viernes, 22 de septiembre de 2017

Los distintos caminos han terminado por unirse.

     
     Este año la esperada séptima temporada de Juego de Tronos llegó con cierto retraso, pues de estrenarse en abril como ya nos tenían acostumbrados, lo hizo en julio.  Más encima acortaron de manera considerable la cantidad de sus episodios, pasando a solo 7 en vez de los 10 que antes nos habían entregado por año.  La verdad es que uno siempre quedaba disconforme con “tan poco”, pero considerando la alta calidad de sus producciones, que sin dudas cada entrega cuesta mucho más que lo que vemos en muchos otros shows, uno bien podía (y debía) aceptar todo esto y conformarse con ello, que quienes hemos disfrutado otros títulos de HBO bien sabemos que así son sus programas.  Por otro lado, también hay otro detalle a la hora de tener en cuenta esta última temporada, algo bastante significativo: Que ahora el material mostrado al público ha dejado de basarse en lo escrito por George R. R. Martin, puesto que no debemos olvidar que corresponde a una adaptación de su saga titulada como Canción de Hielo y Fuego, razón por la cual de seguro les fue mucho más complicado continuar la historia por sus propios medios, siendo fieles a las novelas que la inspiraron (se supone que el escritor les confió algunas líneas argumentales de los dos últimos libros de la saga, aún sin publicar).  Y bien se podría decir que lo consiguieron, dejándonos con las expectativas muy altas para su finalización (que aún no me queda claro de si será el año que viene o en 2019).
      Uno de los puntos más fuertes de este año para GOT, viene a ser el que me llevó a ponerle su nombre a esta entrada: que ahora por fin, tras años de aventuras y desventuras por separado, muchos de sus protagonistas (en general aquellos que bien podemos considerarlos entre los de actitud ·”heroica”) se han cruzado con otros y han terminado por convertirse si no en amigos, sí en importantes aliados.  A su vez se han producido emotivos reencuentros, entre ellos los relacionados con hermanos Stark, bueno, con los pocos sobrevivientes de dicha familia.  De igual manera, no han faltado las despedidas y uno que otro regreso.  Es así que todo esto permite reconocer más que nunca la inmensidad de toda esta ficción, en la que tal como en las obras épicas más antiguas, pululan tantos personajes que los listados se hacen inmensos.
       Luego de todas  las fuerzas en pugna que estuvieron enfrentándose entre sí o que al menos estuvieron luchando frente a la adversidad para mantenerse en pie y sobrevivir a ello, bien podría decirse que en esta séptima temporada todo ha terminado por centrarse en tres ejes del poder: en el lado del bien (si nos ponemos maniqueos y olvidamos que acá los llamados “buenos” también cometen actos que a la luz de la mayoría son deplorables…Como lo que pasa en cierto momento con nada menos que Daenerys) se encuentra lo que pasa en la corte de la heredera de los Targaryen y por otra lo que sucede en el Norte, ya sea en Invernalia, como en los castillos de la Guardia de la Noche (incluyendo el Muro).  Todo lo relacionado con Desembarco del Rey y sus banderizos, que si bien necesariamente no pueden ser considerados como villanos en su totalidad, por estar liderados por la maquiavélica (la Perra, como bien me gusta llamarle) de Cersei Lannister, podemos tenerlos como una fuerza que en un principio rivaliza contra los otros dos.
       Igual debemos tener en cuenta todo lo relacionado con el carismático Samwell Tarly en la Ciudadela, que nos muestra a un grupo de personas que se supone no toma partido con lo que pasa en el resto del mundo.  Los llamados “intelectuales” y/o sabios que se creen superiores al resto…siendo que alguien como Sam, en cambio, contrasta con el resto porque a él sí que le interesa el resto y por eso una vez más nos vuelve a demostrar la calidad de su corazón. 
      Por otro lado, no falta el verdadero mal o “mal mayor”, que desde el principio estuvo anunciándose, hasta que ya en esta séptima temporada se constituye en la verdadera amenaza para la felicidad de toda la gente: los Caminantes Blancos.  Por lo tanto, en esta ocasión por fin vemos a la mayoría de los protagonistas en un mismo lugar, en al menos dos escenas clave, que tienen relación con el verdadero peligro que pende sobre las cabezas de los personajes.  Evento que requiere un cambio sobre cómo las cosas han funcionado durante mucho tiempo.  No está demás decir que para los seguidores del programa, esta reunión entre tantos protagonistas viene a ser un momento esperado por largo tiempo y sin duda que viene a estar entre los mejores recuerdos de su ya extensa cronología.
       No quiero caer en el spoiler y contar las grandes sorpresas que les depara a sus seguidores este año la serie, que en verdad son muchas.  Mejor es que uno descubra todas las maravillas que aquí son exhibidas.  Por eso solo me limito a hacer uno que otro comentario sobre lo que creo puedo destacar, sin quitarle a los demás la sorpresa.  En este sentido, puedo también agregar que así como los personajes han tenido que unirse a uno de los tres polos mencionados, todo para beneficio mutuo, ha surgido también otro tema bastante interesante: el de la entropía.  En otras palabras, lo que antes se había abordado a través de la triste canción de Las Lluvias de Castamere, ahora toma un sentido mucho más dramático.  Pues si la obra mencionada hace referencia a una poderosa familia que desapareció por completo, de aquí en adelante somos testigos del final de más de una rica dinastía.  Y esto no solo sucede por la dureza de las intrigas entre enemigos, sino que tiene que tiene que ver con la misma fragilidad de las grandes empresas humanas, que ante el paso del tiempo no son nada…Y sin embargo la voluntad de los mortales hombres y mujeres resulta ser un faro ante toda esta verdad.
        Asimismo, quien haya disfrutado los textos escritos por George R. R. Martin, si en realidad desea disfrutar su versión televisiva, debe asumir que una cosa es la narrativa de las novelas y otra la del programa.  Es así que ya a estas alturas uno puede tener claro que varias líneas argumentales de las novelas no aparecerán en pantalla, en especial cuando se trata de personajes que no han sido utilizados en esta adaptación.  En este sentido habría sido genial encontrarnos con sujetos tales como Corazón de Piedra, Jon Connington y Penny (entre muchos otros más), pero eso ya no será posible. De igual manera se les han dado destinos (algo) distintos, a varios otros que sí vemos acá, sin embargo lo han hecho tan bien los guionistas, que solo un purista de las novelas quedaría insatisfecho.  Igual queda la última temporada, a ver qué otra sorpresa se nos puede deparar al respecto.
        Desde la primera temporada, me he visto la mayoría de ellas en vacaciones de invierno (así como en general me he leído los libros en vacaciones de verano).  Noches frías y de lluvia han sido para mí el momento ideal para refocilarme con esta serie.  Este año de nuevo me la he visto en vacaciones de jornadas heladas en su mayoría, gracias al descanso de una semana por Fiestas Patrias.  Habré ocupado unos tres días en general para todo y por eso mismo rápido he podido realizar y subir este post.  Por otra parte, creo que esta vez más que nunca mis amigos que siguen GOT, me estuvieron animando a verla como ellos semanalmente, que más de uno de dijo que estaba “Está super buena” y trató de spoilearme (¿Existe ese verbo ya?); no obstante como siempre me resistí.  A diferencia de lo que me afirmó más de uno de ellos, no encuentro que sea una de las mejores temporadas, que a mi humilde parecer ese título lo llevan las temporadas 1 y 3, si mi memoria no me falla; pue pienso que al menos desde la pasada, han ido lentos los progresos de la historia y solo en los dos últimos episodios todo cobra mayor fuerza.
          Mi amigo Luciano se juntó junto a otra de nuestras amistades a ver el último episodio, mandándome una foto de Juan Francisco echado sobre su cama viendo (¿o esperando?) tal evento.  Miguel prefiero desistir de una invitación que le hice para no perderse la primera emisión del capítulo y de seguro Marcelo Brito junto a Rosita, se abarataron de cosas ricas para comer mientras gozaban…del espectáculo.  De seguro María Elena y su marido Iván, como Roger desde Venezuela estaban en la misma.  .  Cuando le pregunté a mis amigos sobre qué les había parecido el final de temporada, la mejor respuesta fue la que me dio Marcelo López cuando me escribió por medio del cell lo siguiente:

         Juego de Tronos terminó con un secreto develado, una muerte sorpresa, un poco de sexo, el poto de John Snow, una traición y una esperada invasión.  Toda la carne a la parrilla.  Tal vez debió haber matizado en capítulos anteriores.  Pero entretenido.”

