domingo, 29 de noviembre de 2015

Mucho ruido, pocas nueces: segunda temporada de “Agentes de S.H.I.E.L.D.”


   Para buena parte de los seguidores del universo marvelita y en especial de sus últimas películas cinematográficas, la propuesta de Agentes de S.H.I.E.L.D. como programa televisivo, resultaba todo un regalo.  No obstante esta intención de sus creadores, de tener un nexo entre sus ficciones para el cine con la pantalla chica, tuvo un primer año disparejo, que tan solo en la segunda mitad de su temporada de debut mejoró y que ya recién en los últimos episodios tomó real fuerza (y con un potente desenlace).   Luego de esta mejora, era de esperar que al siguiente año todo fuese de más a mejor (como sin duda pasó con otro programa del género y sacado de las viñetas, aunque de DC en este caso, Arrow).  No obstante por más que se prometiera un producto con mayor intensidad dramática y calidad de entretención, la segunda temporada en muchos casos resulta decepcionante, por todo el buen material del cual no se supo sacar provecho; sin embargo tampoco es mala, aunque bien puede llegar a aburrir a buena parte de su auditorio y hasta decepcionar.  Empero puede ser que ya por fin en la tercera temporada logre encauzarse por completo, considerando las interesantes premisas que hacia su conclusión dejó consignadas.  Veamos ahora en qué consistió esta por igual irregular segunda temporada.
    Luego del pasado desastre y nuevos comienzos prometedores, en los que quedaron sus protagonistas y en especial del agente Coulson, era de esperarse una mayor intromisión del rico panteón ficcional de la llamada Casa de las Ideas…Pues en cierto sentido esto fue así al principio, primero debido a los flashbacks dedicados a los primeros años de esta agencia de espías y/o de seguridad internacional, al mostrar a los personajes de la nueva serie de Marvel, Agente Carter, ambientada poco después de la Segunda Guerra Mundial.  Luego se introdujo al segundo villano clásico de sus cómics, a través de la figura del criminal de pacotilla, aunque bastante interesante debido a sus poderes, el Hombre Absorbente.   Fue así como el primer detalle lejos estuvo muy bien logrado, mostrando personajes incluso más atractivos que los del show ambientado en la actualidad, algunos de ellos verdaderos íconos para Marvel, como bien resultan ser la mismísima agente Carter y el machote de Dum Dum Dugan; no obstante cuando podrían haber realizado inteligentes crossovers entre un título y otro, todo quedó en ascuas y al final la aparición de estos héroes quedó convertida en poco más que una anécdota.  En cuanto al Hombre Absorbente, este “se roba la película” desde el principio y los efectos especiales dedicados a su particular habilidad sobresalen…No obstante, cuando se creía que su uso en los guiones sería el comienzo de toda una gama de criminales superpoderosos,  el espectador deseoso de ello se queda con las ganas, al darse cuenta que el resto de la temporada no contará con ello (salvo los personajes “inventados” a propósito para esta serie y que, por cierto, para nada usan algún tipo de traje que emule la atmósfera comiquera).

