lunes, 22 de julio de 2013

En la Rueda de la Fortuna: “Tormenta de Espadas” de George R. R. Martin.


    En la Antigüedad existía la idea de que los seres humanos estábamos expuestos a los vaivenes de la suerte, la llamada “Fortuna”, la que bien era una diosa más para griegos y romanos; posteriormente se le representó bajo la forma de la Rueda de la Fortuna, de modo que a veces nos tocaba estar arriba (en las situaciones beneficiosas) y otras abajo (la mala suerte), razón por lo cual en cualquier momento la dichosa rueda giraba y podíamos quedar en una u otra posición.  Esta concepción bastante alejada en todo caso del Providencialismo (intervención directa de Dios en nuestras vidas) y del libre albedrío (cada uno decide qué hacer con sus decisiones y actos) propio del Cristianismo que se extendió en la Edad Media, se hizo popular aún así durante dicha época y de ese modo fue como trovadores y juglares realizaron un montón de composiciones en honor a la Fortuna, debido a nuestra propia naturaleza como criaturas expuestas a la buena o mala suerte.[1]
    El paganismo (relativo a las creencias religiosas ajenas al cristianismo), que aún perduró fuertemente en una época tan teocéntrica  (o sea, el Dios cristiano es el centro de todo) con su concepción de la Rueda de la Fortuna, bien se encuentra presente en las obras pertenecientes a la Fantasía Épica (literatura de fuerte raigambre folclórica y sucesora de la tradición oral de las mitologías y los textos medievales), siendo que muchos de sus exponentes se encuentran ambientados en mundos de carácter medieval, como bien sucede en las populares Crónicas de Narnia de C. S. Lewis y El Señor de los Anillos de Tolkien.  Pues bien, en el caso de la también famosa y premiada saga de Canción de Hielo y Fuego de George R. R. Martin, la descripción de un mundo ficticio de este tipo no puede ser más evidente: Hay reyes, princesas, bufones, dragones, magos, caballeros, reinos exóticos y muchos otros elementos propios de una obra de este tipo, fiel heredera de la poesía épica y del cantar de gesta.
    Ahora bien, al referirnos específicamente de la tercera novela del ciclo de George R. R. Martin señalado arriba, titulada Tormenta de Espadas, nos encontramos frente a un libro algo más extenso que los que le precedieron  (por sobre las mil páginas, igual que el texto anterior) y donde ya los personajes presentados en los otros tomos, cobran como nunca una identidad propia al entregarnos el narrador un montón de datos acerca de su psicología e historias personales; pues bien, al ser todos estos personajes los ejes que mueven la narración (cabe recordar que la saga en sí está armada a manera de relato coral, donde los personajes llevan el protagonismo según los capítulos que se les otorgan), el lector puede apreciar a través de sus experiencias, pensamientos y comportamientos, cómo estos al ser en su mayoría personajes extraordinarios, están expuestos al igual que los personajes secundarios a los mismos hechos fortuitos que los llevan a los destinos más inesperados.  Es en este sentido que Tormenta de Espadas es de los tres libros en lo que va Canción de Hielo y Fuego, una obra que presenta como nunca la idea de la Rueda de la Fortuna, al hacer que sus numerosos personajes tengan que sortear tantos situaciones y que tal como en las representaciones medievales, algunas veces les toque estar arriba y en otras debajo de la rueda; por lo tanto cualquiera de ellos puede pasar por las adversidades más inauditas, habiendo estado antes en lo más parecido al “estado de gracia” y luego encontrarse en medio del infortunio. No obstante es ante dichas empresas que implican muchas veces un peligro para estos personajes, que su calidad como individuos logra ser advertida para el resto y para el lector; así es cómo se descubren en ellos aspectos de sus personas inesperados, algunos sorprendentes en cuanto a que recalcan aspectos positivos de sus personas y otros más bien nefastos.  Y es que en su mayoría los personajes construidos por el autor no son ni estereotipados, ni mucho menos idealizados, de modo que resultan ser verosímiles en cuanto a sus flaquezas, como en sus virtudes.  Por lo tanto varios de los protagonistas de estas novelas justo cuando parecen ser villanos, nos asombran al mostrarnos que en realidad no abrazan el mal en sí y que su conducta pasada solo es el resultado de sus pasiones y malas decisiones (como bien pasó desde el primer tomo del ciclo, Juego de Tronos, con el personaje de Catelyn, quien en un principio se mostró casi desagradable hasta tomar dimensiones heroicas y en este tercer libro con Jaime Lannister, quien aquí llega a acercarse a la redención); mientras que aquellos que se suponían ejemplares, también tienen sus caídas, siendo el mejor ejemplo el carismático enano de Tyrion, el cual acá en al menos dos ocasiones demuestra la tendencia humana a dejarse llevar por sus emociones más bajas y no por la inteligencia y nobleza que hasta el momento había mostrado.   De este modo, cualquiera de los personajes de la saga puede actuar de la forma más imprevista, según sea el acontecimiento por el que esté pasando.
     Siguiendo con la noción de la eventualidad en Tormenta de Espadas, en esta novela asistimos a algunos de los momentos más increíbles de Canción de Hielo y Fuego: partiendo por su inesperada introducción, luego por el hecho de otorgarle protagonismo a dos personajes secundarios de los libros anteriores (y que resultan ser tan dispares entre sí) y por último porque ahora cuando los personajes resultan ser archiconocidos y apreciados por uno, el narrador se permite matar a unos cuantos entre los distintos bandos, de una manera que deja al lector sin aliento.
    
