domingo, 22 de julio de 2012

Un Nuevo Spiderman.



    Cuando los fanáticos de nuestro “Amistoso Vecino el Hombre Araña”, ya sea tanto de sus cómics, como sus distintas seriales y películas nos enteramos de que vendría un “receteo” del personaje en los cines, la mayoría pusimos el grito en el cielo…¿Cómo era posible que tan sólo a menos de cinco años tras el último filme de Sam Raimi, volvieran a contar el origen de este querido superhéroe, cuando ya la labor hecha por Raimi y su equipo había logrado más que honrar al Trepamuros? Realmente las decisiones de Hollywood donde muchas veces prima más el dinero que la verdadera calidad y la publicidad por sobre el arte mismo, no debían de por qué sorprendernos tanto (y más todavía al asumir que muchas veces estas versiones fílmicas dejaban mucho que desear).  Es cierto también que en ocasiones las películas que adaptan cómics se alejan demasiado del material original en que están basadas y hay casos en que francamente son verdaderas bazofias, si no basta con recordar las dos películas de Los 4 Fantásticos o los dos filmes de Schumacher sobre Batman, aunque menos mal estos decepcionantes casos son los menos.  Es así que frente a películas como las recientemente mencionadas, se pudo ver algo lejos mejor como cuando Christopher Nolan se dispuso a realizar su reinicio del Caballero Oscuro, lo que se le agradeció con creces; a su vez con su pronta trilogía a terminar creó además algunos de los filmes más serios, emotivos y artísticos en materia de adaptaciones para el séptimo arte que se hayan hecho jamás sobre una historieta.  Y es así como los seguidores con gusto nos expusimos a ver y disfrutar de tales obras; por esta misma razón es que ante la decisión de hacer de nuevo filmes sobre los 4 Fantásticos y obviando las desastrosas películas ya hechas, no había que estar muy molestos que digamos…Pero con Spiderman fue diferente…
    Desde sus primeras películas, con su saga ya de culto de Evil Dead (1981, 1987 y 1992) Sam Raimi demostró en su particular forma de dirigir su amor por el llamado noveno arte, usando ángulos que antes sólo en cartoons clásicos como los de Warner (Bugs Bunny, Piolín, Pato Lucas, Correcaminos y compañía) se habían visto antes.  Luego en 1990 daría al mundo su versión y homenaje de los superhéroes con su película Darkman y donde su propio justiciero y vengador lo convertiría en uno de los candidatos seguros para realizar cualquier adaptación fílmica de algún cómic.  Por esta razón cuando se supo que estaría a cargo de Spiderman en el cine, quienes ya conocíamos su trabajo, quedamos más que felices, lo mismo cuando se hizo del dominio público que Peter Jackson se encargaría de la trilogía de El Señor de los Anillos y Guillermo del Toro de Hellboy; puesto que no hay cómo que un especialista y un amante del género se encargue de convertir a imágenes obras tan preciadas como las ya mencionadas (en vez de alguien que hace un trabajo sólo por encargo o apenas tiene idea de aquello que se supone debe retratar).  De este modo lo que hizo Sam Raimi con el Hombre Araña fue una labor que a lo largo de tres cintas (2002, 2004 y 2007 respectivamente) demostró ser lo suficientemente fiel al personaje, a los cómics y a los millones de seguidores con unas obras que bien lograron entretener y emocionar a las masas.  Pero el trabajo de Raimi también se debió al trabajo en conjunto con el equipo de guionistas a cargo, quienes supieron hacer uso de lo mejor de tantos cómics editados y lograr sintetizar a lo largo de la trilogía, décadas e innumerables páginas y viñetas del mayor superhéroe neoyorquino.  A su vez la labor de los actores elegidos, destacando en el protagonismo el trío compuesto por Tobey Maguire, Kirsten Dunst y James Franco (Peter Parker/Spiderman, Mary Jane y Harry Osborn/Duende Verde 2 en cada caso), más actores de tanto talento interpretando a los villanos, realzó el valor del trabajo hecho por el director.  Siguiendo la idea anterior, el desempeño de los actores que estuvieron a cargo de encarnar a algunos de los villanos más populares dentro de la galería de Spiderman, fue notable y en especial porque se les concedió de una personalidad tal, que se alternó tan bien entre la locura, la genialidad, la maldad y la necesidad, haciéndolos a cada uno de ellos tan diferentes y carismáticos entre sí (destacando lejos el Doctor Octopus y el Hombre de Arena).  La verdad es que son varios los puntos a favor de esta primera saga cinematográfica del Trepamuros; por esta razón era evidente que ante la “amenaza” de un reboot, el espectador fiel y conocedor de todo este material previo se dijese que aparte de ser una pésima idea este volver a contar el origen de un personaje tan querido, nadie podría superar lo que hizo Raimi y compañía con el heroico Hombre Araña.  