miércoles, 27 de enero de 2016

El aporte literario de Mario Puzo.


     Mario Puzo (1920-1999) fue un escritor estadounidense de ascendencia italiana, que tan solo con doce novelas dejó un importante legado para las letras de la lengua inglesa contemporánea, su país y el mundo.  Su obra más importante, El Padrino (1969) le otorgó la consagración definitiva, en especial cuando el director de cine Francis Ford Coppola la llevó al cine en una trilogía que sin dudas hizo historia; además encargó a Puzo que hiciera el guión sobre su libro para las tres cintas.  Los filmes de El Padrino se estrenaron entre 1972, 1974 y 1990, ganando un montón de premios, considerándose entre las mejores películas del séptimo arte (en especial la I  y la II, las cuales ganaron sendos Premios Oscar a la Mejor película en sus años respectivos, además de concederle al mismo Puzo este codiciado galardón por su guión adaptado). Cabe mencionarse que los dos primeros títulos de esta trilogía toman como material el respectivo libro, mientras que el último corresponde a la colaboración completamente original de su autor.
     La mayor contribución que hizo este artista a la literatura fue otorgarle una dimensión literaria a la mafia italonorteamericana, específicamente proveniente de la isla de Sicilia, que es posible identificar no solo en El Padrino, sino que de igual modo en otros trabajos suyos como bien lo son El Siciliano (1984), El Último Don (1996) y Omertà (1999).  Si bien en un país tan violento como USA personajes de esta calaña han abundado desde sus orígenes, como además ya antes habían sido representados por otros novelistas, en el cine y la televisión, gracias a Mario Puzo fueron humanizados al punto de convertirse en sujetos carismáticos e incluso románticos (por no decir idealizados).  Pues en las miles de páginas que les dedicó a todos estos, los describió de tal manera que aún con tantas muertes a cuestas, se perfilan como individuos sensibles, capaces de grandes muestras de compasión y amor; en otras palabras los gánsteres de Puzo, son fieles representantes de la dicotomía de nuestra especie, que envuelta por su propia naturaleza apasionada se mueve entre el bien y el mal.
     El talento de Mario Puzo, que lamentablemente no dio tantos títulos como bien quisiéramos muchos de sus lectores, se vio recompensado cuando  Hollywood lo llamó a sus filas, tal como ya se dijo más arriba.  No obstante la trilogía mencionada no fue su única contribución al medio, pues entre sus trabajos al respecto destacan de igual modo su guión para una de las “madres” de todas las películas de desastre: Terremoto (1974).  También se puede mencionar su otra sociedad junto a su amigo Coppola, Cotton Club (1984), otra manera de abordar el tema de la mafia, aunque esta vez desde el punto de vista de los tiempos de la Ley Seca, cuando en E.E.U.U. estaba prohibido el alcohol y ello dio paso a grandes mafias dedicado a su tráfico (¡Solo a los gringos se le ocurre ese tipo de censuras!).  De igual modo recordado es lo que hizo sobre su propia novela El Siciliano (1984), cuya adaptación se estrenó en 1987. 
     Sin embargo dentro de su carrera como guionista de cine, merece por completo destacarse su libreto para nada menos que la primera película de alto presupuesto sobre Superman (1978), que no ha perdido vigencia y que hoy en día sigue deleitando a grandes y chicos, con la nostalgia de los primeros por ser el filme que “nos hizo creer que un hombre podía volar”.   Lo más insólito respecto a que Puzo haya sido el encargado de tal empresa, es que este no era un lector de cómics y nunca antes había tomado en sus manos una historieta del Azuloso.  Pues tal como contó en una entrevista, se puso de lleno a leer historias sobre el personaje y encontró en su génesis antecedentes propios de la tragedia griega y la mitología comparada, de modo que se decidió a enfrentar el argumento de tal manera de otorgarle tal magnífico corpus y/o carácter al superhéroe.

Mis mayores respetos para Don Mario Puzo.
     