Desde el punto de vista de la organización de la narración, el libro intercala en algunas ocasiones de forma más consecutiva, los capítulos dedicados a un mismo personaje: es decir, después de uno de ellos dedicado a X individuo, se pasa o uno diferente y luego de inmediato se vuelve a X; de este modo los acontecimientos que ocurren en un mismo lugar y bajo la mirada de un personaje determinado, logran desarrollarse de forma más completa, sin los grandes espacios cronológicos suprimidos que quedaban por lo general en otros casos y así evitando la tensión para el lector que antes debía esperar muchos otros capítulos más para saber qué pasaba con el personaje en cuestión.  En otras ocasiones el narrador alterna capítulos entre personajes de la misma familia, por ejemplo Catelyn y Sansa Stark, o que ocurren en el mismo lugar y entre personajes que están claramente relacionados, para ver cómo los mismos eventos repercuten en cada uno de ellos a su manera (tal cual sucede en Desembarco del Rey con Tyrion y Sansa).
     Por otro lado, algunos de los personajes están dirigiendo sus pasos hacia el Oeste, justo donde se encuentra la última de los Targaryen, Daenerys, de modo que al parecer se producirá en el siguiente volumen un encuentro entre estos personajes que ni se conocían entre sí y que de seguro tendrá gran importancia para el desarrollo de los acontecimientos que están por venir.
     Como a su vez el conflicto entre los distintos reyes que desean hacerse con el poder tras la desafortunada muerte de Robert Baratheon y el anunciado regreso de los Otros han ido tomando terreno, Tormenta de Espadas posee aún mucho más elementos sobrenaturales que en los libros 1 y 2; esto se evidencia desde el espectacular comienzo de la novela en cuestión, puesto que esta vez las apariciones de los Otros serán más seguidas y catastróficas, así como todo lo relacionado con la gente del llamado Rey Más Allá del Muro y sus salvajes, estando estos últimos acompañados por nada menos que gigantes y hasta un “cambiapieles” (un sujeto capaz de pasar su conciencia a diversos animales).  Pero la magia y la fantasía también abundarán durante las fabulosas aventuras de Daenerys de la Tormenta en el Este, las experiencias de Sam, a quien en esta ocasión se le dedica gran parte de la narración y todo lo relacionado al rey Stannis y su siniestra sacerdotisa Melissandre; por último Arya una vez más es testigo de hechos donde la magia se encuentra presente de manera inaudita.
     Al igual que en el libro anterior, Choque de Reyes, esta tercera novela de la saga parte con un Prólogo dedicado a un personaje del cual apenas se sabrá más adelante; a su vez el texto mismo termina con un inesperado Epílogo, esta vez bajo la mirada de otro personaje que durante el resto del libro apenas tuvo relevancia.
    Aparte del Prólogo y el Epílogo ya comentados arriba, esta tercera novela se encuentra armada desde el punto de vista de 10 personajes, siendo 2 de ellos nuevos a la hora de cobrar protagonismo, si bien ya antes en los otros dos libros habían sido presentados y tenido su propia notabilidad (solo que ahora se les desarrolla más como personajes, de modo que conocemos datos importantes de su pasado y su manera de pensar).
    Los capítulos en cuestión están centrados en:

