domingo, 14 de abril de 2019

La madurez de una saga.


1. De qué va el libro.

     La cuarta novela de la saga juvenil de ciencia ficción y fantasía de Artemis Fowl, del escritor irlandés Eoin Colfer, tiene como subtítulo el nombre de La Venganza de Opal (en inglés The Opal Decepction, o sea, El Engaño de Opal).  Publicada en el transcurso de 2005, tal como nos dice su nombre corresponde al regreso de la villana que conocimos en la segunda entrega, Encuentro en el Ártico, tras haber estado en coma cerca de un año, luego de su derrota a manos de la PES y sus aliados humanos.  De este modo, el libro trata acerca de su revancha, que implica un increíble y espeluznante plan, que pone en peligro más que nunca a nuestros héroes y antihéroes. 
      Opal Koboi, la bella, inteligente, malvada e inestable elfa que dirigía una poderosa empresa de tecnología, involucrada hace un tiempo atrás en la rebelión de los goblins, perpetua su venganza que implica tanto la humillación de sus enemigos, como su muerte.  Para ello cuenta con el apoyo de dos hermanos gemelos duendecillos, que hacen de los ejecutadores del aspecto físico del trabajo (que no se puede decir que ambos sean muy dotados intelectualmente, que digamos); de modo que cuando despierta de su letargo, lleva a cabo un elaborado plan que, además, significa apoderarse de ambos mundos, el mágico y el humano.
    La historia en sí comienza con la villana, quien ahora va quedando caracterizada como una persona por completo obsesiva, al más puro estilo de muchos de los super criminales de los cómics o series más célebres.  Solo a partir de muchas páginas, en el segundo capítulo, se nos lleva a lo que está pasando con Artemis y Mayordomo, así como el tercero recién se ahonda en los sucesos ocurridos en el Subsuelo.  Bien se puede decir, que Opal a estas alturas se ha transformado en una de los mejores personajes de la saga, teniendo muy buenos momentos de protagonismo absoluto en esta historia.
     Luego del impactante final que tuvo la entrega anterior, el lector ya seguidor de estas novelas, ansioso puede llegar a estar acerca de cómo Fowl y el resto de los “fangosos” recuperarían sus memorias de las Criaturas Mágicas…Pues, sin dudas, que este dilema se resuelve, pero el autor no usa recursos facilistas para ello, puesto que mucho debe pasar como para que nuestro ya querido genio delincuente de guante blanco, recupere su vida pasada junto a Holly y al resto de su estirpe.
    Por otro lado, tenemos a la valerosa capitana de la PES enfrentada casi sola a las artimañas de Koboi, quien la ha convertido en la Enemiga Público N° 1 de su pueblo; así que aparte de evitar de que esta la mate, tiene que salvarle la vida a sus amigos y, de paso, limpiar su nombre que ha quedado tan enlodado por culpa de la malvada duendecilla.
     No podía faltar Mantillo Mandíbulas, quien en contra de lo que esperaba para su persona, ha sido tan tocado por sus antiguos compañeros de aventuras, que una vez más está dispuesto a dejar de lado su vida delictual, para acudir en su ayuda.  Grandes momentos tiene este enano, que en cada intervención suya logra hacerse más entrañable para el público.


2- Las sorpresas con las que nos podemos encontrar.

      Ya han pasado casi 5 años desde que salió al mundo el primer libro de esta serie, que con mucho gusto estoy disfrutando desde febrero (y compartiendo con ustedes mis impresiones al respecto, pese a que nadie hasta el momento me ha dejado siquiera un comentario en los post, que le he dedicado a cada novela ya leída y revisada).  Más de una década ha pasado desde ese libro que comenzó todo y quienes siendo pequeños comenzaron a leer las aventuras de Artemis Fowl y compañía, como era de suponer, han crecido también; las experiencias del personaje y de sus seguidores no han sido en vano, que con ello viene la madurez y por eso mismo, las exigencias para que una historia sea mejor llevada a cabo, ganando sofisticación, se hacen imprescindibles para que una saga se vaya manteniendo fresca y mejore (para ello buenos ejemplos pueden ser en literatura los libros de Harry Potter y el programa de televisión de Buffy la Cazavampiros, que partieron con cierta simplicidad y en cada nueva entrega se fueron haciendo cada vez más complejos en sus argumentos y caracterizaciones de personajes).  Por lo tanto, cada nuevo texto debe asumir tales exigencias y en cuanto a esto podemos decir que su autor lo ha logrado con creces.
     En primer lugar nos encontramos nada menos, casi al principio de esta obra, con la muerte de uno de los personajes secundarios, al que ya conocíamos bastante.  Su pérdida se hace dolorosa para gran parte de los protagonistas y, como no, imposible que uno no llegue a lamentarlo también; que su deceso es narrado con dramatismo y efectividad, justo “frente a los ojos” de los lectores (bien podría encontrarse con un paralelismo, entre el asesinato de Sirius Black y este otro, el primero en el quinto volumen de Harry Potter; tratándose ambas víctimas de sujetos que para uno de los personajes, resultan ser una figura paternal…¿Simple coincidencia u homenaje o copia/idea prestada a J. K. Rowling?).
     De entre los protagonistas, sin dudas que quien puede llevar el adjetivo de héroe o más bien de heroína desde el principio de la saga, viene a ser la capitana de la PES Holly Canija, quien nunca ha dudado en poner primero el cumplimiento de su deber y de proteger a los demás, por sobre el de su propia seguridad.  Luego le sigue el irascible Julius Remo, su comandante, jefe y líder indiscutido, todo un ejemplo para los suyos dentro de las fuerzas del orden en el Subsuelo.  Hasta el momento tenemos a dos Criaturas Mágicas, como representantes del modelo más o menos clásico de paladín…El resto, solo a medida que va desarrollándose la saga va demostrando dotes hacia el heroísmo.  De este modo, se puede decir sin tapujos que es en la evolución que van teniendo los personajes, en especial alguien “complejo” como los es Artemis Fowl, que se puede notar el crecimiento argumental de la serie.  Al respecto, en ningún momento estas novelas se presentaron como literatura que tratara con condescendencia a sus lectores originales, ni que tuviese una orientación pedagógica y/o moralizante; no obstante, sí es posible detrás de tanta diversión,  llevarnos a la reflexión al darnos cuenta cómo es posible cambiar y volverse alguien mejor de lo que se era antes; en este sentido, Artemis es un buen ejemplo al respecto, puesto que a través de su figura se nos muestra que el amor de quienes nos rodean, puede ser esencial para convertirnos en una persona centrada, además de que radica dicha transformación en el libre albedrío y ello gracias a las decisiones que tomamos.
     Por otro lado, nos encontramos con el aumento de la intensidad en los episodios por los que pasan los personajes: la mentada muerte de uno de ellos, se quedará grabada en la memoria de más de uno de los lectores (entre ellos yo) y en ese sentido las repercusiones emocionales que ello tiene para sus pares, no puede ser más realista y conmovedor.  La verdad es que desde los clásicos cuentos de hadas, que los personajes sufren el deceso de un ser querido, pero al estar hablando de una obra literaria contemporánea como esta, originalmente dirigida a receptores menores de edad, plausible resulta ser que no le hagan el quite al tema de la muerte y el pesar que ello trae, puesto que no por ser menor de edad se está lejos de estas reglas de la vida y hay muchos pequeños (lamentablemente) que han sufrido la pérdida de alguien cercano. Además, como su servidor hay un montón de lectores ya adultos, otros que crecieron disfrutando de sus páginas, así que satisfactorio resulta ser que la narración se encargue de estos temas.
     Luego nos encontramos con momentos tales como Artemis y Holly rodeados por un sinnúmero de trolls, los que ahora son descritos más que nunca como bestias idiotas y sedientas de sangre, por completo mortales. El episodio en el que transcurre todo esto puede ser aterrador, con los personajes en un paraje lleno de huesos, cráneos y hasta cadáveres de estos monstruos.  Nos enteramos ahora de que las criaturas son caníbales y la narración sobre todo esto es tan efectiva, como la de momentos menos tensos o de otro estilo.
     Puede haber uno que otro elemento de humor, pero en esta ocasión ello no es tanto y por lo general esto corre bajo la efigie del buen Mantillo Mandíbulas.  Al respecto, podría decirse que el autor ha primado más el carácter serio en este tomo, si bien no puede ser más graciosa (e irónica), la manera de cómo resulta ser el destino final de la villana.