          ¿Están de acuerdo con él? Yo sí.


Intro Séptima temporada.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Los blogueros que admiro. Quinta parte: Vladimir Vásquez y "La Cueva del Lobo".


Presentación:


     Vladimir Vasquez es uno de los dos blogueros venezolanos que llevo siguiendo hace más o menos un par de años.   Ya sea por una coincidencia o porque este mundo de la blogósfera es chico (pese a lo que uno pensaría), que me encontré con su página como enlace recomendado en dos blogs internacionales, con los que desde antes mantengo contacto: El Cuchitril de Cidroq, de México (del cual ya les he hablado) y Materia Oscura de la Mente (de Venezuela también).  La verdad es que me llamó la atención que en dos páginas de distinto origen se le diera tal consideración, más sin conocerse entre sí sus autores.  Por supuesto que este detalle debía decir mucho por la calidad de la llamada Cueva del Lobo.
     Así fue que que me puse a echarle el ojo de vez en cuando y me encontré con sitio tan profesional, que de inmediato lo atesoré.   Por esta misma razón cuando mi amigo Roger Senra de Materia Oscura de la Mente, me dijo el año pasado que Vladimir había recomendado una de mis entradas (justo cuando yo me encontraba de vacaciones en la playa, je), sentí un enorme orgullo, porque en tan valioso blog me consideraran.  Desde aquella vez, varias han sido las ocasiones en las que Vladimir le ha dado espacio a mi más humilde trabajo en su Cueva del Lobo, a través de su sección titulada Seminario Friki y en la cual promociona a otros blogueros.
       No puedo dejar de afirmar sin exageraciones que La Cueva del Lobo es sin duda un referente no solo para Latinoamérica, si no en nuestra lengua, de lo que es un blog dedicado a la ciencia ficción y tópicos afines.  Ello tiene que ver con el profesionalismo con el cual su creador mantiene el blog, que implica textos de alta calidad, actualizándolo con una periodicidad casi diaria y con una estética en la página que hace más amena las visitas a ella.  
       Por medio de esta entrevista no solo nos llegamos a encontrar con alguien culto, así como se nos revelan los pormenores a la hora de mantener una página como esta; sino que también es posible conocer a alguien sensible y sincero, que nos abre las puertas a su propia intimidad, detalle que se agradece. 

La entrevista.


1- Preséntate en no más de 200 palabras.

    Saludos a todos los amigos de El Cubil del Cíclope. Es un gusto para mi poder comunicarme con todos ustedes y encontrarme entre el selecto grupo de ilusteres personajes que han sido entrevistados aquí. Mi nombre es Vladimir Vasquez Franco, soy el editor y principal autor del Blog La Cueva del Lobo. Soy un fanático de la Ciencia Ficción, la fantasía y la cultura geek en general.

2- Cuéntanos acerca del origen de tu página.

    La Cueva del Lobo arranca durante la fiebre de los blogs por allá en 2005, cuando la idea de tener un sitio propio en la Internet era toda una novedad. Evolucionó de las listas de correos y de los foros y comencé a postear allí (muy irregularmente) todas mis ideas e impresiones.
    Así que si bien hoy no lo parece, La Cueva del Lob en un principio no era otra cosa que un blog personal.

3- ¿De qué trata tu blog?

     Prácticamente de todo. Aunque el foco principal del blog siempre ha sido la Ciencia Ficción porque ese es mi principal interés. Siempre he querido mantener mi blog sin especializarme demasiado. No me gusta repetirme mucho, ni me agrada escribir siempre de los mismos temas. Por eso en La Cueva del Lobo podrás encontrar desde la reseña de la última novela de Ciencia Ficción, pasando por mis expectativas sobre un videojuego que está por salir, hasta mis ideas sobre filosofía política o religión.
     Aunque admito que mayormente se trata de "cosas muy geek," porque eso es lo que consume mi mente mayormente.

4- ¿Qué satisfacciones te ha traído lo que haces?

     No niego que escribir en un blog en ocasiones sea un tanto frustrante, como casi cualquier actividad en la vida. Pero en general las satisfacciones han sido enormes. La Cueva del Lobo me ha ayudado de tantas maneras, ha resultado en una herramienta multidimensional que me apoya en mi economía, mi memoria, mi diversión, mi crecimiento como ser humano, etc.
    En la actualidad La Cueva del Lobo es una de mis principales fuentes de ingreso. Y viviendo en Venezuela durante la terrible crisis económica que vivimos en 2017, no tienes ni la más lejana idea de la inmensa ventaja que representa poder adquirir unos pocos dólares de manera regular en una economía en donde los dólares no existen.
    Entonces mi blog me ha permitido hasta comer cuando en mi país estamos en una crisis alimentaria.

5- ¿Cuál es la cercanía de tu gente (pareja, familia, amigos…) con tu labor en el blog que posees?

   Mi familia ha sido un apoyo enorme. Cuando decidí dedicarme a bloguear me respaldaron con todo el corazón y confiaron plenamente. Incluso diría que tuvieron más confianza en esto que yo mismo.
    Mis amigos más cercanos también han sido de una gran ayuda, aportando ideas o sugiriendo temas sobre los que eventualmente he escrito en el blog. Curiosamente a través del blog he hecho otros amigos, quienes me han apoyado de forma más directa, colaborando con sus propias historias, bien sea cuentos o artículos que han sido de una ayuda inestimable.

6- ¿Cómo es el proceso que tienes por lo general para escribir tus entradas?

    Pues depende mucho del tipo de entrada. Puede ser algo tan sencillo como ver un video en YouTube y desear comentarlo con los lectores del blog. Entonces apenas pego el video agrego una o dos imágenes y entonces elaboro mi opinión en dos o tres párrafos. Como también puede tratarse de algo mucho más complejo. En ocasiones el borrador de un artículo queda en el blog por meses.
   Por ejemplo en estos momentos estoy escribiendo un artículo sobre una lista de espadas que llevo pensando desde Julio. Tengo otro borrador sobre el juego de rol Tenra Bansho Zero que debe estar allí desde Mayo o algo así. No acabo de organizarme y la falta de tiempo no me ayuda.

7- ¿Cómo equilibras el resto de tu vida y tu tiempo con tu trabajo en la página?

    Muy mal ¡Jajajajaja! Con frecuencia llego a casa un domingo en la noche luego de una reunión con los amigos, y a esa hora me pongo a hacer El Semanario Friki. En ocasiones me empeño en escribir un artículo que me toma todo el día, toda la tarde y toda la noche.
    Lo más gracioso o lo más frustrante, son esas ocasiones en que escribo un sesudo artículo muy bien pensado y muy bien analizado que luego nadie lee. Por ejemplo ayer estaba recordando el tiempo que le dediqué a escribir una serie de artículos sobre el Torio que en realidad ha leído muy poca gente, pues a casi nadie le gusta la energía nuclear. El único artículo popular de esa serie fue aquel donde listé las desventajas del Torio, pues eso es lo único que el gran público desea leer.
    No obstante no me puedo quejar. ¿Cuantas personas pueden decir que tienen un trabajo en donde se imponen su propio ritmo y establecen su propio horario? Puede que sea ingrato en ocasiones. De seguro tengo que organizarme mejor. Pero me encuentro en una situación privilegiada.

8- ¿Qué autores lees en literatura y cómics? Expláyate lo que quieras.

