King, inspiró una preciosa película llamada igual que el libro que la recoge, de 2001, con sir Anthony Hopkins y el no hace mucho desaparecido antes de tiempo Anton Yelchin.  Trata acerca de la amistad entre un hombre mayor y un niño durante la década de los sesenta, siendo que el primero es una persona que viene escapando de unas criaturas provenientes del mismo Mundo Medio, ya que lo quieren para que con sus poderes especiales desestabilice la Torre Oscura y así pueda escapar el Rey Carmesí. 

Casa Negra (2001): Escrita en conjunto a su amigo y colega Peter Straub, como secuela de la novela de fantasía infantil/juvenil que escribieron en 1984  titulada como El Talismán, retoma a su protagonista Jack Sawyer ahora convertido en adulto y trabajando como un detective privado aunque en retiro. Hasta antes de aparecer esta continuación, muchos “lectores constantes” no teníamos idea de que la hasta el momento única obra del llamado “Rey del Terror” realizada con otra persona (muchos años después escribió un libro de no ficción sobre su equipo de béisbol favorito, junto a un experto en el tema, que definitivamente no leería y luego junto a su hijo Joe Hill ha realizado más de un relato).  Pues en esta ocasión Sawyer debe salvar a un niño que ha sido raptado por el mismo hecho de que a Ted Brautigan, el protagonista de la novela corta mencionada arriba, era perseguido: el Rey Carmesí quiere sacar provecho de sus poderes para que el pequeño se convierta en un disgregador y pueda ayudarlo a escapar de su prisión.



4- Las Pequeñas Hermanitas de Eluria.

       Cuando aún faltaba un resto por terminar la saga de LTO, pues su realizador tan solo había publicado el cuarto tomo, este nos llegó con toda una sorpresa al escribir para la antología Leyendas Negras de Robert Silvenberg de 1998, nada menos que una precuela al primer libro de la serie.  Con posterioridad esta historia formó parte de la colección de relatos de King titulada como Todo es Eventual de 2002.
        La narración toma a Rolando al final de su violenta adolescencia o bien en los primeros años de su adultez, luego de la caída de Gilead, su patria y mientras persigue a quien toma por responsable del desastre de los suyos.  Es entonces que este llega al desolado pueblo de Eluria y allí debido a un enfrentamiento que tiene con un grupo de mutantes, queda malherido, despertando en una especie de sanatorio atendido por solo mujeres.  No obstante poco a poco todo comienza a ir de mal en peor, cuando la verdadera naturaleza de las damas que lo atienden es revelada al más puro estilo de las historias de terror que tan bien sabe escribir King.
        El texto no solo fue un más que agradable reencuentro con el Pistolero y el Mundo Medio, si no que resulta ser un excelente ejemplo de las habilidades de su autor para las “narraciones cortas” (en realidad posee más de cien páginas), pues los acontecimientos se encuentran articulados de manera trepidante y las emociones no dejan de darse a lo largo de su lectura.  Es así que pese a su breve extensión, el escritor consigue no solo mostrarnos a su héroe juvenil de una manera convincente que no se contradice con lo leído en las novelas (al contrario, ayuda a delinearlo mejor como sujeto, además de explicarlos mejor su psicología luego del desastre de su tierra natal),  sino que da forma a nuevos personajes, retoma viejas ideas y crea otras que luego volvería a usar en los últimos tomos del ciclo.  En este sentido resulta valioso sacar a colación cómo la heroína trágica de la Hermana Jenna, llega a hacerse tan potente en esta obra, permitiendo además que surja un muy interesante romance condenado en el argumento.
         Ante el atractivo de esta novela corta, algo que en todo caso es propio de la serie a la que pertenece, cuando el proyecto de las adaptaciones al cómic de la saga ya iba viento en popa, esta obra tuvo su propia versión a historieta y con excelentes resultados.  Publicada de forma mensual en cinco números en 2010 y luego recopilada en un solo tomo en el transcurso de 2011, cuenta con la colaboración de casi todos los habituales de las otras novelas gráficas sobre la serie: Robin Furth y el destacado Peter David en el guión, siendo que la primera diseñó la historia (quien es toda una experta en LTO, pues hizo de ayudante de King para ordenar un montón de detalles sobre esta, cuando el autor se dispuso a escribir los tres últimos tomos, de modo que el novelista no cometiera errores de continuidad) y el segundo le dio forma propia para este formato, escribiendo los diálogos.  Richard Isanove, quien también ya había trabajado en las anteriores entregas de estas novelas gráficas, otorgó su gótico coloreado por computador, que realza más que nunca los dibujos a cargo de Luke Ross, el recién llegado para esta fecha a estos cómics.

5- Las Novelas Gráficas.

      Tal como quedó declarado en el párrafo de arriba, se han realizado varias novelas gráficas basadas en LTO, las primeras de ellas tomando como punto de partida el relato de la juventud de Rolando que hace a sus amigos en el transcurso de Mago y Cristal y luego remitiéndose a hechos creados por los ya mencionados guionistas, con ideas originales, aunque por supuesto respetando la cronología de lo hecho por King.  Con posterioridad comenzaron a adaptar las misma novelas y a la fecha van en la segunda de la serie.  Pues fue nada menos que Marvel la empresa que se aventuró a esta hazaña y tras irle tan bien con estas obras, luego optaron por convertir a historieta nada menos que Apocalipsis, si bien con otro equipo de lujo, por lo cual también tuvieron gran éxito de ventas y en la crítica.
      
    Comenzaron con El Nacimiento del Pistolero, que recrea la historia de Rolando contada en el libro cuatro de la saga, bastante bien hecha por cierto.  La tarea comenzó en el transcurso de 2007.  Aparte de la Furth, David e Isanove ya mencionados, el arte inconfundible del preciosista Jae Lee ayudó a recrear visualmente a Rolando y a su entorno;  Lee dio origen a viñetas tanto hermosas, como a otras en realidad siniestras, las que sin duda contribuyeron a que esta historieta y otras de la serie en la que trabajó, fuesen verdaderas obras maestras del noveno arte.