  • Jaime Lannister: El hermano gemelo de Cersei, viuda del difunto rey Robert y madre del heredero rey Joffrey, da comienzo a la novela con su viaje forzado custodiado por Brianne de Tarth, quien lo debe llevar sano y salvo hasta Desembarco del Rey para recuperar a Sansa y Arya (tal y como es el deseo de Catelyn, la cual lo liberó de la prisión con tales condiciones, a manera de intercambio por sus hijas).  Durante su travesía, una especial relación se da entre rehén y guardián, siendo que en un principio el llamado “Matarreyes” se dedicaba a burlarse de su fealdad y tratar de escapar de su yugo, hasta que las circunstancias lo hicieron apreciar el valor de la mujer guerrera y respetarla; en cierto sentido Jaime llega a descubrir en la mujer, virtudes que despiertan en él lo mismo que sucede cuando está frente a su hermano enano.  A lo largo de todo este tomo, Jaime aprende más de una lección, las que lo convertirán en alguien diferente hasta cierto punto, con lo cual el hasta hace poco soberbio Ser llegará a transformarse en un sujeto mucho más cercano a su querido hermano Tyrion, que a su amada hermana Cersei.  Un punto importante en los capítulos dedicados a éste, radica en que por fin se sabe gracias a este libro cuál fue su verdadero papel durante los hechos que le dieron el apodo de “Matarreyes”, con lo cual el personaje se humaniza más que nunca.
  • Catelyn Stark: A la matriarca de la familia más querida de Los Siete Reinos, le toca como nunca acompañar a su hijo Robb durante su campaña militar, aconsejándolo dentro de lo posible, pero sin perder la noción de que ya éste no es un niño y que en ocasiones no puede revertir las decisiones del joven Rey en el Norte.  Luego de que Catelyn liberó contra la voluntad de los partidarios de Robb a Jaime, debe sobrellevar para bien o para mal las consecuencias de sus actos, dentro de los que se encuentran además los del joven rey; es así como en un determinado punto de su propio periplo, Catelyn debe pasar por uno de los momentos más impactantes de estos tres primeros libros, el cual incluye una venganza y una traición prácticamente inolvidables.
  • Arya Stark: La aventurera niña se ve obligada a separarse de sus compañeros y amigos, no sin antes conocer a un especial grupo de ladrones con un particular código de honor y liderados por un par de personajes de lo más memorable.  Cuando Arya parece estar por fin a seguro, tiene un encuentro con otro personaje destacado de Canción de Hielo y Fuego, el cual había desaparecido de la acción al final de la novela anterior, en circunstancias que hacen que su reaparición no pueda ser más sorpresiva; a partir de entonces el viaje de Arya toma un cariz completamente distinto (sin dejar de ser interesante) a lo que hasta ahora había vivido.  Durante su estadía con los simpáticos bandidos, Arya es testigo otra vez de la presencia de la verdadera magia.
  • Tyrion Lannister: El para muchos mejor personaje de la saga (después de Daenerys, claro) se encuentra en este libro con un nuevo cargo político en Desembarco del Rey y esta vez completamente a merced de su padre, quien es el que realmente mueve los hilos de su poderosa familia.  A su vez Tyrion debe seguir velando por su propia vida, como por la de otros a quienes se ve obligado a proteger.  Durante Tormenta de Espadas el menor de los Lannister no pasa el mejor momento de su vida y pese a todo sigue demostrando su valía ante cualquier adversidad.