    Omertà fue la última novela que llegó a escribir por completo, puesto que pocos días después de acabarla falleció a raíz de un paro cardiaco.  De este modo fue la primera de sus dos obras publicadas póstumamente; a la recién mencionada le siguió la narración histórica de Los Borgia (2001), realizada en colaboración con su pareja Carla Gino (de tal modo que a través de esta obra, trató acerca de la primera gran familia mafiosa en la historia de Italia).
      La palabra Omertà se refiere al pacto de honor de los miembros de la mafia siciliana, para guardar en secreto todo lo concerniente a ella, por lo que nadie que esté fuera de ella puede saber sus misterios y en especial los miembros de la ley y el orden.  Pues en este libro un sujeto rompe dicha prohibición y ello gatilla buena parte de los acontecimientos de la novela.
     Tal como sucediera con su título más destacado, El Padrino y por lo mismo en El Último Don, Puzo desarrolló con lujo de detalles la historia de toda una familia dedicada durante generaciones a la ilegalidad, primero en Italia y luego en Estados Unidos, la nueva patria y cuna de sus últimos vástagos.  En este caso son los Aprile los protagonistas del libro, si bien aparece uno que otro Corleone, los mismos de su obra cumbre.   La novela comienza describiendo al líder de los Aprile, Don Raymonde, quien desea terminar con su imperio mafioso para vivir al amparo de la ley y dejando completamente fuera a sus hijos de los negocios ilícitos en los que estuvo por décadas dedicado.  Justo cuando pareciera que el escritor iba a repetir la trama de El Último Don, sobre la lucha de un anciano patriarca por acabar con su antigua vida, enfrentándose a la resistencia de su propia descendencia que se niega a abandonar la criminalidad, Puzo nos sorprende y cambia por completo el foco de la historia, centrándolo en varios otros protagonistas y en especial en el hijo adoptado (a quien el Don llama su sobrino), el cual desde pequeño lo tuvo como su real heredero y aún por sobre sus propios consanguíneos.  No obstante todo se complica cuando un correcto agente del FBI, jura destruir por completo a todas las mafias de su país y debido a ello se embarca en un verdadero complot junto a otros sujetos, de modo de hacerse con lo que queda del tesoro de los Aprile. Lo que nadie sabe es que otras fuerzas operan en las sombras y desean conseguir lo mismo que el agente, sin embargo estos corresponden a personas por completo inescrupulosas y ruines, de modo que el personaje principal debe vérselas con todos ellos para cumplir con los propósitos del hombre que adoraba y así salvar a los suyos
    La prosa de Puzo es exquisita y su capacidad para narrar uniendo a la perfección cada una de las subtramas que componen este libro, es digna de una gran escritor como él.  Pues el argumento va de un personaje a otro de manera constante, a veces a través de largos capítulos dedicados a estos y en otras haciendo referencia a eventos del pasado que permiten conocerlos mucho mejor.  Un narrador omnisciente abre la mente y el corazón de los personajes al lector, para quien es revelado todo un mundo de seres complejos, demostrando que no existen blancos y negros, cuando se trata de representar el alma humana; esto mismo debido a que se presentan muchos personajes ligados al submundo de la criminalidad, quienes no dejan de ser capaces de tener actos de heroicidad, lealtad a prueba de balas y hasta ternura.  Es cierto que al lado de todos estos seres llenos de matices, también hay otros que sin dudas son dignos de rechazo público, no obstante el autor los describe como personas tan engañosas, que en apariencia resultan encantadores; por lo tanto en el desarrollo del argumento queda claro que la maldad humana tiene sus grados, como para no aventurarse a hacer juicios de valor a la primera.
     La mafia siciliana del libro es abordada como una sociedad distinta a la que uno conoce, pues posee sus propias tradiciones y reglas, las que llegan a ser la pauta de sus integrantes de una conducta aún irreprochable pese a todo y que deben tener entre ellos mismos para mantener sus más rancias costumbres.  Los valores de la familia y el honor son sagrados para estos hombres y mujeres, quienes además son temerosos de Dios, ya que consideran que es el único que realmente puede perdonar los pecados (pues en ningún momento dejan de reconocer sus propias debilidades, por los mismos actos que ellos han cometido).  Son católicos en su fe y respetan a su iglesia en los más mínimos detalles.  De carácter alegre pese a todo, nunca perjudicarían a los más pobres, sino que al contrario acostumbran ayudar a su gente (es decir, a los campesinos de su pueblo).  Aun cuando se trata de enemigos, tienen por norma hablarse con respeto y cordialidad.  La venganza (la llamada vendetta) es otro de los pilares principales de su sistema de vida, puesto que no llevarla a cabo es un acto de deshonor y cobardía.
     Por medio de este libro es posible reconocer una crítica directa e indirecta a las fuerzas públicas y gubernamentales del orden, pues aparecen en sus páginas como instituciones donde abunda la corrupción, con representantes maquiavélicos, violentos y faltos de empatía. 
   Otro tema destacable en el libro, es el de la búsqueda de la redención y en especial cuando se trata de conseguir vivir en paz y alejado del mundo turbulento.  Esto se haya bajo las figuras de Don Aprile y Astorre Viola, quienes terminan optando por la sencillez, una vez que han conseguido ordenar sus destinos y los de su familia.
    A continuación una lista de los personajes principales de esta recomendable novela:

·         Raymonde Aprile: Destacado cabecilla de la mafia siciliana en USA, quien se encuentra cansado de su papel y deseando lo mejor para sus tres hijos, por lo que decide mantenerlos apartados de sus responsabilidades como Don.  Es un hombre bastante sabio, quien considera que ya ha conseguido casi todo en la vida, en especial para su familia, de modo que ya es el momento de formar parte completamente de la sociedad norteamericana como ciudadanos de respeto.  En todo lo que ha llegado a vivir, le ha tocado guardar varios secretos de importancia, los que poco a poco van siendo revelados en el libro.
·         Astorre Viola: El sobrino adoptado de Don Aprile es un hombre que desde pequeño brilló por su inteligencia y encanto.  Poseedor de múltiples dones, entre los que se encuentran una apuesta figura, voz melodiosa y una elocuencia seductora, es un hombre que se debate entre sus obligaciones para con la familia Aprile y su enorme corazón.  A su manera es un héroe entre los de su tipo.  Resulta muy interesante en él la tranquilidad y astucia con la que realiza el encargo de su tío, así como sus otros deberes, sin caer en la crueldad para los enemigos, pese a que oportunidades no le han faltado para hacer uso de su talento para la violencia.
·         Kurt Cilke: Es el único representante del FBI que aparece en estas páginas como alguien idealista y de fiar, quien cree a tal punto en su trabajo, que ha tenido que realizar acciones que van en contra de sus ideales, al tener que obedecer a sus jefes.  Lideró el exterminio casi completo del poder de la mafia y ahora solo le queda acabar con los Aprile, que se le escaparon en su anterior cruzada, además de lograr encerrar al hombre que fue el responsable de violar la omertà y quien sigue haciendo de las suyas desde su supuesta inmunidad. Es un gran devoto de su familia.
·         Franky y Stace Sturzo: Gemelos inseparables que a sus cuarenta años aparentan mucho menos por su aspecto atlético, además de ser ambos bastante guapos.  Bajo su imagen intachable, ya que son exitosos empresarios y realizan varias actividades de apoyo a la comunidad, se oculta su trabajo como asesinos a sueldo, en lo que cobran grandes cifras por su eficacia.  Es así cómo son contratados por los enemigos de los Aprile y se ven envueltos en las redes de este verdadero laberinto de pasiones.
·         Nicole Aprile: La única hija del Don, es una exitosa abogada poseedora de su propio estudio jurídico. Dedica buena parte de su tiempo a defender gratuitamente a los sentenciados a la pena de muerte, incluyendo asesinos, ya que considera que nadie tiene derecho a matar a otras personas.  Como sus dos hermanos varones, le cuesta creer en la vida de mafioso de su padre, ya que nunca antes tuvo pruebas fehacientes de ello, hasta que ocurren los eventos que llevan a su querido primo a actuar y solicitar su ayuda. 
·         Aspinella Washington: Preciosa agente del FBI afroamericana corrupta y famosa por su carácter violento y lenguaje soez.  Posee un alto puesto en la agencia debido a sus dotes profesionales, pero luego movida por el resentimiento social cayó en desgracia.  Tiene poco aprecio hacia el sexo masculino.  Pese a todo, como muchos otros personajes de este libro, se siente muy apegada a su sangre y en este caso a su única hija.
·         Rosie Conner: El gran amor de Astrorre desde su juventud, es una exquisita mujer que destaca no solo por su belleza y femineidad, quien seduce a buena parte de los hombres, sino que además posee varios intereses intelectuales y académicos; es así como ha usado sus talentos para conseguir el favor de varios varones poderosos, a los que en todo caso trata como la mejor de las amantes.  No obstante Rosie guarda otros secretos.  Pese a lo que siente por ella Astorre, decide acudir hasta su persona para salir victorioso de su empresa como albacea de la familia Aprile.
·          John Heskow: Es el hombre que trabaja para el grupo de criminales que desea hacerse con los bancos de los Aprile, organizando los trabajos sucios como el contrato de sicarios para conseguir sus fines.  De origen italiano, prefirió renunciar a sus orígenes, cambiándose el apellido por uno que lo hiciera pasar como descendiente de alemanes, aprovechándose de su aspecto propio de tal raza.  Es un hombre astuto que sabe sacar provecho de cualquier situación, un verdadero “sobreviviente”.  Tal como otros de la especie, su mayor debilidad es su familia, siendo en su caso su único hijo la persona a quien más adora.
·         Inzio Tulippa: De todos los criminales que aparecen esta esta novela, es el que más se parece a la idea de un hombre malvado 100%, puesto que no solo busca atesorar dinero a costa del sufrimiento de los demás, sino que además carece de los detalles que hacen del resto personas con cierto carisma.  De raíces indígenas y latinoamericano, se aprovecha de su inmunidad diplomática para sacar partido de su posición, en especial de las drogas dura que produce y llegando a tal extremo que públicamente es un defensor de su uso (¡Si hasta da conferencias alrededor del mundo haciendo proselitismo, por las cuales le pagan más encima!).  Junto con Aspinella es uno de los personajes más detestables de esta obra  (no obstante es en este detalle que se haya la virtud literaria de Puzo, al ser capaz de crear entes tan diversos, complejos y verosímiles, dentro de un universo ficcional lleno de gente dedicada a la profesión del mal).


