miércoles, 27 de febrero de 2019

Delicioso tentempié antes del banquete.



     Tras el impactante final de la primera temporada de Star Trek: Discovery, su público por supuesto que quería más acerca de sus protagonistas y más considerando la espectacularidad a la que nos sometieron gratamente sus responsables (imposible no lamentar para los “viejos trekkers”, tal cual este servidor, que no hagan temporadas más largas como las de antaño y nos tengamos que conformar con 15 “míseros” episodios).  Es así que mientras la cuenta regresiva de su regreso a la pantalla, iba llegando a tan esperado momento, nos dieron en el gusto con 4 cortometrajes y centrados cada uno de ellos en un diferente personaje: 3 de ellos ya conocidos y queridos por los fans y uno en su debut, como toda una promesa de su retorno para la segunda temporada y en la que tendría su propia relevancia para los acontecimientos de esta.  Estas producciones que duran poco más de 15 minutos, reciben el nombre de Star Trek: Short Trek y luego de su buena llegada entre los espectadores, como excelente crítica, es de esperar que sean solo la horneada inicial de más producciones de este tipo, que nos demuestran que del universo creado por Gene Rodenberry en los sesenta tenemos para rato.
     Estas pequeñas joyitas ayudan tanto a conocer mejor a los personajes, que ya forman parte del panteón trekker, con datos sabrosos sobre su biografía, como adelantando algunos de los eventos que podrían suceder en el transcurso de la segunda temporada (que como ya prometí a mis amigos, que insisten en que la vea de una vez, no le dedicaré mi tiempo hasta que esté completa).
      Las historias son las siguientes:


1- Runaway (Fugitiva/o): Con el protagonismo de la dulce Tilly, por fin vemos a su madre, una mujer que ahora nos queda claro de que se trata de una persona castradora y por completo distinta a su retoño; este detalle es relevante para entender mejor,  luego, el dueto que se da entre la joven oficial y la inesperada visita que llega a la Discovery.
    La cadete se encuentra realizando su vida de lo más normal a bordo, cuando se da cuenta de que una criatura ha abordado sin permiso y ella es la única que la detecta.  El encuentro en un principio resulta algo desastroso, hasta que nuestra heroína se da cuenta de que se trata de una muchacha alienígena (de una raza que nunca antes habíamos visto), de gran inteligencia y personalidad extrovertida, más allá de su primera apariencia salvaje.  Ambas tienen varios diálogos interesantes, en los que se explica bastante la inseguridad de Sylvia y en lo que puede que se haya formado una férrea amistad, que nos podría dar a futuro muchos gratos momentos.
    Si comparamos este primera entrega con las que vienen, esta es un solo un bocadillo, ya que el resto es lejos superior en cuanto a guión, dramatismo e incluso poesía; no digo que sea de bajo nivel, pero comparándola con el resto y pese a la profundización en las psicología de su protagonista, no posee la sublimidad de sus pares.


                                                                          Tráiler. 

2- Calypso: Una pequeña nave o lanzadera llega a la Discovery, rescatada tras estar a la deriva por ahí, mientras que la más grande se encuentra supuestamente deshabitada en pleno espacio ¿Cómo es posible que ninguna alma viviente se encuentre a bordo? La respuesta, en parte se rebela a lo largo de esta emotiva historia, llena de momentos que recuerdan esas clásicas narraciones de un amor imposible y que en la ciencia ficción fueron llevadas a atractivos escenarios con los amantes más dispares.
     La lanzadera trae a un atractivo hombre y que solo gracias a las atenciones avanzadas de la tecnología que sigue funcionando en la Dicovery, despierta del letargo en el que se encontraba y con su salud restablecida, pese a que nadie orgánico se encuentre en ella; puesto que quien le ha salvado la vida, viene a ser nada menos que una inteligencia artificial, de personalidad femenina y sin cuerpo.  Ahora ambos se hacen compañía durante un tiempo que no nos queda claro, pero que basta con ello para que nazca entre ambos una relación muy cercana y que en el caso de uno de ellos se vuelva mucho más intensa. 
     Se nos deja claro que un pasado dramático guarda en su corazón y memorias, el hombre y ello de seguro irá quedando dilucidado cuando aparezca en la segunda temporada de la serie.  Por otro lado, queda la enorme interrogante sobre qué había pasado con la Discovery, como para qué la lleguemos a ver en esas condiciones durante este emotivo corto.
     Acá tenemos otra dupla protagonizando la trama, si bien esta trae reminiscencias de algunas de las mejores obras del género, como Odisea 2001 de Arthur C. Clarke (sin olvidar su genial adaptación cinematográfica) y El Hombre del Bicentenario de Isaac Asimov.
      Por otro lado, un sentido homenaje presta a la magia del cine este pequeño diamante, que más encima fue escrito por un importante escritor de ciencia ficción y cómics gringo (que en todo caso también ha incursionado en la narrativa tradicional, como también en otros subgéneros), Michael Chabon, ganador del Premio Pulitzer. La presencia de este autor y su interés hacia la saga, sin dudas que enaltece a la franquicia, si se considera además que desde la Serie Original que no teníamos a escritores literarios consagrados escribiendo para ella.


                                                                          Tráiler.

3- The Brightest Star (La Estrella más Brillante): Sin dudas que uno de los mejores personajes de Discovery, en al menos su primera temporada, viene a ser el kelpiano Saru (interpretado por todo un maestro de la actuación como lo es Doug Jones y a quien, sin dudas, le debemos que el kelpiano sea tan llamativo frente a nuestros ojos).  Poco llegamos a saber de su especie, también por primera vez vista en la franquicia, así como de su pasado, de modo que este cortometraje nos permite profundizar al respecto y para enorme satisfacción de su fanaticada.
     Esta pieza nos muestra al alienígena en su planeta de origen junto a su familia, quien no está feliz con la vida que lleva y la de su gente, acostumbrados a ser cosechados por una especie de “dioses”, que cada cierto tiempo se llevan a algunos de ellos quién sabe a dónde.  Un día el joven Saru encuentra un artefacto claramente extranjero y usando toda su inteligencia superior, al comenzar a experimentar con este, llega a cambiar su existencia para siempre.
     Es la tercera o cuarta vez desde que se estrenó el programa, en el que se abordan las costumbres de una cultura y sociedad foránea; no obstante, en esta ocasión estamos hablando de un pueblo por completo distinto a klingons y vulcanos, por no mencionar a los seres humanos…Y, sin embargo, vemos que Saru pese a lo raro que nos puede parecer, así como el resto de su gente, mantiene muchos puntos en común: es capaz de soñar con algo mejor y luchar por ello, demostrando un poder de resiliencia que lo hace admirable para muchos de nosotros.
    La otra historia emotiva de las que componen esta tetralogía, acaba con la aparición de otro gran protagonista al que hemos llegado a querer.


                                                                            Tráiler. 