3. Para terminar…Por ahora.

     Para quienes quedamos encantados con Juliette, la hermana menor de Domovoi Mayordomo, esta no aparece en el libro; así que ojalá vuelva en otras entregas.  En cuanto a la aparición de otros personajes, tenemos con nosotros al comandante Aske Rosso de la PES, no una mala persona, pero sí alguien estrecho de miras y que se nos hace odioso a propósito para contrastarlo con su colega 
     Antes nunca les había contado, de la pareja de hermanos miembros de la PES de Camorra Kelp, el mayor, y Grub Kelp, el menor, quienes han intervenido en la saga desde el principio.  Pues por lo general el segundo siempre sale al principio de cada libro, como un sujeto gracioso debido a su ineptitud y cobardía, en contraste del otro, que también se nos aparece como alguien notable; es así que Camorra cerca del final del tomo, viene a ser fundamental para que los protagonistas puedan liberarse de una vez de sus vicisitudes.
     Destacable viene a ser que tras el clímax de la historia, Holly y Mantillo toman una gran decisión que marcará el resto de sus días, cuyos efectos hacen que uno solo quiera saber cómo resulta ello a partir de la siguiente novela.


viernes, 12 de abril de 2019

El Verdadero Capitán Marvel.


1. Marvel versus DC: ¿Quién gana?

     Luego de la decepción que significó para muchos (incluyéndome) el resultado final de Capitana Marvel, personaje insertado dentro del llamado Universo Cinemático Marvel, el reciente estreno de ¡Shazam! por parte del Universo Extendido DC para la pantalla grande, el ñoño fanático de las adaptaciones para el cine de sus cómics favoritos puede descansar en paz…¡Hay esperanzas para las producciones hollywoodenses del género! Y, por otro lado, parece que DC ha retomado el rumbo con respecto a los largometrajes sobre sus historietas, luego que a finales del año pasado Aquaman logró dejarnos contento tras el desastre que significó Liga de la Justicia; de ese modo, podemos esperar que Guasón (o Joker para los puristas) siga con la buena racha de estas versiones fílmicas.
      Por cierto, no hay que olvidar que el primer Capitán Marvel de las historietas es quien hoy en día es llamado Shazam, puesto que data de 1939 y solo porque los de la Casa de las Ideas fueron más astutos al inscribir legalmente el nombre, para otro personaje en los sesenta, razón por la cual con posterioridad fue llamado de esa forma.  La competencia entre las dos más grandes empresas y universos ficticios del cómic, se ha trasladado hasta nuestros días, con copias, homenajes y parodias entre sí (pese a los recordados cross-overs de antaño), al punto de que este mismo año hemos tenido en la pantalla grande las versiones fílmicas de los dos superhéroes que han llevado dicho título.  Puede que la actual justiciera marvelita que ostenta dicho nombre, sea la única capaz de llevar su apodo de forma legal, pero luego de la paupérrima historia detrás de su único filme hasta la fecha (sumado a la pésima caracterización del personaje…Tan misántropa en su adaptación hollywoodense) y que más encima haya llegado antes a las salas; pero bien se puede afirmar y de manera objetiva (creo), que lejos el otrora primer Capitán Marvel y hoy en día Shazam, ha conseguido desenvolverse mejor frente a su debut cinematográfico por varios motivos. 
     Vamos por parte.

2. La trama.

     La película nos muestra la génesis de nuestro campeón, Billy Batson, un chico de unos 12 años más o menos, supuestamente huérfano y cómo este llega a obtener los poderes que lo convierten en adulto cuando grita ¡Shazam!, transformándose en uno de los seres más poderosos sobre la Tierra.  En esta versión Billy durante buena parte de la trama, es un muchacho bastante ambivalente, de modo que lo vemos de una manera más realista que a  su símil de las historietas: con algo de resentimiento por la vida que le ha tocado pasar, incluso podríamos decir que es un rebelde contra el sistema; pero, pese a todo, posee una nobleza que le permite ser elegido por el mago ancestral y que le concede la naturaleza sobrenatural, para llevar a la práctica muchas de las fantasías que todo chiquillo a su edad quisiera realizar.  Sin embargo, el verdadero motivo para que Batson haya obtenido tales habilidades, es para lidiar contra el mal y, en especial, de corte mágico como él…Algo que este principiante debe aprender como muchos a tropiezos, puesto que solo cuando asuma su destino y logre quedar en paz con el resto del mundo, podrá conseguir la verdadera felicidad… y, entre medio de todo esto, derrotar al villano de turno.
     Tal como quizás quedó claro más arriba, este largometraje versiona de manera bastante cercana a las viñetas originales, la historia que muchos conocemos del paladín en cuestión; de este modo, vemos acá a varios de sus personajes secundarios y de apoyo (muchos de ellos luego protagonistas de sus propias aventuras), villanos incluidos, así como ideas llevados a la pantalla con verdadera genialidad.  Pero recordemos la evolución que ha tenido un personaje tan antiguo como este, por no mencionar a sus actualizaciones que se hacen de vez en cuando, para hacer estas historias más acordes a los gustos del presente; y como, más encima, se trata de hacer que el protagonista y todo lo relacionado con él sea llamativo a la mayor cantidad de gente del gran público masivo, el guión debe ser lo suficientemente atractivo como para contentar a la mayor cantidad de gente (entre ellos los ñoños, pero en especial a la audiencia que solo quiere divertirse…y apenas se ha leído un cómic en su vida).

Un momento muy gracioso de esta película, que no pueden dejar de ver.
3. Lo que logramos ver en esta cinta.