    En Literatura soy muy fanático del trabajo que hizo Frank Herbert con la saga Dune. Al contrario de muchos otros fanáticos, yo sí he disfrutado con las continuaciones que han hecho el hijo, Brian Herbert y el odiado por alguno y amado por otros Kevin J. Anderson.
     También soy sumamente fanático de Jack Vance, por cierto amigo personal de Herbert. Unas décadas atrás me di un banquete con todas las obras del autor que fueron publicadas en español. Y ahora tengo planes de repetir con las obras que solo están en inglés y posiblemente repite lo que ya leí pero en su versión original. Ya comencé por los relatos cortos y no podía estar más contento.
    Pienso que Sapkowski no recibe la atención que merece. Es el autor de una de las franquicias más importantes de la fantasía actual, pero creo que ha sido eclipsado por George R. R. Martin y su Canción de Hielo y Fuego. A George también lo admiro mucho, pero pienso que hay que dejarlo terminar su saga a su ritmo. Martin es mucho más que Canción de Hielo y Fuego, y por cierto tiene unas historias de Ciencia Ficción buenísimas.
     Hace poco disfruté un montón con la saga de La Primera Ley de Joe Abercrombie. Lo único que me arrepiento es no haberla leído antes.
     Entre los autores de Ciencia Ficción actual me gustaría recomendar a Scalzi y su saga del Hombre Viejo. Se trata de Ciencia Ficción militar al viejo estilo calcado de Tropas del Espacio o La Guerra Interminable, pero con los trucos literarios de hoy en día.
     También he estado disfrutando de la saga de El Espacio Revelado de Alastair Reynolds. Aunque parece que el autor tiene dificultades presentando un personaje simpático. A través de sus personajes "malasangrosos" Reynolds consigue contar historias interesantes.
     En cómics en la actualidad estoy muy sorprendido con Rick Remender. Se trata de un guionista imparable que al mismo tiempo lleva una ristra de series impresionantes. MUY recomendado LOW, Black Science, Deadly Class, y Tokyo Ghost. Son algunas de sus series que he podido disfrutar recientemente y me han dejado con la boca abierta. Remender es un monstruo.
      Mi principal afición en cuanto a cómics en los últimos años sin embargo, ha sido Robert Kirkman (The Walking Dead) y su Invincible. A quienes vengo siguiendo la pista con bastante fanatismo desde hace muchos años. La historia del joven Grayson me fascina, ahora que se acerca a su final no sé ni cómo sentirme. Se me antoja casi surreal estar leyendo los capítulos finales de una historia que he leído por tanto tiempo.
     Mark Millar es otro autor a quien he venido admirando cada vez más. Odiado por unos y amado por otros, me parece que Millar se atreve a hacer lo que muchos otros guionistas de cómics solo sueñan. Eso le gana muchos admiradores, pero también muchos enemigos. Además como parece que Hollywood se ha enamorado de su trabajo esto ha generado una envidia tremenda. Pero en mi opinión es un genio. Algunos de sus trabajos más recientes como Empress, Starlight o Chrononauts, son una delicia y se leen en un momento.
     Warren Ellis es un autor con el que varios de los escritores de La Cueva del Lobo tenemos una suerte de fetiche. Todos llegamos a él por distintas obras y todos hicimos las reseñas en el blog con lo que reforzamos ese gusto sobre Ellis unos en otros. Me pareció muy curioso.
     En general me gustan mucho los títulos de Image Comics y cuando quiero algo nuevo busco allí y nunca me defraudan.


9- ¿Qué películas y/o series recomiendas? Danos tus razones.

     Me sorprende que en el mundo hay personas que solo han visto Inception una vez. Es una película con un montón de aristas y subtramas que solo se aprecian cuando la vez una segunda o tercera vez. Yo la repito regularmente y cada vez la disfruto más. Las posibilidades del concepto me fascinan.
    Estoy fascinado con la saga de Guardianes de la Galaxia. ¡Vaya concepto! Qué personajes, qué universo el que han conseguido plasmar en la pantalla, me encanta. Y de paso ¿pretenden unirlo con los Avengers? ¿No es como demasiado? Mis expectativas son demasiado exageradas.
   También estoy fascinado con el revival de Star Wars, me encanta la manera en que Abrams ha conseguido revivir una franquicia que parecía estar perdiendo su vigencia.
      Series de televisión veo pocas, porque ocupan demasiado tiempo y es un recurso del que no dispongo en abundancia. No obstante en estos días he estado disfrutando mucho con Rick & Morty, la cual recomiendo encarecidamente. Soy un fan de los universos paralelos y esta serie parece dedicada a complacer todas y cada una de mis fantasías. En cuanto a anime he estado disfrutando de Boku No Hero Academia. Me encanta el punto de vista que nos presentan del mundo de los super-héroes.

10- ¿Algún post favorito que poseas? ¿Por qué?


     Durante años sufrí de un ciclo depresivo. Llegué a pensar que esa sería mi forma de vivir, que esa persona triste y frustrada sería yo por el resto de mi vida. Pero eventualmente conseguí salir de ese pozo, logré escapar. Se siente increíble haber salido, es asombroso mirar atrás y comprender que ya no soy así. Pero lo mejor quizá sea saber que tengo las herramientas para salir de una crisis de esas en caso que vuelva a caer. De hecho en los momentos difíciles que hemos vivido en Venezuela en los meses recientes. Hubo momentos en que me sentí muy mal. Con disparos en la esquina de mi casa, y bombas lacrimógenas que explotaban a pocos pasos de mi jardín, era como difícil no sentirse mal. Y no obstante, las técnicas que describí en ese artículo, me ayudaron a levantarme de nuevo.
      Pienso que es uno de mis artículos favoritos. Sé que no soy un psicólogo, sé que no soy un experto, pero si mi experiencia puede ayudar a alguien más, eso me hace sentir muy feliz.

11- Cuéntanos de tus propias obras de ficción.

    Llevo año escribiendo Ciencia Ficción y Fantasía, relatos de toda longitud. Finalmente un par de años atrás me animé a autopublicar mi primera novela: Los Cielos de Júpiter, una enorme saga de Space Opera ambientada en nuestro sistema Solar. La clásica historia de quienes desean el cambio y aquellos que quieren que todo siga igual. El conflicto entre el pensamiento tribal y la imaginación individual.
    Sin embargo hay un detalle curioso. A diferencia de la gran mayoría de los autores, yo amo lo que escribo. Hace poco volví a leer una historia que escribí unos 20 años atrás y me pareció genial y muy divertida (para ser escrita por un muchacho de 20 tantos). Pero con Los Cielos de Júpiter me ocurrió algo curioso. A mí me pareció que escribí una novela espectacular. Más la reacción del público fue "menos entusiasta" de lo que yo esperaba. Creo que ese fue un estrellón fuerte contra la realidad para mí.
     Creo que la visión optimista del futuro que presento en la obra, no encaja en la visión pesimista, post-apocalíptica tan de moda en la Ciencia Ficción actual. No es lo que el lector actual desea leer. ¿Viajes interplanetarios? ¿Energía nuclear? ¿Ciudades en órbita? Es un contraste fuerte con el yermo gris y triste que nos presenta la mayor parte de la Ciencia Ficción de moda en la actualidad.
     No obstante pienso que la publicación de la novela me ayudó en un momento difícil que viví en ese tiempo y los pocos ejemplares de la misma que se vendieron entonces me ayudaron bastante.
      Muchos lectores me han preguntado si ¿habrá una continuación? Y mi respuesta es que posiblemente sí. Pero ocupado como estoy intentando sobrevivir en la Venezuela actual, se me ha hecho cuesta arriba cualquier plan que no implique sobrevivir.
      He intentado volver a las historias cortas con un éxito mediano, han salido un par de relatos que me han gustado bastante, pero de nuevo mi problema es el tiempo y la organización.

12- Para finalizar… ¿Qué le dirías a tus futuros lectores para animarlos a adentrarse en tu espacio en la blogósfera?

