jueves, 25 de febrero de 2016

Una fantasía infantil para gente con criterio “masturbado” (o “Nunca nos cansamos de ser niños”).


Ignoro si todos a quienes dedico este post han visto la peli que hoy me inspira,
pero sin duda ella me recuerda bastante a mis queridos amigos, con quienes
comparto mi amor por nuestros sueños de infancia, que nunca acaban:
la gente de Acronía, “Amiguis de la vida”, Galpincheros y anexos (por ser varios estos últimos, je).

      Ted es un filme de imagen real estrenado en 2012 en Gringolandia y buena parte del mundo, escrito, actuado y dirigido por Seth MacFarlane.  Este corresponde a un artista con años de servicio haciendo reír a la gente, creando comedias de éxito y otros programas  tales como Padre de Familia y American Dad!; además de intervenir en otras series animadas más bien familiares, aunque caracterizadas por un humor de tipo sofisticado tales como Johnny Bravo, El Laboratorio de Dexter y La Vaca y el Pollito.  Ha trabajado en varias películas y aparecido en diversos programas de televisión, entre los que destacan su papel como el simpático doctor Johann Kraus (aunque solo poniéndole la voz) en Hellboy II: El Ejército Dorado.  Fanático de la ciencia ficción (amante de Star Trek y Star Wars por igual) y los cartoons clásicos como El Pájaro Loco y Los Picapiedras,  en sus trabajos no deja de hacerles tributos y constantes referencias, de modo que cada uno de títulos se encuentran dirigidos en especial a otros que pueden gozar y sonreír con tal tanda de intertextualidad.
       El filme en cuestión parte de una manera muy tierna, al más puro estilo de las viejas historias navideñas de antaño: Cuando un solitario niño en plena década de los ochenta, pide un deseo aquella especial noche y este le es concedido dándole vida al osito de peluche que le habían regalado aquella ocasión.  Una voz en off a manera de narrador acompaña este genial comienzo, correspondiendo al oficio de Patrick Stewart (el famoso Capitán Picard de Star Trek: The Next Generation y el anciano Profesor X de los filmes de los X-Men), quien ya había hecho de narrador en otro filme de culto como es hoy en día Ted: El Extraño Mundo de Jack (o sea Nightmare before Christmas, de la mente de Tim Burton).  Ante el impacto de este milagro, se muestra cómo el resto de mundo se maravilla una vez que se hace pública la noticia…Hasta que la novedad de Ted se termina y este junto a su único amigo continúan sus vidas.  Luego el resto de la historia nos muestra a ambos ya adultos, en la actualidad, cuando el otrora niño es un apuesto hombre en la treintena de su vida; no obstante Ted si bien mantiene su mismo cuerpo, también ha crecido y ha desarrollado una personalidad propia de alguien extrovertido, mucho más inteligente que su compañero humano, con una lengua mordaz y hasta sexópata.  A su imagen dulce le acompaña una sexy voz varonil, siendo que además gusta de las drogas y de usar lenguaje grosero a cada momento.  Mientras tanto su amigo John se ha transformado en un hombre con el cuerpo de un niño, alguien que teme tomar los mayores compromisos de la vida adulta, como casarse con su pareja de años y tomar un cargo de vital importancia en la empresa que trabaja.  Asimismo su preciosa novia lo adora y siendo que ella es mucho más exitosa que él, además de más madura, acepta y hasta participa de sus singularidades, incluyendo su relación tan estrecha con Ted, quien carece de empatía muchas veces.  No obstante la influencia negativa del muñeco que es un completo hedonista, termina por cansar a Lori, quien le da un ultimátum a John: o elige quedarse con su osito o prefiere mantenerla a ella.  Todo se complica cuando un imprevisto entra en juego y al final el trío debe lograr la armonía entre sí, si desean salir victoriosos de la difícil prueba.
   