Al recordar las películas anteriores de este personaje, resulta imposible no mencionar que cada una de estas contienen algunos de los momentos más emotivos del cine, poseyendo además algunos de los diálogos más memorables que se han dado, como la muy genial forma en que se usó esa famosa frase de “Un gran poder implica una gran responsabilidad” , hasta el hermoso monólogo de la Tía May en el segundo filme y donde se logra sintetizar en su justa medida la importancia de la figura de los héroes en nuestras vidas; también las voces en off por parte de Spiderman mismo enriquecieron estas cintas.  No se puede dejar de lado la ardua labor de hacer uso de la pantalla cual viñetas vivas, muchas veces copiando de forma calcada algunos de los momentos más gloriosos del cómic, tal como sucede en la famosa escena/portada de Peter Parker abandonando su traje en un tarro de basura y dándole la espalda a su pasado y destino en medio un desolado callejón (lo que bien se vio en Spiderman 2).  Por otro lado tampoco correponde olvidar la majestuosa banda sonora que le confirió Danny Elfman en las dos primeras películas y que otro compositor experto como Cristopher Young en la última de esta trilogía bien supo mantener; no obstante la labor musical de Elfman para crear un tema tan pegajoso y épico para el superhéroe, es algo que aún al escucharse independientemente trae al recuerdo a nuestro “vecino favorito”.
    Y ahora en cuanto a El Sorprendente Hombre Araña, bien se merece analizar por fin esta nueva entrega, no por nada es realmente lo que hoy me motiva a escribir.
    En primer lugar ante tanta nueva película de Marvel, algunas veces usando a directores ya consagrados y la mayor parte de las veces a unos no tanto (tipos que para ser sinceros apenas se les conoce, razón por la cual uno en realidad no sabe qué le espera en las salas de cine), cuando me enteré del nombre del director, Marc Webb, lo encontré un chiste y algo que bien poco favor le hacía al enmascarado (Web: “Red” en inglés y recordemos que Spiderman lanza “telas de araña” o sea, sus famosas redes).  Este apellido demasiado poco serio en una primera instancia y al parecer rebuscado, bien recordaba el desastroso caso de Tim Story (otro apellido que pareciese ser “creado” de adrede) y sus fallidas dos películas de Los 4 Fantásticos.  No obstante Marc Webb ya había filmado antes un montón de videoclips, algunos de ellos con muchos artistas de éxito y reconocida trayectoria como Green Day y Evanescense, además de ser el responsable de una película independiente del género romántico que hoy es considerada todo un referente: (500) Days of Summer (2010), así que quizás no tenía por qué ser un fiasco (la verdad es que cuando fui a ver la película al cine apenas sabía del director, salvo su “curioso” apellido y si hoy algo puedo decir sobre su curriculum, es debido a la “investigación previa” que realicé para escribir estas líneas).
    Ahora bien, ante la idea de resistirse a un partir desde cero del superhéroe en las pantallas gigantes, esto era sólo cuestión de voluntad y desprejuiciarse por parte de uno, después de todo ya estaban los excelentes precedentes de la trilogía de Nolan con Batman y de la tercera película (cada una de ellas es un nuevo recontar los orígenes) de El Castigador en The Punisher: War Zone.  Además esté el hecho de que quienes gustamos de los cómics de superhéroes, ya deberíamos estar acostumbrados a tanto reinicio de nuestros personajes más queridos, puesto que a la larga esta idea de volver a contar sus comienzos, los revitaliza y actualiza de acuerdo a los tiempos venideros (¿O si no por qué razón es posible que existan tantas novelas acerca del Ciclo Artúrico siendo algunas tan distintas entre sí, aún cuando toman como fuente los mismos textos originales y todavía así no dejan de aparecer verdaderas joyas de la literatura contemporánea como lo son Las Nieblas de Avalon de Marion Zimmer Bradley y El Ciclo de Pendragon de Stephen R. Lawhead?).  De este modo, sólo había que tenerle fe a la nueva saga en ciernes.
     Y es así como al ver El Sorprendente Hombre Araña uno se encuentra con un filme que a propósito y muy inteligentemente se aleja de la películas de Sam Raimi (lo que se agradece).  Sus buenas diferencias tiene con el punto de vista del director anterior, lo que puede tomarse como puntos a favor de este reinicio.  A continuación se dará una lista de los aportes que hace este nuevo filme del Hombre Araña cinematográfico (ojo, que pueden venir más de un spoiler):