       Durante 2008 salió el arco argumental conocido como El Largo Camino a Casa, con el mismo equipo creativo de arriba y basado en una historia por completo original, que nos muestra al joven Rolando prisionero por el Pomelo de Maerlyn, el mismo objeto mágico que trajo la perdición de su amada.  Es así como su amigo Sheemie, quien posee ciertos poderes extrasensoriales (el llamado resplandor de Danny Torrance y otros personajes de varias más novelas de King) debe sacarlo de las ensoñaciones bastante reales y macabras en que lo tiene atrapado este artilugio.
       Traición que apareció entre 2008 y 2009, siguiendo con los mismos artistas a cargo, toma uno de los episodios más tristes en la vida de Rolando: el adulterio de su madre con uno de los mayores enemigos de Gilead, el Mundo Medio, la Torre y todo lo que concierne al respecto: el malvado mago Marten Broadcloak.  El final de este arco argumental ya era conocido por quienes habían leído los libros, de modo que sus autores lo que hicieron en esta ocasión, fue extender lo que King había contado en sus libros al respecto.
        En 2009 publicaron un one-shot dedicado al origen de Marten Broadcloak, llamado Hechicero y la miniserie La caída de Gilead, que tal como dice su nombre, trata acerca de los últimos días de este lugar que era el centro del bien para todo el Mundo Medio.  Ambas obras no tuvieron a Lee como dibujante, no obstante Isanove tomó este papel, haciendo una labor bastante parecida a la de su colega.
        La Batalla de la Colina de Jericó aparecida entre 2009 y 2010, cuenta otra parte trágica de la juventud de Rolando, la muerte de su primer ka-tet, en lo que fue el comienzo de su viaje en solitario para vengarse de Broadcloak e ir en pos de la Torre Oscura.  Jae Lee volvió a encargarse de las ilustraciones.
        Entre 2010 y 2011 aparece El Viaje Comienza, que en esta ocasión contó con el pincel de Sean Phillips y que se supone viene a ser el punto de partida de la adaptación de la primera novela de la saga.  El Pistolero acabó por serializarse en formato cómic en 2012 y tuvo tres arcos argumentales más, todos ellos abarcando de manera progresiva distintos momentos del libro. 
        En la actualidad se está sacando en formato de novela gráfica La Llegada de los Tres y hasta el momento y a la fecha el último arco argumental que han terminado es La Dama de las Sombras, que tal como dice su nombre está centrado de Detta/Odetta/Sussanah.
        De igual manera hay una serie de cómics sobre personajes secundarios del Mundo Medio, como uno dedicado a Sheemie y otro a Arthur Eld, el legendario antepasado de Rolando.

         


domingo, 15 de enero de 2017

No estamos solos.




       Tras las excelentes críticas y repercusión con el público por su serie de terror y de ciencia ficción Stranger Things (en realidad todo un acierto), en el transcurso del año pasado, Netflix buscó volver a tener un nuevo éxito al respecto y así fue que a finales del 2016 lanzó un nuevo programa con el cual conseguir otra vez todo esto: The OA.  Lamentablemente o bien la publicidad no ha sido la correcta o buena parte de su audiencia ha cometido el error de compararla con este otro show del primer semestre; pues si bien ambos programas escapan de las historias de corte realista y poseen una primera temporada breve de solo ocho episodios, la verdad es que son bastante distintos entre sí.  Por todo esto, la más nueva producción merece ser apreciada por sus propias características y virtudes, de modo que la gente no se confunda y pueda disfrutarla, como apreciarla.
       En realidad The OA pertenece a otro género, el de la fantasía y dentro de sus subtipos podríamos decir que se trata de una historia de hadas para adultos, que además posee cierta relación con el tema metafísico y religioso de la existencia de entidades angélicas, claro que esto último lo hace el argumento de una manera que se aleja de la tradición teológica y las convenciones.  Ahora bien, posee cierto elemento sacado de la ciencia ficción, no obstante los experimentos y “aparatos raros” que aquí aparecen, son solo un recurso para acentuar el dramatismo de una de sus líneas argumentales.

Acá nos encontramos con varias escenas preciosas como esta, a medias entre lo onírico y la fantasía.
       Esta es la historia de  Prairie Johnson, una veinteañera que reaparece luego de haber estado desaparecida durante siete años (¡Fíjense en el simbolismo detrás de esta cantidad de tiempo, pues estamos hablando de un número cabalístico…o sea, mágico, puesto que el elemento sobrenatural toma bastante relevancia en esta obra).  Cuando la chica se reúne junto a sus padres adoptivos (dos ancianos), estos quedan sorprendido porque su hija antes de todo esto era ciega y ahora puede ver.  El misterio acerca de su sanación va revelándose poco a poco a lo largo de su desarrollo, pues la misma Prairie le cuenta a un muy especial grupo de amigos que hace tras su regreso a casa.
        Sin ánimos de caer en los desagradables spoilers, la protagonista ha tenido más de una experiencia límite y las cuales la han hecho cambiar lo suficiente no solo en su fisiología (y no solo una vez), sino que al nivel de entregarle una serie de conocimientos que solo ciertas personas pueden acceder a ella.  No obstante Prairie siente que su misión es la de compartir con otros todo esto y de ahí viene el nombre que se otorga: The OA, que en inglés son las siglas de The Original Angel, puesto que supuestamente ella junto a un reducido grupo de personas se han convertido en estas criaturas.  Por ende su nuevo papel en el mundo es dar tanto consuelo, como sanar a los demás gracias a las habilidades que ha conseguido.
         Mientras estuvo abducida (y no en el sentido de un rapto extraterrestre como muchos han querido pensar prejuiciosamente, sin haberla visto o quedándose solo en el primer capítulo), Prairie estuvo confinada en un laboratorio secreto, sometida a horribles experimentos.   En ese lugar conoce a un grupo de otros jóvenes que también están confinados y son obligados a participar de este siniestro proyecto.   El largo tiempo que pasa con estos la marca al igual que al resto y luego de que logra en muy especiales circunstancias regresar con su familia, hará lo posible por rescatarlos usando sus especiales capacidades.
Juntos, pero separados viven los primeros compañeros de Praire.
         En su afán de lograr su objetivo, la protagonista se relaciona con otro grupo de sujetos que la podrían ayudar a ello.  Es así que contacta a cuatro personas que, aunque dispares entre sí, comparten un lazo en común más allá de que son vecinos y van a una misma escuela (tres adolescente, estudiantes, y una adulta, profesora): todos ellos a su manera son personas infelices y llenas de contradicciones.  La familiaridad que va dándose entre todos ellos, la influencia benigna de Prairie, termina por tocarlos lo suficiente como para que sus vidas cambien y descubran dentro de sí y en quienes los rodean, los aspectos positivos que los puedan convertir en personas integrales.  Debe tenerse en cuenta que incluso el personaje principal, es alguien que tiene en común mucho con todos estos, concretamente en lo que concierne a que esta de igual manera no es alguien convencional.
       Hay varios puntos a poner en colación a la hora de apreciar esta serie (que ojalá tenga una segunda temporada, luego de su final que a todo el mundo dejó en suspenso, debido a todas las interrogantes que quedaron abiertas).  Uno de ellos viene a ser el valor que le da al sentido de la familia, por cuanto acá se muestra que contar con el amor, la comprensión y la presencia de esta en la vida de uno, resulta ser el remedio adecuado para enfrentar todo tipo de tribulaciones.  Es así que en el caso de Prairie, incluso en su vida anterior a ser adoptada, ya había conocido la importancia de contar con este refugio emocional y luego en su nueva vida, con todo lo que llegamos a ver sobre lo que hacen sus padres adoptivos para protegerla, queda de manifiesto lo necesario que vienen a ser estas personas en nuestra existencia (cómo nos marcan y ayudan a ser justamente felices).  Luego en el grupo que forma Prairie cuando es devuelta a la sociedad, hayamos que el vacío y la desdicha que hay en todo ellos, se debe precisamente a que vienen de familias disfuncionales; no obstante cuando entre sí nace la confianza y el aprecio con sus pares, aparece otro concepto de la familia, el de la fraternidad y que tiene que ver con el hecho de que al compartir con otros lo que te importa, encuentras a esa familia que ahora uno ha escogido y con quien puedes ser auténtico sin reprimirte. 
       En cuanto a los padres adoptivos de Prairie, destaca la presencia de la actriz veterana Alice Krige, con una amplia filmografía y carrera en la televisión, muchas de ellas propias del terror, la ciencia ficción y la fantasía.  Pues acá interpreta a una de esas madres ejemplares, quien tanto como su esposo en la historia, llega a sobrecoger con cada una de sus demostraciones incondicionales de amor.  Llama la atención verla tan deteriorada por la edad (inolvidable su belleza hasta hace poco), con un rostro sufriente y preocupado por el amor que tiene hacia su hija y su marido, más si se recuerda que hizo memorables villanas en el pasado (como en Star Trek: Firt Contact, Sonámbulos de Mick Garris y Silent Hill).  Por lo tanto al interpretar con tanta verosimilitud a una adorable anciana maternal, queda de inmediato claro su enorme histrionismo.
      