     Se trata de una inteligente película que usando un humor muy corrosivo, irónico y escatológico por igual, no deja de entregarnos varios puntos de reflexión: Pues por un lado aborda el llamado síndrome de Peter Pan, cuando muchas veces nos negamos a dejar de ser niños, dando como respuesta que lo ideal es llegar al equilibrio y al consenso con el resto de la vida de uno.  A su vez no deja de ser una reflexión sobre el poder del amor, visto en sus formas románticas y fraternal; de este modo fidelidad y lealtad son valores que pueden apreciarse sin dudas por sobre tanta escena y chistes graciosos, puesto que la apariencia de “fabula para adultos” y/o cuento de hadas retorcido, no quita la oportunidad de apreciar la humanidad de sus personajes. 
    El efecto usado para darle vida a Ted es soberbio.  Hace rato que la tecnología aplicada al cine permite dar vida a lo más inaudito, con una credibilidad que muchas veces cuesta creer qué es real y qué es propio de la genialidad de los especialistas a cargo.  No obstante resulta imposible no pensar que Ted existe y en ello bastante responsabilidad tiene el propio Seth MacFarlane, quien le pone la voz a este, pues su trabajo es impecable (bueno, de seguro en las versiones dobladas los encargados de interpretarlo también lo hacen con mucho profesionalismo); lo mismo sucede con la labor hecha por Mark Wahlberg, quien demuestra aquí que no solo es una cara bonita, sino que lleva a cabo una de sus mejores actuaciones en su larga filmografía, junto a algunos de los directores más connotados del momento (Shyamalan, Scorsese , Burton, Peter Jackson y un largo etcétera) y logra interpretar a un sujeto carismático, dentro de su propia incapacidad para tomarse en serio las cosas (salvo su amistad con Ted, que sin duda es algo demasiado valioso para él).  Mila Kunis, la novia, está estupenda en todo sentido, preciosa como ella sola y demostrando sus grandes dotes para la comedia, a la par que no deja de aclarar que las damas pueden ser mucho más aguerridas que los varones. 
    Dentro de los actores que participan en este más que recomendable filme, destaca la intervención del también guapo Giovanni Ribisi, quien casi irreconocible en su papel de “malo”, demuestra una vez más su capacidad para interpretar sujetos desequilibrados; no obstante también logra sacar más de una carcajada, como un individuo que dentro de toda su anomalía, no deja de ser una caricatura en una trama que no deja de mantener ese aire de surrealismo, propio de los cartoons que tanto le gustan a su creador.
    El mayor tributo que realiza la cinta a la llamada cultura pop y friki, tiene relación con una icónica cinta de los ochenta, basada en un antiguo cómic de la Edad de Oro de la historieta: Flash Gordon (1980).  Pues los dos protagonistas son fanáticos acérrimos de este filme y en más de una ocasión es posible ver imágenes sacadas de tal obra, como una muy cómica representación contra su máximo villano, sin olvidar la inesperada aparición del actor que interpretó en el largometraje al héroe galáctico, Sam Jones.  También son memorables los especiales ringtones que posee John cuando llama Ted (otro detalle solo para los más ñoños de la casa) y el de su novia, ambos distintos, en todo caso.
    Existen varios momentos memorables a lo largo de su metraje, entre los que destacan la parranda que hace Ted en su departamento una vez que se independiza, la ridícula pelea propia entre ambos amigos, la seducción del osito a la nueva empleada, la cena en la que Ted da a conocer a su novia y muchas, muchas más que le alegran la vida al espectador.
    Tan solo el año pasado se estrenó la esperada secuela, no obstante un servidor aún no la ha visto, así que habrá que esperar para poder tener una opinión al respecto.  Lo mejor de todo, es que en ella trabaja buena parte del mismo equipo de la película original, más el connotado actor afroamericano Morgan Freeman.

A Ted también le fascinan las "mujeres alegres"
 (otro de los momentos más humorísticos de esta obra).

16 comentarios:

  1. Querido Elwin hemos, yo y ella, leído con interés tu comentario sobre una película muy entretenida y con un corrosivo humor negro. Aunque tus comentarios no se ajustan a ese humor negro, puesto que no haces ningún comentario acerca de los judíos, por ejemplo, cuando apreciamos en una de las escenas de la película cuando golpean a un niño judío en Navidad. Independiente de aquello, tus comentarios elogiosos a esta simpática película no pueden pasar desapercibidos, aunque me gustaría mucho, yo digo esto no ella, que escribieras con un español correcto y no con modismos cuando dices la "peli".

    Fuera de todo esto, nos parece que tus comentarios y reseña sobre esta película que siempre nos ha provocado grandes momentos cuando la vemos una y otro vez han sido muy acertados y de acorde a la trama expuesta.