    El filme no parte con la historia de orfandad y heroísmo infantil de Billy Batson, sino que comienza presentándonos al “malo” de la trama, puesto que lo hace mostrándonos a quien luego será el archivillano Doctor Sivana, aunque cuando este era aún un niño.  Lo anterior, debido a que este flashback permite establecer los paralelos entre protagonista y antagonista, en lo que respecta a la calidad de los corazones de ambos y cómo luego sus contrarias opciones de vida los separan (como los confronta).
     Ahora bien, Thaddeus Sivana en las revistas hasta el reinicio de DC en 2012 y el resto de las adaptaciones audiovisuales, sale como un personaje esperpéntico; pero en persona lo vemos bajo la recia apariencia de Mark Strong (uno de estos tantos buenos actores expertos en hacer de villanos y participar en adaptaciones de cómics al cine, que ya antes fue Siniestro en Linterna Verde y el mafioso Frank D´Amico en Kick Ass, por no mencionar muchos otros de sus papeles, varios ligados al mundo del “frikismo”).  Además en esta ocasión si bien forma parte de una poderosa empresa tecnológica familiar, aparece no como el mad doctor de las viñetas, sino que como alguien obsesionado con la magia y luego como un tipo con poderes sobrenaturales.  Empero, en la versión que nos regala el séptimo arte, resulta ser un villano atractivo, lejos mejor que el tal Steppenwolf que vimos por ahí.
     Luego tenemos al mago Shazam, quien es más moreno que las anteriores encarnaciones suyas, puesto que sale interpretado por Djimon Hounsou, viéndose como un hombre muy, muy viejo y que ha llegado casi al final de su larga vida, esperando encontrar al heredero de los poderes que solo él puede otorgar.  Es así que a diferencia del canon típico de las historietas, este mago no es el maestro del joven Billy Batson, como bien sucede en dichas obras y permitiendo que el tema de la madurez espiritual suya, sea abordado desde el punto de vista de sus pares en vez de bajo la tutela de un maestro.
     No tenemos al recordado tío Dudley, el adorable y chistoso anciano de la Edad de Oro y del recordado cartoon, que los de mi generación vimos de pequeños, con quien vivía Billy Batson.  Sin embargo, el largometraje nos muestra al personaje en medio de una familia, liderada por un muy adorable matrimonio, quienes han adoptado a otros 5 niños y a los cual le cuesta adaptarse.  Luego nos enteramos de que los hermanos de Billy, también pueden adquirir similares poderes mágicos, convirtiéndose en superhéroes por derecho propio y con lo que se nos da el gusto a los conocedores de esta historieta, de apreciar en carne y hueso a los recordados Mary Marvel y Capitán Marvel Jr. (si bien nunca los llaman con estos nombres en la película).  Debe saberse, que la incorporación de esta familia compuesta por tales chicos, que luego se vuelven superpoderosos, viene a ser una idea (y homenaje) sacada del mundo de Flashpoint  donde en esa caótica realidad un grupo de niños multirracial y como los que aquí aparecen, al unirse dan origen al poderoso Shazam.
     Ya es hora de mencionar al gran coprotagonista de esta obra, Freddie Freeman, uno de los hermanos adoptivos de Billy en esta encarnación, según como en la actual continuidad de DC lo es (y no como el amigo de las viñetas originales).  Sin embargo, en una versión como en otra, que aquí también lo es, se trata de un muchacho lisiado que camina gracias a que usa una muleta; poseedor de un espíritu admirable, se vuelve un personaje entrañable en pantalla y ello gracias a su personalidad irónica y auténtica, alguien que debe lidiar con su soledad en base a su optimismo; luego, tras hacerse compinche de Billy, una vez que este último adquiere sus poderes, se convierte en su ancla moral.  Las escenas y diálogos entre ambos, resultan ser algunos de los mejores momentos de esta película, tan llena de gratas sorpresas.
     Por cierto, el guapo Zachary Levi interpreta a Shazam, siendo otro caso de un actor que ha interpretado algún papel de personajes de DC y Marvel por separado (como Ryan Reynolds, quien fue el Linterna Verde Hal Jordan y ahora hace de Deadpool en el cine).  Y es que en el UCM hizo de Fandral, uno de los 4 guerreros asgardianos amigos de Thor, donde se ve bastante irreconocible, a diferencia de su rol en esta película reciente. 
     Como aclaración, el pequeño Batson recibe su nombre de las habilidades de 7 héroes de la Antigüedad, de allí viene su nombre Shazam, compuesto por las primeras letras de cada uno de dichos sujetos.  La S correspondía al rey Salomón, famoso por su sabiduría según el Antiguo Testamento; sin embargo, en esta adaptación no se hace mención a tales atributos, al menos en lo que concierne a tales personajes, de tal modo que al menos como actúa en su mayoría el principiante Shazam, no se podría decir que uno de sus atributos es la sabiduría de tal patriarca bíblico.

El doctor Sivana del filme, más parecido a su actualización en los cómics, que al clásico como se puede ver en la viñeta.
4. En atención a los deceístas acérrimos.

     La editorial que publicó originalmente las historietas de Shazam, fue Fawcett Comics, en su revista Whiz Comics; es así que cuando los “pillos” de DC, se quedaron con el personaje y el resto de los que giraban en torno a este (como los mencionados Mary Marvel y el Capitán Marvel Jr.), llamaron Fawcett City al lugar donde vivían el superhéroe, junto a sus compañeros.  No obstante, en la película que ahora nos reúne, la ciudad en la que habitan todos es Philadelphia, aunque al menos en atención a las viñetas, el colegio donde todos estudian se llama Fawcett.
     Se suponía que el villano al que se iba a enfrentar en esta primera entrega, el también llamado “Gran Queso Amarillo” (apodo despectivo con el que se burlan los enemigos de ya saben quién) iba a ser Black Adam, el primer campeón que tuvo el mago Shazam entre los mortales y quien luego se corrompió volviéndose un personaje ruin (bueno, con posterioridad este fue más humanizado en historias recientes, llegando a actuar a veces como antihéroe); más encima, una superestrella como Dwayne Johnson iba a hacer en un principio de este.  Como al final no pudimos contar con uno y otro, como bien sabemos, se optó por el Doctor Sivana…Sin embargo, en al menos dos ocasiones a lo largo del metraje, se le hace mención indirecta.
     Así como el filme no se olvida de los dos mencionados archienemigos, también en un momento si estamos atentos, podemos ver al gusano inteligente de Mr. Mind, otro villano de peso dentro de las historias del otrora Capitán Marvel; luego, en la primera escena de post créditos (hay dos en total), Mr. Mind aparece en toda su gloria.
     Por otro lado, en repetidas ocasiones se hace mención directa e indirecta a Superman y a Batman, por lo general de manera muy graciosa…Hasta la última escena antes de los créditos, con una gran y aún más cómica sorpresa, relacionada con uno de estos otros dos paladines.  Asimismo, llegamos a tener al menos un par de cómicas alusiones a nada menos que Aquaman.
      Por cierto, no sé si será coincidencia o lo habrán hecho a propósito... ¿Pero se dieron cuenta de quién interpreta al padre de Thaddeus Sivana? Pues nada menos que un tremendo actor, John Glover, quien estuvo detrás de Lionel Luthor, el padre de Lex Luthor, en la recordada serie de televisión Smalville, sobre la juventud de Clark Kent antes de ser Superman (tremendo villano televisivo y quien tuvo una destacable evolución en el programa).  Pues si fue elegido el artista de adrede por los productores, claramente se trata de un bonito guiño a los fanáticos de DC (que además le puso la voz en inglés a varios otros villanos deceístas, en muchos cartoons, como al Acertijo en Batman: La Serie Animada).