     ¿Estás harto de las infinitas discusiones sin ningún sentido en las redes sociales? ¿Ya tuviste suficiente con las inacabables diatribas sobre fútbol y política? ¿Te gustan la Ciencia Ficción, la fantasía, los cómics, los juegos de mesa, el anime, el rol, los videojuegos, etc?
     Te invito a que te des un paseo por mi blog, La Cueva del Lobo. En donde encontrarás de todo eso en abundancia.
      Muchas gracias a Elwin por esta oportunidad de presentarme ante sus lectores y muchas gracias a todos aquellos que se tomaron el tiempo de leer hasta aquí.
      Un abrazo, les deseo lo mejor, nos seguimos leyendo.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Ahora sí que podemos descansar en paz (por el momento, claro).



     Tras el injusto recibimiento de la crítica y del público de la adaptación de Cell, la reinterpretación de las historias de zombies de Stephen King, el año pasado y la lamentable versión para el cine de La Torre Oscura estrenada hace menos de un par de meses aproximadamente, los “lectores constantes” del llamado Rey del Terror ciframos nuestras esperanzas en It como la respuesta a nuestras plegarias… ¡Y así ha sido gracias a Dios!
     Largo tiempo ha pasado desde que un proyecto cinematográfico sobre la narrativa de nuestro autor predilecto, no causaba tal sensación, de la mezcla perfecta entre arte y éxito de taquilla y crítica, siendo que luego de The Mist (2007), hace exactamente una década, que no se hacen buenas obras para la pantalla grande acerca de su narrativa.  En cambio la televisión sí nos ha dado una mejor dosis audiovisual sobre sus ficciones, con series como Haven y la miniserie de 22/11/63, pero eso es otra historia.
Precioso fanart para un afiche estilo vintage 
      A la hora de evaluar lo conseguido por este filme, el primero de los dos que componen el díptico cinematográfico acerca de una de las novelas claves del autor, resulta imposible no traer a la memoria la miniserie de más de 3 horas de duración (indiscutidamente todo un clásico), que por años fue el único referente audiovisual acerca de su aterrador monstruo Pennywise, el ancestral ser que se alimenta del miedo y que en dos ocasiones fue vencido por un grupo muy especial de amigos.  Pues por mucho que nos guste este producto televisivo, hay que ser sinceros, y la miniserie con su escaso presupuesto no consigue hacerle completo honor al libro de más de mil páginas.  El tema no solo se debe al escaso presupuesto con el que contó, sino que también a que en aquel tiempo los productores de la tele y la mentalidad de la gente, aún no estaban preparados para hacer algo tan gore y chocante como lo que en la novela aparece.  Sin embargo con justica debemos decir que esta pieza, pese a todo, es maravillosa y todavía sigue encantando.
       Dirigida por el argentino Andrés Muschietti (quien cobrara fama internacional por su otra película producida por Hollywood,  Mama), es una obra de más de dos horas de duración.  Sus protagonistas corresponden al llamado Club de los Perdedores, un equipo compuesto por una niña y seis varones.  La trama se centra solo en los capítulos del libro que transcurren en el pasado.  En cambio la segunda parte, que sucede en la actualidad, cuando sus chicos ya son adultos, recién se estrenará en el transcurso de 2019 y también será dirigida por Muschietti.  Es así que gracias a la decisión de haber dividido el argumento de esta manera, se pudieron desarrollar mejor varios elementos, que en la miniserie quedaron demasiado reducidos o ignorados por completo.  En todo caso debe decirse que esta nueva adaptación igual se toma varias libertades con respecto al material original, en especial en lo que concierne al clímax y en el que los niños, todos unidos, terminan derrotando (por el momento) al mal que acosa a la ciudad de Derry.  No obstante todo está tan bien orquestado, que quien haya leído no queda decepcionado, pues el guión y su puesta en escena, están llevados a cabo con mucho amor hacia la ficción de Stephen King.
       Hay quienes afirman que esta actual It le debe mucho al éxito de la serie de terror Stranger Things y si es así, qué bien, ya que el programa de Netflix sobre un grupo de chicos (también con una sola dama en el equipo) que se enfrentan a su propio monstruo de pesadilla, en verdad que hizo escuela…No obstante lo que la gente no puede olvidar, es que este otro título en todo momento quiso homenajear al mismísimo Stephen King, de modo que una y otra fantasía se nutren entre sí para cobrar mayor interés (de hecho, uno de los jóvenes actores que interviene en el éxito de Netflix, interpreta a uno de los personajes principales de este largometraje).   Quizás el detalle en el que más se detienen quienes afirman esta deuda con Stranger Things, tiene relación con el hecho de que en vez de transcurrir los acontecimientos de esta primera parte en los sesenta, tal como en la novela original y en la miniserie, todo suceda en los años ochenta.  Sin embargo hay otra lógica a la hora de considerar este cambio de una época por la otra y que tiene relación con que muchos de los adultos que en su momento leyeron el libro (como un servidor), pasaron su niñez en estos recordados ochenta, con lo cual el recurso de la nostalgia se convierte en un mayor aliciente para atraer al público que paga por las entradas y luego por volver a verla (ya sea en el cable u otro medio), además de comprarla en DVD, blu-ray o descargándola; asimismo, tampoco se puede obviar que mucha de esta misma gente es la que luego gasta en su merchandising, pues quiérase o no, una parte importante de quienes ahora controlan el mundo y poseen suficiente poder adquisitivo…No dejan (no dejamos) de identificarnos con estos chiquillos, que pasaron su infancia en tal década.
      Entre los puntos fuertes de esta cinta se haya sin duda su poderoso comienzo, uno de los mejores comienzos de uno de las tantas novelas escritas por Stephen King.  Filmada de manera hermosa y aterradora, con una genial fotografía que en realidad nos hace creer que estamos en medio de una lluvia tormentosa, el comienzo es una promesa cumplida de que estamos frente a un excelente ejemplo del cine de terror actual.  Cuando queda de manifiesto la intensa relación entre los dos hermanos, Bill y Georgie respectivamente, y luego aparece Pennywise (aterrador, “simpático” y luego más aterrador que nunca), nos damos cuenta de inmediato que se han tomado con seriedad la responsabilidad de hacer una adaptación memorable…Además, no escatimaron con la crudeza que aparece en el texto literario, pues en It los niños no solo corren peligro, sino que son atacados con fiereza por un monstruo que no tiene piedad con ellos; por lo tanto, la violencia a la que se enfrentan los pequeños no es algo sugerido acá, al contrario, es algo que se presenta de manera explícita.  En otras palabras, los responsables de esta cinta fueron valientes y se comprometieron con King, su libro y en especial con su público, que esperábamos este nivel de dramatismo.
      También cabe destacar lo pequeños que se ven los protagonistas de este filme, o sea, el hecho de que el llamado Club de los Perdedores se aprecie sin duda como una comunidad compuesta por niños y/o preadolescentes.  Salvo al personaje de Beverly, todo el resto del grupo aún conserva el cuerpo andrógino de alguien de su edad y si la muchacha aparece como alguien mayor, ello responde tanto al hecho de que las mujeres se desarrollan antes de tiempo, como al papel que le toca representar dentro de la historia: de ser tanto alguien que por desgracia le tocó madurar antes de tiempo, como por constituirse en el centro del despertar amoroso y sexual de los suyos.  Al respecto, valiosa viene a ser la escena en la que los amigos disfrutan de una tarde veraniega, refrescándose con unos cuantos chapoteos, pues lo que sucede y se muestra en tal momento del metraje, evidencia sin vacilaciones lo afirmado.
Mi foto de rigor con el afiche.
       Siendo que esta película se centra en la infancia de sus protagonistas, bien puede decirse que la trama que gira en torno al monstruo que viene a ser It (o Eso) y en especial a cómo los seres humanos (o mejor dicho niños), enfrentamos el temor en cada una de sus manifestaciones, así como el mismo dolor y la soledad ante las injusticias de la vida,  es acá llevada al extremo por dejar de lado el punto de vista de los adultos.  Es más, vez que aparecen mayores y estos tienen diálogos, salvo 3 de los padres que aquí vemos, salen como progenitores abusadores y si bien los de Bill no caen en este defecto, si comparten el carácter de faltos de empatía para con sus retoños.  Por lo tanto el mundo de los adultos es apreciado en esta cinta como algo tan extraño y hasta nocivo, como lo es la criatura que se hace llamar Pennywise.  Esta separación tajante entre pequeños y grandes, aumenta el dramatismo de la cruzada de los niños, quienes tal como queda expresado en la cinta, solo se tienen a sí mismos para enfrentarse al mal que los acosa.
         Para muchos de quienes vimos y disfrutamos la citada miniserie sobre la famosa novela de Stephen King, quizás lo mejor de ella sea la interpretación del veterano Tim Curry como Pennywise, quien hace de este de un manera magistral y que sin dudas se “roba la película” en sus intervenciones.  Pues debido a ello, el joven Bill Skarsgård (de solo 26 añitos) sin dudas que la tenía difícil con tan gran antecedente…y menos mal que salió bien librado.  Ahora bien, su payaso es por completo distinto al de la pantalla pequeña, tanto en su presencia, como en su personalidad: usando un traje propio de un tony más bien “retro”, posee un rostro en el que destaca su pintura, que exagera su sonrisa como la del Guasón de los cómics de Batman, con lo que queda de manifiesto su naturaleza macabra; de igual manera llama la atención el detalle de su enorme frente resquebrajada, lo que da la idea de algo muy viejo y descompuesto por debajo de la superficie.  No obstante lo que más se debe valorar, creo, de este nuevo Pennywise, viene a ser el hecho de que se alejaron de la idea de un payaso-monstruo cómico y/o que hiciera uso del humor negro, para optar por un ser dentro de lo posible lo más aterrador posible, algo así como una bestia salvaje comehombres (o “comeniños”). Vez que sale en pantalla este más actual Pennywise, a mucha gente logra provocarle más de un susto y un grito (como una dama que gritó de lo lindo en una butaca detrás de mío en el cine).
         Por supuesto que dan ganas de ver una y otra vez este largometraje, que la próxima ocasión deseo hacerlo en su lengua original (que en todo caso el doblaje “latino” está soberbio).  Ojalá cuando salga en blu-ray tenga una versión extendida.  Habrá que esperar a la segunda parte, que lamentablemente nos queda harto para ello y que todos deseamos sea tanto o más buena que esta primera parte.