  • Davos Seaworth: Convertido en uno de los pocos sobrevivientes de la batalla en las costas de Desembarco del Rey entre las huestes de Joffrey y Stannis, Ser Davos regresa a Rocadragón para encontrarse primero con que es culpado de traición, con la posible sentencia de muerte para su persona y luego ser milagrosamente perdonado por su rey y con el objetivo de que le rinda un mayor servicio que antes.  Davos recela como nunca de la sacerdotisa Melissandre y hará todo lo posible por proteger a Stannis Baratheon de su influjo, de modo que el monarca realice lo que es correcto.
  • Sansa Stark: En la corte del rey Joffrey, quien fuera una ingenua jovencita hasta que conociera la verdad acerca del mundo, debe seguir pasando por un montón de penurias, entre ellas casarse contra su deseo (ya no con Joffrey eso sí) y aún así llega a estar dispuesta a escapar del lugar junto a ser Dontos, tal y como se lo había propuesto con anterioridad.  No obstante a la más bella de los Stark, siempre le toca vivir sometida al poder de alguien más.
  • Jon Nieve: El hijo “bastardo” de Eddard Stark primero debe hacerse pasar por un traidor a su orden de la Guardia de la Noche, para descubrir los planes de Mance Rayder y sus salvajes, quienes quieren invadir los Siete Reinos.  Su tarea se le complica cuando se involucra sentimentalmente con una mujer del enemigo y aún así logra salir con su deber, siendo además luego el principal artífice de la defensa del Muro por parte de la Guardia de la Noche.  Los eventos acaecidos en el tomo lo llegan a convertir en un hombre muy cotizado para las fuerzas involucradas en la guerra que se está llevando a cabo, con más de una sorpresa para el valeroso muchacho.
  • Daenerys Targaryen: Junto a su gente, le toca visitar tres ciudades esclavistas vecinas, en la búsqueda de poder para recuperar el trono que por derecho le corresponde.  Algunos de los mejores momentos de la novela transcurren como siempre, durante los capítulos dedicados a ella, con la inclusión de algunos de los personajes más curiosos y atractivos que en este tomo aparecen.  Grandes decisiones le toca tomar a Daenerys de la Tormenta y ello implicará más de un sacrificio.
  • Brandon Stark: Separado por completo de su familia tras los tristes eventos acaecidos a Invernalia en el tomo anterior, continua haciendo su viaje junto a sus compañeros, en la búsqueda del cuervo de tres ojos que se supone le será de gran ayuda.  Durante su trayecto se encuentra inesperadamente con otro importante personaje, así como con uno nuevo de inusitada presencia, si bien ambos le son favorables.  Sus capítulos en el volumen resultan ser los menos entretenidos y frecuentes en este caso.
  • Samwell Tarly: El obeso y cobarde hermano juramentado de la Guardia de la Noche y mejor amigo de Jon Nieve, contra su voluntad se va convirtiendo poco a poco en un individuo extraordinario y en un pequeño héroe.  Le toca pasar en este libro algunas de las aventuras y desventuras más maravillosas de sus páginas, teniendo que cumplir un papel fundamental para los acontecimientos que se están desarrollando.