Un servidor y Shazam, muy contento luego de ver su gran película.

5. Otros aspectos a tener en cuenta del filme.

     En Chile el filme que se estrenó para todo público, en realidad en Gringolandia tuvo censura de PG-13, o sea, menores de edad con restricción y/o acompañamiento de sus mayores...Y es que la película puede ser muy intensa a ratos, con momentos bastante dramáticos, que implican no solo violencia gráfica, verbal y psicológica, además de sangre; sino que vemos al protagonista enfrentado a su orfandad de una manera muy realista.  Por otro lado, aparecen criaturas bastante monstruosas, nada menos que los 7 Pecados Capitales, entidades malignas bastante relevantes en la cronología de Shazam (además estas criaturas, para nada se ven amistosas o graciosas, como el mismo villano principal).
     Por otro lado, hay al menos dos chistes de carácter sexual, que solo los mayorcitos pueden apreciar o los chicos más avispados.
     La cinta como es de esperar en todas las grandes historias, presenta varios valores morales a destacar:
  
1. La noción de familia como una institución valiosa dentro de la sociedad; ya no como algo fundado en los lazos sanguíneos, sino que en la comunión a través del amor y la aceptación del otro tal como es (lo que contrasta con la odiosa familia de Sivana).
2. El aprecio por la diversidad, tal como nos deja muy claro la familia adoptiva de Billy, con hermanos y padres de distinta etnia.
3. La oportunidad de acceder a la realización personal, como algo que depende de la voluntad de uno mismo y de aprender de sus errores.
4. La responsabilidad ante nuestros actos, que nos permite madurar y convertirnos en mejores personas.
5. La lealtad hacia quienes han confiado en uno, puesto que ello ayuda a estrechar con los lazos con los demás.

    Como pueden darse cuenta, vale la pena ver, rever y recomendar este filme, que en mi caso me quitó el mal sabor de boca de Capitana Marvel.  Espero volver a disfruar pronto en pantalla grande y en una producción tanto o más buena que esta, al "Gran Queso Rojo".




                                                                     Tráiler N° 1.

sábado, 6 de abril de 2019

Pecados de Omisión (quinta parte).


     Hace casi un año que comencé esta serie de escritos, en la que recuerdo todos aquellos libros que en diferentes épocas de mi vida no me compré, más que por falta de dinero, de puro tonto; que con posterioridad me he arrepentido, pues luego no los he vuelto a encontrar, al estar discontinuados en la actualidad.  Hoy en día retomo estas remembranzas, que forman parte de mi vida…y mis vergüenzas de coleccionista (compulsivo), je. 
    Les voy a contar, eso sí, que desde que realicé la última parte de las memorias que he compartido con ustedes, gracias a Buscalibre he podido conseguirme algunos de los títulos que me pesaban sobre la conciencia y es así que ya tengo y me leí Las Cuatro Después de la Medianoche de Stephen King y Huida al Sur, como también Baal, ambos de Robert McCammon; así que como podrán darse cuenta, todo tiene solución (salvo la muerte, como bien dicen por ahí).

1. La Flecha Negra de Robert Louise Stevenson.

    En primera de mis entregas sobre estas compras culposas que nunca hice, me referí a la colección Biblioteca de Oro de la Ciencia Ficción de Ediciones Orbis, que siendo muy “cabro” (joven) en mi adolescencia y primeros años de adultez, desaproveché de adquirir a precio de huevo.  Pues resulta que en una librería que hoy en día no existe, no solo tenían varios de sus números, sino que también se encontraban muchos ejemplares de una colección paralela de esta editorial, una dedicada a la aventura y de tapas blancas, en vez de las azules que eran aquellas sobre fantasía científica.  Se trataba de La Flecha Negra, de Robert Louise Stevenson, autor que me gusta bastante y al que ya a temprana edad había disfrutado con su clásico El Extraño Caso del Doctor Jeckyll y Mister Hyde, además de algunos cuentos suyos de terror como El Diablo en la Botella.
    Varias veces tuve el tomo en mis manos, que el valor que cobraban era casi ridículo y como en ese tiempo no existía la magia de Internet al menos para mí, así como tampoco tenía mucha gente con la que hablar de literatura, digamos, me había hecho la idea de que se trataba de una historia de indios, tipo Lejano Oeste.  Solo hace un par de años, conversando vía chat Gmail con mi amigo Roger Senra (gran admirador de este autor inglés) me enteré de que se trata de una novela histórica y que debido a sus acontecimientos puede recordarnos mucho a Juego de Tronos de George R. R. Martin.
     Con el tiempo he llegado a valorar más que nunca a este autor, un narrador que me ha dado muchas satisfacciones y que solo ahora puedo entender por qué es tan respetado por la crítica y amado por los lectores de las grandes narraciones de todo estilo.
     A finales de enero de este año, me encontraba en la Feria del Libro Usado de la Universidad Mayor y a la que acostumbro a ir con mi amigo Miguel Acevedo.  Fue la primera vez desde que asisto a dicho evento, en que no me compro nada, que si bien vi unas cuantas joyitas por ahí, nada me convenció lo suficiente como para desembolsar dinero (y ojo, que allá se encuentran muchos títulos en la práctica nuevos, que no todo allá está “usado”). Pues entre los volúmenes que me llamaron la atención estaban las Obras Completas de Robert Louise Stevenson, de esas encuadernadas en cuero negro y papel de biblia, tomos 1 y 3, creo, que muy baratos estaban los dos si uno los compraba juntos… ¡Y no me los llevé! Me merezco el desprecio de ustedes ¿No?


