jueves, 5 de enero de 2017

¡Que la Fuerza te acompañe, querida Carrie Fisher!



      El recién pasado 2016 fue un año caracterizado por la muerte de varias personalidades internacionales, muchas de ellas ligadas al mundo del cine y de la música.  En el caso de muchos de estos personajes, me fue imposible no hacerme presente a través de un sentido homenaje a varios de ellos, en especial porque para mí fueron en vida y aún todavía importantes: Me estoy refiriendo a David Bowie, Alan Rickman y Anton Yelchin.   Luego perdimos a otros más, Prince y Juan Gabriel, sobre los cuales no puedo negar que también forman parte de mi historia como ciudadano del mundo y contemporáneo suyos (en especial del primero de estos dos, debido a sus pegajosas canciones para el primer filme de Batman orquestado por Tim Burton); no obstante solo hoy los menciono acá, pues tampoco, para ser sinceros, estaban entre mis favoritos…
      …Y entonces cuando se estaba acabando el año pasado, justo para Navidad, se nos fue otra gran estrella: el cantante George Michael, quien en términos actuales con solo 53 años de edad, muy bien podría haber seguido teniendo una vida plena, si todo en su propia existencia hubiese seguido funcionando correctamente.   Su desgracia es un ejemplo de que no basta con el talento, el dinero, la fama y hasta la belleza (nadie puede negar que tenía todo esto y le sobraba) para ser una persona dichosa: si no hay felicidad y amor, nada somos.  En realidad lamenté mucho su partida, que su voz y su figura siempre me fueron bastante gratos.
      Cuando creíamos que todo iba a acabar sin otra noticia de este tipo, se nos vino el balde de agua fría encima: Al saber que Carrie Fisher, la recordada princesa Leia Organa de los filmes de Star Wars, había fallecido solo dos días después del cantante.  Y ambos tenían mucho en común, más allá de una gran cantidad de seguidores a lo largo de sus carreras: Pues los dos pasaron por el Infierno en la Tierra, debido a sus adicciones a las drogas y al alcohol.  Podría decir que mientras estuvieron con nosotros, nos dieron lo mejor de sí mismos, en especial cuando estuvieron en el cenit de su desempeño artístico; no obstante encuentro triste que debido a sus propios problemas (y que es tan habitual entre la gente sensible como ellos), aún podrían habernos regalado otras obras con las cuales brillar.  Pero así es la vida, nada es fácil y hay que tener cojones para enfrentarse al infortunio y no dejarse llevar por la pesadumbre.  No los enjuicio, que perfecto no soy, solo lamento que todo les haya sido tan  difícil.
        Quienes me conocen saben que no soy muy fanático que digamos de la saga de Star Wars, pero como amante de la ciencia ficción que soy desde pequeño, por supuesto que vi la trilogía original en la que participó y la gocé bastante; obviamente que me la he repetido numerosas veces, como bien sucede con todas esas historias que forman parte de nuestra existencia.  Es difícil quitarse de la cabeza a una heroína como la que interpretó con tanto carisma esta actriz, una de esas mujeres inteligentes e independientes que con los años, frikis como yo hemos aprendido a amar (y muchos a desear).  Además demostró lejos sus dotes en la actuación, pues en solo estas tres cintas, tuvo que desempeñarse en escenas de acción, de romance e incluso de humor.  ¿Cómo olvidarla con su hoy ya clásico peinado “tipo caracol”, con el que apareció por primera vez en Una Nueva Esperanza?  Y en El Regreso del Jedi, cuando sale de cazarecompensas, sin mostrar su precioso rostro, engañó a medio mundo en dicho rol.  No obstante fue vestida con su traje de “esclava sexual”, del monstruoso Jabba, que consiguió quizás la imagen más icónica suya de todo estas películas (como para enamorarse ¿No?).