Trailer Nº 1 subtitulado.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Reencontrarse con Harry Potter.




A mis queridísimas amigas María Elena y Ledda,
compañeras de universidad y, más importante aún,
mis compañeras de vida.
Con ambas he pasado bellos momentos, 
disfrutando de estas ficciones.
Gracias a María Elena leí por primera vez el comienzo de la saga
y con Ledda tuve el gusto de ir a ver al cine la mayoría de las películas.
Para mí Harry Potter está por completo ligado a la imagen de ustedes dos
en mi memoria y mi corazón.  

I- Antecedentes del libro a analizar.

     Hace años ya que tenía ganas de escribir acerca de uno de los personajes y sagas literarias/fantásticas que más aprecio: Harry Potter de J. K. Rowling.  Estuve a punto de hacerlo el año pasado, tras ponerme a volver a ver todas sus películas, esta vez para disfrutarlas junto a mi regalón Amilcar, pero la empresa que ello significaba me fue demasiado agotadora, considerando el resto de mis obligaciones y los otros posts que tenía en carpeta (eso fue entre agosto y septiembre del 2016). Me prometí que si algún día me volvía a leer las novelas, sin dudas que me animaría a darle su merecido espacio al “Niño que sobrevivió” y a su enorme pandilla de amigos (y enemigos) en el Cubil…Hasta que en noviembre de esa misma temporada llegó para gozo de sus seguidores, una especie de precuela al cine, Animales Fantásticos y dónde encontrarlos, con guión de su misma autora; no obstante pese a que tenía un excelente motivo para saldar mi deuda, la desidia  fue mayor y una vez más quedó todo en pura buena voluntad mía y eso que me encantó esta original cinta…
     …Pero todo cambió cuando para mayor gozo de los ñoños como yo, salió a la venta a finales de ese mismo año un nuevo libro de esta serie: Harry Potter y el Legado Maldito.  Sin embargo esta sorpresa venía con varios detalles significativos: en primer lugar  no estaba escrito por la Rowling, puesto que en realidad había sido realizado por dos “perfectos desconocidos” para buena parte del mundo: John Tiffany y Jack Thorne.  Siendo que ambos están ligados a la escena teatral inglesa, ignoro cuánto tomaron de una “historia de J. K. Rowling” (tal como dice la tapa del volumen).  Considerando sus antecedentes, no llevaron a cabo  una novela más, a manera de una secuela directa de la anterior entrega (que apareció hace rato ya, en 2007), sino que realizaron una obra de teatro… Por lo tanto hoy les hablaré de lo que se llama en detalles técnicos como texto dramático (o sea, lo que la gente vulgarmente llama el “guión”).  Empero pese a estos “detallitos”, se trata de una obra canónica, autorizada por la novelista y que nos permite saber qué ha pasado tras tantos años con todos esos personajes, que llegamos a querer con todo nuestro corazón; además se nos presentan otros nuevos, que sin duda hoy en día ya forman parte del universo de estas historias.
      No quise comprarme el libro hasta que lo encontrara en tapa dura, que acá lamentablemente solo llegó en una edición masiva más “humilde” (tengo todos los anteriores en ese otro formato) y de puro tonto no lo adquirí en enero en la versión que sí quería… ¡Porque estaba “usado”! (como si ello antes me impidiera hacer una buena adquisición). “Ya me lo compraré” me decía, hasta que en mi último cumpleaños, mi comadrita Ledda y Marlo (ambos pareja, por cierto), me lo obsequiaron para mi gran felicidad y tal como les prometí, apenas me acabé el que entonces me tenía entre las manos, me dispuse a leerlo.  Y debo decir, feliz, que fue todo un gozo.
      Debo ser justo con lo que antecede al libro que ahora nos reúne, después de todo sin ese rico material no sería posible esta misma entrada; además, como ya les habrá quedado claro, adoro con todo mi ser esas novelas y todo lo que contienen, además de que me fascinan sus adaptaciones cinematográficas, pues guardo hermosos recuerdos de mis primeros encuentros con cada uno de esos títulos (como de charlas al respecto, junto a algunos de mis amigos).  No obstante les aseguro que en este apartado trataré de ser breve, pues en otra ocasión me referiré con mayores detalles a estas novelas y sus películas.  Igual quiero hablarles (solo) un poquito de su creadora, a quien sin duda admiro mucho.   
J. K. Rowling.
     Hace 20 años aproximadamente, en 1997, salió publicada la primera novela que forma parte de la saga que hoy en día es conocida mundialmente, incluso por quienes nunca han leído los libros y tampoco visto las versiones hollywoodenses.  Y es que gracia a la calidad literaria de estas obras, como al apoyo de una impactante propaganda, nadie puede dudar del lugar que han tomado estas ficciones en la cultura popular.  Pues Harry Potter no solo está entre las sagas de fantasía narrativa más conocidas por el público general, encontrándose al nivel de El Señor de los Anillos de Tolkien y Las Crónicas de Narnia de C. S. Lewis (ambas también de origen inglés), si no que sus personajes ya forman parte del ideario moderno, como lo son los personajes de Disney, Bugs Bunny y compañía, Superman, Batman, el Hombre Araña y otros superhéroes marvelitas, Freddy Krueguer, Jason, Son Goku y muchos, muchos más.  Esto en parte también por la rica mitología contenida en sus miles de páginas, como además por el carisma de la enorme cantidad de personajes que pululan en ellas, todo tan bien llevado al terreno audiovisual por parte de las películas.
       Cada libro lleva como título el nombre del protagonista, luego precedido por un elemento esencial para su trama.   Es así que todo comienza con Harry Potter y la Piedra Filosofal, cuando el personaje principal acaba de cumplir los 11 años de edad y tras una serie de acontecimientos muy divertidos, se entera de que es un mago en potencia.  Por esta razón debe asistir a Hogwarts, una importante escuela para la gente como él, en la que tendrá que acudir durante 7 años consecutivos.  A partir de entonces su vida cambia por completo, logrando escapar a la miseria de vivir siempre junto a sus abusivos tíos y primo, conociendo además la verdadera razón de la muerte de sus padres y revelándosele la existencia de un enemigo jurado suyo, al que solo él puede derrotar para que este no domine el mundo mágico y el de los muggles (los seres humanos que no pueden manipular la magia).
        Siendo aún un niño inocente Harry Potter, se convierte en un héroe y una vez que cumple la edad mínima pata ingresar a Hogwarts, consigue hacer sus primeros amigos y de igual modo año a año, va agregando a su existencia un montón de gente maravillosa que le enseña el verdadero significado del amor, en muchas de sus manifestaciones.  No obstante como apenas nació estuvo involucrado en una o más profecías relacionadas con Voldemort, el mago tenebroso más terrible de los últimos tiempos, su vida y la de los suyos constantemente corre peligro, teniendo que enfrentarse a muchos otros rivales de toda calaña.


