domingo, 7 de abril de 2013

El poder de una decisión.



     El miércoles de la semana pasada iba todo muy bien en el colegio donde trabajo, como por lo general me sucede allá.  Había terminado mis clases con mi curso favorito, el Cuarto Medio A de Alimentación Colectiva, cuando me fui de inmediato al 3° B de Administración, el que en la mezcla que se formó al juntar a alumnos de dos segundos medios del año pasado y unos cuantos nuevos en el establecimiento, salió mucho menos “dócil” que el resto de los cursos con los que trabajo.  Pues bien, casi desde las primeras clases, varios de sus integrantes fueron desagradables conmigo, pese a que probé con ellos tanto ser gentil como estricto de modo de arreglar el ambiente y/o potenciar mi autoridad entre ellos.  Siempre pensé que sería capaz de dominarlos sin tener que recurrir a otros para solucionar las cosas y qué equivocado estaba.  Pues bien, ese día miércoles una alumna que sufre de crisis de pánico me pidió permiso para ir al baño, a lo que le dije que esperara unos pocos minutos a que terminara de dictar y entonces fuera.  No obstante la estudiante siguió interrumpiéndome con lo mismo y como el resto de sus compañeros comenzaron a presionar para que cediera, ofuscado y sin querer mostrar debilidad ante ellos por ceder ante la reacción de los muchachos, al final la niña se puso histérica; así fue cómo rompió en llanto, por lo que hubo que sacarla de la sala y por último hasta supuestamente se desmayó.  A partir de entonces las horas siguientes con los demás no fueron muy gratas que digamos, ya que se aprovecharon de los eventos ocurridos para  demostrarme su poco aprecio.  Nunca fue mi intención negarle su deseo a la niña, pero tal y cómo fueron las cosas, dificultó que todo se diese de la manera más sencilla.  Admito que debí reaccionar con mayor criterio, decirle de inmediato a Javiera que fuera no más al baño, puesto que nunca pensé que al querer hacer todo “ordenado”, esto traería serias consecuencias para mí y aún peores ratos para mi persona.  Mis jefes, en especial el Rector, me han dado todo su apoyo, mas aún todavía no se solucionan al 100% las repercusiones de esto.  Si pudiera volver atrás en el tiempo, me habría gustado cambiar mis decisiones y así haberme evitado tanto malestar.  Es a raíz de ello que el nombre de este texto, que tiene además directa relación con una película que hoy deseo comentar, hace clara referencia a la idea de que vez que nos enfrentamos a una decisión, que muchas veces apenas realizamos a conciencia (si no que de la forma más automática, por el simple hecho de lo aceleradas que son nuestras vidas), arrastramos una serie de consecuencias inesperadas que a veces no son las que quisiéramos obtener.
     En la vida siempre estamos tomando decisiones: algunas veces pensamos muy bien en lo que hacemos, pero es ante la eventualidad que no siempre podemos actuar con sangre fría y en vez de hacer uso de la cabeza para ello, utilizamos nuestro corazón, lo que no en todos los casos es lo mejor para nosotros; a esto se le debe sumar que todo se hace más difícil si nuestra naturaleza resulta ser más visceral e instintiva que racional.  En fin, hay que aprender de nuestros errores.
     El sábado de la semana pasada, es decir, el Sábado Santo, me fui a comprar pelis (entre otras cosas) a uno de mis lugares favoritos: El Persa Bío-Bío, lugar de culto en Stgo. para conseguir a los mejores precios las cosas más insólitas o aquello que en otros sitios te cuesta un ojo de la cara; eso sí, hay que saber dónde comprar, qué “picadas” y/o “caseros” tienen los mejores precios, ofertas y surtidos.  Así es cómo desde que adquirí mi nueva tele con equipo blu-ray, que les compro a unos rockeros que siempre mantienen un stock de filmes originales en este formato y nuevecitas más encima. Durante mi última visita les compré dos pelis y una de ellas era El Efecto Mariposa, filme del 2004 y que solo había visto una vez, en el ya “extinto” formato del VCD.  Al apreciar este largometraje, obviamente quedé asombrado por su ingeniosa y dramática historia, sin embargo no la volví a ver hasta casi 10 años después.  