Parte de las sesiones traumáticas a las que son sometidos
Prairie y los demás.
      Luego hayamos el tema del misterio de la muerte y de la posibilidad de que exista algo más allá de esta.  Frente a esto, es que se presenta a lo largo de la serie el elemento sobrenatural, puesto que tal como sucede en su desarrollo, las experiencias personales con la muerte (la gente que ha estado muerta durante un periodo y luego “resucita”), según se ha dicho y presenta en el programa, regresa cambiada.  Las respuestas acerca de a qué se debe todo esto, a los llamados “poderes de la mente”, van presentándose a través de la ficción de este programa, de una manera tal que mantiene al espectador atento a lo que pasará a continuación.  Dentro de todo esto, toda una marca distintiva de The OA viene a ser una particular coreografía, que usan los personajes para hacer uso de sus habilidades (algo muy al estilo del manga y el anime, donde los personajes mueven sus manos y parte del cuerpo de forma artística para conjurar sus distintos ataques y poderes).
        No se puede dejar de lado el carácter emocional de esta serie, llena de momentos de mucha intensidad dramática y donde la calidad de las actuaciones en general, así como su guión que en más de una ocasión sorprende al espectador, nos entregan varias escenas memorables.  En este sentido en especial los finales de cada capítulo, vienen a estar muy bien orquestados, con la dosis exacta de sensibilidad y suspenso; no obstante de igual manera en el transcurso de los mismos, encontramos instantes en los que los actores se lucen, en especial cuando todo se pone tan emotivo.
        Aparte de Prairie y sus padres, los demás protagonistas son los siguientes (si bien omitiré a todos aquellos que hasta el momento, no han sido desarrollados lo suficiente como para hacerse atractivos al público):
         Homer: De los compañeros de cautiverio de la protagonista principal, viene a ser lejos el más carismático e importante dentro de la trama.  Es un deportista que también fue raptado, alguien de corazón noble y muy dulce, quien llega a tener un romance platónico con Praire, pues les es imposible llevarlo a cabo, ya que las condiciones en las que se encuentran les impide tener contacto físico; no obstante llegan a compenetrarse tanto, que su relación se convierte en la posibilidad de salvación de todo el grupo que se haya en la misma situación.
         Steve: del nuevo grupo de “ángeles” de Prairie, podría decirse que en apariencia es  quien más aspecto tiene a estos seres, debido a su belleza casi femenina; no obstante cuando Prairie entra a su vida, es un adolescente conflictivo, muy violento, con serios problemas para relacionarse con los demás, que no sea para sacar provecho de otros.  Su transformación espiritual viene a ser la más sorprendente del programa.
          Betty: La única persona de mayor edad en el segundo grupo de Prairie, es una profesora que hasta antes de conocer a OA, era alguien con una enorme tristeza y una gran soledad.  No obstante pese a todas sus limitaciones, demuestra poseer un enorme corazón desde el principio y alguien muy comprometida con su profesión.
          Alfonso: Quien en apariencia es todo lo contrario desde el punto de vista académico y moral que Steve, pues es un dotado deportista y un chico de excelentes calificaciones (destacado entre sus pares por sus maestros), en realidad es alguien agobiado por sus enormes responsabilidades que lo llevan a drogarse.
          Buck: Es un chico transexual nacido niña bajo el nombre de Michelle, tímido, pero que aun así viene a ser uno de los principales creyentes en Prairie.  
          Doctor Hunter Hap: Es el muy especial villano de esta historia (hasta el momento el único), quien es el responsable de que Prairie haya estado forzosamente alejada de su familia.  De apariencia paternal (interpretado por el guapo actor Jason Isaacs, otro experto en hacer de malos geniales en su extensa carrera, tal como su recordado Lucius Malfoy en la saga de Harry Potter), responde al modelo del “mad doctor”, ya que es un científico obsesionado con dominar los misterios que sus víctimas manejan a cualquier precio.  Es apodado como “Cazador de ángeles”, en atención a que su nombre en inglés significa justamente “Cazador”.  Interesante resulta en él la manera de cómo se da la maldad en su persona, ya que la violencia y locura que hay en él son sutiles, pues se trata de alguien que hace uso del engaño para utilizar a los demás (y sin embargo por ello es peligroso, ya que llega a los extremos en el momento menos esperado).  Ve a la gente como medios para conseguir lo que quiere, pues son objetos para él.  