    En espera de una próxima opinión sobre otra gran película, se despiden tus amigos de la Cordillera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimados Sardaukar y compañía, les cuento que gran parte de las razones que me llevaron a ver este filme, fueron las recomendaciones de dos importantes amigos para mí, Gato y Roberto, quienes son muy asertivos a la hora de apreciar un filme o serie; así que a ellos debo agradecerles que me motivaran en lo de apreciar esta obra.
      Encuentro muy importante el detalle que comentas respecto a la escena del niño judío, que en realidad debido a mi torpeza la había olvidado. Pues de seguro muchos la vieron como algo racista, no obstante mi impresión es que ello responde al corte satírico del filme, que se burla en parte de esas viejas historias navideñas; por lo que esa violencia evidenciada en ella, solo demuestra (una vez más) lo estúpida que puede llegar a ser la cultura gringa.
      En cuanto a lo de los modismos...¿Ocupo algún otro aquí? Por lo general cuando escribo, trato de hacerlo con un castellano neutral, ya que muchos de mis lectores están dispersados a lo largo del mundo; por lo tanto por respeto a ellos procuro cumplir con este propósito. No obstante te cuento que el término "peli" no es solo propio de los españoles y conozco a varios compatriotas nuestros que lo usan. La verdad es que yo lo utilizo más por una especie de "ahorro" lexicológico, como cuando en Chile decimos el "profe", la "seño", el "dire" y la "secre".

      Eliminar
  2. gracias por tus comentarios sobre nosotros, ya que tu siempre nombras en tu blog a otros amigos y a nosotros nos tenías olvidado y nosotros que te queremos tanto, era bastante feo. Como un comentario anexo, cuando vimos ted nos recordo mucho a ti, ya que salimos muchas veces y teníamos un humor parecido o sea sarcástico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice la el dicho: "Lo cortés no quita lo caliente" (perdón, esa es la canción); ahora sí: "Lo cortés no quita lo valiente". Por lo tanto era meritorio hacer los honores correspondientes.

      Eliminar
    2. Elwincillo: gracias por la dedicatoria, a pesar de que no comparto el gusto por la película (por no decir peli, pues parece que son un poco quisquillosos por aquí)Me pareció que es un poco adolescente el humor que plantean, pero bueno, sobre gustos... besos
      Vale

      Eliminar
    3. Gracias mi querida amiga Valeria, por compartir conmigo este texto (¡No puedo creer no te haya gustado este filme!).

      Eliminar
  3. Es una muy irreverente y entretenida película, aun no he visto tampoco la segunda parte, será dificil que logre superarla a mi parecer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya me conseguí la segunda peli de la página que te recomendé, amigo (cinecalidad), así que espero verla esta semana y tal vez también escriba sobre ella. Ojalá no me decepcione.

      Eliminar
  4. Yo aun no he podido ver esta película , estuve muy interesado en verla por el director ya que es el creador de padre de familia y ademas muchos amigos míos la fueron a ver al cine la pelicula , ademas el trailer mostraba la carga de humor que tenia esta pelicula y lo carismatico de su personaje el Osito Ted. La vere cuando tenga la oportunidad.
    En una parte del texto escribio Ted: El Extraño Mundo de Jack fue una equivocacion a proposito o error suyo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debes verla apenas puedas, Andrés, que te encantará. Lo de la cita que mencionas, no es error, pues hace referencia a que el mismo actor (Patrick Stewart) hizo de narrador en ambos filmes de culto ¿Entiendes?

      Eliminar
    2. jajajajaja ok si releyendo esa parte del texto entendí, cabe destacar lo grandioso que es como narrador ya que en el extraño mundo de Jack aun cuando la vi en en español que me gusto de igual manera el narrador tuve la oportunidad de verla en su idioma original que sorprende su narrador.

      Eliminar
    3. Me habría gustado ver este filme en el cine, tal como en su momento tras su estreno vi "El extraño mundo de Jack" (¡Me da nostalgia recordar aquellos tiempos! Si tenía 18 añitos solamente...)

      Eliminar
  5. Como te comenté en un momento, a mi no me gustó nada esta película. ¡Y eso que son fanático del humor negro! Las películas de los Hermanos Cohen, por ejemplo, me desternillo de las risas con ellas. Creo que Ted cae más en la categoría de humor de South Park, el llamado Toilet Humor o Humor de excusado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa es que este tipo de filme posee un humor por completo diferente al de los Hermanos Cohen. Fíjate que me gusta mucho "South Park". No obstante creo que lo de "Ted" es mucho más refinado, será quizás que me enganchó más por los temas que trata como la amistad y el amor incondicional.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Respeto tu opinión, lord Astarael...Y te puedo decir que "Paul" también me gusta mucho, pero es de ciencia ficción. Por otro lado si bien está muy bien hecha, no le veo lecturas más profundas, como bien sucede con esta otra obra.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...