Personajes destacados del libro:

  • Mance Rayder: El hasta su primera aparición ominoso Rey de Más Allá del Muro, resulta ser un simpático e inteligente sujeto con unas interesantes habilidades de líder, sin ápice de soberbia, ni crueldad.  Con dotes artísticas, es mucho más joven de lo que se esperaba de él, rompiéndole todos sus esquemas a Jon, al igual que gran parte de su gente.
  • Lord Beric Dondarrion: Con anterioridad un apuesto caballero, no ha perdido su nobleza de corazón, pese a que ahora su aspecto físico llega a ser bastante diferente de lo que Arya recordaba de él, una vez que sus caminos se cruzan.  Lo que le ha pasado a este valeroso hombre, resulta ser uno de los hechos más extraordinarios del libro, siendo además su persona uno de los personajes más interesantes a lo largo de sus más de mil páginas.
  • Toros de Myr: Sacerdote de la misma divinidad de Melissandre, con la diferencia de que éste resulta ser un sujeto mucho más agradable y bondadoso, como también justo; al igual que Melissandre, posee increíbles poderes, los que ha usado para ayudar a su amigo y señor Dondarrion de una forma inesperada.  Antiguamente fue un hombre obeso y de aspecto imponente y en la actualidad se le ve desgarbado.  Acostumbra a usar espadas llameantes.
  • Lysa Arryn: Hermana de Catelyn, en su juventud fue una mujer bella infelizmente casada por conveniencia con un hombre que bien podría haber sido su padre o quizás hasta su abuelo.  Esta mujer apareció en Choque de Reyes y desde aquel entonces se pudo apreciar su personalidad sicótica; durante su primera aparición, ya se le había visto con sobrepeso, pero durante los eventos de Tormenta de Espadas se encuentra verdaderamente obesa y más loca que nunca; además en este tomo nos enteramos de su amor enfermizo por Meñique, el confabulador miembro del consejo del rey del Trono de Hierro y de su participación en eventos pasados de gran relevancia.  Su único hijo es un malcriado y desquiciado niño de cerca de 10 años.
  • Lord Oberyn Martell de Dorne: Atractivo, inteligente y belicoso hombre que llega en representación de los suyos a Desembarco del Rey, siendo su familia enemiga de los Tyrell, los nuevos aliados de los Lannister ahora que piensan casar a lady Margaery Tyrell con Joffrey.  Oberyn es famoso tanto por sus dotes para la batalla, como por sus conocimientos en venenos y su gusto por el sexo (supuestamente es bisexual).  Quien debe recibirlo junto a su gente antes de llegar Desembarco del Rey, es nada menos que Tyrion, con quien llega a crear una rara relación.  Su mayor deseo es que se haga justicia a su hermana y sobrinos que murieron a manos de los Lannister y su secuaz Gregor “La Montaña que Cabalga” Clegane, durante el destronamiento del rey loco Aerys.
  • Ygritte: Guapa y sexy “mujer libre” “besada por el fuego”, o sea, pelirroja, de la cual se enamora contra su voluntad Jon Nieve.  Es una guerrera formidable y una mujer que no duda en conseguir lo que desee.  Hace su primera aparición en la saga en el tomo anterior, pero acá es cuando es realmente desarrollada como personaje.  Uno de sus mayores deseos es conocer los castillos detrás del Muro.
  • Arstan Barbablanca: Anciano misterioso y sabio que sirve de escudero al guerrero eunuco Belfas el Fuerte, uno de los lacayos de Danaerys; ésta le llega a tomar aprecio, contra los deseos de su primer al mando, Jorah Mormont, quien le asegura que el hombre esconde un gran secreto (es así como una vez rebelado éste, resulta ser otra de las grandes sorpresas del libro.

Ilustración del libro donde se ve a Sam enfrentándose a uno de los muertos reanimados
por los Otros.




[1] El mejor ejemplo de ello lo podemos encontrar en el célebre Carmina Burana del compositor Carl Off que recoge estas obras musicales populares.