  
                                                            Trailer oficial de la serie.                                                                                                                                                      

viernes, 13 de enero de 2017

Una de las (otras) mejores historias de Hulk.


     En el universo Marvel mientras en el planeta Tierra, específicamente en USA, se estaba desarrollando la famosa Guerra Civil que tenía separados en dos bandos a viejos amigos y aliados entre los superhéroes (incluyendo también a los villanos), Hulk se encontraba en su propia gran aventura: Planeta Hulk.  Pues tal como dice su nombre, sucede en otro mundo, en un ambiente extraterrestre, lleno de monstruos y al que llega en muy especiales circunstancias el llamado Goliat Esmeralda.  Lo sucedido durante ese año en el que estuvo fuera, sin dudas viene a ser uno de los momentos claves en su cronología e incluso llegó a tener serias repercusiones para otros títulos marvelitas.
     Este tremendo arco argumental fue publicado entre abril de 2006 y junio de 2007, siendo escrito por  Greg Pak y dibujado por Carlo Pagulayan.   El primero tiene a su haber ser director de unas cuantas películas independientes, pasándose luego a la creación de guiones para cómics, tanto de Marvel como de DC y otras compañías; pues ha trabajado con varios personajes emblemáticos, aparte del mismo Hulk y quizás tal como se puede apreciar en la lectura de esta saga, su experiencia en el campo cinematográfico le ha dado una muy buena habilidad para armar sus argumentos de forma dinámica y manteniendo en todo momento expectante a sus lectores.  En cuanto a Pagulayan, pues este artista de origen filipino podría considerarse el sucesor de varios compatriotas suyos que han destacado en el noveno arte, trabajando para los gringos tales como Alfredo Alcalá y Leinil Francis Yu; con un trazo preciosista, en el caso de esta novela gráfica demuestra su gran capacidad para realizar todo tipo de monstruos y extraterrestres, quien además nos trae además a un Hulk como quizás antes nunca se había visto en las viñetas (con armadura de gladiador…y como rey).  Por otro lado, no se puede menospreciar el trabajo del portadista  José Omar Ladrönn, quien realizó para la colección verdaderas obras de arte, en la práctica pinturas que sintetizan poderosamente esta inolvidable etapa en la existencia del Hombre Increíble.
        La historia se encuentra dividida en varias partes, las que tienen relación con el desarrollo de los acontecimientos que van en crescendo hasta su espectacular final y el cual enlaza de inmediato con su aún más apoteósica continuación, titulada como Guerra Mundial Hulk.     Comienza con Exilio, en el cual nos enteramos que Hulk ha sido engañado por quienes había considerado sus amigos, el Doctor Extraño y los otros tres miembros del exclusivo grupo de los Illuminati (compuesto por los hombres más inteligentes de la Tierra, supuestamente), quienes lo han mandado al espacio para deshacerse de él por creerlo demasiado peligroso para la humanidad.  Es entonces que el monstruo de gamma en vez de llegar al lugar que le tenían destinado, cae en el planeta Sakar, un lugar que nunca más volverá a ser el mismo gracias a su presencia.
       Sakaar es gobernado por el llamado Rey Rojo (¿Una alusión tal vez a La Torre Oscura de Stephen King?), quien en realidad es el dictador proveniente de una raza invasora, que tiene sometido a su propia gente y a la raza autóctona del lugar, así como a otras especies.  Este es el verdadero y único villano de toda la historia, pues como luego quedará demostrado a lo largo de esta trama, no es el aspecto (monstruoso) el que define a la persona, sino que sus acciones y decisiones.  Es entonces que al más puro estilo de los emperadores romanos, para controlar al pueblo y darle una vía de escape a su descontento, mantiene una especie de juego de gladiadores a muerte, en el cual obliga a participar a sus enemigos políticos y a los esclavos.  Por lo tanto una vez que Hulk es capturado, se ve en medio de todo esto y es cuando la gente que tiene a su alrededor, se da cuenta de que no la tienen fácil con el recién llegado. 
        Anarquía es la segunda parte de esta obra y que tiene relación con el impacto en la sociedad que ha tenido el Gigante Esmeralda, tras negarse a rendir pleitesía al tirano.  A su lado se han reunido los gladiadores sobrevivientes del coliseo en el que le tocó luchar a este, con quienes poco a poco va creando un lazo de confianza y amistad, en contra de lo que en un principio había declarado Hulk, de no desear compañía tras haber sido traicionado por los “débiles humanos”; no obstante la verdadera naturaleza del héroe es la de ir tras la senda del bien y de proteger a los débiles, razón por la cual su misma figura también comienza a influenciar a las multitudes descontentas con su gobernante, por lo que se está gestando toda una revolución en el planeta.
        Luego de que el Rey Rojo ha perdido gran parte de sus partidarios y a cada momento la confrontación entre los dos bandos va llegando a su cenit, viene Lealtad y que se centra en el lazo que se ha formado entre los guerreros que acompañan al terrícola, quien por fin ha encontrado a verdaderos pares con los cuales sentirse a gusto, tras años de sentirse un “extraño en el mundo”, un paria e incomprendido en la Tierra.  Ahora Hulk más que temido es amado y apreciado, por quienes lo consideran su libertador y mayor héroe; es más, una vieja profecía lo relaciona con una figura mesiánica para el pueblo de Sakar y pese a que el Gigante Esmeralda se resiste a tomar para sí el título, ahora su vida tiene un mayor sentido que no sea escapar y que va más allá de enfrentarse a su enemigo para demostrar que él es el más fuerte.
       Luego de haber conseguido derrocar al Rey Rojo en una muy emocionante confrontación final, Hulk se convierte apoyado por la comunidad en el nuevo soberano.  Todo parece ir demasiado bien, pues hay de parte de los involucrados el deseo de mejorar las condiciones de vida para cada uno de los habitantes.  Es cuando llegamos al triste desenlace de todo, como si se tratara de la maldición de Hulk que nunca le permite mantener un estado de plenitud, llamado justamente Armageddon y en el cual el futuro lector de esta saga, debe descubrir cómo se derrumba la utopía que estuvo a punto de fundar nuestro querido Gigante Esmeralda.
         En determinado momento de la primera parte de esta historieta, aparece de manera inesperada otro importante superhéroe de la Casa de las Ideas… ¡Silver Surfer! Su intervención resulta ser uno de los tantos puntos destacables de esta obra, más todavía por la estrecha relación de años que han tenido ambos personajes, algo que con muy pocos ha conseguido tener el propio Hulk  (cabe recordar que juntos formaron parte del antiguo equipo de los Defensores, en el cual estaba el mismo Doctor Extraño…uno de los que lo engañó para poder deshacerse de él).  Su presencia, breve pero potente, en esta historia viene a ser sin dudas un recordatorio de la vida que dejó nuestro protagonista con su destierro; por lo tanto no deja de tener su grado de emotividad esta pequeña reunión, cuando Hulk es aún un completo extraño para el resto de la gente de Sakar y por un momento vuelve a estar en presencia de alguien que lo conoce y estima (y que pese al rencor que siente el protagonista tras su exilio, también es mutuo).
         En lo que concierne a los peligros del “Planeta Hulk”, destaca una espantosa arma biológica usada por el villano, llamada simplemente como las Espinas, esporas que incuban en sus víctimas y que de inmediato las convierten en monstruos sin raciocinio, que solo causan destrozos; más adelante se descubre su inesperado origen.  También nos encontramos con los igualmente espantosos Wildebots, que tal como dice su nombre en inglés son robots que viven en estado salvaje, de apariencia bestial y que atacan a todas las formas de vida orgánica (razón por la cual son una amenaza para todos).