2. Asimov y sus Amigos en Torno a la Fundación.

     El “Buen Doctor” como gustan llamarle a Isaac Asimov es uno de mis autores favoritos, si bien en mi vida adulta no lo leo hace años y tengo harto suyo guardado aún en mi biblioteca pendiente.  Fue uno de los primeros escritores de ciencia ficción que leí cuando comencé en el colegio a degustar ese tipo de literatura, junto con H. G. Wells, Julio Verne, Ray Bradbury y Stanislaw Lem (¡Tremendo grupito!) y con posterioridad hice mi memoria para titularme en la universidad sobre su versión de los robots…Así que grande es mi deuda con ese señor.
     Fue justo cuando recibí mi primera paga como profesor, de un reemplazo de solo 6 horas a la semana en el mismo colegio que estudié y a través del cual estuve cubriendo justamente a una maestra que me hizo clases en la enseñanza básica (una persona no muy amable, por cierto).  No era mucho dinero, pero para mí, aún bastante joven, se trataba de una suma muy valiosa desde el punto de vista simbólico; me la gasté en una torta para celebrar y puros libros.  
     Como buen fanático de Stephen King me di el gusto y me compré la edición integral de bolsillo de La Milla Verde y en tapa dura Pesadillas y Alucinaciones e Insomnia.  Era el año 2000 si no me equivoco.  Todas estas adquisiciones las hice en una librería que es muy significativa para mí, la Mundilibros, siempre con grandes ofertas.  Los tomos de Asimov eran de la Grijalbo, una empresa que desapareció hace años, pero creo que volvió o al menos han vuelto a sacar títulos con su sello.  Se trataba de unos tomos inmensos y pesados y los habían otros de igual volumen, aunque en tapa blanda, siempre con portadas bellísimas y a veces hasta con relieve.  
      La plata que tenía en mi poder la estrujé lo suficiente como para llevarme lo que más me entusiasmaba y tuve que dejar de lado una antología única: Asimov y sus Amigos en Torno a la Fundación, donde se tributaba a este maestro por medio de escritos de muchos de sus colegas, por los cuarenta años del cierre de su mítica trilogía de Fundación (también conocida como Trilogía de Trantor).  El libro en cuestión es una joya imprescindible para los amantes de la ciencia ficción clásica, que además cuenta con un prefacio de Ray Bradbury, una verdadera consideración por parte de este otro pilar de dicha literatura hacia su par.  La verdad es que no sé cómo no fui al mes siguiente a buscar esta selección, que ya desapareció de las estanterías.
     Muchos años después, a mediados de 2014 y gracias a la primera colección de cuentos y novelas cortas de Orson Scott Card, Mapas en un Espejo, pude disfrutar de El Originista, una especie de precuela del primer libro de Fundación.

3. Horror.

     Así como Grijalbo dejó una imborrable impronta con sus títulos entre los ñoños, Martínez Roca fue otra editorial española que en especial en los noventa sacó tantas perlas de la ciencia ficción, el terror y la fantasía, que es difícil que quien no fuese de mi generación y gustara de tales tipos de historias, no tuviera al menos un par de sus ejemplares.  Entre sus colecciones estaba la serie de Gran Super Terror, también de gran tamaño (aunque nunca en tapa dura) y con unas portadas coloridas que incluían ilustraciones bastante llamativas, además de información para que el lector enganchara con facilidad y no dudara en comprarlos.  Fue así que muchas antologías salieron gracias a su iniciativa, las que pertenecían a distintos compiladores, aunque los españoles les pusieron el nombre genérico de Horror y llegaron a sacar 7 en total bajo ese título; yo solo pude comprar una de dichas selecciones, la número 5, aunque en la versión más modesta de bolsillo. 
     Ya estaban casi desaparecidos los preciados libros de Martínez Roca en todas sus colecciones, cuando un día me encontraba haciendo compras en Estación Central (una zona de Santiago famosa por su mercado variado y a la que voy seguido desde pequeño, debido a que me llevaba mi papá por ser comerciante), cuando en un kiosco dedicado a libros y revistas por lo general de segunda mano, me encontré con el primer número de Horror.  Era el comienzo del siglo en que nos encontramos y ya era muy difícil pillar algo de la mítica editorial, cuando me detuve en dicho puestecito que estaba en un pasaje junto a otros locales de ese tipo; recuerdo que pregunté por el precio, que era el único ejemplar existente y bien podría haber desembolsado el dinero como para poder llevármelo conmigo…Más no fue así, que en aquellos años todavía no había hecho de una ley mía, la idea de no desaprovechar las oportunidades como esas.  
     El escritor de fantasías terroríficas Charles L. Grant, se encargó de juntar un montón de narraciones de varios de sus colegas, entre los que se encuentran el mismo Stephen King y Robert Bloch, dos maestros indiscutidos.


4. Sacrilegio de Witley Strieber.

     El autor de esa tremenda novela de vampiros que es El Ansia, es uno de los artistas a los que feliz leería más, aparte de aquellas dos novelas que he gozado suyas (bueno, además de su aterrador libro de memorias Comunión y su extraño cuento La Piscina); la verdad es que aún tengo impoluto 2012, de su autoría, que me conseguí hace más o menos un par de años. 
    Cuando escribí sobre mi pecado de omisión con Majestic de tal señor, en la última entrega de esta serie de posts, había olvidado que tenía otro libro suyo sobre mis culpas: la novela de terror sobrenatural Sacrilegio.  Se trata de un texto que, a menos que me equivoque, fue uno de los últimos números de la mencionada colección de Gran Super Terror.  Poseedora de una de sus portadas más que llamativas, la tuve en mis manos no recuerdo bien si a finales de los noventa o durante la década pasada.  Solo una vez la vi por estos lares y fue en la Librería Antiyal, tienda de cómics en la que compraba de forma regular, hasta que su agradable dueño (“El Tío Manga” le pusieron unos amigos míos, ex alumnos) se puso muy carero.  Uno que otro libro venden allá, por lo general a muy buenos precios y así pasaba con este volumen del que les hablo, que también desaproveché la oportunidad de agregarlo a mi colección.  De puro gil no más, que quizás cuándo pille algo más de este escritor en español. 

miércoles, 3 de abril de 2019

Nuevas Fronteras. SEGUNDA PARTE


8- A Fisful of Datas (Un Puñado de Datas): Uno de los capítulos más famosos de la temporada y de TNG en general viene a ser este, todo un homenaje a los westerns, si bien con elementos propios de la parodia (así que tiene mucho, mucho humor).
    El dulce Alexander invita a su padre a pasar el tiempo libre dentro una simulación en el holodeck, basada en el Lejano Oeste gringo.  La llamada “ley del revólver” pareciera ser justo lo ideal para que el guerrero que hay en Worf estuviera a gusto, no obstante todo se complica cuando la intervención de Data en los sistemas computacionales, provoca un fallo en los sistemas que elimina el sistema de seguridad y hace que la entretención se vuelva algo más que mera evasión.  Pero el Jefe de Seguridad y su hijo no están solos para lidiar con los bandoleros, puesto que se les ha unido Deanna, gran admiradora de las historias de cowboys y quien más encima se ve muy guapa como “misteriosa pistolera”.
    Como ya se dijo, los momentos graciosos son bastantes  y ellos se sostienen tanto en la impasibilidad de un personaje tan atractivo como Worf, poco dado a bromear, todo gracias al talento de Michael Dorn, que cómico resulta ser cómo este actúa en un escenario tan distinto y a la vez tan parecido a lo que un guerrero klingon está acostumbrado; asimismo, Data/Brent Spinner vuelve a sobresalir, puesto que el guión permite al actor una vez más interpretar más de un papel.
    La puesta en escena es soberbia, propia de este tipo de historias y la música compuesta por Jay Chataway (el mismo compositor que realizó el bello tema de La Luz Interior de la temporada anterior) rememora y homenajea a los clásicos acordes de tales filmes.
    Por otro lado, Picard también tiene sus momentos graciosos y, a su vez, lo podemos ver tocando la flauta que le quedó como único recuerdo material de su experiencia en el citado episodio.  Además, Patrick Stewart vuelve a dirigir para la serie, una vez más a cargo de un capítulo donde Data es uno de los personajes principales.