        Sin dudas que el primer libro de la saga corresponde a la narrativa infantil, no obstante no por ello hay que minimizar su calidad literaria, puesto que estamos hablando no solo de una obra bien escrita, entretenida y con personajes carismáticos; sino que se trata de la introducción a todo un universo rico en su propia mitología, que poco a poco comienza a desarrollarse a medida que la serie avanza.  Si esta primera novela dirigida en primera instancia, a los pequeños que están empezando a descubrir el valor de las historias, resulta más ligera que las que le preceden, las siguientes se van acomplejando y con ello el nivel de dramatismo y complejidad argumental va creciendo, porque tanto los protagonistas infantiles como sus lectores han ido madurando.  Este permite que su misma autora, quien a partir del segundo libro (Harry Potter y la Cámara Secreta) de un tremendo salto como narradora al cobrar mayor confianza y mejorar en su misma escritura.  Por ende no solo acude a la valoración de la fraternidad, la autenticidad y la solidaridad como pilares de una vida plena (temas habituales en las ficciones infantiles que se precian de dejar moraleja), sino que luego va introduciendo ideas y/o problemáticas más duras como el racismo, la intolerancia, la muerte de los seres queridos, los totalitarismos, la tortura…y la guerra (entre otros).  Por ende, quien se toma el tiempo de apreciar todo lo contenido en estos libros, sin dudas que llega a encontrarse con ficciones memorables.  Y en más de una ocasión, J. K. Rowling obsequia no solo con risas a sus fieles seguidores, sino que nos entrega más de un momento lleno de sublimidad.
      La génesis de la publicación de Harry Potter y la Piedra Filosofal no deja de ser interesante, ya que como muchos autores antes de que la fama les llegara, J. K. Rowling no tenía la mejor situación económica que digamos y tampoco su vida era muy alegre, puesto que venía de un matrimonio con un hombre que la maltrataba y ello la llevó a caer en depresión, además de no tener un trabajo estable. Con una hija pequeña a la que debía cuidar, un día le llegó la inspiración y se puso a escribir el texto que tal como a su personaje más célebre al llegarle la invitación de Hogwarts, la salvaría del hoyo en que estaba metida.   Escribía su libro en una vieja máquina de escribir y como no tenía dinero para sacar las copias, ella misma las mecanografió, para entregar las que la editorial que accedió a darle una oportunidad le solicitó.  Hoy en día esta artista se encuentra entre las británicas más ricas de su nación y una de sus ciudadanos más influyentes.  Con sus libros ha ganado un montón de premios, entre literarios y humanitarios, ya sea por el nivel indiscutido de su prosa, como por su apoyo a varias instituciones de beneficencia. 
       El resto de su obra literaria comprende al menos 3 libros anexos de Harry Potter, que pertenecen a la literatura mencionada dentro de esta saga.  De igual manera en 2012 sorprendió al planeta con su primera novela “para adultos”, Una Vacante Imprevista, una gruesa obra llena de sarcasmo y crítica social al arribismo de su país (que en vano intenté leer, cuando llegué a la clínica hace más de dos años, tras enfermar de gravedad…Quizás no estaba de ánimo para leer a esta Rowling tan corrosiva).  Fue adaptada en 2015 por HBO a una miniserie.  Asimismo como ya había manifestado con anterioridad, al estar interesada en la narrativa policial, no dejó de darse el gusto y en 2013 comenzó una nueva saga, esta vez perteneciente a este subgénero, aunque usando el pseudónimo de Robert Galbraith; la serie ya lleva tres entregas, que han recibido muy buena crítica. 

II- Comentarios personales sobre Harry Potter y el Legado Maldito.