         A la hora de evaluar esta serie en cuanto a cómo aborda al mismo Hulk, acá lo vemos como a un sujeto que hace rato dejó de poseer una mentalidad básica, siendo ahora capaz de usar un lenguaje fluido y relacionarse con cualquiera sin problemas, pese a su aparente deseo de soledad.  Su preponderancia al bien y la justicia, incluso al amor, contrasta con la enorme ira que siempre alberga en su corazón, impulso que como siempre lo mueve a gran parte de sus acciones.  Tampoco se deja de lado la especial dualidad que hay entre el mismo coloso y su personalidad humana, Bruce Banner, conflicto permanente que no deja de darle mayor interés al argumento (no obstante en este novela gráfica el científico aparece poco en sus páginas). Cuando llega a Sakar, casi de inmediato es identificado con una figura religiosa importante para sus habitantes, tanto un salvador como alguien ligado al apocalipsis.  Quiérase o no, Hulk debe asumir este papel, tal como muchas veces ha negado su dimensión benigna; en este sentido resulta memorable la manera de cómo una vez conseguida la victoria, toma como quizás nunca antes en sus cómics una figura patriarcal y majestuosa (inolvidable resulta ser cómo logra controlar a las mismas Espinas casi al final de la historia).  Para un ser tan trágico como el monstruo gamma, resulta grato para el lector encariñado con él, verlo feliz tal como se presenta cuando por fin es derrocado el Rey Rojo.
     El grupo de personajes que se reúne en torno al monstruo favorito de todos (¡Disculpen Godzilla, Gamera y King-Kong!) resulta ser tan llamativo, que de inmediato se gana el afecto del público, la mayoría de ellos personajes nuevos.  En la medida que el argumento va avanzando, vamos conociendo su pasado, de modo que nos es posible humanizarlos pese a su aspecto y a que en un principio muchos de ellos actúan como seres sedientos de sangre y violencia.  Asimismo todo este grupo que se arma en torno a Hulk, en su mayoría viene a ser de distintas especies y que sin embargo se dan cuenta que tienen tanto en común (en este sentido, se podría decir que esta obra apela a la integración, la diversidad y el cosmopolitismo, más si se tiene en cuenta el origen étnico de sus autores, Park un mestizo coreano-norteamericano y Pagulayan un filipino).
        El primer amigo que hace Hulk en este lugar viene a ser Miek, un sujeto que pertenece a la raza insectoide nativa del planeta y que comparte con el Gigante Esmeralda el mismo historial de ser un rechazado.  De apariencia insignificante, en especial en comparación con el resto de sus compañeros, más adelante nos depara varias sorpresas y entre ellas las que tienen que ver con su especie, que tiene bastante relevancia dentro del cómic.
        Quizás mucho más llamativo por su aspecto, personalidad y origen viene a ser Korg, miembro de la raza de silicio (y con una fisonomía hecha en base a rocas, que recuerda mucho a la de la Mole de los 4 Fantásticos) proveniente del planeta Júpiter y que se enfrentó a Thor en su primera aventura en los cómics.  De hecho, Korg fue uno de los que lucharon contra el Dios del Trueno en aquella ocasión y acá nos cuenta desde su punto de vista este enfrentamiento épico.  Las viñetas cuando este hace su relato, cambia su estética por un estilo más “clásico”, queriendo emular el estilo de Jack Kirby, su dibujante de aquellos años (principios de los sesenta).  El monstruo de piedra resulta ser un sujeto honorable, juicioso y leal, tal vez el más carismático de todo este grupo.
          Luego nos encontramos con Nido, quizás el ser más monstruoso de todos por su aspecto mezcla entre avispa, gusano y cualquier otra cosa siniestra, como además por poseer un hocico pronunciado de dinosaurio, lleno de dientes largos y filudos que pareciera estar sonriendo siempre de forma amenazante.  Los suyos se enfrentaron a los X-Men hace largo tiempo atrás, razón por la cual  Korg, conocía a los humanos desde antes de saber de Hulk. Aparentemente de género femenino, poco a poco va demostrando ser capaz de poseer un lado amable, en especial con los niños.  Llega a tener una relación bastante estrecha con Miek.
        Otro personaje de una personalidad entrañable y que por su nobleza se acerca bastante a Korg, viene a ser Hiroim, el miembro de una raza que cayó por accidente a Sakar, conocida como las Sombras.   Los suyos también han sido sometidos por el Rey Rojo, quien se vale de sus espectaculares poderes para mantener a raya a la población.  Hiroim es un místico que desde niño fue criado para ser sacerdote, no obstante cayó en desgracia y así fue como se halló en la arena junto al resto. 
          Elloe es una joven muchacha de familia noble de la misma especie del dictador, quien justamente por su ascendencia fue declarada enemiga del Rey Rojo.  Al principio se le ve como alguien tímida, sin embargo luego se muestra su faceta de resentida y de ducha en la pelea cuerpo a cuerpo, como en las armas (bien podría decirse que de los llamados Guerreros que acompañan a Hulk, es el personaje menos atractivo).
          Y es cuando llegamos a Caeira, una fémina perteneciente a los mismos Sombra y quien alberga dentro de sí el poder de los elegidos entre los suyos.  Debido a esta razón, es la guardaespaldas del dictador, pese a que hasta antes de la llegada de Hulk era la persona más poderosa de todo Sakar.  Se podría decir que apenas se conocen esta y el Gigante Esmeralda, nace una atracción entre ambos, pese a ser enemigos; es debido a esta razón que una vez que Caeira entra en razón acerca de la cobardía de su señor, se une al extranjero.
Alguno de los dos protagonistas según la película.  De izquierda a derecha: Elloe, Hiroim, Korg, Miek
...y un soldado del Rey Rojo. 
           El éxito y gran atractivo de esta miniserie dedicada a uno de los personajes más populares de Marvel, hizo que fuese la única novela gráfica en ser adaptada en formato audiovisual como largometraje animado (puesto que todos los otros que se han hecho hasta la fecha, corresponden a guiones originales y que a lo más se basan libremente en algún cómic famoso y/o clásico).  Hecha con bastante dedicación por sus productores, se trata de un filme adulto estrenado a principios de 2010 directo para el DVD y el blu-ray, de impecable factura.  Teniendo en cuenta la magnitud de la historia en la que se encuentra basada, se tomaron unas cuantas libertades, obviando varias cosas, aunque en general se puede considerar como una excelente versión de la historieta que la inspiró.  Quizás el único detalle que puede ser mencionado, sin quitarle al posible espectador nuevo en potencia  las sorpresas aquí deparadas, puede ser que en vez de ser Silver Surfer el único otro superhéroe conocido que aquí toma relevancia, en este caso lo es Beta Rayos Bill (bueno, ni tan conocido, je), quien también reemplaza a Thor en la historia contada por Korg.
            Asimismo, uno de los mejores episodios de la serie animada Escuadrón de Superhéroes adapta a su manera, “apta para todo público” y con mucho humor, este misma obra.  Esto sucede durante su segunda temporada.
           Como ya se dijo al principio de este texto, debe saberse que inmediatamente después de esta saga, viene Guerra Mundial Hulk, escrita por el mismo Greg Pack, aunque en esta ocasión mayormente dibujada por John Romita Jr.  Este otro título es su secuela, ya que se origina a partir de los eventos finales de Planeta Hulk.  Por supuesto que a la brevedad le dedicaré su post respectivo a este otro título.