4- The Escape Artist (El Artista del Escape): Harry Mudd es un viejo personaje de la época de TOS, quien con solo un par de capítulos en el que apareció en aquellos años, logró acaparar la atención del público; el éxito de este llegó a tal punto, que hasta regresó en la Serie Animada de los setenta en uno de sus episodios.  Con posterioridad hasta una novela hay escrita sobre él…Y por esa razón nada más inteligente, que rescatarlo para los tiempos actuales, en la versión que ya vimos de él en la primera temporada, más salvaje e impredecible que nunca.
    Si bien esta actualización del pillo espacial, claramente inspirado en los ladrones y embaucadores graciosos de la literatura clásica, resulta ser mucho más mortal que tal como salió en sus viejas intervenciones con la tripulación original, puede resultar fácil simpatizar con él (después de todo… ¿Quién no posee algo de oscuridad dentro de sí mismo o al menos alguna vez no ha sido tentado por los placeres más fáciles?).  En todo caso, mucho se lo debemos al artista detrás de este Mudd remozado, Rainn Wilson, actor notable y que en solo tres participaciones hasta la fecha como este criminal, sin dudas que se ha robado la pantalla de todo el reparto.  Por cierto, el mismo Wilson dirigió esta pieza.
    En esta nueva historia suya, como toda una señal de que lo volveremos a ver en la segunda temporada, aparece envuelto en un problema del que muy pocos podrían salir victoriosos.  Mientras trata de convencer con su labia a quien lo tiene apresado (un tellarita, con ese bello nuevo diseño que le hicieron a esta raza clásica, en el transcurso de la primera temporada del show que hoy nos reúne nuevamente), varios flashbacks no los muestran en situaciones parecidas y dejándonos con ello claro que no importa qué tan complicado sea el aprieto en el que está, él es un verdadero “artista del escape”.
    Este miniepisodio, a mi humilde parecer, posee el mejor final de toda esta tanda y ello se debe tanto al humor detrás suyo, como a la impredecible manera en la que se resuelve todo.
    Podríamos decir que acá nos volvemos a encontrar con otro homenaje al cine, en este caso a la mayor saga audiovisual que por décadas ha competido con Star Trek: Star Wars ¿Quién me puede en qué consiste este tributo?


                                                                        Tráiler. 


     Tras contemplar, disfrutar y analizar estos cortometrajes o miniepisodios, queda de manifiesto la preocupación de sus responsables por hacer algo que pese a su corta duración, fuese digno de la franquicia y de la incondicionalidad del público.  Mucho dinero se gastó en ellos, por no mencionar los elaborados guiones y la dirección, acompañados por las actuaciones de sus artistas, entre los habituales y los invitados.  Muchas sorpresas nos dan cada uno, todos ellos con un diferente estilo en cuanto a temática y la manera de mostrarnos todo. A ver cómo se conecta todo con la segunda temporada y qué otras pequeñas grandes aventuras tendremos a futuro.


domingo, 24 de febrero de 2019

Fantasía juvenil humorística a considerar.


1. Sobre la saga de Artemis Fowl y este humilde servidor.

     Eoin Colfer es un autor irlandés (nacido el 14 de mayo de 1965) que desde 1998 ha ido escribiendo progresivamente libros de carácter humorísticos y centrados en la aventura, por no mencionar su escritura ligera (no confundir con “simplona”), por lo general destinada en un principio a un público juvenil o que solo desea entretener a sus destinatarios (lo que para nada es desdeñable, que no todo se trata de abordar los “grandes temas y preocupaciones” de la humanidad cuando se trata del arte ¿No?).  El innegable talento que posee para ello, le ha otorgado varias divisas, entre las económicas, como el reconocimiento de un número cada vez mayor de sus seguidores a lo largo de todo el mundo, gracias a más de 20 libros publicados.
    Sin dudas la obra que más fama le ha dado, ha sido su saga de Artemis Fowl, que comprende en total 8 novelas, desde que en 2001 comenzó la saga; a ella se le suma una historia corta publicada por ahí y un interesante libro titulado Los Archivos de Artemis Fowl, que incluye un par de cuentos protagonizados por dos de sus protagonistas secundarios, más un montón de información interesante creada por su propio autor, como nada menos que… ¡Entrevistas a sus personajes!  
    En español se encuentra casi la totalidad de la serie que hoy nos reúne, incluyendo las adaptaciones al cómic de sus dos primeras entregas (que en todo caso hay más de ellas  llevadas a este formato).
    Con respecto a vuestro servidor y a este ciclo, las verdad es que lo tenía pendiente desde nada menos que la década pasada, cuando recibí para uno de mis cumpleaños su debut literario, de parte de mi amigo Alejandro “Daredevil” Sanhueza (no vidente y abogado como el célebre Diablo Guardián).  A menos que me equivoque, por año me fue obsequiando el siguiente volumen y luego yo por mi cuenta me compré de ocasión, baratos y nuevos, los que le siguieron.  Desde que conozco a Jano, sus recomendaciones siempre me han sido muy estimadas y era una clara deuda con él y la saga, la que tenía aplazada desde hace rato; además son libros breves que se leen con gusto y rápido, si bien los volúmenes sexto y séptimo que conseguí en tapa dura, poseen el doble que los que le preceden.
     Durante el año pasado me enteré de que se venía la película, en la que iba a trabajar una actriz que me gusta mucho, Judy Dench ¿Qué papel irá a hacer esa gran dama de la actuación en ella? Me pregunté…Pues me dispuse a iniciar por fin la tarea en ciernes,  en el transcurso de estas vacaciones de verano que ya terminan y en solo 6 días me terminé el primer libro, que tanto me gustó e incluso me sacó una sonora carcajada mientras lo leía en el gym al hacer trotadora (exacto, soy capaz de realizar ambas acciones sin marearme, je).  Cuando lo terminé, todavía me quedó en la cabeza la interrogante de qué demonios iba a hacer la Dench en la cinta, puesto que al menos en el primer texto no hay nadie que calce con sus atributos físicos, a menos que cambiaran el género sexual del personaje y así fue que, como pude comprobar cuando busqué información en la todopoderosa Internet.  Habrá que esperar hasta agosto para ver qué tal les salió todo, que solo entonces podremos disfrutar de esta adaptación, fecha para la cual espero haberme leído todos los libros que poseo de la saga.