Luego supe que tenía un final alternativo (en realidad posee como 3), el cual resultaba bastante duro, inesperado y además poco ortodoxo para el típico happy end hollywoodense.  Para mi dicha la edición en blu-ray que me autoregalé, venía con el Corte del Director, por lo que ahora por fin podía ver ese desenlace que supuestamente no se atrevieron a exhibirlo en los cines debido a su supuesto pesimismo (en todo caso, no contaré de qué trata este final, ya que creo hacerlo, sería quitarle al nuevo espectador su derecho a la sorpresa).  Una cosa más diré acerca de este review y es que tras los eventos de mi vida a los que hice referencia más arriba, me fue imposible no sentirme identificado con el protagonista y su sentimiento de culpa frente a sus acciones, así como en su afán de corregir sus torpes decisiones.
     Ya es el momento de hablar de esta obra en sí, como además de permitirse hacer uno que otro comentario y análisis de rigor, para ir dilucidando sus características…
Edición española del libro
aquí recomendado
      La película trata sobre un joven universitario que de niño tuvo unas cuantas experiencias traumáticas, de las cuales no se siente orgulloso; todo esto, puesto que de algún modo piensa que es el responsable de varios de estos hechos y con lo cual influyó negativamente en la vida de sus amigos de tal época.  Para rematar, de pequeño sufría de lapsus en los cuales perdía el conocimiento y con ello su memoria quedaba con lagunas en algunos de los momentos más cruciales de aquellos primeros años.  De este modo por recomendación de su psiquiatra, comenzó a llevar un diario en el cual anotaba todo para no olvidar lo que le pasaba.   Luego de un más que triste suceso, el protagonista se va junto a su madre a vivir a otro lugar y nunca más vuelve a ver a sus amigos de infancia, como tampoco a su amor de aquel tiempo; y así es cómo tras dejar  esa vida tan difícil, nunca más vuelve a sufrir de sus ataques, hasta que un día la fortuna lo lleva a leer uno de sus antiguos diarios de vida, el cual resulta ser el correspondiente a su última pérdida de conciencia.  De este modo, Evan “recuerda” lo que pasó en realidad en dicha ocasión, no obstante lo que le sucede al leer dicho documento, resulta ser algo así como si se transportara hacia el pasado.  Cuando vuelve al presente, el joven se da cuenta de que tras años de mantenerse sin recaídas, ha sufrido una más.  Tras lo sucedido, Evan decide viajar a donde antes vivía y allí tiene un emotivo reencuentro con Kayleigh, su mejor amiga de aquellos años y de quien estuvo en secreto enamorado; luego, éste vuelve a su normal rutina para solo enterarse poco después que  Kayleigh se ha suicidado producto de su visita.  Este hecho marcará una serie de eventos en los cuales Evan al descubrir que si lee y se concentra en los pasajes claves de sus anotaciones, puede viajar en el tiempo, con su conciencia de hombre adulto, pero en el cuerpo de su yo pasado (existe una espléndida novela de Richard Matheson, titulada En un Lugar del Tiempo y de la cual él mismo hizo el guión de su versión cinematográfica Pídele al Tiempo que vuelva, donde el protagonista también sólo con su fuerza mental y de voluntad logra transportarse al pasado) .  Con esta habilidad puede intervenir a gusto los acontecimientos para mejorar su existencia y la de los demás; no obstante cada vez que hace esto, comete algún tipo de error que hace que al final todo sea un desastre.  A su vez por cada manipulación del tiempo que hace Evan, pierde la conciencia y le da un ataque que implica convulsiones, sangrado de nariz y por último, nuevos recuerdos que se suman a la gran cantidad de estos que a su memoria van sumándose con sus viajes.    Por mucha buena voluntad que tenga para cambiar el curso de las cosas y la vida de quienes le importan, Evan va creando una serie de reacciones que terminan por destruir la felicidad de todos.
     Tras hacer el resumen anterior sin contar mayores detalles, se pueden considerar los siguientes aspectos en el filme y que pueden ser tanto virtudes suyos, como temas ya recurrentes desde las primeras historias de la Humanidad:

Portada de una de las tantas ediciones
en nuestra bella lengua castellana,
 del libro que contiene el cuento mencionado.
  • El curioso nombre de la película que para muchos no puede tener mayor significancia, atiende a un interesante concepto de la llamada Teoría del Caos (interesante disciplina de la física) que atiende a la idea de que una mínima variación puede ocasionar una serie de efectos de gran alcance e impredecibles.  El nombre dado a esta idea, proviene de un viejo proverbio chino que dictamina que “El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo”  (el cual posee a su vez al menos dos variaciones dentro de la tradición oral).  Es así como en la cinta en cuestión que con cada pequeña variable que introduce Evan en la ecuación de su vida, se produce un efecto mariposa que muestra distintas posibilidades, cuál más caótica posible. 
  • En la literatura de ciencia ficción famoso es el cuento ya clásico de Ray Bradbury titulado El Sonido del Trueno (adaptado excelentemente en su programa televisivo El Teatro de Ray Bradbury en los ochenta y luego para el cine en una película de Peter Hyams no con muy buenos resultados)  y donde quizás por primera vez se abordó artísticamente el concepto del Efecto Mariposa.  En este breve, pero potente relato, se observa cómo una empresa que se dedica a realizar costosos desplazamientos en el tiempo, lleva a sus millonarios clientes al pasado prehistórico para matar dinosaurios; sin embargo las criaturas que van a “cazar” los viajeros son aquellas que están a segundos de fallecer por causa natural y así no interrumpir el curso normal de la historia; además los viajeros deben ir sobre una plataforma flotante de modo de no tocar nada del medio.  Empero uno de los clientes se asusta al ver a su presa y se cae de la plataforma, pisando sin querer una mariposa, a la que por supuesto mata, y con ello al regresar a su hogar se dan cuenta que todo ahora es distinto.  Este cuento tan celebrado (y dado a leer en los colegios de todo el mundo) tuvo su “homenaje paródico” en el programa animado de Los Simpsons con muy irrisorias consecuencias.  Considerando lo anterior y el legado de Ray Bradbury, la película se permite hacer su propio tributo al autor cuando en el cuarto universitario de Evan, se ve una banderilla propia de los típicos equipos deportivos estudiantiles gringos y que dice Bradbury.
  • En cuanto a cada una de las distintas realidades mostradas en el largometraje, pues estas corresponden a una ingeniosa forma de tratar la noción del viaje en el tiempo (tema tan caro a la ciencia ficción) y que en esta historia se hace a través del particular poder mental del protagonista, quien realiza su periplo ocupando el mismo espacio físico de su yo de antaño (o sea, no pueden coexistir dos Evans en el mismo momento y lugar).  Es así como en El Efecto Mariposa el viaje en el tiempo no responde ni al uso de una sofisticada máquina, como tampoco a una distorsión espaciotemporal capaz de traer hacia el pasado a los incautos personajes, ni mucho menos a la intervención de un poder mayor y sobrenatural, si no que a los que se podría llamar como a un “poder extrasensorial” (otro tema del género, dentro del cual se encuentran la telepatía, la piroquinesis, la levitación y muchas otras más habilidades supuestamente latentes en los recónditos recovecos del cerebro humano).
  • Los antiguos creían en la llamada “predestinación”, concepto en el cual el ser humano sin importar lo que hiciera, su vida de antemano debía cumplir con un destino ya escrito desde antes de su nacimiento.  Es así como esta idea fue abrazada tanto por religiones paganas, como por Calvino en el Cristianismo con la Contrarreforma en el siglo XVI y quien luego fundaría su propia iglesia defendiendo sus postulados.  Yendo más atrás en el tiempo, los griegos en sus tragedias mostraban este principio a través de la historia de sus héroes, quienes por mucho que trataban de superar su sino, al final caían bajo el peso aplastante de los hados (los cuales incluso eran superiores a los dioses, los que también se veían dominados por estas irrompibles leyes cósmicas).  De este modo Evan, cual héroe trágico, hace todo lo posible por escapar a su cruel destino y no obstante pese la pasión que le dedica a dicha empresa, se da cuenta al final de que él es el punto de partida de todas las tragedias en las que se ven sumidos los suyos; por consiguiente sólo queda el sacrificio personal y es en especial en el Corte del Director de la película, que se puede apreciar mejor la magnitud de la última decisión del personaje.  Si bien su existencia se encuentra al alero de los oscuros designios del devenir, al final la resolución tomada por Evan responde a la introducción de otra vieja idea que contrasta con la predestinación: el libre albeldrío, corriente religiosa más propia del Cristianismo tradicional y en la cual cada ser humano posee la libertad para decidir cómo llevar su propia vida, aún por sobre un “plan mayor”; de este modo en cualquiera de los desenlaces del filme, el protagonista de esta historia termina siempre haciendo uso del poder de su decisión.
  • El filme muestra a niños expuestos a terribles sucesos, lo que en todo caso por muy dramáticos que sean, responden a la violencia que en la vida real desgraciadamente muchos de ellos sufren; todos estos acontecimientos por supuesto que logran influir en sus jóvenes personas, ya sea para bien o para mal.  La película ilustra muy bien esta situación y de este modo el espectador es testigo de varias escenas bastante crudas la verdad, las cuales si bien no son 100% explícitas, deben ser apreciadas con criterio formado.  En todo caso, ante la trama de esta obra, resulta difícil no impresionarse con el hecho de tener a actores tan pequeños representando situaciones de este calibre.
  • Pese a su atmósfera tan cargada, la película posee su cuota de humor, la cual si bien no es abundante para no perder su rumbo trágico, se agradece ante tanto dramatismo; corresponde por tanto a un humor inteligente, apoyado en los detalles de los distintos cambios sufridos en las vidas de los personaje tras el Efecto Mariposa (como cuando Evan se despierta otra vez en la universidad y descubre la transformación física por la que ha pasado).
  • Ante cada rumbo diferente que llevan a Evan y a los demás sus intervenciones en el tiempo, la realidad es modificada de tal modo que vemos a los personajes viviendo distintas existencias, lo cual muy bien atiende a la idea de universos paralelos; este concepto tan popular en la ciencia ficción como en la fantasía, al igual que el Efecto Mariposa, también posee su origen en teorías científicas y postula que cualquier decisión que realicemos, corresponde a una realidad distinta ligada a un universo paralelo y en el cual esa decisión tiene cabida y repercusión.  Es así como en esta película se muestran múltiples versiones del pasado y presente de los personajes, las que a su vez tienen que ver con las disparejas acciones del protagonista; de este modo cada realidad alternativa posee sus propias variantes que las separa una de la otra, en cuanto a su propia singularidad.  Con respecto a estas disímiles versiones de la realidad, ellas reposan no sólo en un guión sólido, si no en las actuaciones de sus artistas que muestran una gran versatilidad para diferenciar sus variados yo y hacerlos tan verosímiles dentro de sus constantes cambios.