                                                   
                                                   Trailer del recomendable filme animado.     

martes, 10 de enero de 2017

De vuelta al Mundo Medio (primera parte).



     Tan solo tenía 19 años de edad Stephen King, cuando escribió al principio de la que sería luego considerada como su obra (épica) más importante, con las siguientes hoy famosas palabras de

        “El Hombre de Negro huía a través del desierto y el Pistolero iba detrás de él”.

      Con este primer breve, pero potente párrafo dio inicio a su saga titulada como La Torre Oscura, compuesta por 8 novelas principales, más textos anexos que abarcan una historia compleja que abarca directa e indirectamente gran parte de la narrativa del propio autor.
      Inspirado en el poema Childe Roland to the Dark Tower Came (Childe Roland a la Torres Oscura llegó) de Robert Browning, corresponde tal como se cuenta en las primeras líneas de este texto, de una obra nacida en plena juventud de su autor y que en la medida que este fue madurando como artista (y como hombre), fue cobrando mayor complejidad y calidad literaria con cada nueva entrega.
       A la hora de sintetizar el argumento central de estos libros, se puede decir que trata sobre el pistolero Rolando Deschain de Gilead, el último de su clase y de rancia alcurnia (una especie de caballero medieval, que en vez de espadas usa pistolas), quien debe llegar a toda costa a la llamada Torre Oscura y que es el centro de su mundo y de otras tierras paralelas.  En este lugar se halla prisionero el Rey Carmesí, su enemigo jurado a quien no conoce, pero sí a muchos de sus secuaces con los que se ha enfrentado desde que era adolescente, lo mismo que los suyos, así como otros que irán apareciendo durante su periplo a este lugar.  El gran villano tiene el poder y el deseo de desestabilizar toda la creación, lo que se puede observar en el hecho de que el Mundo Medio del que proviene el héroe se “ha movido”, lo que significa que la civilización ha caído y en la actualidad la gente vive en una especie de sociedad postapocalíptica, con proliferación de todo tipo de monstruos y aberraciones, así como del mismo mal en todas sus formas.  Por lo tanto es necesario que llegue Rolando a esta edificación para derrotar al Rey Carmesí y que todo vuelva a la normalidad.
      Como en los grandes títulos de ciencia ficción y fantasía, el novelista creó todo un universo de ficción con sus propias reglas y sello propios, de modo que acá nos encontramos tanto con una cronología, como con un lenguaje, vestuario, sociedad, costumbres y creencias bastantes delineados.  Para ello se sirve de varios elementos que enriquecen la ficción a través de la intertextualidad, el homenaje y la cultura popular, que al lector “culto” con mayor razón hacen atractivas estas narraciones.   Es así que a la hora de caracterizar al pistolero y a su gente, King realiza su propia reinterpretación de la leyenda artúrica, de modo que Rolando y su ascendencia provienen de Artur Eld, mientras que Gilead, su patria, viene a ser un símil de nada menos que Camelot.
      El escritor desde pequeño ha sido un admirador del género conocido como western, de vaqueros en el Lejano Oeste Americano (como bien les gusta llamarle a los gringos) y que luego originó una variante de origen europeo llamado spaghuetti western, por ser producciones italianas que simulaban estar ambientas en USA (si bien muchas de ellas filmadas nada menos que en España y en Marruecos). Es así que otra clásica historia que inspiró al novelista fue la llamada Trilogía del Hombre sin Nombre de Sergio Leone, con Clint Eastwood de protagonista.  Cabe mencionarse que King ha reconocido este hecho en muchas ocasiones; de igual modo en los mismos libros se ha hecho referencia al parecido del protagonista con el actor.
       Comenzando por el detalle de que estos libros transcurren mayormente en un lugar llamado el Mundo Medio, queda claro que su creador quiso también tributar a la obra maestra de Tolkien de El Señor de los Anillos, que transcurre en la Tierra Media (algo parecidos los nombres ¿No?).  Por supuesto que la misma Torre Oscura guarda varias relaciones con las torres que aparecen en la trilogía tolkiana (la de Saruman y la de Sauron, los dos grandes villanos de esta saga, si bien aparecen otras de vital importancia en dicha serie).  De igual manera el tópico del viaje del héroe tan relevante en estas novelas, resulta otro nexo entre un ciclo literario y otro.  Asimismo en el quinto libro, la bruja Rhea de Cos mantiene una relación con una bola de cristal mágica, igual que la de Gollum con el Anillo, tal como sucede en los textos de Tolkien.