2. De qué va el libro.

    Artemis Fowl es un chico de 12 años que para su edad posee una inteligencia tal, que es sin dudas un genio, lo que en muchos sentidos lo hace superior intelectualmente a la mayoría de los adultos; por dicha misma razón es inventor de varias patentes que ha comercializado con fortuna y de otros artilugios que guarda de forma celosa para su uso privado.  Como si se tratase de algo inherente a su naturaleza extraordinaria, es una persona demasiado seria y madura, a tal punto de que aparentemente no tiene amigos, ni entre gente de su edad, ni entre los mayores de edad con los cuales muy bien puede llegar a codearse.  La enfermedad mental de su madre y la desaparición de su padre, lo han llevado a ponerse como meta recuperar el poder económico que su familia perdió, siendo esta una vieja dinastía con un pasado turbio dedicado al crimen, entre robos y otros actos ilegales. Para conseguir su objetivo tiene un plan muy especial y aprovechándose, para ello, del conocimiento sobre el mundo subterráneo y sobrenatural, del cual es heredero secreto: robar a los seres mágicos parte de su oro.  Es así que la novela trata, en parte, de cómo lleva a cabo esta pequeña mente maestra sus “mezquinas” intenciones…Si bien una cosa es lo que uno se propone y otra lo que encontramos en el intertanto y que puede complicarnos las cosas.
     Por otro lado, es la historia de Holly Canija (Holly Short en inglés), la primera integrante femenina de la PES (Policía de los Elementos del Subsuelo), quien debe demostrar en contra del machismo de sus compañeros, que puede ser una excelente agente; sin embargo, su carrera que recién está empezando no ha sido muy exitosa que digamos.  Perteneciente a la raza de los elfos, en medio de una de sus investigaciones se cruza en medio del camino de Artemis, quien decide utilizarla para lograr su meta; no obstante, Holly es un hueso duro de roer y no se la hará fácil, contando además con el apoyo de su jefe y un colega que sí demuestran tenerle aprecio, lo que por supuesto involucra a un buen resto más de criaturas mágicas.  La verdad es que este personaje, lejos opuesto a quien da nombre a la saga, es la coprotagonista en este libro y por ello tiene el mismo nivel de importancia para la trama.

3. Aspectos interesantes del libro para tener en cuenta.

     El supuesto villano o antihéroe que es Artemis Fowl, en realidad corresponde a un personaje lo suficientemente complejo, como para hacerlo interesante y sentir algo de compasión por su soledad.  No es un chico desalmado y, pese a lo que dicen las últimas líneas que leemos antes de cerrar el libro, mantiene rasgos de honorabilidad y es capaz de sentir verdadero aprecio y preocupación por su gente (madre y sus dos sirvientes).  Si bien conoce las reglas del mundo subterráneo, lo que usa para enfrentar a estos seres es, al menos en el primer libro, viene a ser tecnología de punta; de modo que la novela se convierte en un cruce entre la ciencia ficción y la fantasía.  Asimismo, los mismos habitantes del subsuelo no solo utilizan sus poderes sobrenaturales, sino que cuentan con avances tecnológicos que superan de lejos a los de la humanidad, poseyendo verdaderas maravillas de la invención para hacer más fáciles sus vidas.
     Respecto a las llamadas “criaturas mágicas”, el autor juega con las convenciones tradicionales y realiza su propia interpretación de ellas, llegando a hacer muy atractivas variaciones sobre la tradición folclórica literaria oral y escrita (como cuando se nos explica el origen de la leyenda de Santa Claus).  Es así, que aparte del importante detalle tecnológico arriba mencionado, acá vemos a estos seres convertidos en una heterogénea sociedad y en la que conviven por lo general de manera armónica un montón de especies, si bien cada una con sus características propias y rencillas con algunos de sus vecinos; de este modo encontramos enanos, gremlins, gnomos, duendecillos, trolls y un largo etcétera.  Todos estos deben realizar un sagrado rito a la luz de la luna, para mantener sus poderes sobrenaturales, puesto que si no lo hacen son incapaces de sanar con rapidez de sus heridas, ser invisibles a los seres humanos (a los que llaman con desprecio fangosos), entre otras habilidades superiores; además viven cientos de años.  Su relación con los humanos es bastante interesante, ya que si bien llevan largo tiempo sin tener cercanía con ellos, siguen un rígido código que los une a ellos, al punto de que protegen la vida de estos cuando algún elemento de su mundo los pone en peligro (entre otras cosas).
    En la novela (y de seguro en las que le continúan) abunda el humor ingenioso, muchas veces irónico y que puede hacernos recordar en más de una ocasión las graciosas ocurrencias de la saga de Mundodisco de Terry Pratchett; de tal modo que hay varios chistes entre medio, así como situaciones más o menos ridículas, por lo general relacionadas con los habitantes del inframundo y sus discusiones entre ellos que amenizan a cada rato la narración.  

4. Personajes secundarios.

* Comandante Julius Remo (Julius Root): El jefe de Holly Canija y gran autoridad en la PES, es un sujeto iracundo al que le han dado el sobrenombre de “Remolacha” sus subalternos, debido a lo rojo que se pone cada vez que se enoja (si bien en ningún momento se atreven a decírselo en su cara).  En un principio pareciera que desprecia a la novata, aunque poco a poco nos vamos dando cuenta de que en realidad la aprecia y solo quiere que esta logre salir adelante, para demostrarles a todos que  su presencia es un agregado valioso para la institución; por lo tanto se preocupa por ella y está dispuesto a hacer todo lo que pueda para velar por su protegida, a quien al menos en este libro encubre sus sentimientos, retándola como al resto del mundo.

* Potrillo (Foaly): El mejor amigo de Holly (o quizás su único amigo, que Julius más bien siente hacia ella un afecto de tipo paternal) es un centauro que también trabaja para la PES, donde posee un estatus de gran importancia, por ser el inventor de los mayores artilugios tecnológicos que usa con exclusividad la institución.  Es el único con el coraje, debido tanto  a su personalidad extrovertida, como a su carácter de imprescindible para los suyos, que puede discutir con Remo como con un igual hasta cierto punto. Pese a toda su inteligencia, lleva sobre la cabeza un gorro de papel aluminio… ¡Para que los humanos no le lean el pensamiento!

 * Mantillo Mandíbulas (Mulch Diggums): Un enano que ha pasado buena parte de su vida en prisión, debido a sus acciones delictivas que lo han llevado a robarle a los humanos (lo que está prohibido entre la gente del subsuelo) y, por supuesto, a sus conciudadanos.  Gracias a su presencia en la narración, nos enteramos sobre varios interesantes y cómicos detalles sobre la biología de su especie.  Tantas veces recluido por el comandante Remo, mantiene su propia especial relación con este, al punto que cuando los acontecimientos logran superar a la PES, Julius no duda en aprovechar sus habilidades para ayudarlos a combatir a su enemigo.

* Mayordomo (Butler): Último miembro masculino de una rancia familia, que lleva siglos trabajando para los Fowl como sus guardaespaldas, sirve a Artemis con una lealtad que lo acerca al heroísmo, siendo que para este es lo más cercano a un amigo y a un padre; su jefe también siente por el gran afecto, si bien estos sentimientos mutuos nunca son verbalizados entre ambos, pese a los varios gestos que vemos entre los dos a lo largo de la novela.  Es un hombre de apariencia impresionante, que lleva la cabeza rapada, muy alto y musculoso, de grandes dotes en el espionaje y la lucha cuerpo a cuerpo, como con armas.

* Juliet: La única hermana o pariente de Mayordomo (hasta donde se ha sabido en el primer libro) es una chica más o  menos de la edad de Artemis.  Es una muchacha guapa y vivaracha, que también se maneja muy bien en las artes marciales.  Vive y trabaja en la mansión de los Fowl, por lo general atendiendo a la madre de su señor.  Su hermano la adora y es la única que se permite en tratar de un igual al muchacho, llamándolo por medio de un apodo cariñoso, lo que descoloca a Artemis, quien es incapaz de reprochárselo.

lunes, 18 de febrero de 2019

El año del Aniversario. TERCERA PARTE.