10 comentarios:

  1. Un análisis muy interesante y completo de esta novela. Los personajes son variados y parecen mucho más cercanos al común de la gente. Aun así, como tu mismo mencionaste, todos caen en la categoría de tener la familia (o la sangre, si se quiere) como debilidad. ¿No te parece un rasgo demasiado común para muchos personajes, aunque sea en una misma novela?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo Roger, por ser el primero en comentar este texto sobre un libro que me reencontró con el gran Mario Puzo. Respecto a tu pregunta, creo que se da esta característica en buena de los personajes del libro, porque con ello su autor demuestra que hasta la gente más ruin tiene su corazoncito; por otro lado, como descendiente de italianos, es claramente alguien para quien la familia es algo primordial en la vida de las personas.

      Eliminar
  2. Al leer esta reseña y que nombrara Al padrino me trajo tantos recuerdos, ya que es una de mis peliculas favoritas en la cual aun con mi corta edad en ese tiempo 10 años supe que lo que estaba viendo era grandioso y su sountrack quedo grabado en mi mente , hasta pense en llegar a hacer mafioso jajajaj cosas de niños. Si leo el libro de el padrino me encontrare con cosas que no pusieron en la pelicula .
    Se ve muy interesante Omerta ya que arto que me gusta lo que tiene que ver con mafias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un adolescente cuando vi por primera vez esta trilogía y me encantó, por lo tanto entiendo muy bien lo que te pasó de niño.