       Volviendo al argumento de La Torre Oscura (abreviada en español como LTO), Rolando en su juventud tuvo un grupo de amigos de su misma edad, pistoleros como él, con quienes compartía una especie de hermandad que en el mundo de esta obras es sagrada y posee ciertos rasgos místicos: el ka-tet.  Poco antes de que el pistolero comenzara el largo viaje hacia su destino, sus compañeros fallecieron heroicamente y este se quedó solo.  Pues para lograr su propósito, era necesario que tuviera alrededor suyo a un nuevo equipo de formidables aliados.  Como su orden y/o clase ya se había extinguido, el personaje principal tuvo que invocarlos desde otro lugar, en este caso desde nuestra propia realidad.  Por lo tanto trajo a tres de ellos, otro mucho más tarde de haber comenzado la odisea se les unió (también llegado desde esta parte del multiverso) y un inesperado (y de igual manera valioso) amigo de su propio mundo vino a integrárseles; en el caso de los cuatro primero mencionados, cada uno de ellos de distintos periodos del siglo XX, todos estadounidenses (quizás algo que debiera mejorar King en su narrativa, sería la falta de personajes multiculturales, si bien al menos abundan en su obra personajes afroamericanos de gran relevancia para sus historias).  Los participantes del grupo protagonista de estas novelas son:
        Jake Chambers: El primer viajero y pistolero llegado desde este mundo y al que conocimos ya en la primera entrega de la saga.  Es un chico que está en los primeros años de su adolescencia.  En el primer libro Jake y Rolando se despiden en muy tristes circunstancias y luego en el tercero el muchacho regresa al Mundo Medio de forma increíble y para siempre.
      Eddie Dean: Más o menos un veinteañero, fue contactado por Rolando cuando era un adicto a la heroína y junto a su único hermano estaba en problemas con un mafioso que los proveía de ella.  Una vez en el Mundo Medio, consigue combatir su dependencia y como los otros del nuevo ka-tet se vuelve un formidable pistolero y alguien sobresaliente.
      Susannah Dean: Luego del mismo Rolando, quizás el mejor personaje de toda la saga (sin desmedro de muchos otros, que “El Rey del Terror” dio vida a personajes en verdad memorables en esta saga, aparte de los principales). Llega hasta el Mundo Medio bajo el nombre de Odetta Susannah Holmes, una joven mujer guapa de raza negra y que debido a un infortunado accidente no tiene piernas, razón por la cual usa una silla de ruedas.  No obstante este último hecho no es impedimento para que sea alguien muy capaz e independiente. El problema es que cuando es invocada, venía con un trastorno de doble personalidad, siendo su yo oculto una violenta y grosera “hija de perra” de nombre Detta, quien les trae un montón de problemas hasta que Eddie y Rolando logran dominarla.  Debido al romance nacido entre la “Dama de las Sombras” y el ex drogadicto, esta se cambia el apellido en honor al hombre que ama.
      Acho: Perteneciente a la raza animal de los bilibrambos que tienen aspecto entre perro y mapache, en realidad como sucede con su especie es una criatura inteligente, capaz de emitir ciertas palabras y mantener contacto con los humanos.  Es recogido por Jake tras ser exiliado por su manada en el transcurso del tercer volumen, razón por lo cual está muy ligado a este, quien lo adora.  Sus actos de lealtad son tan considerados, que se le conceda el honor de ser otro miembro importante en la familia de estos pistoleros.
        Padre Callahan: Sacerdote católico que se une al grupo durante el transcurso de la quinta entrega.  Stephen King rescató a este personaje de una de sus novelas más emblemáticas, Salem`s Lot.  En el libro recién mencionado este hombre mucho mayor que el resto del ka-tet, fue maldecido por un vampiro y estuvo vagando por años pasando de un mundo a otro, hasta que llegó a Mundo Medio y allí se encuentra con el resto de los personajes, convirtiéndose en un valioso amigo que los acompaña hasta el final de su viaje juntos.
         La novela inicial del ciclo recibe el nombre de El Pistolero y fue publicada por vez primera en 1982.  En ella Rolando anda detrás del sujeto que llevó a la perdición a su madre, a su pueblo y a buena parte de la civilización, Marten Broadcloak, el Hombre de Negro y cuyo verdadero nombre viene a ser Randal Flagg (quien aparece bajo este nombre en otras obras de King ambientadas en “otros mundos” como Apocalipsis y Los Ojos del Dragón).  Pues antes de lograr pillarlo, debe pasar por varias penurias, entre ellas su encuentro original con Jake.  En consideración con el resto de los títulos de la saga, su lectura no es muy amena, de seguro porque cuando su autor concibió buena parte de ella, aún no era un escritor profesional; además antes de aparecer en formato de libro, fue editado primero en la revista especializada  The Magazine of Fantasy and Science Fiction, entre 1978 y 1981 en cinco partes, las que comprenden los mismos capítulos del libro.  De seguro teniendo en cuenta este hecho y ya cuando estaba terminando la saga central, sacó en 2003 una versión revisada con la que mejoró bastante.
        De 1987 data la segunda parte titulada como La Llegada de los Tres, pues es cuando Rolando trae a su tierra a Eddie, Susannah y a un tercero, Jack Mort, un psicópata que fue el responsable del incidente que le costó las piernas a la mujer.  Superior que su predecesora, se trata de una obra llena de acción, momentos inolvidables y que puede ser considerada como el verdadero punto de partida para una saga, que en general da a sus lectores algunos de los mejores episodios en la narrativa de Stephen King.