18- Cause and Effect (Causa y Efecto): Segundo episodio, desde Time Squared de la segunda temporada, en abordar el tema de los bucles temporales, o sea, cuando los personajes se encuentran obligados a vivir una y otra vez el mismo día.  En esta ocasión la idea se parece a la de su historia predecesora, donde el Enterprise se destruye debido a un accidente y cuando todo esto ocurre las cosas se reinician; no obstante, es en la manera de cómo está articulado todo esto, que dicho episodio ha llegado a considerarse entre los mejores de la serie.
     Uno de los puntos más atractivos de su guión, viene a ser cómo las mismas escenas se repiten varias veces con uno que otro cambio, a medida que los personajes se van dando cuenta de que algo raro está pasando y ya han pasado antes por lo mismo.  Por otro lado, nada más ingenioso que la manera de cómo resuelven el problema y logran restablecer la línea temporal.
    En la trama cumple un papel fundamental la doctora Beberly Crusher, quien es la primera en darse cuenta que algo raro sucede; por lo tanto, se podría decir que su capacidad de percepción superior al resto, podría bien ser un efecto de la experiencia que tuvo durante los acontecimientos de Remember Me, en la temporada anterior.  Notable le hayan dado este protagonismo, que algo como lo que aquí apreciamos de ella, sería más esperado de alguien como Guinan (no obstante, la El-Auriana en ningún momento sale en esta ocasión).
     Asimismo, vuelve a aparecer uno de mis personajes favoritos de TNG: La alférez Ro, aunque esta es la primera vez en que está desaprovechada dentro del guión, pues salvo hacer de timonel (bueno, ello no sería poca cosa considerando la tremenda nave que está manejando), su participación no permite explotar todo su potencial y las dotes de la bella Michelle Forbes que tan bien la ha sabido encarnar.


     Un interesante tráiler, supongo hecho por fans, como si se tratara de un filme para el cine.

19- The First Duty (El Primer Deber): La segunda reaparición en el show de Wesley Crusher, si bien en esta ocasión no como le héroe que fue con anterioridad, sino que aquí lo vemos mucho más creíble para alguien de su edad: como a un muchacho influenciable e inseguro, por primera vez desde que lo conocemos siendo capaz de cometer errores “graves”…Lo que lo humaniza más que nunca.  No obstante, tampoco nos puede decepcionar tanto el chiquillo, que por algo estuvo tantos años al alero de tan grandes sujetos como Picard y su propia madre.
    Todo sucede cuando el Enterprise anda cerca de la Tierra y Picard como Beberly son invitados a la Academia de la Flota donde, por supuesto, se reencuentran con el joven cadete.  El muchacho pertenece a un grupo de elite de entre sus congéneres y participa de un arriesgado ejercicio en el espacio, que termina en desgracia cuando muere uno de sus compañeros; el hecho debe ser investigado y cuando son interrogados Wesley y sus amigos mienten tras seguir los consejos de su líder de grupo.  
     Este capítulo permite poner en el tapete los temas de la lealtad y la responsabilidad, además de la culpa y las consecuencias que tienen en nuestras vidas las decisiones que tomamos y los actos que realizamos.  El papel del liderazgo también es importante en este episodio, que no es menor en consideración con otros del programa, puesto que su carga moral es bastante alta y más cuando vemos cómo el miedo y las mentiras pueden distorsionar la verdad.
    Dentro de otros aspectos memorables de este capítulo, podemos encontrar que fue la primera vez en que vimos al Academia de la Flota en la Tierra, con un bello diseño y usando varios exteriores naturales.  Además, por fin conocimos al mentor de juventud de Picard, el sabio jardinero Boothby, interpretado por el veterano actor  Ray Walston; el atractivo personaje volvería a salir en el episodio In the Flesh de Voyager, segunda y última vez en que Waltson haría de este.  De igual manera, la joven cadete bajoriana que aquí sale, también involucrada en el aprieto en que está metido Wesley, regresa en la séptima temporada, ahora en una misión dentro del Enterprise.  Por último, y no es menor, acá tenemos la primera participación en un programa de la franquicia de Robert Duncan McNeill, como el líder descarriado del grupo en el que está Crusher; con posterioridad el personaje serviría de inspiración para Tom Paris, uno de los protagonistas de Voyager y donde al final el mismo McNeill fue llamado para hacer de este.

Ahora ya sabemos, en parte, por qué Picard es el gran hombre que hemos llegado a querer.


20- Cost of Living (El Costo de la Vida): El capítulo del año de la singular Lwaxana Troi, quien esta vez hace una dupla más que interesante con el pequeño Alexander, el hijo de Worf.
    La embajadora betazoide vuelve al Enterprise para que se lleve a cabo en sus dependencias su nuevo matrimonio, con un importante hombre cuyo compromiso lo ha realizado a distancia, ya que no se conocen.  Mientras se prepara el enlace, la mujer se encariña con el pequeño, quien también le toma enorme afecto y de ese modo se convierten en compañeros, puesto que claramente para el niño la betazoide demuestra ser un adulto por completo distinto a todos los que conoce y en parte una especie de figura maternal amigable.  La relación entre ambos los ayuda a cada uno, puesto que si bien Alexander necesitaba alguien como ella para terminar de adaptarse a su nueva vida con su rígido padre, la madre de Deanna redescubre gracias al pequeño el valor de la autenticidad y recupera el deseo de ser feliz sin tener que negar su propia naturaleza.
    Graciosos son los nuevos enredos en el que se mete la dama, en especial cuando desautoriza a los más formales Worf y a su propia hija.  También debe considerarse las preciosas secuencias en el Holodeck, donde aparecen algunos de los extraterrestres más llamativos de TNG.
    El desenlace de este episodio resulta muy gratificante y hace amar más que nunca a esa “loca linda” que es Lwaxana y el final o epílogo… ¡Muy, muy cómico!

                       Cuando experiencia e inocencia logran convivir juntos complementándose.


21- The Perfect Mate (La Compañera Perfecta): Una vez más a los del Enterprise les toca realizar una misión diplomática, permitiendo se concrete en sus dependencias un tratado de paz entre dos pueblos hermanos largamente en disputa.  El proceso tiene un rito muy especial: se va a entregar al representante de uno de las dos comunidades citadas, a una mujer tan espectacular como especial, quien es capaz de ser la pareja ideal al poder adaptarse 100% a las necesidades y deseos de su hombre.  La dama en cuestión posee cualidades genéticas que las diferencia de muchas de su especie, siendo que antes de enlazarse con el varón al que está destinada, pasa por una etapa de enorme lívido y al producir muchas feromonas atrae a cualquier hombre que se le cruce por delante.  Si bien el “fácil” de Riker casi cae a sus pies, es Picard quien llega a enamorarse de ella, creándose una muy especial relación entre el capitán y su singular visita.  Buena parte del capítulo trata sobre los enormes esfuerzos de Jean-Luc para no pasar a llevar sus obligaciones; es así cómo llega a ser admirable todo el esfuerzo que debe realizar este “pobre” hombre, quien ha tenido más de una ocasión para dar rienda suelta a sus deseos, que la hermosísima alienígena nunca se le ha negado, al contrario.