        Después de haber participado en la trilogía que convirtió a George Lucas, su creador, en uno de los hombres más influyentes (y poderosos) en la historia del cine mundial, hizo varias películas más y también participó en numerosos programas de televisión. En el caso de las producciones para la pantalla chica, muchas veces sus intervenciones fueron interpretándose a sí misma en homenajes y/o parodias, relacionadas justamente con la space opera que la hizo conocida.  Dentro de estas apariciones, solo puedo mencionar porque es la única que recuerdo y disfruté mucho, su intervención en un antológico episodio de la séptima temporada de The Big Bang Theory que la reunió nada menos que con James Earl Jones, la voz original en inglés detrás de Darth Vader; su capacidad histriónica quedó una vez más demostrada en su breve, graciosa e inolvidable aparición.
       No obstante todo lo que hizo con posterioridad a Star Wars siempre fue en papeles secundarios, pues no volvieron a llamarla para un principal y ni siquiera George Lucas la tuvo presente para ello.  El supuesto olvido en el que cayó le provocó un hondo resentimiento, que la llevó al desastre personal al que hice referencia más arriba.   Esta oscura faceta de su persona, se la enseñó al mundo sin edulcorantes y a través de su novela autobiográfica Postales desde el Abismo de 1987.  Los elogios que recibió por la valentía con la cual expuso sus miserias, interesó al mismo Hollywood y tres años después se filmó una superproducción basada en ella; todo a cargo de un director cotizado como Michael Nichols, teniendo de estrellas a nada menos que Meryl Streep y Shirley MacLaine en los papeles principale.  El filme obtuvo muy buena crítica y por esa razón fue nominado a varios premios.   Con posterioridad realizó unos cuantos guiones y uno de ellos fue utilizado para uno de los capítulos de Crónicas del Joven Indiana Jones, a principios de los noventa (por lo tanto Lucas, que producía esta serie, no se olvidó por completo de ella).  El descubrimiento de esta habilidad suya para contar historias, al parecer la salvó durante un tiempo de los demonios que la acosaban.
       Y entonces llegaron las buenas noticias del retorno al cine de la saga interplanetaria, una continuación directa al Episodio VI y que contaría además con la presencia de los tres actores principales, de los primeros largometrajes: Harrison Ford, Mark Hamill y, por supuesto, nuestra princesa olvidada Carrie Fisher.  Independientemente de si a uno le gustó o no El Despertar de la Fuerza, nadie puede negar que uno de sus momentos más espectaculares fue cuando reapareció Leia Organa, ahora convertida en oficial militar de alto rango.  Al verla ya en los finales de sus cinco décadas, muchos nos dijimos “Pese a todo, ha envejecido bien y se ve preciosa”.  La promesa de que volvería a salir en los Episodio VIII y IX satisfizo a todos sus admiradores (incluyéndome), no obstante a menos que usen algún montaje computacional especial, no la tendremos en la última de esta más reciente trilogía.  Mientras tanto nos queda esperar con más ganas que nunca, verla en las escenas que filmó para el siguiente capítulo de la saga; de este modo la próxima entrega de la serie, será su legado póstumo para sus admiradores.
        Dicen que la vida es injusta, cruel e irónica, sin embargo no quiero pensar así como creyente en Dios que soy.   Esto porque justo cuando había conseguido regresar en gloria y majestad, con el personaje que le dio sus mayores gratificaciones, y todo parecía que vendrían nuevas oportunidades para ella, su corazón no dio más y es así como no hace mucho nos tocó despedirla.  Quiero creer que se fue con el conocimiento de que se había ganado el amor de millones de personas, que por fin estaba en paz y satisfecha con su vida personal y profesional.  Quiero recordarla bella, segura de sí misma y triunfante.
         Gracias por los inolvidables momentos que nos diste, Carrie Fisher.