     Para terminar, el filme contó con el protagonismo de Ashton Kutcher, rubio actor y también modelo que acá hizo también de productor, demostrando ser más que una cara bonita y además poseer la capacidad de superar a su personaje en la popular serie That '70s Show que lo hizo famoso.  Kutcher con su primera incursión en el cine como actor principal, pasó de un personaje de corte más liviano, a uno que le implicó sacar a la luz su faceta más humana y emotiva.
    La película no fue dirigida por una sola persona, si no por dos,  Eric Bress y J. Mackye Gruber, quienes colaboraron además en el guión.
    El filme originó dos secuelas lanzadas directamente al DVD.



10 comentarios:

  1. Buena review Elwin, solo hay un punto que quiero indagar, en la película, nunca se sabe si hay o no presencia de universos paralelos. Si bien Evan vive en distintas realidades cada vez que modifica una acción pasada esto podría originar una linea temporal nueva como podría "borrar" y "sobrescribir" todo lo acontecido en una única linea. A pesar de todo esto, se supone que el destino trabaja por sobre el tiempo, no importa las decisiones que tomemos no hay forma de cambiar algo destinado, el hecho de que Evan al final haga lo que hizo, en términos de destino tenía que ocurrir, no importa si llego a la realización propia de que llegaría a eso o no.