                                                      Una aventura entre padre e hijo.


9- The Quality of Life (La Calidad de la Vida): Dentro del famoso lema de la serie que nos ha estado tomando nuestro tiempo todos estos meses, se encuentran las siguientes palabras…

“Su continua misión: (…), buscar nuevas formas de vida…”

    Es así que a lo largo de sus ya más de 5 temporadas en emisión, bastante nuevas y desconocidas especies se han encontrado los del Enterprise-D, siempre como una manera de honrar el amor por el conocimiento y la aventura. Pues en este capítulo, que puede ser que no sea tan divertido como otros o no tan espectacular como muchos más, se aborda de una manera bastante filosófica la idea de que la vida inteligente puede llegar de las maneras más increíbles; por lo tanto, detrás de una historia más o menos cerebral, nos encontramos en esta historia con ese tipo de ciencia ficción del que Star Trek también es heredera.
    Todo comienza cuando una muy guapa científica alienígena, llega hasta donde nuestros héroes, para ofrecerle a la Federación unas maquinitas que ha creado y que son capaces de adaptarse a los escenarios más imprevistos, con lo cual su uso implica un éxito total en las misiones donde son ocupados.  A esta dama le toca trabajar junto a Data, a quien admira debido a la maravilla tecnológica única que es esta IA.  Durante la colaboración entre ambos, el androide descubre que estos artefactos han evolucionado, algo así como hace años atrás pasó con los nanites modificados por Wesley Crusher, al principio de la tercera temporada.
     Por otro lado, interesante resulta ser que acá nos acordamos del mismo dilema en que estuvo Data, años atrás, durante el juicio que se le hizo para demostrar su derecho a considerarse un ser vivo pensante (en el hermoso capítulo La Medida de un Hombre de la segunda temporada).  A raíz de lo anterior, en esta ocasión le toca defender a estas otras IAS, en un muy interesante giro argumental.
     A todo esto, el clímax de la historia nos depara una sorpresiva cuota de emotividad y heroísmo.  


                                         Interesante debate sobre el significado de la vida.


10- Chain of Command, Part I (Cadena de Comando, Parte I): Estamos hablando de uno de los capítulos considerados entre lo mejorcito de TNG, que en todo caso se trata de una historia dividida en dos partes y ello le permite desarrollar su historia a niveles propios de una muy buena película del género.  Una tremenda historia, grandes actores invitados y dramatizaciones que hacen que uno llegue a pensar, que lo que aquí se ve ha superado todas las expectativas.
     Ha llegado a oído de la Federación de que los cardasianos, en contra de los acuerdos entre pueblos, han creado una nueva arma mutagénica, así que mandan a un pequeño equipo a investigar y si es necesario evitar que los responsables hagan uso de ella.  La misión está liderada por el buen capitán, Worf y la doctora Crusher, cada uno de ellos enviados por ser expertos en las áreas necesarias para que la misión sea un éxito. Paralelo a esto, llega al Enterprise otro capitán para tomar el mando de la nave de forma temporal, puesto que el oficial es la persona idónea para tratar con los cardasianos en este tipo de escenario.  
     Entre los aspectos a destacar de tan tremendo episodio, se encuentra el hecho de que por primera vez vemos a Beberly actuando en un plano más marcial, como heroína de acción; asimismo, impactante viene a ser que Picard sea sacado de su trabajo habitual y resienta la pérdida del control de su Enterprise, más encima a manos de un hombre tan distinto a él.  Por otro lado, su reemplazo hace que el cambio de mando se haga sentir entre la tripulación, lo que provoca interesantes roces y situaciones con los personajes ya conocidos.  En un plano menos relevante, aunque no por ello sin cierta trascendencia para la cronología de la serie, a partir de esta pieza Deanna comienza a usar uniforme militar (que mal no se ve, en todo caso), lo que tiene su explicación dentro de la trama.
     De los dos grandes artistas que intervienen en esta joyita, cabe destacar en la primera parte al veterano Rony Cox, quien interpreta al capitán Edward Jellico, un hombre que sobresale desde su aparición y que está lleno de sorpresas; el contraste con Jean-Luc hace que amemos más que nunca al francés, si bien queda claro que en situaciones difíciles como esta, se requiere olvidarse de algunas cosas (como del compañerismo) para sortear los conflictos.
    El nombre de esta historia hace mención a cómo funciona el ejército, algo que de seguro solo quienes han estado entre sus filas pueden entender y que gracias a Star Trek hemos podido conocer (en parte).


                                   Tráiler de la edición en Blu-ray de Cadena de Comando.


11- Chain of Command, Part II (Cadena de Comando, Parte II): Tal como pudimos apreciar al final de la primera parte, Picard fue atrapado por el enemigo y ello da pie a algunas de las escenas más impactantes (o devastadoras) del programa. Y es que nuestro capitán es nada menos que sometido a tortura por parte de los cardasianos, quienes desean sacarle información preciosa de los secretos militares de la Federación.
    Paralelo a lo anterior, siguen las conversaciones a bordo del Enterprise con los “amables vecinos”, para tratar de llegar a un acuerdo civilizado y evitar otra guerra más entre sus partes; no obstante, cabe recordar que los cardasianos (o al menos su ejército y gobierno) no son muy de fiar, así que de ellos se puede esperar cualquier cosa.
     Por otro lado, el capitán Jellico envía una misión secreta para lograr recuperar a Picard y para ello debe dejar de lado sus rencillas personales con Riker, el único que puede ayudarlo a llevar parte esencial de su plan (el último diálogo entre estos resulta estar muy bien llevado a cabo, con tremendos parlamentos entre ambos personajes y trabajos actorales soberbios, de parte de Cox y Frakes respectivamente).
     Volviendo a Picard en manos de los cardasianos, su duelo personal con el Gul (título militar de esta especie) es, sin dudas, un momento de antología no solo para la serie, sino que para toda la franquicia y, también, para la televisión.  Es, de seguro, la primera vez en que en un show de supuesto carácter familiar, vemos un desnudo masculino parcial y, además, se aborda con tanta crudeza el duro tema de la tortura (llama la atención que el maduro Patrick Stwart esté lejos en mejor forma que el resto de los actores masculinos, siendo que al “guaperas” Frakes nunca más lo mostraron a torso desnudo...a quien ahora hasta papada se le ve).  El dueto entre los shakespereanos Picard y Gul Madred es formidable, que estamos frente a la confrontación entre dos voluntades muy fuertes y visiones de mundo tan disímiles.  El capitán del Enterprise se muestra más que nunca en su faceta heroica, como hombre admirable y de fuertes convicciones; mientras que el cardasiano aparece como un villano intenso y, pese a ello, con cierta humanidad que lo delinea como un personaje a respetar.  No se puede negar que tras la igualmente inolvidable dramatización de La Luz Interior, al final de la temporada anterior, esta actuación de Stewart en un plano histriónico por completo diferente, lo exhibe ante nuestros ojos como un actor de primera.
    Cabe mencionar que el actor detrás del torturador de Jean-Luc, viene a ser David Warner (por completo irreconocible bajo su estupenda caracterización), ya antes había trabajado para Star Trek, primero en Star Trek V: The Final Frontier y, con posterioridad, en Star Trek VI: The Undicovered Country, siendo que en esta última ocasión su papel fue lejos mucho más emblemático.  En todo caso su labor en este capítulo doble, puede ser considerado como un rol aún mucho más destacado que los dos casos anteriores.
     Por cierto, interesantes datos sobre la historia de Cardasia se revelan en esta segunda parte, relevantes para el trabajo que se hará más adelante en DS9 con dicho pueblo.