         Las Tierras Baldías de 1991, viene a ser sin dudas aún mucho más gratificante como obra literaria que el libro anterior.  En ella sus protagonistas pasan por una serie de paisajes arrasados por la guerra nuclear y llena de mutantes, vestigios del llamado Pueblo Antiguo, que hace largo tiempo ya se extinguió; hasta llegar a la decrépita ciudad de Lud, antes toda una metrópolis de tecnología avanzada.  Aquí se les unen Jake y Acho y entre todos los peligros que deben sortear, el peor de ellos viene a ser Blaine, una inteligencia artificial con forma de un sofisticado monorriel.  El texto termina tal cual el final de temporada de una serie, en suspenso, o sea, en continuará.
        Con Mago y Cristal que data de 1997, Stephen King prosiguió escribiendo cada vez un libro más extenso que el anterior (llegando casi a las mil páginas en este caso).  Pues como era de esperarse, el comienzo de la novela parte justo donde quedó el anterior y su autor lo hace de maravillas (imposible olvidar cómo logran derrotar a su, en la práctica, superior nuevo rival).  No obstante lo que ocupa gran parte de su extensión, viene a ser el relato que hace el propio Rolando a sus compañeros, acerca de un importante episodio de su juventud, cuando aún era un adolescente y conoció a la única mujer a la que ha amado. La narración enmarcada dentro de un mundo distinto al que ahora habitan, está llena de esos episodios magníficos que solo un autor ya consagrado hace rato, como ya lo era King cuando escribió esta obra, puede regalar a sus lectores.
       En 1999 Stephen King fue atropellado por un camionero imprudente, algo digno de cualquiera de sus mejores historias, lo que casi lo llevó a la muerte.  Durante el largo proceso de su recuperación, el escritor se dio cuenta más que nunca de su propia mortalidad y como había prometido a sus lectores que LTO estaría compuesta por siete libros como mínimo, pues a Rolando y a su ka-tet les quedaba aún mucho por llegar a su destino, decidió terminar de una vez por todas su trabajo pendiente (tal como luego lo expresó en más de una entrevista).  Por lo tanto escribió casi de un tirón los tres últimos tomos de la serie (ojalá cierto caballero gordo y barbón, aprendiera de alguien más humilde y dado a su legión de fanáticos, je).


        Y entonces llegó la que para un servidor sería si quizás no la mejor entrega de la serie, de seguro la más entretenida y mejor realizada: Lobos del Calla.  En esta obra King se da un gusto mucho mayor que en el libro anterior, de hacerle tributo a los filmes y narraciones de western que tanto le gustan y en especial al famoso filme titulado Los 7 Magníficos.  Tal como en esta cinta, Rolando y los demás llegan hasta el pueblo de Calla Bryn Sturgis, un hermoso sitio lleno de gente honorable, pero que es asolado por las monstruosidades que le dan nombre a la novela; los habitantes que los acogen les solicitan su ayuda, en lo que también se encuentra el juramento que como pistoleros, han hecho con respecto a defender el bien y proteger a los inocentes de todo mal.  Acá es donde se les une el padre Callahan y les cuenta con gran deleite para uno, su historia sobre cómo llegó hasta el Mundo Medio.   Aparte de la referencia a la película de John Sturges (de ahí el nombre del pueblo), su creador hace tributo a los largometrajes de Star Wars, los cómics Marvel (en especial al villano Doctor Doom) y a los libros de Harry Potter de J.K. Rowling.
       En 2004 aparece Canción de Susannah, novela que tal como la segunda de la saga, transcurre mayormente en nuestro mundo, pues los miembros del ka-tet deben separarse y llegar a varios lugares y tiempos de este lado del multiverso, en pos de Susannah que ha sido poseída por un espíritu maligno, que arrancó con su cuerpo hasta nuestro hogar; de igual manera, otros deben seguir una serie de pistas que les permitirán poder llegar de una vez por todas a la Torre Oscura.  Luego de los fabulosos hechos del libro que le precedió, este al menos a quien aquí escribe no llega a tales niveles de genialidad, ya que es mucho más lento y en realidad viene a ser la antesala al último tomo de la saga (tan lleno de emociones para el lector que la ha seguido con fidelidad, muchos a lo largo de varios años).  Uno de los puntos más destacables de este capítulo, viene a ser cuando los protagonistas se encuentran con nada menos que Stephen King, en un interesante ejercicio metaliterario y que sirve al autor para reflexionar acerca del valor de la producción artística, el poder de las historias y lo que significó para él mismo su propio descenso a los infiernos, cuando fue un drogadicto declarado.
        En un mismo año King publicó las dos últimas novelas (hasta esa fecha) de LTO, si bien la conclusión apareció en septiembre de 2004, mientras que la otra en junio de ese mismo año (George R. R. Martin… ¡Aprende!).   Titulada simplemente como La Torre Oscura, viene a ser el libro más extenso del ciclo, está mucho más cerca de las mil páginas de extensión que Mago y Cristal.  Mucho sucede en este tomo, siendo de seguro lo más impactante cada una de las despedidas a las que nos somete el autor con respecto a sus heroicos protagonistas y que al menos en mi caso, produjeron mis primeras lágrimas producidas por una lectura.  En general se trata de una obra preciosa, realizada con mucha dedicación y que demuestra sin dudas el amor del escritor por sus personajes y sus mismos lectores constantes como bien le gusta llamarnos.  Sin embargo cuando todo iba tan bien y las expectativas cada vez eran más grandes, tras tantos momentos memorables, Stephen King pareciera haber sido incapaz de dar término como corresponde a su magna obra; pues justo cuando Rolando por fin llega hasta la Torre Oscura y se enfrenta al Rey Carmesí, la narración pierde su fuerza y sin dudas que decepciona.  Sin querer caer en el spoiler, lejos la batalla entre Ralph Roberts, el protagonista de Insomnia (una de las novelas anexas de la serie) y el mismo enemigo, está mejor armada que lo que aquí se cuenta.  Luego tras el desastroso final, como es costumbre del novelista, se agrega un epílogo y que aún es mucho peor, quitándole la dignidad al sacrificio de buena parte de sus protagonistas.  Ojalá en un futuro cercano King admita su error y arregle este entuerto con una versión revisada del clímax.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...