      Eliminar
  3. Elwin ha sido muy interesante que te hayas referido a Mario Puzo, uno de los novelistas más entretenidos de Estados Unidos. Pero creo que tu error fue mezclar un análisis literario con los aportes al cine norteamericano del autor, esto hace que el lector de tu articulo se pierda y no vislumbré el horizonte verdaderamente literario del autor y su trabajo poco importante para el cine (a excepción de la trilogía del padrino, recomendación leer el libro de Coppola sobre el tema).
    En segundo termino uno de los aportes literarios de Puzo fue hacer de un delincuente bestial, el protagonista y héroe, transformándolo casi en un personaje de culto entre los lectores.
    Puzo en su obra sobre los Borgias crea la idea que son la primera mafia, pero este no es un hecho histórico, sino que una muy libre interpretación del autor sobre un tema histórico.
    Para finalizar, una de las criticas que se le ha hecho a Puzo ha sido que sus novelas de mafías son en líneas generales predecibles (la venganza del héroe - criminal, sobre sus enemigos), los complot para destruir a la "Familia", que no resultan y la sociedad extremadamente corrupta (aun que se hable de Estados Unidos)
    Gracias Elwin por tu articulo fue muy entretenido leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tempus fugit, Saudaukar, que hace tiempo que no te manifestabas por acá. Me alegra que te haya gustado este texto, inspirado por el tercer libro que leo de Puzo y que tanto me entusiasmó.
      Me referí a la faceta de guionista de este autor, porque para mí es muy valiosa, no solo por lo que hizo con su amigo Coppola, sino porque para mí su labor con Superman es importante (en un filme que he visto tantas veces, que me marcó bastante y que me recuerda a mi papá, pues a él le gustaba harto esa peli).
      Lo que le critican a este autor tal vez suceda con sus libros sobre la mafia, pero él no solo escribió sobre ese tema (te cuento que me he hecho la promesa de leerme dentro de este semestre su segundo libro "La Mamma", que lo tengo hace años) y muchos de esos títulos están muy bien considerados.

      Eliminar
  4. Elwin Mario Puzo es un gran escritor, no al nivel de los grandes intelectuales, pero si, su obra es de un gran talento, ditirámbica y audaz, no todos los días alguien dice "un criminal es un héroe", pero se especializo demasiado y sus construcciones literarias caen en lo mismo (no me refiero a la Mamma, ya que no la he leído). Como Guionista fue un acierto trabajar con Coppola, aun cuando este director se rodio de grandes actores que ayudaron en mucho a la puesta en escena del guión de Puzo y la dirección de Coppola. De su otro trabajo no me referiré, ya que no es ni la sombra del padrino, escuche una vez que se dijo que Puzo y Coppola fueron en contra del circulo decadente y poco artístico del cine Norteamericano, para luego corromperse felices con el éxito y el dinero que tanto criticaron en las sagas del Padrino, recuerda lo que dice Vito "es que ya te corrompiste con esos peces gordos...", parece que nuestros amigos si lo hicieron, eso por su puesto no les quita talento a ninguno de los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que este intercambio ameno de ideas respecto a Puzo nos lleva a querer leer más de este caballero, para hacerse una idea completa respecto a su labor literaria. Ya contaré en un futuro cercano mis impresiones respecto a "La Mamma".

      Eliminar
  5. De Puzo he leído sólo El Padrino, y me llevé una inmensa sorpresa, con una novela muy bien construída, con una estructura de capítulos en una primera lectura algo desaliñada, pero en la que descubrimos a través de sus varios argumentos paralelos, una notable disección acerca del poder, cómo se gana, cómo se ejerce, y cómo se puede perder. Y escrita de una manera notable, sin pedantería o florituras innecesarias. Ignoro si el resto de la obra de Puzo está a la altura, pero El padrino se merece mucho más reconocimiento que el relativo desprecio que genera su condición de best-seller.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues he tenido el gusto de leerme tres novelas de esta gran escritor y las disfruté bastante, además de que me parecieron estar escritas soberbiamente. Igual cuando leí "El Padrino" era bastante joven, de modo que no seria malo repetírmelo (tal como lo he hecho con las películas que tanto me gustan).

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...