                                 Una de las tantas intensas escenas de esta tremenda historia.

12- Ship in a Bottle (Una Nave en una Botella): Continuación directa del clásico episodio de la segunda temporada Elemental, Querido Data y en el cual una versión holográfica del rival literario de Sherlock Holmes, el profesor Moriarty, cobra vida autoconsciente y amenaza al Enterprise.
    En esta ocasión el personaje reaparece en el holodeck, tras llevar años “guardado” en la memoria de la computadora central de la nave.  Moriarty exige que se le respete su derecho a vivir en el mundo real, que gracias a su tremenda inteligencia ha logrado tomar, otra vez, el control del Enterprise; le queda a los encargados de ingeniería investigar la manera de cómo darle en el gusto al villano, quien pese a todo nos llega a agradar por su trato caballeroso con los demás, antes de que ocurra el desastre. 
    Por otro lado, Moriarty le ha dado vida a otro holograma, una bella mujer de la que está enamorado y la cual le corresponde, así que también pide se le otorgue a esta sus mismos privilegios.
     Asimismo, es la segunda aparición en la temporada el teniente Reginald Barclay, quien si bien no es el protagonista de esta historia, al menos participa lejos en un mejor capítulo que el irregular El Reino del Miedo.
     El final inesperado de este episodio es una alusión indirecta a clásicos literarios como El Gran Teatro del Mundo de Calderón de la Barca, donde se sugiere que cada uno de nosotros tiene un papel dentro de la existencia, que debe cumplir y que el ancho mundo es el escenario donde transcurre la mayor de las historias: la vida.  Por otro lado, se nos presenta la idea de que la realidad puede ser un sueño o una invención, que podemos vivir engañados, tal cual otra obra cumbre del teatro español, La Vida es Sueño del mismo autor mencionado.  El discurso de Picard tras todo esto viene a ser una muy simpática alusión al mismo carácter de ficción de la serie.
    No se puede dejar de mencionar que este capítulo es otra de las destacables perlas de la temporada, que su producción y puesta en escena sigue llevando a cuotas elevadas de creatividad el programa y que ya, hace rato, se ha transformado en todo un referente para la ciencia ficción, como para otros productos de la pantalla chica.


     Tráiler hecho por fans que reúne las dos aventuras con Moriarty en el Enterprise.


13- Aquiel: Luego de una seguidilla de capítulos memorables, viene este otro que podría considerarse como lo más paupérrimo de la temporada y, más encima, entre los menos acertados de todo TNG.  Sin embargo, para ser justos, igual posee sus puntos positivos que resaltar.
     El Enterprise llega a una estación espacial de la Federación, donde se ha cometido supuestamente un asesinato.  Le toca a Geordy revisar el diario videográfico de una de las oficiales, para ver si logran saber la verdad de lo sucedido, quien supuestamente está muerta; sin embargo, luego la mujer es traída hasta la presencia de los investigadores, gracias a la colaboración de unos klingons que tienen cerca su propia base.  Muchas sospechas hay entre medio y, de paso, nace un romance pese a todo.
     La Forge no había tenido un capítulo como protagonista desde el hermoso Reliquias en esta temporada, si bien cabe recordar que aquella vez estuvo al lado de un ícono como lo es Scotty de TOS, así que se escribió esta historia para él y que, la verdad, les salió a sus escritores bastante forzada (y eso que detrás de ella está uno de los genios de la franquicia: Branon Braga).  Acá se le otorgó, por fin, al personaje su primera verdadera aventura amorosa en pantalla (y si no me equivoco, la única, quedando por debajo de las aún más experimentadas Troi y Crusher), donde vemos que, casi de forma racista, la actriz a cargo de su conquista es afroamericana al igual que el propio LeVar Burton. Se incluyen encamada y beso amoroso por única vez en la historia del personaje.
     Podemos hallar una trama cercana al policial en la trama, donde hay una especie de homenaje a esa tremenda película de terror y de ciencia ficción que es El Enigma de Otro Mundo (The Thing del maestro del horror John Carpenter)…Aunque se puede afirmar que lejos como tributo trekker a dicho filme, mucho mejor el que podemos ver en el El Adversario de final de la tercera temporada de DS9.
     Por cierto, habría sido genial que considerando que varios efectos especiales de capítulos anteriores, fueron mejorados en esta edición remasterizada en blu-ray (tal como la medusa gigante del piloto y la Entidad Cristalina que apareció en dos ocasiones), hubiesen hecho algo parecido en este episodio…Pues bastante malito viene a ser el que acá aparece hacia el clímax.

La (única) conquista amorosa de Geordi. 

14- The Face of the Enemy (El Rostro del Enemigo): En esta ocasión estamos frente al mejor episodio de Deanna Troi, lo que además se debe en parte a la actuación de su actriz a cargo, la bella Marina Sirtis y a quien llegamos a tener el gusto en esta ocasión de verla en un registro dramático como nunca antes…
     La consejera despierta y se da cuenta de que algo raro ha pasado con ella: su fisonomía ha cambiado y ahora es en la práctica una romulana... ¿A qué se debe todo esto? Pues ha sido raptada e intervenida estéticamente para hacerla pasar por un miembro del Tal Shiar, la aterradora Agencia de Inteligencia romulana (es la primera vez que aparece en Star Trek esta organización, temida incluso por su propio pueblo, la que luego sería desarrollada bastante en sucesivas series de la franquicia). Resulta que el movimiento de resistencia romulana, que desea reunificar a su gente con los vulcanos, liderados por Spock (a los que conocimos en el célebre episodio de dos partes de la temporada anterior, en homenaje a los 25 años de la creación de Gene Rodenberry), la necesita como espía para que los ayude en una peligrosa misión.  La Troi se da cuenta que es verdad y accede a ayudar a los disidentes, si bien las acciones maquiavélicas de su enlace con el movimiento la complican bastante, por no mencionar lo difícil que es cumplir con su engaño en medio de romulanos leales al gobierno.
     El enfrentamiento entre la federacionista y la comandante a cargo de la nave es formidable, lejos unos de los mejores duetos entre adversarios de todo TNG (y de seguro del resto de Star Trek). Por otro lado, si nos desprejuiciamos, nos damos cuenta de que la comandante a la que se debe enfrentar Deanna no es una persona desalmada, lo que nos humaniza aún más a los romulanos: he ahí el nombre de este capítulo, conocer desde adentro al otro y más si se trata de alguien de quien tendemos a desconfiar. Es así que, por otro lado, esta historia nos permite saber de cómo funciona una nave romulana, que recordemos TNG ya antes nos había revelado la vida dentro de una klingon, por lo que ahora la deuda por fin queda saldada (en cambio solo muchos años después, gracias a Enterprise, sabremos cómo es todo esto con los vulcanos).
    Por cierto, esta idea de que una dama de la serie despierte de un momento a otro convertida en otra persona, en el “enemigo” más encima, con posterioridad fue reutilizada en DS9 durante su tercera temporada con La Segunda Piel (otro gran capítulo).