     Esta historia aborda el tema del deseo sexual de una manera inesperada en Star Trek, donde las mujeres tienen el poder y los hombres somos meros bestias, por lo general, cuando se trata de cortejar a alguien y caer bajo el influjo del erotismo (¿Estaré exagerando acaso?).

     La perfecta compañera fue interpretada por la siempre preciosa Famke Janssen (Jane Gray en varias de las películas de los X-Men), en su primer papel.  Por otro lado, esta fue la segunda ocasión en la que actuó Max Grodénchik, haciendo de otro maldadoso ferengi, que no es el mismo que le tocó hacer en el recordado Captain´s Hollydays de la tercera temporada y tampoco el que le daría la fama en DS9 como el adorable Rom.

¿Ustedes creen que Picard está apreciando solo este hermoso vestido de novia?

22- Imaginary Friend (Amiga Imaginaria): Uno de esos alienígenas incorpóreos que andan por ahí, de entre todas las razas de pura energía que ya han aparecido en el programa, toma la forma de la amiga imaginaria de una pequeña niña; la muchachita está siendo atendida por Deanna, debido a las preocupaciones de su padre, quien no hace mucho fue trasladado al Enterprise y está preocupado porque su hija no ha podido entablar amistad con otros de su edad.  Niña y compañera comienzan a pasear por el lugar y algunas de sus conductas comienzan a llamar la atención más que de costumbre entre los adultos, puesto que la presencia de la entidad puede transformarse en un serio peligro para la humanidad.
    Un aparentemente capítulo menor de TNG, que aborda el tema de la infancia y cómo se articula la relación entre los menores de edad y los adultos, especialmente con quienes cumplen el rol de autoridad para los pequeños; de este modo, la educación para el desarrollo integral de los mismos niños está presente en esta historia y donde lejos podemos destacar el gran monólogo que hace Picard, para expresarle al visitante alienígena cómo funciona la dinámica con los chicos. De igual manera destacable son las actuaciones de los 3 infantiles actores que aquí intervienen, entre ellos el que hace del adorable Alexander, ya más centrado de lo que hemos podido ver hasta el momento.


                 Lo mejor de este capítulo...¡El enfrentamiento entre Picard y la "amiga imaginaria".

23- I, Borg (Yo, Borg): Sin dudas, uno de los más recordados, queridos y mejores capítulos de TNG. Tal como dice su nombre, se trata del regreso de la ya famosa raza enemiga de mente colectiva y que estuvo al borde de aniquilar a la Federación con objetivo de “asimilar” otras especies durante los eventos de Lo Mejor de Ambos Mundos.  No obstante, esta vez los responsables del show nos “dan vuelta la tortilla” sobre la demonización de tales seres, alterando todo lo que podíamos pensar acerca de estos, al mostrarnos cómo un adolescente borg inicia su camino hacia la individualización; en otras palabras, nos los humanizan, al punto de llegar a sentir simpatía hacia este individuo y ver que otros como él también podrían pasar por ello.
    Todo comienza cuando nuestros amigos encuentran una nave destruida, en la que queda un sobreviviente y sin poder dejar de lado su lado más humanitario, se atreven a llevárselo para curar sus heridas, yendo en contra de la lógica y el miedo que indica que ello les podría traer serios problemas.  Una vez en la nave el inesperado huésped, Picard decide aprovechar esta instancia, para transformarlo en el arma ideal para combatir y destruir a los responsables de sus peores pesadillas; el plan marcha a la perfección hasta el momento, mientras preparan los medios adecuados, hasta que el trato que tiene el borg, a quien más encima ponen un nombre, con los tripulantes comienza a despertar en él sentimientos y pensamientos como individuo.  
    En la historia destacan 4 personajes que ya conocemos muy bien: Por un lado, la doctora Crusher, como alguien cuyo respeto hacia el juramento hipocrático la hace llegar incluso a estar por sobre un hombre tan virtuoso como Jean-Luc, siendo capaz de oponerse sin tapujos a sus planes para cometer un verdadero genocidio.  Luego viene el propio capitán, que por primera vez lo vemos motivado por algo parecido al odio, pese a que aquí afirma que ya ha superado su trauma de cuando fue Locutus; una de las mejores escenas de este episodio de antología, viene a ser cuando el buen capitán tiene una única entrevista con el visitante, donde queda detallado tanto su inteligencia, como el cambio que ha tenido Hugh.  Luego tenemos a la adorable Guinan, cuya raza fue casi extinguida por los borg y quien en un principio se encuentra por completo en desacuerdo con la llegada de uno de estos al Enterprise; la El-Auriana se muestra como muchos que han pasado por ser víctimas de una guerra, desconfiando de todos los que comparten algo en común con sus demonios, pero luego demuestra la sabiduría característica suya, volviendo a ser el cable a tierra de su amigo Picard.  Y por último está Geordi, tristemente olvidado en el resto de la temporada, que no tuvo ningún episodio como protagonista (¿No les había contado algo al respecto?) y que aquí se luce como corresponde, al convertirse en el primer amigo de Hugh.
    Aplausos propios merece el joven Jonathan del Arco, Hugh, al ser capaz de interpretar de una manera tan conmovedora al borg, algo equiparable a la recordada Lal de The Ofspring en la tercera temporada (la hija de Data).  Este artista volvería con su personaje al principio de la séptima temporada y en Voyager realizó otro papel.
   La idea de un borg en recuperación de su humanidad y convertido en un miembro de una nave de la Federación, sería muchos años después explotada con mucho éxito a través de la figura despampanante de Siete de Nueve en Voyager
    Cabe mencionar que el nombre del capítulo, es una clara alusión al clásico de Isaac Asimov, devoto trekker  y responsable de la primera convención de Star Trek en USA, además de haber sido consultor especializado en Star Trek: The Motion Picture ¿La razón? Bueno, por el famoso cuento suyo titulado Yo, Robot y donde se abordó justamente la posibilidad de que un androide o inteligencia artificial, se humanizara al punto de tener sentimientos y conciencia propia.


                                            La emotiva entrevista de Picard con Hugh.