    
El Hombre Absorbente.
      En un afán de otorgarle cierta identidad dramática y de sumarse a la costumbre actual de desarrollar una trama general a través de capítulos continuados, la serie perdió sus episodios autoconclusivos, de modo que a partir de este punto el argumento abordara una pura historia a lo largo de la temporada; no obstante dentro de este gran arco argumental, hubo dos grandes subdivisiones narrativas: primero la continuación del enfrentamiento contra Hydra y luego la aparición de los llamados Inhumanos, personajes clásicos de Marvel.  En todo caso esta última parte se fue gestando poco a poco, sutilmente, mientras nuestros protagonistas se enfrentaban una vez más a Hydra…Hasta que estos llamados Inhumanos cobraron su propia relevancia como nueva amenaza.   Poco conocidos en estos lares (me refiere a mi país, Chile), esta raza de seres extraordinarios, gracias a la manipulación genética de la raza extraterrestre kree en humanos, hace miles de años atrás, cobra vital importancia hacia esta segunda parte de la temporada; no obstante no se muestra a ninguno de sus personajes de relevancia, ya que en estos momentos se encuentra en preparación una megaproducción hollywoodense sobre ellos y en la cual por supuesto sí saldrán sus nombres más destacados (de este modo su inclusión dentro de la trama de la serie, resulta ser una manera de insertarlos dentro del conocimiento público y a la espera de este próximo filme).   Por lo tanto los inhumanos que salen en sus episodios, son “inventados” por los guionistas de la serie y lo peor de todo es que salvo dos de ellos bastante interesantes, el resto se ve igual que la gente “normal”, pues ni siquiera usan un traje propio de este tipo de cómics.
     Si en la primera temporada los efectos de la película Capitán América y el Soldado de Invierno, con respecto a la infiltración en las más altas esferas de S.H.I.E.L.D, por parte de Hydra se hizo notar bastante (lo que incluso se mantuvo durante la primera parte de este segundo año), así como también pasó con los sucesos de la primera cinta de Los Vengadores, en este caso los acontecimientos de  Los Vengadores: La Era de Ultron, apenas se hicieron notar; de hecho, más bien se menciona la invasión de esta inteligencia artificial de manera incidental.  Por lo tanto, se desperdició todo el material que podrían haber sacado a partir de la mencionada cinta y otras más de las últimas del llamado Universo Cinemático Marvel.
     En cuanto a la aparición de personajes sacados de las mismas películas, pues esta vez es más que escaso su uso.  De Nick Fury solo se habla (y bastante), mientras que se volvió a ver a Lady Sift (aunque en un capítulo de lo más aburrido, a diferencia de su genial intervención en la primera temporada) y a la agente María Hill (quien tuvo una breve participación en este caso).  
     Pese a sus varios puntos flacos, el segundo año de esta producción televisiva tiene sus aciertos.  Uno de ellos precisamente es la intriga que posee, la cual es mucho mayor que en la temporada que le precedió, ya que se hace presente desde varios arcos argumentales y que se unen para desarrollar esta historia central, que sigue a lo largo de toda la segunda temporada.  En primer lugar destaca todo lo que tiene que ver con el personaje traidor del año anterior y quien resulta ser uno de los grandes “villanos” del show; gracias a esto, además bien se puede decir que es uno de los mejores personajes de la serie, gracias a la personalidad compleja que se le otorga, retorcida e imprevista (y donde queda clara su tendencia psicótica).  A su vez S.H.I.E.L.D misma tiene su dosis de suspenso, cuando quedan descubiertas supuestas nuevas traiciones y las cuales llevan a nuestros héroes a enfrentarse otra vez a los suyos; sin embargo estos conflictos internos entre pares, permiten orientar a refrescantes caminos la trama, de modo que le otorga algunos de sus mejores momentos a esta irregular segunda temporada.  Por último, se encuentra todo lo relacionado a los Inhumanos, historia que tal como ya se dijo antes, se va armando desde antes de la revelación de su existencia y que además permite que la conclusión de la temporada, sea tanto o más divertida que la anterior.
    Si antes la participación de un actor consagrado como Bill Paxton, le concedió a la serie un estatus de mayor valoración, gracias a su interpretación, en esta ocasión se enrolaron al espectáculo nada menos que dos actores de renombre, con una importante cantidad de títulos cinematográficos y televisivos a cuestas (quizás para mejorar la malas decisiones, a la hora de encauzar el programa y/o potenciarlo).  Pues por un lado se pudo contar con el trabajo de gente como Kyle MacLachlan (protagonista de varios de los filmes clásicos de los ochenta y noventa de David Lynch) y Edward James Olmos (el recordado heroico almirante Adama del remake de Galactica).  El primero realiza un papel casi digno de sus tiempos a cargo de Lynch, haciendo de un personaje lleno de facetas, atormentado, impredecible y “muy de cómic”; luego de su rol antológico en la serie de televisión de culto Twin Peaks en los noventa, también de la mano del director que le dio la fama, llega a dar gusto volver a verlo en la TV (a su vez es increíble lo bien que ha envejecido, pues cuenta con 56 años de edad y se le ve completamente en forma en su papel de “villano”).  Al segundo resulta aún más gratificante tenerlo aquí, siendo que su personaje también resulta llamativo, puesto que su relación con la serie va en otro camino, a diferencia del de su colega, otorgando otro tipo de sorpresas (además es completamente distinto a otros que ha interpretado anteriormente, lo que no deja dudas sobre su propia versatilidad como actor).
Un renovado Deathlok.
    En el primer post dedicado a Agentes de S.H.I.E.L.D, se hizo mención al horrible traje que se le otorgó al personaje de Deathlok, que bien pareciera haberse hecho con pocos recursos…Pues en su mínima, aunque intensa participación de esta temporada, se le otorga una mejor vestimenta, acorde a su naturaleza de ciborg y a su símil de las viñetas.
    Teniendo en cuenta que un personaje principal en la temporada anterior, cometió alta traición y se fue al lado de los “malos”, el equipo del agente Coulson (o más bien, del Director Coulson) tuvo que reforzar sus alicaídas fuerzas.  De este modo se incorporaron tres nuevos personajes, bastante carismáticos por cierto, gracias al encanto de sus personalidades.  En primer lugar destaca el guapo mercenario Lance Hunter, quien al principio se ve como un sujeto de moralidad dudosa, aunque luego se va enrielando. Asimismo se cuenta con otro atractivo varón, este de raza negra, el ingeniero Mack, quien mantiene una relación bastante singular con sus compañeros, en especial con su jefe Phillip.  Luego debe mencionarse a una de las mujeres más despampanantes de la serie (y quizás de la televisión, je), la agente Morse, a cargo de Adrianne Palicki (actriz que hizo nada menos que de Supergirl, en la ya clásica serie de Smallville); entre los puntos de interés de esta dama, se encuentra su condición de ex esposa de Hunter, de la que se “habló pestes” hasta antes de su aparición y que tras hacerse pública, demostró ser uno de los grandes aportes de la temporada.   Y al respecto es que no se puede olvidar el regreso de los simpatiquísimos (y “ñoños”) agentes Koenig ¿Trillizos? ¿Cuatrillizos? ¿Clones? Y a uno de los cuales tuvimos la dicha de conocer la temporada anterior.
     Y para terminar, es bueno considerar qué sucede con los viejos protagonistas, en este segundo año de aventuras y desventuras:

·         Coulson: Tras la confianza absoluta depositada en él por Fury, se le otorgan mayores responsabilidades que nunca, las que realiza de manera óptima, aun guardando el secreto a sus amigos.  Es aquí donde sobresale su capacidad para superar las eventualidades y adelantarse a cualquiera de ellas, incluso teniendo planes alternativos si las circunstancias lo requieren.  También se evidencia en él más que nunca su enorme corazón, con una especie de dulzura masculina pocas veces vista en una serie de este tipo.  Su relación paternal con Skye se hace más estrecha y entrañable.
·         Skye: Aquí descubre su origen, que se llama Daisy Jhonson, y conoce a sus padres, además de su verdadera naturaleza.  Al comienzo de la temporada la vemos convertida en toda una agente de S.H.I.E.L.D., gracias a la asesoría de nada menos que de May, de quien por increíble que parezca, se hace amiga; además de ella aprende a ser una experta luchadora en artes marciales.  Por otra parte, le toca pasar varias difíciles pruebas, las que no dejan duda de su integridad como personas, tras pasarlas todas de forma victoriosa.
·         May: En esta temporada la humanizan más, al punto de tener un episodio dedicado a ella y donde se explica el motivo de su apodo “La Caballería” (sin vacilaciones, de entre lo más óptimo de este año); además se aborda el tema de su fallido matrimonio, con su ex esposo como nuevo personaje recurrente.  Esta recia mujer es lejos uno de los mejores protagonistas de la serie, en parte gracias a su calidad de sujeto abrumado y aun así con una lealtad y voluntad férreas (además de ser tan buena luchadora).
·        Ward: Tras conocerse más su pasado y las especiales circunstancias en la que se encuentra durante la segunda temporada, se evidencia en él a un hombre desequilibrado y a un rival de temer (ya que en cierto sentido es la versión masculina de la anterior).  Su  cambio de imagen, con barba cerrada y luego con otra de “días”, lo hace verse mucho más atractivo y viril que antes (cuando era el típico carilindo de un programa televisivo). 
·       Simmons: Comienza la temporada en una misión de extremo peligro y secreto, por lo que en varios capítulos se encuentra alejada de su círculo de confort.  Tras su regreso, le toca lidiar con los problemas de confianza de su mejor amigo, Fitz, lo que en parte acaba durante un tiempo la armonía de ambos, hasta que todo se resuelve.   En esta temporada se deja ver también su propio lado oscuro, sin embargo ello no le quita puntos como chica dulce.
·      Fitz: Empieza la temporada en una verdadera crisis, convirtiéndose en el personaje más desgraciado de todo el programa, hasta que logra salir adelante y superarse (pues como dice el dicho: “Lo que no te mata te hace más fuerte”).

4 comentarios:

  1. Según veo, por tus comentarios iniciales, la serie sigue sin levantar cabeza, tornándose algo irregular en esta temporada. Es posible que estés esperando demasiado de ella. Quizás la inclusión de veteranos cinematográficos como MacLachlan (Paul Atreides de la versión de Lynch) y Edward James Olmos sea para que trate de elevarse y destacarse un poco, pero no parece que lo consiga del todo. Los escritores tendrían que reforzar bastante la trama de la 3era temporada, a fin de mejorar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, amigo Roger. Yo creo que en parte la desilusión con esta serie, se debe a todo el potencial que posee y que al menos en sus dos primeras temporadas no han sabido aprovechar; de hecho si se cambiaran algunos nombres de personajes famosos, sería un programa más de ciencia ficción ¿Tanto cuesta usar a personajes tal y como salen en los cómics?

      Eliminar
  2. Vaya, parece que a este serie le esta quedando grande el saco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, que le tengo fe igual y creo que la tercera (temporada) es la vencida.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...