Un gran momento en El Rostro del Enemigo.
15- Tapestry (Tapiz): Por mucho que me guste el episodio anterior, debo ser sincero y afirmar que este otro se encuentra en muchas listas de especialistas y fanáticos, entre los verdaderos mejores de todo TNG.  Veamos por qué razones es así.
    Tras una misión, nuestro querido capitán yace herido de muerte, pues le ha llegado una especie de rayo en el pecho y que ha provocado que su corazón artificial se sobrecargue, provocándole la muerte.  Picard despierta en medio de una especie de limbo y donde se encuentra nada menos que con un ser superior… ¡Que resulta ser nada menos que Q! Tras una charla más que interesante entre los dos, en la que Jean-Luc se niega a creer que su “odioso” conocido sea Dios y tenga poder sobre él, Q le da la oportunidad de retroceder en el tiempo y evitar que se produzca el accidente que lo llevó a tener ese órgano artificial, que posteriormente le provocó la muerte.  De este modo, la historia nos lleva a una época en la vida del capitán que no conocíamos, cuando era otra persona.
    Este maravilloso capítulo aborda varios temas, la verdad: Por un lado tenemos el de la madurez, como un proceso que solo se logra con el paso del tiempo, luego de equivocarse y tropezar, que nadie nace sabio; luego tenemos la noción del libre albedrío, referido a la libertad que tenemos para llevar a cabo nuestra vida como más nos plazca y nos haga felices, si bien a veces los caminos que tomamos para ello no sean los más correctos; en sintonía con lo anterior, nos encontramos con el tema de las consecuencias de las decisiones que tomamos y los actos que llevamos a cabo para concretarlo; no podía faltar la noción de las nuevas oportunidades para resarcir nuestros errores, lo que implica convertirse en mejores personas…Todo lo anterior, tiene que ver, sin dudas, con la búsqueda de la felicidad y la idea de plenitud que en cada persona puede diferir a la de otras.
    Esta fue la primera vez en la que aparecieron los violentos nausicanos, raza salvaje que recuerda bastante a nuestros amados klingons. Y como anécdota, les contaré que la única vez en que se exhibió este capítulo en la televisión abierta chilena, a finales de los noventa y durante las vacaciones de verano un mes de febrero, que entonces lo daban cerca del mediodía, censuraron una escena por considerarla demasiado “subida de tono” (no les diré cuál, para no pecar de hacer tanto spoiler).


                                           Una escena de este indiscutido gran episodio.


 16- Birthright, Part I (Derecho de Nacimiento, Parte I): El Enterprise es enviado nada menos que a Deep Space Nine, de modo que este viene a ser el primer cross-over entre TNG y DS9 (aunque no hay mayor incidencia para la cronología del segundo programa, por mucho que acá aparezca como invitado el doctor Julian Bashir).  Es así que estando en sus inmediaciones, en un periodo de descanso, un extraño alienígena se acerca a Worf y le dice que tiene información valiosa para venderle: el paradero de su padre, que en realidad no murió durante el tristemente célebre desastre de Khitomer, donde los romulanos atacaron de manera cobarde a los klingons.  Tras mucho meditarlo, el Jefe de Seguridad de la nave insignia de la Federación accede a ir al lugar donde podría encontrar vivo a su progenitor y de ese modo en dicho lugar se encuentra con otra sorpresa.
    Por otro lado, a Data le llega producto de un accidente un rayo que lo deja en un estado parecido a la inconciencia, teniendo su primer sueño.  El androide lleno de una curiosidad que lo acerca cada vez a la humanidad, está decidido a descubrir la razón de sus visiones y es así cómo se le revela la verdad de todo esto.  
    Tiempo llevábamos ya sin que se abordara la gran saga klingon en el programa, donde Worf tiene un papel importante. Al respecto, esta historia aborda tan gran arco argumental desde otro punto de vista, que luego en su conclusión tomará muy interesantes direcciones.
     Esta es la primera vez en la que el veterano actor James Cromwell trabaja para la franquicia, con posterioridad artista muy ligado a ella y quien tuvo su mayor rol para ella en la memorable película First Contact.


                                                               El "sueño" de Data.

17- Birthright, Part II (Derecho de Nacimiento, Parte II): Worf se ha encontrado al final de su destino, con una imposible comunidad compuesta por romulanos y klingons; ellos son lo que queda del aciago desastre de Kithomer y, de ese modo, el guerrero se entera de la historia detrás de tal sociedad.
    En contra de su voluntad, Worf debe quedarse para siempre en ese lugar; pero este es voluntarioso y ve con horror cómo los suyos han dejado de lado su patrimonio cultural, que más encima a los jóvenes se le has negado el conocimiento de su recia estirpe. Es así que nuestro héroe comienza una verdadera revolución ideológica en dicho lugar.
     Por otro lado, el protagonista absoluto de este capítulo conoce a una joven lugareña, con la que tiene un romance.
     Esta historia nos lleva a apreciar más que nunca a esa orgullosa cultura ficticia que son los klingons, a la que poco a poco han ido enriqueciendo con tantas tradiciones y capítulos memorables (falta un buen resto de tiempo, para que nos den la imagen iconoclasta de los hijos de Kahless en Discovery); por otro lado, la otra de las tres grandes razas trekkers, los romulanos, es vuelta a ver de una manera más humanizada, que la de los rastreros villanos de siempre.
     Por mucho que esté entre mis favoritos de todo Star Trek Worf, no puedo dejar de ver su intromisión en la pacífica comunidad klingon-romulana, como la típica invasión de una tercera cultura (léase imperio: como los mismos gringos), que ostenta el poder superior y tener la verdad, mancillando con su intervención los cimientos de los pueblos en los que se interpone (esta idea mía, claro, dejando de lado, el acto de "devolverle" a los jóvenes klingons sus raíces; de modo que podemos tener una doble lectura de la presencia de Worf: una positiva o negativa,  según cómo se le mire).


                                                               ¡Grandes klingons!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...