24- The Next Phase (La Próxima Fase): Una vez más los del Enterprise no dudan en socorrer a los desvalidos, esta vez a una nave científica romulana (no olvidemos, viejos enemigos de la Federación y maestros en el engaño y la traición), mandando a un grupo de tripulantes para ello; entre estos se encuentran Geordi y Ro, quienes al ser transportados de vuelta a la nave insignia supuestamente mueren al perderse sus “patrones”.  Tras la triste noticia, sus compañeros deciden hacerles un velorio/funeral, en tanto que La Forge y la Alférez si han vuelto a casa, pero como si fuesen fantasmas y por eso mismo no pueden comunicarse con los demás. El Ingeniero en jefe se niega a aceptar que en realidad ha pasado a mejor vida, en tanto que la bajoriana redescubre su lado más religioso, largo tiempo relevado y comienza un proceso de despedida con sus seres queridos que le dará la paz que le faltaba.
    Tras el espectacular capítulo anterior, este es otro a través del cual podemos gozar con Geordi como personaje central, si bien compartiendo protagonismo con Ro Laren, quien increíblemente en pocos capítulos ha conseguido ganarse el aprecio de los espectadores.  Respecto a esta, este viene a ser su último episodio en el cual la llegamos a ver más de una vez por temporada, ya que luego solo saldría a razón de una vez por año en el resto de la serie ¿La razón? Pese a que se le quería como personaje principal del siguiente show trekker, Star Trek: Deep Space Nine (Viaje a las Estrellas: Abismo Espacial 9 o como se acostumbra resumir su título a DS9), Michelle Forbes, su actriz, decidió hacer carrera en el cine y terminó por firmar solo para un par de participaciones más (incluso, les puedo contar que de todo el material adicional que me he visto, contenido en el pack en blu-ray que tengo del programa, en ninguno ha salido la actriz en entrevista alguna…A ver si lo que me queda me da alguna sorpresa grata al respecto).
     La manera tan espiritual de cómo actúa en esta ocasión Ro, introduce el tema de su religión tan cara al pueblo bajoriano, tema fundamental en el citado programa a estrenar el año que viene.

Excelentes compañeros de equipo: Ro y La Forge.

25- The Inner Light (La Luz Interior): Y por fin tengo la oportunidad de hablarles sobre mi capítulo favorito, del programa que ya llevo meses revisando y compartiendo con ustedes mis impresiones sobre esta revisión tan personal, que tantas satisfacciones me ha dado a través de mi reencuentro con cada uno de sus capítulos.  Me he aguantado las ganas para no saltarme el orden y no verme de una vez esta preciosura y vaya que ha valido la pena poder resistirme a mis impulsos.
      Durante la investigación de una misteriosa sonda alienígena en el espacio, un rayo llega hasta Picard, quien está en el puente con el resto intrigado por este aparato, el cual lo deja inconsciente.  Es así que mientras sus subordinados preocupados tratan de hacer que se recupere, el buen capitán despierta en otro mundo donde supuestamente está casado.  Media hora ha pasado en el intertanto en que Jean-Luc permanece en el suelo, atendido por la doctora Crusher; no obstante para él en lo que viene a ser una vida diferente, transcurren décadas y en las que tiene una existencia por completo distinta, a la que le hemos conocido hasta ahora: Es un hombre miembro de una comunidad tranquila y que llega a ser tanto esposo, como padre y abuelo, viviendo en un planeta que está sufriendo la peor sequía de su historia y aun así donde  la gente vive en paz con los demás de manera idílica.
     Los hechos se van desenvolviendo de tal manera, que es imposible no sobrecogerse al ver cómo este personaje tan querido, por fin alcanza una felicidad permanente, pese a sus preocupaciones por el destino de su nuevo hogar y habiendo aceptado que lo otro había sido un sueño (las reminiscencias al famoso clásico de Calderón de la Barca están claras).  El desenlace en el que se resuelve todo es maravilloso, que más emotivo no puede ser y la escena final con el que cierra este capítulo en su conjunto, hacen que el espectador se sobrecoja como nunca (no pude evitar volver a llorar una vez más tras ver todo ello).
     Considerando lo que le pasa a Picard en su otra vida, queda de manifiesto que uno de los temas de esta obra, viene  a ser la búsqueda de la felicidad, como sujeto individual y que en su caso (como en el de muchos) es posible lograrlo en conjunto a otros que se vuelven imprescindibles para uno. Por otro lado, el deseo de trascendencia no solo a manera personal (a través de nuestros actos y descendencia), sino que en comunidad y logrando sobrepasar el paso de los años, queda por igual claro a través de un guión que nos muestra que aunque pasen mil años, el tiempo puede ser derrotado gracias a los recuerdos que dejamos en los demás y a otros gestos que nos hacen inmortales de alguna manera.  
     Un amigo que tuve me dijo una vez que las escenas en el Enterprise, mientras Picard pasaba en su devenir en el planeta de Kataan, estaban de más y rompían la magia del resto…Pues ahora que lo he vuelto a ver no estoy de acuerdo con sus ideas, puesto que me queda claro que estas son necesarias para dejarnos claro cómo la otra vida de Jean-Luc, va transcurriendo de forma “normal” y en completa dicha; de ese modo vemos que el tiempo es algo subjetivo también y que somos nosotros quienes les damos su verdadero significado.  
     Las actuaciones de los actores invitados nos vuelven a impactar, que esta vez no estamos hablando de una trama de acción, aventura e intriga, por no mencionar alienígenas exóticos, de modo que su trabajo sobresale por el hecho de interpretar tan bien a unos personajes tan “corrientes” y por ello inolvidables.  A ello se suma un cuidado trabajo artístico detrás de los escenarios y utilería, hermosos en su carácter más realista, donde el vestuario de tonos pasteles nos lleva a este mundo que nos hace recordar el nuestro, hasta cierto punto.  El famoso tema musical de la flauta del protagonista, quien acá se llama Kamin, es lejos uno de los más hermosos y famosos de todo Star Trek.
      Hay mucha gente que sostiene que Patrick Stewart debería haberse ganado el Emmy por su trabajo en este capítulo, que la verdad bien injustos fueron los de la televisión con todo este show (siendo sinceros, en aquellos años se consideraba menor en muchos sectores este tipo de programas y solo con los años series como Juego de Tronos y El Cuento de la Criada consiguieron hacer valer la ciencia ficción y fantasía ya como algo respetable y no solo por el fandom).  Por mi parte, creo que el gran actor inglés tuvo mejores desempeños en este capítulo (como en Sarek y The Drumhead), pero no por ello voy a dejar de decir que vaya cómo nos logró cautivar una vez más esta vez.
     Gracia a este capítulo, TNG consiguió su primer Premio Hugo, codiciado galardón de la ciencia ficción y que la franquicia no obtenía desde los tiempos de la Serie Original.  Queda decir que esta joyita se encuentran en todas las listas entre los mejores capítulos del programa…Véanlo para que entiendan por qué.


                                          El inolvidable final de The Inner Light.