El espantoso Lagarto del filme.
  • Tal como en el cómic original de (San) Stan Lee y Steve Ditko, este Peter Parker es un adolescente, no como el de la trilogía original que era un universitario, y como tal se percibe acá en mejor medida aquella primera intención de Stan Lee de mostrar al “primer superhéroe adolescente” en el cual el lector (y en este caso el espectador) pueda sentirse reflejado.  De este modo en esta versión el protagonista se ve tan ingenuo e inexperto como el personaje de las primeras revistas, incluso el actor que lo interpreta, Andrew Garfield, está lo suficientemente bien elegido como para verse tal cual un muchacho de esa edad (menos posee el físico despampanante que se le ve lucir a Tobey Maguire en las dos primeras películas de Raimi y que es más propio de un atleta de carrera, que de un adolescente).  A su vez se observa la difícil relación con sus tíos de vez en cuando, donde bien se aprecian los distintos vaivenes emocionales de un adolescente, lo que le da verosimilitud a la caracterización de este Peter Parker.
  • Muy original la forma de cómo se las ingeniaron para hacer que Peter Parker adquiriera sus poderes; ello lo diferencia por completo a la versión original de los cómics y a lo que se hizo con anterioridad en el cine.  No contaré cómo acá se entrega este memorable evento, pero me gustó bastante.
  • El Hombre Araña, hasta antes de los eventos de la famosa saga de Las Guerras Secretas, cuando comienza a usar el traje negro que después se sabe resulta ser el simbionte alienígena que luego daría origen a Venom y a Carnage, no tenía telaraña orgánica. Es así como desde las primeras historietas estas correspondían a un artilugio científico y técnico ideado por el incipiente superhéroe; por lo tanto en los filmes anteriores la génesis de la telaraña es a raíz de la propia mutación de Parker, pero en esta nueva versión se retoma la premisa de su naturaleza artificial (y todo esto se observa de la forma más creíble acá).
  • Antes de Mary Jane estuvo Gwen Stacy, la que si bien salió en la tercera película de Raimi, nunca quitó su importancia en este primer ciclo a la Watson.  Empero en esta nueva versión es Gwen el amor de Peter Parker y la verdad es que el personaje está muy bien desarrollado, en parte también gracias al talento de Emma Stone a la hora de darle vida.
  • En las segundas y terceras películas de Spiderman, se mostró en numerosas ocasiones al Doctor Connors como personaje secundario, esperándose que en una nueva entrega por fin apareciera su alter ego, el Lagarto; no obstante al final no fue así con el Spiderman de Raimi/Maguire, sin embargo en este relanzamiento fue el enemigo al que se enfrentó el Hombre Araña y se le mostró en gloria y majestad, inteligente, mortal y horroroso (y quizás lo mejor de todo, es que tras desarrollarse un personaje que desde los cómics lograba crear simpatía ante el drama del doctor Connors, quien ante sus transformaciones perdía su humanidad, no se le mató al final del filme, lo que sí sucedió con la mayoría de los villanos de la anterior saga).
  • Otro punto a favor, es el hecho de inmiscuirse con la “mitología” del secreto pasado de los padres de Peter Parker, los que acá tienen su buen protagonismo; es así como cada una de las secuencias ligadas a sus progenitores, filmadas con un bello blanco y negro, son verdaderos aportes que le dan su atmósfera especial a esta nueva versión.  Eso sí, en los cómics, los papás de Peter eran espías de Shield, mientras que acá se los involucra con nada menos que Oscorp, la casi ominosa empresa del Duende Verde original.
  • Quizás para alejarse más de lo hecho por Sam Raimi, acá el humor se encuentra dosificado y no llega a los niveles de las películas anteriores (que en todo caso estaba muy bien utilizado en ellas); destaca en este caso la escena que incluye el esperado cameo de Stan Lee, quizás el mejor de todos los que ha hecho para los filmes de Marvel.