10 comentarios:

  1. Me alegra que hayas terminado! Yo estoy en re-lectura de Choque de Reyes.
    Sobre la concepción del destino en la obra, yo siempre me he sentido ambivalente... a veces, en verdad parece que detrás de los personajes existe un destino que los guía o los obliga a seguir determinados caminos. En muchos personajes vemos un tinte a tragedia desde una concepción greco-shakespeare-riana(acabo de inventarlo!), y también en mas de una ocasión sentí que Martin simplemente estaba echando al viento a sus personajes, que no hay nada allí afuera guiando sus pasos. Es solo azar o casualidad, en el sentido ramdon o de caos. Las cosas ocurren por ningún motivo especial...
    Pero como mucho de la historia radica en la sicología de los personajes, vemos los hechos de esas vidas, de tal forma que podemos comprenderlos, entender sus decisiones, presenciar su camino a la madurez. Hay racionalidad en muchos hechos y absurdo en otros tantos. Y entonces, inevitablemente veo causalidad. es decir, El cumplimiento de las leyes de acción y reacción, de causa y efecto, que nos hacen responsabilizarnos de nuestras acciones pasadas y presentes.
    Como lo que pasó con Robb. Sabemos que fueron consecuencias de sus decisiones. Claro, fuera de su poder estaba encontrarse en la situación de relevar a su padre como autoridad del norte, pero una vez aceptado este "imprevisto" faltar a su palabra fue una elección, no una imposición externa.
    No merecía lo que le pasó, si lo veo desde mi punto de vista emocional, pero... ay, en esta vida realmente es difícil medir que cosa nos merecemos=)

    ResponderEliminar
  2. Hola, Damablanca: No sabes cuánto esperaba que me dieras tu opinión sobre este texto, considerando tu amor por la saga y conocimientos. En realidad lo que dices resulta bastante lógico a la hora de analizar cómo se dan los acontecimientos en estos libros; en este sentido las ideas que presento sólo un punto de vista más, que no tiene por qué chocar con el principio de causa-efecto. Por cierto...¡Pucha qué genial es este libro! (y cada novela es mejor que la otra) Ya me vi la tercera temporada de la serie (en solo un fin de semana) y quedé gratamente impresionado; dentro de poco escribiré al respecto y tengo mucho que decir, la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace rato que quería opinar, pero por a o b, tardé un poco!
      Lo grato de Canción es que hay mucho espacio para la reflexión, y para la simbología. Martin escribe un mundo hecho de metáforas. Y sus personajes te parten el corazón. Catelyn... ay Cat...A veces uno los odia y a veces los ama. Sansa o Tyrion... uno siente pena y dolor por ellos...
      Y Jaime... como es que alguien puede sacarse un personaje así de la manga? No te golpeó como Martin toma a un hombre y a través de una mutilación lo despedaza y lo re-estructura? El personaje se sumerge en una crisis de personalidad que lo hace, y tambien nos hace, reevaluar lo que se entiende como masculino o femenino, la connotación falica de su perdida, el enfrentamiento con Brienne. Brienne es una mujer con aspecto masculino, y Jaime es un hombre con rasgos femeninos(se parece a su hermana, a tal grado que aunque son mellizos se los trata como gemelos identicos, pequeño error de la traducción), Brienne de pronto se convierte en un caballero verdadero, que salva a una doncella, Jaime, ya que el mismo se ve menos valioso o peligroso que una niñita. Y la bañera... no te imaginas la controversia de la bañera. Será que MARTIN un día tendrá piedad de nosotros?
      Estoy tan tentada por mi ship, jaja. Que te pareció? Ves algún significado en el sueño de Jaime? Es profético? Yo espero que sí. Como la que realmente me gusta es Brienne me da esperanzas de que sobreviva. pero te advierto., los demás libros son mas lentos. Hay gente que odia directamente Festin. A mi me gusta, y después te darás cuenta por qué.
      Espero tu crítica desapasionada de la tercera temporada. A mi hay cosas que no me cuadran y me dejaron un tanto decepcionada.