26- Time´s Arrow, part I (La Flecha del Tiempo, parte I): En la Tierra se encuentra nada menos que la cabeza de Data, en medio de unas excavaciones y que llegó a su destino en el siglo XIX, acompañándose junto a señales de la visita de extraterrestre, de los que nada se sabe.  Es así que los del Enterprise deben resolver estos misterios, que implican la muerte del androide, a la que se niegan sus amigos y ello los lleva a una de sus mejores aventuras.  Entre medio Data queda atrapado en el pasado y se encuentra con nada menos que con Guinan.  El joven botones del hotel en el que se hospeda el protagonista principal de esta historia, quien se adapta sin problemas a su nueva vida y un simpático anciano intelectual, que resulta ser nada menos que un importante escritor norteamericano de aquellos años (si bien hasta el momento, no se ha dicho su pseudónimo con el cual se hizo famoso), intervienen en esta pieza muy, pero muy entretenida.  
    Cabe destacar la apariencia fantasmal y aterradora de los extraterrestres que aquí aparecen, como la recreación de época, digna de la mejor de las producciones cinematográficas, al igual que humor que ameniza muy bien la trama y al hecho de que por tenemos nuevamente a todos los protagonistas de la serie, participando en un mismo episodio, cada uno con sus buenos momentos.

Como dice el famoso tango...¡Por una cabeza!


                                              Tráiler de la quinta temporada en Blu-ray.

jueves, 14 de febrero de 2019

Toda una oda a las mujeres.


1. Primeras palabras.

      Casi un año exacto pasó entre que me vi la primera temporada de El Cuento de la Criada y la segunda, ambas durante el relajo de vacaciones de verano (mientras estaba en la playa, más encima), así que imposible no relacione este programa tan dramático con una época que para mí es tan grata; algo dicotómico, la verdad, puesto que nadie puede negar lo impactante que es contemplar las vicisitudes de su protagonista y el resto de los personajes.  Tanto dolor y atentados contra la dignidad de las personas, en especial hacia el sexo femenino, no pueden dejar de hacer que mire mi vida y la de la gente con la que comparto, para agradecer con mayores razones la libertad que podemos gozar.
      La segunda temporada responde a la interrogante, con la que quedamos quienes leímos la novela de Margareth Atwood: acerca del destino de June Osborne/Defred, aunque para ser sinceros ello lo hice cerca de los 17 años, así que apenas me acuerdo de sus acontecimientos.  Ver la primera temporada fue refrescar en mi cabeza la grandeza del libro y me llevó a querer leerla de nuevo (algo que en todo caso a más de un año de apreciarla, aún la tengo pendiente) y eso que hace un tiempo la usé en un trabajo que hice para aprobar un ramo de postgrado (en el que me fue bastante bien, por cierto).  Mucho pasa a lo largo de este segundo año del programa, que contó con 3 episodios más que el anterior, así que en total se trata de 13 razones para seguir amando este show.  En pocas palabras, puedo decir que sus responsables hicieron algo lejos superior a lo ya visto, que tenían “la vara bien alta” y por esto he quedado más que satisfecho con ello.  
     Recuerdo que mi mejor amiga y comadrita Ledda (otra que apenas se da tiempo de leer y comentar estas palabras, que como muchos de mis cercanos rara vez se pasan por acá, por lo que casi solo desde el extranjero me dan ese gusto) contempló esta segunda temporada muchos meses antes que yo y cuando le pregunté qué le pareció, su respuesta fue bien poco comprometida; la verdad es que me dio la impresión de que no fue de su agrado, porque uno espera de alguien elocuente como ella que se explaye de lo que le gusta (¡Pelador me he puesto!).  No obstante, prefiero hacerme mi propia impresión sobre aquello que  me interesa y no prejuiciarme al respecto, que mil veces prefiero experimentar por mi cuenta las cosas ¿Alguien más piensa como yo? Creo que siendo mujer, sensible y feminista más encima, alguien como ella debería haberla apreciado más que yo, incluso…Y les aseguro que no dejé de decírselo mientras gozaba la serie entre guasapeo y guasapeo.
     Mejor basta de preliminares y a comenzar a desglosar esta tremenda segunda temporada.

2. Lo que sucede en esta ocasión.

     13 capítulos, 3 más que la primera temporada, permiten contarnos mucho más acerca de los pesares de sus protagonistas y sobre qué está pasando en esa horrible antiutopía teocrática fundamentalista que es Nueva Gilead (la descripción y/o categorización de tal país ficticio, la saqué de mi vieja edición de El Cuento de la Criada, que me compré ille tempore cuando tenía 17 años, o sea, hace mucho, mucho tiempo atrás); es así que bien podríamos decir que en esta ocasión, la serie se encuentra dividida en dos partes: la primera de 3 capítulos, que nos muestra a June inmediatamente después de que los “Ojos”, o la fuerza policial, se la han llevado por haber atentado repetidas veces contra el sistema que impera; con posterioridad, el resto de la temporada, la tenemos de vuelta con el matrimonio que la tiene de Criada.
     La heroína, que nadie puede negar la valiente y admirable mujer que es, ha conseguido embarazarse en esta realidad, donde la infertilidad es algo que atenta contra la sobrevivencia de la raza humana y por esa misma razón todo el mundo, bajo cualquier precio, quiere que su proceso se desarrolle lo mejor posible, para luego quedarse con el bebé; por supuesto que los Waterford, la familia que se ha apropiado de June, son quienes más que nadie desean que nazca el bebé y para ello cuentan con la fuerte presencia de la Tía Lydia para que la Criada logre “domesticarse”. Las desavenencias entre todos estos, en especial entre June y Serena, forman otra vez parte importante de la trama, que estamos hablando de la confrontación entre un par de féminas de enorme voluntad; lo mismo viene a suceder con la mencionada Tía Lydia, un personaje tan complejo como las otras dos mencionadas antes (que en el caso de Serena Joy y esta otra, no estamos hablando de mujeres malvadas por se, si no que se nos humanizan de tal manera que resulta difícil no sentir algún tipo de simpatía por ellas y pese a sus actos más reprobables). En cuanto al comandante Fred…su relación con June tiene sus propias características, que como muchos hombres como él que apoyaron el alzamiento de Gilead, es un tipo enfermo y que para nada nos merece nuestra simpatía.
     Por otro lado, se realza el papel de personajes como Emily, una de las amigas que tiene June entre las Criadas y a quien la última vez que la vimos en la temporada anterior, habían destinado a “Las Colonias”, zona contaminada por la radiación donde mandan a todas las mujeres consideradas como enemigas acérrimas para la dictadura y a trabajos forzados, hasta que mueren producto de la exposición a los tóxicos.  Las escenas que transcurren en este lugar son desgarradoras, pero además nos muestran el valor del corazón de gente como Emily y sus compañeras de infortunio, con demostraciones de una nobleza tremenda (así como de lo que puede llevar al ser humano el dolor y el odio).  Nos es posible seguir a Emily luego de su salida del campo de concentración, que mucho le toca por pasar aún; asimismo, llegamos a conocer su pasado, otra pieza que ayuda a comprender el proceso que produjo la guerra civil y la pérdida de los derechos femeninos y civiles en general, en el otrora orgulloso Estados Unidos de América.
     También regresa con nosotros Janine, la criada que luego de June se ganó al aprecio de buena parte de la audiencia durante la temporada pasada y cuyo destino seguimos ahora unida a Emiliy, como a su vieja amiga June.  La desequilibrada mujer en su fragilidad mental, resulta en muchos sentidos más fuerte que el resto de sus compañeras, entregando a esta historia tan dramática algo de humor (fíjense en su graciosa alusión a Alien y otra película que no recuerdo, primeras referencias a la cultura pop en el programa) y, lo más hermoso de todo, cierta creencia en que pese a la desgracias la esperanza y el amor pueden superar lo peor (al respecto, inolvidable viene a ser su reencuentro con su hija).
     De igual manera podemos ver qué sucedió con los refugiados norteamericanos en Canadá, a través de la figura del marido de Emily y su mejor amiga; la lucha para recuperar a sus seres queridos, vivir luego del trauma que significó conocer en carne propia el fanatismo de los gideleanos (¿Ese sería, acaso, el gentilicio en español?) y desenmascarar frente al resto del mundo los abusos de Gilead, queda detallado en las varias escenas dedicados a estos y que también profundizan en su pasado, como bien sucede con el resto de los personajes mencionados.
     La trama se completa con el arco argumental centrado en Nick, el empleado asignado a los Waterford y quien ha llegado a entablar una secreta relación sentimental con June.  Ahora lo llegamos a conocer mejor, quedando demostrado que se puede confiar en él; su historia se completa cuando es obligado a casarse con una jovencita de 15 años, Eden, una dulce muchacha que cree firmemente en los ideales de Gilead, además humilde, a diferencia de la muchas veces “perra” de Serena Joy.  Este forzado enlace ayuda a desarrollar mejor la idea de un mundo trastocado por el machismo y la pérdida de la libertad, siendo que la misma Eden no da varios momentos intensos y emotivos.