     Sólo tres puntos en contra me parecen posee este recomendable nuevo filme de Spiderman, los que bien no tienen  por qué ser compartidos con el resto de la gente, puesto que atienden a una opinión completamente personal y por ello subjetiva (nuevamente spoilers seguros):

  • Si bien en este nuevo filme la música estuvo a cargo de un experimentado compositor como lo es James Horner (quien nos ha otorgado inolvidables trabajos en filmes tales como Corazón Valiente, Titanic y un montón más), fue incapaz de crear un nuevo “tema de Spiderman”, siendo su banda sonora algo que si bien es grato escuchar (y se identifica como fruto de su mano por sus acostumbrado uso de ciertos compases, instrumentos y coros), no logra identificar el carácter heroico de su protagonista.  Y definitivamente no posee un tema central.
  • ¿Una vez más Oscorp? ¿Es que acaso otra vez quieren meter a toda costa al Duende Verde? ¿Acaso no hay otros enemigos capaces que le hagan el peso al Hombre Araña? ¿Por qué no mejor un nuevo Kingpin? (aún cuando el de la versión fílmica de Daredevil fue en verdad notable) ¿Y el Buitre? ¿Y Misterio? ¿Y qué pasa con Kraven? ¿Por qué no Electro? La verdad es que espero que no metan la pata y no vuelvan a usar al Duende Verde en las películas que vienen, pues ya harto tuvimos de él (y bien hecho eso sí) en la trilogía de Raimi; en serio, no abusen del personaje como fue con Magneto en las películas de los X-Men, donde pareciera que en todo el universo Marvel no hay otros malos a la altura ¿Apocalipsis cuándo? (y no olvidemos que en Los Vengadores se repitió el plato Loki).
  • Que la película venga en su respectiva versión en 3D no significa que esté hecha a propósito para lucirse usando esa técnica; es más, nuevamente y tal como sucedió con Los Vengadores, este nueva fiebre por la tercera dimensión no se aprovechó como se esperaba y se hizo su versión en 3D para sólo sacarle dinero a los espectadores que creerían (crédulamente como yo) ver cómo las telas de araña salían de la pantalla y la cola del Lagarto lo amenazaba a uno ¡Vi lejos más efectos en 3D en el trailer de Abraham Lincoln Cazador de Vampiros que en toda la peli de Spiderman! ¿O acaso la actual noción de cómo usar el 3D en el cine es poniendo profundidad en los paisajes?...Pues si es así, a mí no me convence y exijo me devuelvan el dinero de la diferencia por las salas normales.

Precioso afiche del recordado Spiderman de antaño.