10 comentarios:

  1. Se supone que alcanzó a grabar para el Episodio VIII, la única película donde la vi (fuera de SW) fue en "Cuando Harry conoció a Sally"

    ResponderEliminar
  2. Es muy sensible la muerte de una gran como Carrie y una tragedia lo que le hizo la empresa del cine de entretención a ella una gran actriz, pero tu panegírico quedo corto Elwin ya que una segunda grande murió al día siguiente de Carrie, me refiero a la increíble, preciosa, destacada actriz y cantante Debbie Reynolds, madre de Carrie a los 84 años. Como no la vamos a recordar por sus actuaciones en "Cantando bajo la lluvia" (1952), "La conquista del Oeste", "Molly Brown siempre a flote". por el cual fue nominada al Óscar, "Mother" nominada al Globo de Oro" (un premio de verdad en el cine), "In & Out" (1997) y por interpretar a "Aggie" en las películas de "Halloweentown" (1998-2006). Poco antes de su ataque cerebral dijo por Carrie “La extraño tanto, quiero estar con Carrie” y creó que ahora están juntas, dos grandes del cine.

    ResponderEliminar
  3. Incluso trabajo en Viva las Vegas con Elvis

    ResponderEliminar
  4. Cecilia: Pues te recomiendo mucho dos comedias ochenteras que hizo con Tom Hanks, si bien papeles secundarios y que me volví a ver esta semana en homenaje a ella: "El Hombre del Zapato Rojo" y "S.O.S. Vecinos al Ataque" ("The ´Burbs" en inglés).

    Sardaukar: Por supuesto que sabía lo de la madre de Carrie, pero no lo quise incluir en el post, porque me habría salido del tema principal del texto mismo (pienso yo). Por otro lado, nunca seguí la carrera de su madre, de modo que me es imposible escribir sobre lo que desconozco y más si no es de mi interés. No obstante te agradezco por completar este escrito con los datos que aquí expones.

    ResponderEliminar
  5. De Hecho Elwin se dice en los círculos de los entendidos que la madre de Carrie fue un artista más completo, ya que bailaba, cantaba (de verdad) y actuaba, tu deberías ver alguna de las películas de ella como el realmente clásico "Bailando Bajo la lluvia" que fue una de las películas que inspiro a Tim Barton a realizar sus obras musicales actuales. Lo de Carrie es cruel, pero olvidar a una actriz como la madre con alrededor de 30 producciones con muchos papeles protagónicos también lo fue, dos líneas bastaban para un "Monstruo de la actuación".

    ResponderEliminar
  6. Y por cierto no has leído mi articulo de Duna.

    ResponderEliminar
  7. Carrie Fisher supo enfrentar sus propios demonios, y hasta sacarles algún beneficio ;) además del libro que mencionas, mi estimado amigo, hizo una especie de monólogo cómico y autobiográfico muy bueno que vi en HBO... "Wishful Drinking"... muy recomendable, habla de su vida, sus adicciones y por supuesto de Star Wars, y se ríe mucho de Lucas.
    Pero el personaje icónico de Leia la amarró a su existencia, y no se pudo alejar de él.
    Con respecto a Debbie Reynolds, me sorprende tu indiferencia... una de las grandes actrices de Hollywood de los años dorados, su película Cantando bajo la lluvia y la épica La conquista del Oeste son dos joyas que todo cinéfilo de tomo y lomo debería ver... sino terminamos como los fans yihadistas de DC o Marvel que van por la vida con un ojo tapado.
    En todo caso me gustó tu sentido homenaje a la Fisher.
    PD: no puedo dejar de señalar, y saliéndome un poco del tema, que recién ayer vi en el cine una de las películas de ciencia ficción bélica más impresionantes de los últimos años, y que me recordó cintas de la Segunda Guerra Mundial como "Escuadrón 633" ó "7 Hombres al amanecer", así de buena... me refiero a Rogue One.

    ResponderEliminar
  8. Me interesa mucho ver ese monólogo del que hablas y apenas lo encuentre en la Red lo haré.
    Respecto a la Reynolds, no es indiferencia lo mío, tan solo que como no conozco su filmografía y por ello no me meto en lo que no me corresponde (si bien tan solo en año pasado me vi de nuevo "In & Out", tal como menciona nuestro amigo).
    "Rouge One" es una deuda que tengo pendiente hace rato y apenas la vea la comentamos (capaz que hasta post le dedique).

    ResponderEliminar
  9. Bueno, otro personaje famoso que se despide del mundo. El encasillamiento con personajes es un tema recurrente y que pueda llevar a desenlaces trágicos, como sucedió con George Reeves y en el cine en la cinta Birdman, Fisher y Hamill también sufrieron de esto, solo que Mark lo supo manejar mejor.

    Creo que lo que le pasó a Carrie muestra que es posible salir adelante si uno pone de su parte.

    ResponderEliminar
  10. En realidad ese maldito encasillamiento es algo que hoy en día no se puede aceptar, pues es algo que condena a grandes actores a desperdiciar su talento.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...