3. El poder femenino.

     El amor que sienten personas como June, Emily y Janine hacia sus retoños es tan grande, que queda demostrado sin lugar a dudas el valor de la maternidad, como una fuerza a la que no hay que menospreciar, si en verdad queremos apreciar nuestra humanidad.  De tal modo, que solo mencionaré el caso de June (para no spoilear tanto), quien desea volver a tener frente a sus brazos a su primera hija y tampoco quiere que su próximo bebé crezca en medio de la patriarcal sociedad de Gilead; por esto mismo, no vacila en luchar con todo su corazón, exponiéndose a muchas cosas sin vacilar la mayor parte de las veces.  
     June y Emily aprenden a hacerse duras para enfrentar la adversidad, aunque sin perder la dulzura que las caracteriza.  La primera debe vérselas con su contrapartida, Serena, varias veces y los choques entre ambas son memorables; no obstante, pese a todo lo maldita que puede llegar a ser la cegada dueña de casa, en su abrazo de los dogmas gideleanos, la criada es capaz de ver más allá de ello y se da cuenta de que Serena es otro tipo de víctima del verdadero enemigo; los acercamientos entre ambas mujeres son conmovedores y de ese modo queda claro que cuando hay compasión es posible remediar las cosas o al menos reconocer en el “otro” la belleza que existe detrás de las apariencias.
     Poco a poco Serena va abriendo los ojos frente a lo que sucede a su alrededor, donde justamente June tiene mucho que ver.  Su maternidad frustrada, que la ha hecho llevar a desear con toda su alma ser madre del bebé que espera su Criada, nos revela de igual manera que aún es capaz de amar esta mujer y que pasó de ser otra independiente fémina, a ser una sometida más en una sociedad donde solo los hombres toman las grandes decisiones.  Su viaje a la aún emancipada Canadá junto a su marido, es uno de los mejores momentos de la temporada, transformándose en una instancia vital para su proceso de epifanía; por otro lado, los contrastes entre ese mundo tan real que acá se nos muestra, en comparación con la pesadilla antiutópica de la que proviene Serena, no deja de impactarnos y eso que Canadá aparece tal y como es en la vida que conocemos (y, sin embargo, lejos de la ficción existen o han existido horrores sociales que se les asemejan, tal como lo que hoy en día sucede en Venezuela y la dictadura de Pinochet, hace unas pocas décadas en mi propio país).
     Destacable es también que llegamos a conocer a la madre de June, una entrañable mujer y de la cual se nota heredó su enorme talante.  Los flashbacks dedicados a la vida entre estas dos, por igual nos permiten vislumbrar la complicada relación real que hay muchas veces entre madre e hija, pese al amor incondicional que pueda haber entre ambas y cómo se crea un lazo irrompible entre las generaciones sucesivas femeninas. 
    Si los hombres actúan como verdaderos carceleros de las mujeres de Gilead, lo que hacen otras de ellas a sus mismo género resulta más cruel… ¿Cómo es posible esto? No obstante, aunque estemos tratando de una obra de ciencia ficción, lamentablemente todo esto ocurre en el mundo real.  Puede resultar misógino de mi parte decirlo,  pero lo he vivido por mi propia experiencia y/o he sido testigo de ello: cuando una mujer quiere odiar y lastimar a otro/a, puede ser mucho más salvaje que un varón y si se trata de dañar a alguien de su mismo sexo, la cosa se pone más que fea.  
     Para bien o para mal las mujeres son una verdadera fuerza de la naturaleza, que debemos respetar y apreciar, como queda demostrado sin lugar a dudas en este programa.

4. Palabras finales…Por ahora.

   Mucho sucede a lo largo de esta tremenda segunda temporada, que termina dejándonos sorprendidos, incluso mucho más que la vez anterior.  Evaluando todo lo que pasa entre medio, creo que hay que ser valiente para verla, que es dura no en el sentido del gore de programas como Spartacus, Hannibal o Dexter, aunque su tipo violencia es tan realista, que fácilmente no cuesta maldecir ante las penalidades de nuestras heroínas (si incluso la misma Serena Joy, en más de una ocasión, nos hace sentir lástima por ella y hasta sentirnos identificados); no está demás decir, que a menos que se tenga un corazón de piedra, por lo menos un par de veces el espectador promedio, sea mujer y hombre, derramará una que otra lágrima: a veces producto de la pena, que nos pueden provocar las penurias de las protagonistas, otras veces por contemplar tanta belleza y que le debemos a los artistas detrás de este espectáculo (actrices, directores/as y guionistas).  No puedo dejar de mencionar, que la sensacional música compuesta por Adam Taylor, ayuda mucho a crear el emotivo ambiente que lo lleva a uno a engancharse tanto con lo que está pasando y a sufrir conjuntamente con June y compañía.
     Uno a veces da por supuesto todo lo que tiene, en especial la libertad con la que se cuenta para decidir lo que más te hace feliz; por eso mismo, ver cómo En el Cuento de la Criada la gente ha perdido dicho derecho y muchos luchan hasta dar su vida por ello, hace que valores mejor que nunca lo que tienes.  Si bien la siguiente idea la he repetido una que otra vez por acá, que no me cansaré de decirlo, con respecto a todo lo anterior, programas como este nos ayudan a tomar conciencia de quiénes somos y qué aporte hemos hecho al mundo para hacerlo mejor (o peor).  Gracias por contar con historias y producciones como la que hoy nos reúne, que nos invitan a ser mejores personas.



                                                     Tráiler de la segunda temporada.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...