      Eliminar
  3. Hola de nuevo, Damablanca, no sabes cuánto me hicieron meditar tus últimas palabras...¡Y demostrarme cuán frágil es mi memoria! (pues si bien me terminé el libro tan solo a mediados de la semana antepasada, ya he olvidado casi por completo ese sueño). Lo que afirmas sobre el simbolismo sexual invertido (por llamarle de una forma)es increíble ¡Ni se me había ocurrido! Apenas mi hermana me regale "Festín de Cuervos"...Lo atacaré de inmediato. Creo que la semana que viene escribiré de una vez por todas sobre la 3° temp de JDT. Estamos en contacto.

    ResponderEliminar
  4. Yo soy una gran fan de Canción de hielo y fuego, a pesar de que he visto solo una temporada y ahora voy por el segundo libro.
    Me encanta la forma de escribir del autor, a pesar de que a veces se hace un poco pesada, me gusta. Aún y así sigo creyendo que es un asesino psicópata de personajes ficticios favoritos.
    Lo malo de los libros es que hay, para mi gusto, demasiados personajes. Cuesta memorizar tal cantidad de nombres, saber quién es cada uno, de donde es, de parte de quién está... Si no fuera por los anexos estaría perdida en el libro...
    Me ha gustado tu análisis de los personajes :)

    ResponderEliminar
  5. Uf, María, estás comenzando en adentrarte en este maravilloso mundo ficticio. Pienso que el hecho de que Martin mate tanto personaje genial, es para aumentar el dramatismo de su obra (por mucho a que uno le duelan muchas de estas muertes...¡Y espérate a que te leas el tercer libro, donde la mortalidad llega a ser más que soportable). Gracias por pasearte de nuevo por acá y dejarme tus inteligentes palabras.

    ResponderEliminar
  6. He visto las temporadas hasta festín de cuervos, y ahora estoy empezando a leer el cuarto tomo porque me han dicho que es mejor leer los libros primero y ver las temporadas después...y porque me estoy haciendo fan en serio.

    El personaje que más me intriga es Jaime. Me parecía en verdadero cerdo, pero ahora lo veo bajo otra luz. Me parece que en el pasado quiso ser realmente un caballero sin tacha, pero se encontró con la dura realidad de que no pudo tener la menor oportunidad. Como él mismo dice en su duelo dialéctico con Catelyn, si quieres servir al rey loco, te conviertes en asesino a sueldo, y cosa peor, si quieres salvar vidas inocentes (todo Desembarco del Rey, ni más ni menos) tienes que convertirte en...Matarreyes, si eres fiel a la mujer que amas y lo das todo por ella te conviertes en asesino de niños...tremendo. Una piensa que no se puede ser más cínico ni más deshonesto...pero luego te preguntas: ¿Y si decía lo que para él realmente era la verdad, su trágica verdad? ¿Y si fué realmente lo que hoy llamaríamos un héroe nacional cuando salvó Desembarco del Rey de arder en llamas? ¿Y si era un caballero honorabilísimo, más incluso que Ned, que tuvo la tragedia de no tener materialmente la menor oportunidad alguna de probarlo? Eso explicaría su odio contra Ned Stark, por el desprecio de éste cuando lo encontró sentado en el trono de hierro, explicaría también que no matara a Ned cuando pudo hacerlo ("No sería limpio" le dice a Tywin y este se exaspera diciendo "LIMPIO, POR DIOS, QUE ESTUPEDEZ, a un león no le importa lo que piensen los borregos" como pensando "Que zoquete, todavía no entinde algo tan simple como que en este perro mundo no se puede jugar limpio y sobrevivir", en el estilo inimitable de Tywin) En fin, explicaría muchas cosas...

    Pero me parece una conjetura arriesgada.