          La obra toma como punto de partida de su argumento lo ya revelado por la propia J. K. Rowling, en su epílogo para Harry Potter y las Reliquias de la Muerte (el volumen final de la saga original) y en el cual nos encontramos con un Harry ya adulto y padre, casado con Ginny Wesley, llevando a su hijo menor a la estación de trenes de King`s Cross, para despedirlo en su primer año en Hogwarts.  De hecho, incluso usa algunos de sus diálogos, con lo que queda de manifiesto que el texto versará acerca de esta etapa en la vida del héroe y en lo que concierne a la vida que ha formado junto a su nueva familia.
       Sin embargo uno de los puntos fuertes de este título, es que no solo se nos presenta (ahora en profundidad) al último de los vástagos de Harry, sino que este, Albus Severus, se convierte en uno de los dos protagonistas de la trama.  Más encima el otro personaje principal no viene a ser el padre del muchacho, puesto que este otro resulta ser nada menos que su mejor amigo, Skorpius Malfoy, el único descendiente del ex enemigo de juventud de Potter.  No obstante claramente el ahora Director del Departamento de Seguridad Mágica, sigue estando entre los personajes principales, en parte porque su presencia resulta más que atractiva para los seguidores de la saga que desean (deseamos) saber más sobre él, luego de los acontecimientos del último libro; como también porque los destinos de una generación y la otra, están sin dudas entrelazados, tal como queda demostrado en sus páginas.
         En lo que concierne a los adolescentes Albus Severus y Scorpius, primero los vemos crecer en breves escenas, que ayudan a definirlos como chicos con sus propias personalidades, que muy bien permiten diferenciarlos de los niños y luego jóvenes del trío principal de los anteriores libros (Harry, Hermione y Ron).  La amistad entre estos dos es tan entrañable, como la vista en las novelas que les precedieron, pese a los distintos que son y aun así llegando a complementarse.  Lo interesante con estos dos es que a su manera ambos son unos inadaptados y hasta cierto punto solo se tienen el uno al otro, ya que cada uno arrastra una mácula que los mantiene alejados de sus progenitores y de otros: pues el primero carga con el peso de ser hijo del famoso Harry Potter y el segundo de tener sobre su espalda el rumor de ser hijo en realidad de Voldemort.  Es así que Albus Severus se ha vuelto alguien amargado e inseguro, mientras que Skorpius al contrario es más bien alegre y optimista, pese a todo.   
    Por otro lado el Harry Potter que ya conocemos nos sorprende en esta ocasión, ya que ahora como adulto y hombre lleno de responsabilidades, ha perdido parte de la “magia” que poseía de más joven.  No es que su capacidad para hacer sortilegios haya disminuido, sino debido a que sus obligaciones laborales, pareciera que le quitaran el tiempo para estar con su familia y divertirse con las cosas más sencillas de la vida.  Es así que entre padre e hijo la relación no es la mejor, pues por un lado Albus Severus no es capaz de sobrellevar el tremendo peso que significa ser su hijo (ya que como alguien inmaduro, cree que su obligación es ser el chico “correcto” y ante esto se siente frustrado), mientras que el hombre mayor, tal como queda demostrado en esta obra, no sabe cómo enfrentar los miedos de su descendiente, lo que empeora aún más que nunca todo esto y da origen a toda la crisis de la trama.
      Teniendo en cuenta lo afirmado recién, el Harry Potter que aquí hayamos resulta ser mucho más humanizado que el de las novelas de la Rowling, ya que ahora no es alguien perfecto (pues por mucho que uno adore la saga original, su protagonista solo posee virtudes y ante la falta de defectos o debilidades en su personalidad, pierde cierta credibilidad, en especial a contrastarlo con Hermione y Ron) y por esto mismo la caracterización que se le otorga aquí, lo vuelve un personaje mucho más integral…y creíble. 
      Por lo tanto en esta ocasión la acción ya no abarca solo en profundidad el punto de vista de los menores de edad, sino que ahora se detiene en la tribulaciones de los adultos, dejándonos claro que no importa la edad, la experiencia, la inteligencia y la habilidades de uno: siempre estamos a prueba y solo la fuerza de la voluntad y la constancia nos pueden sacar de apuros.
      Como ya sabemos que los verdaderos protagonistas de la historia son Albus Severus y Scorpius, es necesario destacar los viajes que estos realizan con el heroico, aunque errado propósito de subsanar una supuesta mácula del pasado del propio Harry, durante su adolescencia.   Este propósito de ambos los hace viajar en contra de la voluntad de sus progenitores, haciéndolos pasar un montón de aventuras muy divertidas y peligrosas, que implican no solo viajes físicos, sino que también en el tiempo y la introducción de realidades alternativas (que permite, en este último caso, se desarrollen algunos de los mejores momentos del argumento).
       La odisea de Albus Severus y Scorpius es posible gracias a la aparición de otro nuevo personaje, Dephi, una muchacha que está en los primeros años de su adultez y quien se convierte en la primera aliada del dúo (en cierto sentido esta trinidad compuesta por una chiquilla y dos varones, viene a ser una actualización de la conformada en las novelas de la saga).  Como una buena historia debe poseer varias sorpresas, para mantener la atención de su público, en determinado momento se revela la verdadera identidad de esta fémina, otro detalle que enriquece el disfrute de esta obra.
       Varios personajes clásicos de la serie vuelven a aparecer en Harry Potter y el Legado Maldito, brillando aparte de los mencionados, Draco Malfoy, quien se ha vuelto una persona mucho más juiciosa que Harry, la villana por excelencia de Dolores Umbridge y en especial nada menos que Severus Snape, con un memorable regreso a la acción (en una posee de héroe indiscutido, que muchos deseábamos verlo, tras no haber dudado nunca de la calidad de su corazón). 
      Como temas moralizantes destacados de esta obra, encontramos el valor de la responsabilidad, frente a los actos cometidos por uno, desarrollándose en este libro lo afirmado por el siguiente dicho: “El infierno está lleno de buenas intenciones”.  Por ende, no podía faltar otro motivo narrativo, como es el de la redención, muy ligado también con la misma búsqueda de la felicidad, la que tal como queda claro en estas obras, no se realiza en solitario, si no que la hacemos con quienes elegimos tener a nuestro lado.
       Luego de leer y disfrutar esta obra, uno se pregunta cómo lo habrán hecho, para tanta espectacularidad a la hora de llevar al teatro todas las maravillas que aquí ocurren.  De igual manera resulta fácil desear que ojalá pronto hagan una versión cinematográfica (ojalá con los actores de las “viejas” películas, aunque lamentablemente a menos que “resuciten digitalmente” a Alan Rickman,  otro artista tendría que hacer de Snape) y rogar que sigan creando nuevas y muchas continuaciones del canon oficial de la saga.

Escena de la obra de teatro.

martes, 5 de septiembre de 2017

3 partidas, 3 pérdidas (segunda parte).





3- Tobe Hooper (25 de enero de 1943-27 de agosto de 2017).


Nota: Se suponía que era un solo post para honrar la memoria de Brian Aldiss, Jerry Lewis y Tobe Hooper, quienes nos dejaron recientemente.  No obstante sobre este último tenía mucho que decir (quiérase o no, ha sido más importante en mi vida que los otros dos, sin desmedro de lo anteriores) y por eso he dejado aparte esta otra entrada...¡Y para que no me acusen de hacer textos tan extensos, je!

       No hace muchos meses atrás que le dediqué un post a la que tal vez su mejor película (y también la más famosa), Poltergeist y la verdad es que no pensé que este mismo año volvería a referirme a su director de manera directa en una de mis entradas.  De hecho, creo que su muerte es lejos la que más lamento de entre estas 3 muertes que hoy nos reúnen.  Pues a diferencia de los otros 2, este ha estado más presente en mi vida y justamente por mi amor hacia el cine de terror.  Como ya hablé bastante de mi experiencia con el filme sobre fantasmas mencionado, haré un repaso por otras de sus obras que para mí han sido significativas.
            Mi historia con Tobe Hooper comienza desde mucho antes que supiera de su nombre, que solo lo conocí como tal cuando era un adolescente y comencé a comprar mis queridas revistas Fangoria, gracias a un excelente reportaje acerca del cine de terror de los setenta.  Pero volvamos más atrás en el tiempo, cuando en esos mismos años ochenta con su programación televisiva anterior al cable y aún mucho antes de que existieran maravillas como Netflix, en la primera mitad de esa década dieron (no sé si por primera vez acá) La Noche del Vampiro.  Pues con este nombre se conoció en Latinoamérica la adaptación que hizo Hooper en 1978 de Salem`s Lot, la célebre novela de Stephen King.  Pues tampoco sabía quién era King, sin embargo sí tenía muy claro que deseaba ver esta miniserie.  No obstante no me dejaron verla, porque era obvio que me produciría pesadillas.  Solo casi una década después, cuando ya era un adolescente, tuve la suerte de poder verla en dos noches consecutivas…y esta vez ya sabía bastante del autor de la novela, ya que me había leído algunas de sus narraciones por esas fechas.  Recuerdo con mucha nostalgia todo esto, pues más encima las dieron en pleno invierno, temporada que siempre me ha sido ideal para apreciar este tipo de historias.  Solo diré al respecto, que la encontré soberbia y aún la sigo considerando una obra maestra, ya que posee escenas memorables que supieron aprovechar no solo un buen guión y unas actuaciones de primera, sino que todos los medios técnicos que tenían (humildes en comparación con lo que se puede hacer hoy en día) y que permitieron desarrollar por parte de Hooper una atmósfera enrarecida.
       Volviendo a la revista Fangoria y al artículo que salió en su segundo número de la primera época que tuvo en español, gracias a ella supe de una película llamada La Gran Masacre de Texas (1974), que fue prohibida en muchos países y luego supe que supuestamente en Chile también la censura no permitió que se exhibiera acá. Así fue que pasaron muchos años como para que recién pudiera verla.  Sé que fue en los noventa que por fin cumplí mi deseo, aunque no recuerdo si todavía estaba en el colegio o ya en la universidad; solo tengo presente que cuando por fin tuve en mis manos la edición en VHS de esta cinta de culto, estaba muy expectante y me preguntaba si sería capaz de verla entera…Y bien pude, que me gustó bastante.  No obstante debo decir antes que primero tuve mi cita con  su secuela, también de la mano de Hooper, que llegó primero a estas tierras en el formato recién mencionado.  Esta segunda parte tiene mucho de humor negro, razón por la cual el elemento más duro de la película original se pierde…Recuerdo muy bien esa ocasión, pues bautizaron a mi sobrino Alonso y nos vinimos a celebrar a casa.  Era un día sábado y estaba junto a mi concuñado Julio Yañez, quien por aquel entonces era mi mejor amigo.  Arrendamos varias pelis de terror y una de ellas fue esta.  El padrino de Alonso fue el mismo cura que lo bautizó, un tipo muy “choro”, como decimos en Chile, o sea, muy extrovertido y agradable.  Como Julio y yo estábamos encerrados en mi pieza en nuestra función de cine casero, entró para preguntarnos si estábamos viendo pornos; cuando supo que no era así se quedó más tranquilo, que las sangres y las tripas parece que para algunas personas son más aceptables que el sexo explícito.  Ninguna de las dos las he vuelto a ver, razón por la cual teniendo en cuenta que ya no tenemos entre nosotros a su realizador, tengo razones de peso para reencontrarme con ellas.   Hay una tercera parte que no la he visto, así como un remake, una precuela y creo que también una secuela de esta otra continuidad; las dos primeras las conozco y son verdaderas joyas.
      Otra vez llevando mis recuerdos a los nostálgicos ochentas, en las tardes de los domingos daban un programa sobre cómo se hacían algunas producciones hollywoodenses, lo que para este servidor era toda una oportunidad que no podía desaprovechar, pues no me llevaban al cine y todavía estábamos a años de que los videoclubes se popularizaran.  Estoy hablando de 1985, justo cuando nos visitaba otra vez el cometa Halley al año siguiente y aprovechando el interés por este acontecimiento, Tobe Hooper se encargó de llevar a cabo la versión cinematográfica de una novela de ciencia ficción y terror, que trababa acerca de una raza de vampiros muy singular, que estaba en suspensión en una nave espacial hallada en la cola del cometa por unos astronautas terrestres. El nombre del filme es Fuerza Vital.  Colin Wilson, un autor del cual lamentablemente solo he leído un puro cuento (lovecrafniano más encima…y que me gustó mucho), escribió la novela, aunque no le gustó lo que hicieron con su material, que terminó por convertirse en todo un clásico.  Recuerdo que mi profesora jefe de cuarto básico de aquel entonces (de la que estaba enamorado a la manera de los niños que admiran a sus maestros a tan temprana edad), la fue a ver y nos contó a todo el curso su argumento (omitiendo claramente sus partes más escabrosas).  Ya adulto recién la vine a ver y luego salió en DVD una versión extendida, todo un regalo para los más ñoños de la casa, que recomiendo mucho.  Mathilda May paseándose desnuda en buena parte de su metraje, chupando…la energía de sus víctimas, originó todo un panegírico de uno de mis amigos y que versaba sobre por qué era de vital importancia apreciar este largometraje.