4 comentarios:

  1. Coincidimos en casi todo estimado, incluso en aquello de que el punto débil es la música... aunque no estoy tan de acuerdo con lo de Oscorp ya que es necesario. Sería como Batman sin Arkham o Superman sin Luthorcorp... aqui va mi critica de esta cinta comparándola con la de Raimi:

    http://www.cultomaniaco.cl/post/28572619131/versus-mania-spiderman

    ResponderEliminar
  2. Esta pelicula me gusto mucho, a pesar de no tener un tema central, la banda sonora jugaba muy bien con cada escena, sobre todo la que era mas genial a mi gusto fue la de la escena en donde alineaban las gruas para que spider-man pasara por ellas para llegar al lagarto.

    Quiza me odies, pero esta version de peter parker la encontre mejor que la de la trilogia anterior, puesto que en la otra no dejaba de pensar en mary jaine, algo asi como lo que pasaba en las antiguas peliculas de superman con lios lane, pero es una cuestion de gustos.

    Con respecto a los cambios que hubieron, lo que pasa con los padres de peter, me recordó a lo que un amigo me conto de lo que ocurría en el universo ultimete (no revelare spoilers).
    En resumen, es una buena pelicula espero con ancias la segunda parte para el proximo año y ver el debut de electro.

    Atte. Fabian Ibarra.

    ResponderEliminar
  3. Hoy me vi la peli por segunda vez, gracias a que me la acaban de regalar en blu-ray por mi reciente cumple...Esta vez no la encontré tan genial, quizás porque con mi sobrinito Amilcar he tenido que ver la trilogía anterior un millón de veces (me la pide a cada rato), siento que lo hecho por Sam Raimi dejó la vara muy alta. Coincido contigo en que la escena de las grúas es memorable (se me humedecieron los ojos esta tarde mientras la disfrutaba); también el tema de la orfandad de Peter Parker tal y cómo se aborda en este reinicio, es uno de sus puntos fuertes.

    ResponderEliminar
  4. Spiderman es mi superhéroe favorito llevo leyendo comics de spiderman y viendo las series animadas desde que era niño y a raíz de cuando se estrenó la primera película del trepamuros en 2002 empecé a coleccionar los comics de Spiderman que a día de hoy poseo más de 100 comics que aún conservo y que cada cierto tiempo me encanta volver a leerlos, ahora bien pienso que tanto la trilogía de Raimi como las dos últimas adaptaciones de Spiderman tienen sus cosas buenas y sus cosas malas.
    Con la trilogía de Raimi creo que no acertaron con la elección de Spiderman Tobey Maguire no se parecía en nada al Peter Parker de los cómics ya que se pasa en todas las películas quejándose por todo, Kirsten Dunst tampoco se parece en nada a la Mary Jane de los cómics para empezar Mary Jane es una bella supermodelo que le encanta irse de fiesta aunque esconde un pasado trágico aquí en las películas Mary Jane de fiestera tiene poco aunque si muestran el drama familiar que tiene el personaje igual que en los cómics y tampoco acertaron con James Franco demasiado guaperas y seguro de si mismo para el Harry normalito y debilucho de los cómics, sin embargo si acertaron con Jameson, con la tía May y con Octopus sus interpretaciones fueron muy buenas y parecidas a la de los cómics.
    En la versión de Spiderman de 2012 para mi si acertaron ésta vez con el actor para interpretar a Spiderman Andrew Garfield aparte que se parece su interpretación de Peter Parker era más que creible lo mismo también fue todo un acierto Emma Stone para el papel de Gwen Stacy es igual que la del comic sin embargo Sally Field como la tía May no me convenció creo que no supo darle el dramatismo que posee el personaje, por lo demás la película es bastante fiel al cómic y la química entre Peter y Gwen es muy buena.
    Ambas versiones tanto la de Raimi como la de Webb tienen sus cosas buenas y sus cosas malas pero la versión de Webb llegó a gustarme en ciertos aspectos mucho más que la trilogía de Raimi que también en otros aspectos fue fiel al cómic.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...