    Me dicen que evoluciona mucho este personaje en los libros y que entre otras cosas por eso precisamente es mejor leer los libros primero, Jaime y Tywin son los dos personajes que más me intrigan de todos. Parecen villanos perfectos, pero cuando los vas conociendo mejor te das cuenta que son seres humanos con sus virtudes y sus defectos, y que sus actos, por crueles y duros que parezcan están en cierto modo justificados si te pones en sus zapatos primero. En fin, es una conjetura arriesgada, pero me parece que hay que verlos o intentar verlos desde otra óptica y descubres cosas que te tumban para atrás...

    ¿Tú que opinas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué tal, Antígona, me ha gustado mucho tu comentario y me he sentido muy elogiado muy elogiado de que alguien inteligente como tú se haya detenido en este humilde blog.
      Pues me alegro mucho de que te gusten tanto los libros y la serie, que según lo que me cuentas, te queda un buen resto para seguir gozando nuevas dosis de GOT.
      En cuanto a Jaime, en su momento no dejé de detestarlo (debido a su cruel acto en contra de Bran), pero luego gracias a su posterior humanización y la positiva influencia de Brienne, se ganó mi corazón.
      Con respecto a Tywin, que a estas alturas sé bastante de él, me parece un verdadero villano, aunque sin dudas muy bien construido.
      Quedas invitada a pasarte todas las veces que quieras, comentar y más aún, hacerte seguidora (lo que me haría muy feliz).

      Eliminar
  7. Bueno, cuando me entusiasmo escribo mucho y me terminan echando...ja ja.

    Jaime me intriga mas por la clase de personaje que pudo ser en el pasado que por su evolución en el presente. Si lo ves como un caballero apasionado por el honor, que descubrio que bajo un rey loco sólo tienes la opción de ser un asesino a sueldo o un matarreyes, descubres de golpe muchas cosas sobre su carácter que de otro modo no tendrían explicación, y de golpe encajan todas cuando lo miras desde ese punto de vista. El truco es fijarse en las motivaciones de los personajes: si nos vamos a los hechos, Robert es un usurpador, Ned un traidor, Drogo un bárbaro, etc. Pero si nos fijamos en las motivaciones Ned quería vengar a su hermano, Robert a su amada, Drogo seguir las leyes de su pueblo...y entonces todo se ve bajo otra luz.

    ¿Tú que opinas? Muchos dicen "las motivaciones no importan, sólo cuentan los hechos" pero aquí te dejo un ejercicio interesante: Tomemos a Walder Frey, pensamos que quería vengarse, pero...¿Y si sólo quería salvar su casa cuando aún podía pasarse al bando contrario y salvar el cuello? Entonces su motivación sería salvar vidas; sus servidores, familiares, etc. Justo la misma de Jaime cuando salvó Desembarco del Rey. Y el hecho fue el mismo en los dos casos: una abominación a los ojos de los hombres y dioses; matar a un rey o a quién ha compartido el pan y la sal contigo. Y entonces...¿¿¿Que diferencia hay entre Jaime y Walder???

    Una pregunta para divertirse mucho. ¿Cómo la responderías tú?

    Tywin no me parece un villano para nada. Pero escribir sobre eso me llevaría tantos comentarios que...bueno, si no te molesta, te lo puedo explicar, pero eso sí, conste que es un tema que exige tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, pienso que personajes tan bien desarrollados como los que aparecen en estas novelas y su adaptación televisiva, escapan a una visión simplista acerca de su naturaleza (que en la vida real pasa lo mismo con la gente ¿No?) Igual me parece que todo tiene que ver con lo que hay dentro del corazón de cada uno, a la hora de tomar decisiones que desde fuera pueden verse como algo solamente cruel...En otras palabras, si en verdad deseaban ir en pos del bien común a costa de "sacrificios" o todo es una triquiñuela solo para satisfacer egoísmos ¿Se entiende?
      En cuanto a Walder y Jaime, me parece que ambos son muy distintos, puesto que el segundo lejos posee un código de honor del que el otro carece y eso es importante (al menos) para mí.
      Yo feliz con que me aclares tus razones sobre por qué razón Tywin no es un villano.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...