Trailer de Lifeforce (Fuerza Vital).

      En el mismo programa del que ya les conté, también dedicaron uno de sus episodios a otra producción de ciencia ficción y horror de Hooper, Invasores de Marte (1986), el remake de una película de culto del mismo nombre de 1953.  Por mucho que me atrajeran los vampiros desde pequeño, al ser un niño el protagonista de esta otra historia, me sentí lejos mucho más interesado por ver esta otra, que creo nunca la estrenaron acá.  Solo gracias a los posteriores arriendos en VHS me fue posible ver este título también, que por años desee hacerlo.  Sinceramente la encuentro maravillosa y posee uno de los finales más aterradores que conozco, que luego de que me vi hace casi un año atrás la versión original, supe que era calcado a la peli más antigua; además creo que Hooper logró hacerle justicia, apoyado por un mayor presupuesto y los excelentes efectos especiales y el maquillaje que posee (de igual manera la escena de la profesora infectada o controlada por los marcianos, comiéndose una rana, que no está en la primera cinta, es de antología). 


       La Noche del Vampiro (también conocida como La Hora del Vampiro y El Misterio de Salem`s Lot) no fue el único acercamiento de Tobe Hooper a la narrativa de Stephen King.  Es así que en 1995 realizó la adaptación de uno de sus primeros cuentos, La Trituradora, contenido en su excelente antología El Umbral de la Noche.  Se trata de una historia bizarra acerca de la planchadora industrial de una lavandería… ¡Poseída! En el papel la ficción llega a ser, pese a todo, convincente y en la pantalla esta obra menor del director puede ser ridícula, pero es muy, muy divertida.  Gore como bien le gustaba hacer sus trabajos al cineasta, la recomiendo mucho, pues aunque no la me he repetido, la recuerdo con cariño y en especial por la dicha que sentí cuando la arrendé (y luego cloné) en DVD ya la década pasada. 
       Debo admitir que no he contemplado todas las producciones de este artista y ya es hora de hacerlo, para poder hacerme un juicio más completo de su labor; además de hacerme una segunda opinión con otras a las que nunca les volví a dar una nueva oportunidad, como Combustión Espontánea.
       En televisión también tuvo un papel destacado, aparte de la miniserie ya mencionada. Es así que se debe mencionar sin duda que fue quien tuvo el “honor” de encargarse del primer episodio de Las Pesadillas de Freddy. Estrenada en 1988, como un producto televisivo para explotar el éxito de la saga de películas sobre este personaje creado por Wes Craven, tuvo en total 2 temporadas y nada menos que 44 episodios.  Robert Englund volvió a hacer del asesino sobrenatural que le dio fama, siendo que al ser realizado el citado piloto por Hooper, actor y director se reencontraron tras haber trabajado juntos en Eaten Alive (1977) y con quien luego haría dos filmes más, Terrores Nocturnos  (1993) y la ya mencionada La Trituradora; así que bien se podría decir que ambos eran amigos, puesto que no dudó en llamarlo para su primera contribución a Maestros del Horror: Danza de la Muerte.
     Dentro de este apartado se debe mencionar también su participación en un interesante proyecto para la pantalla pequeña de su amigo y colega John Carpenter: Bolsa de Cadáveres (1993).  La idea era que esta producción de terror y humor de carácter antológica y con 3 historias en su metraje, fuese el piloto de un nuevo programa de este estilo para la cadena de Showtime.  Lamentablemente la idea no fructiferó, pero bien podría decirse que tal vez fue para mejor, pues años después al siglo siguiente la empresa realizó verdaderas joyitas de historias del género: Maestros del Horror, para la cual ambos directores hicieron una entrega para cada una de sus dos temporadas.  Sin embargo me estoy adelantando y mejor vuelvo a este otro programa.  En este el mismo Carpenter hace de un muy gracioso presentador, pese a su naturaleza macabra, al más puro estilo de Guardián de la Cripta.  Las dos primeras historias tuvieron a su colega tras las cámaras, mientras que la tercera contó con la colaboración de Hooper, titulada Ojo y en la cual actúa nada menos que Mark Hamill, el recordado Luke Skywalker de la saga cinematográfica de Star Wars.  Asimismo Tobe Hooper se reservó un cameo humorístico, haciendo de uno de los dos médicos forenses, que se encargan del cadáver hablante interpretado por Carpenter.
     Siendo que Steven Spielberg quedó bastante contento de su labor con Poltergeist, filme de horror sobrenatural que escribió y produjo, lo quiso para la preciosa miniserie de ciencia ficción que creó en 2002: Taken.  La saga épica sobre 3 familias ligadas entre sí a lo largo de medio siglo por la presencia de los extraterrestres de Roswell, tuvo un espectacular comienzo gracias a la maestría de Hooper, quien también llevó a cabo su primer episodio.  De igual manera en 1987 el llamado “Rey Midas del Cine”, ya la había vuelto a contratar, para que filmara el último episodio de su serie antológica Cuentos Asombrosos (sobre un relato de Richard Matheson, Miss Stardust, el mismo escritor para el adaptó otro de sus relatos en Maestros del Horror).
     Con posterioridad en 2006, hizo su segunda contribución a Maestros del Horror con La Cosa Maldita, una potente versión del clásico cuento de miedo de Ambrose Bierce.
     De igual manera estuvo en otros shows televisivos como Cuentos de la Cripta y Dark Skies, puesto que si bien su cine era errático a la hora de, tal vez, mantener la misma calidad de sus mejores obras o realizar de manera más continua nuevas cintas, nadie podría discutir su enorme legado para Hollywood y el cine de terror mundial y por esa razón era satisfacción garantizada contar con él en la pantalla chica.   
      Su último largometraje corresponde Djinn (2013), una producción estadounidense-árabe sobre la rica mitología de este último pueblo…y que lamentablemente aún no veo.
      Sinceramente vamos a extrañar a este verdadero artesano de las pesadillas audiovisuales. 


Uno de los momentos más recordados de la versión de Salem`s Lot hecha por Tobe Hooper.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...