    Hay un anime que trata de "el efecto mariposa" y maneja de una forma excepcional este tema, propone una idea increíble, ¿qué tal si puedes cambiar el resultado mostrando los mismos hechos acontecer?... la serie se llama Steins;Gate y te la recomiendo mucho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias como siempre, Luciano. Hace unas horas atrás revisaba un post del año pasado, justo en el cual conmemoro/celebro el primer año de vida de esta página (puesto que a final de mes cumplo los dos años) y leí que en él te agradecía tus dotes de "corrector", puesto que por lo general a uno siempre se le escapa uno que otro detalle. Respecto a de si hay o no universos paralelos en el filme, pues estos claramente no están presentes en su más pura concepción y tan sólo las distintas realidades creadas por el Efecto Mariposa se conectan en el filme con el tema (o sea, de algún modo ambas teorías se encuentran relacionadas). Tendré el animé que me recomiendas como muchas otras joyas que han llegado a mis manos por recomendación tuya.

    ResponderEliminar
  3. Mi punto es que queda la incertidumbre(o en lo que uno quiere creer por el bien personal) cuál es la verdad, ya que en si, ambas teorías temporales y existenciales tienen una gran crueldad para el personaje que puede manipular el tiempo, por una parte si existen realidades paralelas, y se fabrican cuando tomas una decisión que diverge en nuevos universos, los universos ya existentes siguen existiendo, por lo cual en el caso de este film todo lo malo que le ocurrió a nuestro amigo Evan, seguirá ocurriendo en realidades que él abandonó, y así su amada morirá infinitas veces, por otro lado la teoría de que existe solo una linea temporal la cual re sobrescribe también es muy cruel ya que los humanos basamos nuestra existencia en nuestros recuerdos, puede que nuestra personalidad comience con "tabula rasa" y serían solo nuestras experiencias quienes nos hacen ser quienes somos, el hecho de que esto desaparezca, los recuerdos creados entre las personas es muy cruel.

    ResponderEliminar
  4. Creo que queda a manos del espectador conocedor de ambas teorías, decidir qué sucedió realmente con las decisiones de Evan. Yo opto por pensar en el "simple" efecto mariposa y que si bien su sino es que todo termine en desastre, al final su libre albedrío le permite sacrificarse en un mal necesario, de modo de conseguir la dicha para los demás.

    ResponderEliminar
  5. Leí "Las doradas manzanas del sol" hace unos veinte años, era apenas un niño, y nunca más lo releí, pero hoy me has rememorado aquel relato, ahora recuerdo que por pisar una simple mariposa, cuando los protagonistas regresan a su tiempo se encuentran un mundo completamente diferente, un régimen totalitario me parece. Por aquel entonces emitían "O teatro de Ray Bradbury" en la televisión de Galicia, pero era muy tarde y nunca lo podía ver.

    ResponderEliminar
  6. Yo también leí ese libro hace como esa cantidad de años y recuerdo que también me emocionó y cuando me tocó llegar al cuento "Hola y Adiós" casi lloré de emoción. Igualmente veía y disfrutaba mucho "El Teatro de Ray Bradbury" y me encantaría tenerlo completo. Gracias por detenerte por acá.

    ResponderEliminar
  7. Saludos tardíos Elwin,
    Debo reconocer que la primera vez que vi la película no me gustó, habiendo leído los textos que indicas, me pareció que la película no necesariamente abordaba la fuerza del tema.
    Sin embargo, hace muy poco la vi nuevamente con María Elena, y encontré algunos elementos que me gustaron.
    -No explicar el origen del viaje en el tiempo, en casos como este menos es más.
    -Las lagunas y las reescrituras de memorias...
    -Jugar con las opciones...

    Me parece que en este caso el protagonista viaja siempre en la misma línea temporal destruyendo las otras realidades, no es mal acercamiento, solo distinto al de los infinitos universos. Esta otra opción me parecería que habría permitido una exploración de la idea de que el protagonista tiene la habilidad de "viajar" a otro realidad y cambiarse por el otro "yo", que pensarían los otras Evans? puede volver? puede escoger?

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Gracias, amigo, por pasarte por acá, que siempre leer tus inteligentes comentarios complementa lo poco certero que puedo llegar a ser con mis escritos. Creo que en verdad esta es una película compleja que da para "frikear" harto con sus distintas aristas, más si se está en compañía de gente tan interesante como aquellos en cuya grata compañía estuve ayer. Estamos en contacto.

    ResponderEliminar
  9. Muy buena esa película.
    saludos
    Maru - Chile

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias, Eugenia, por darte un paseo por acá y dejar tu valioso comentario y saludos Espero verte seguido en la página.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...