jueves, 13 de junio de 2024

Una Isabel Allende (algo) distinta

 


1. Presentación.
 
    En 2002 la reconocida escritora chilena Isabel Allende publicó La Ciudad de las Bestias, una novela de fantasía y aventuras juvenil con la cual dio pie a la posteriormente llamada trilogía llamada Memorias del Águila y del Jaguar.  Fue la primera vez en que la autora adscrita al Realismo Mágico consideró tener un público objetivo menor, eso sí, sin dejar de lado varios de los elementos que caracterizan a su obra en general: como la existencia de lo sobrenatural, que esta vez fue más fuerte que en casos anteriores, la presencia de figuras femeninas fuertes y la presentación de una naturaleza opulenta, con ribetes de ecologismo, entre otros.
     El presente libro que hoy nos reúne, no solo muestra el talento innato de su creadora, capaz de adaptarse a un estilo literario distinto, sin dejar de ser ella misma, sino que viene a ser un legado cariñoso a sus propios nietos, a quienes dedica estas obras; por lo mismo, como personaje secundario, bien aparece una abuela que es claramente una proyección suya, mientras que los dos protagonistas, una chica y un chico adolescentes, son reflejos de sus propios descendientes.
    Cabe mencionar que, tras el éxito de crítica y público de la primera entrega de esta trilogía, se le concedió el Premio Hans Christian Anderson a la autora, galardón dado a escritores que han desarrollado grandes historias de fantasía para público infantil y juvenil; algo que, sin dudas, logró nuestra artista con este libro y los siguientes, si bien un adulto, como este humilde servidor, también logra disfrutar con creces relatos como estos.
 
2. La narración
 
   Un chico de quince años ve cómo su vida se desmorona, debido a que su madre tiene cáncer, situación que afecta a toda la familia (que incluye a dos hermanas menores y a su padre).  Debido a lo anterior le toca ir a quedarse una temporada con su abuela paterna, una mujer muy sui generis quien debe llevarlo a un peligroso viaje en el Amazonas, ubicado en el territorio de Brasil.  En el viaje conoce a una simpática chica, algo más pequeña que él, aunque con una voluntad férrea y se hacen muy buenos amigos. Juntos y acompañados por un grupo de adultos de lo más variopinto, irán en busca de la llamada Bestia, una criatura gigantesca que se dice vive por los alrededores y se le ha aparecido a unas cuantas personas en circunstancias aterradoras.  Entre medio, personas con otros propósitos se involucran, lo que hará del trayecto una inolvidable odisea y el medio para el crecimiento espiritual del par de jóvenes.


3. Los personajes
 
   Pese a ser una de las novelas más cortas de Isabel Allende, La Ciudad de las Bestias (no llega a las 300 páginas y el resto de las entregas van por la misma cantidad) mantiene uno de los rasgos caracterizadores de su narrativa: Les estoy hablando de todo un dramatis personae lleno de colorido, con individuos llamativos y fuertemente delineados, complejos, que serán de la delicia de muchos lectores y que, sin dudas, llegarán a tener sus favoritos entre sus lectores.  Ojo, que tal como es uno de los mensajes del presente libro, de que existe todo un mundo oculto a nuestros ojos, no debemos quedarnos con las apariencias y es que la gente es mucho más de lo que nos muestra públicamente.
 
* Alexander Cold: El muchacho estadounidense con el que comienza esta aventura.  Se trata de un chiquillo interesado por el deporte (montañismo) y el arte (la música).  Sensible y, por lo mismo, debido a su juventud, en crisis debido al mal que acosa a su madre.  Debido a lo anterior, destacable es que la escritora comience su historia con esta cuota de realismo, haciendo que los lectores ideales se pueden identificar con este chico en plena rebeldía adolescente.  Por cierto, tiene como espíritu totémico al jaguar, uno de los dos animales/héroes que le dan nombre a esta trilogía que aquí comienza.
 
* Nadia Santos: Una voluntariosa chica de unos ¿Doce años? Muy despierta e independiente, para ella la selva del Amazonas su hábitat natural, lugar al que ama y respeta al nivel de los autóctonos de este territorio.  Tiene facilidad para los idiomas, siendo su lengua materna el español y comunicándose en inglés con su nuevo amigo; por lo mismo, sabe varios idiomas de la gente de la selva, de modo que será una vital intérprete entre estos y los demás.  Contrasta bastante con Morgana, la primera joven a la que conoce Alexander, apenas arriba al aeropuerto camino a donde su abuela, una adolescente sumida en los vicios propios de la ciudad (mentirosa, manipuladora, drogadicta, ladrona y demasiado sexualizada para su edad).  Por otro lado, su animal totémico es el águila, considerando que antes debió superar su temor a las alturas.
 
* Kate Cold:  La abuela de Alexander es una madura mujer muy singular. Bajita, delgada (aunque musculosa), desaliñada, práctica, bastante activa e inteligente, además de poseedora de una lengua afilada, un gran talento para la escritura y poco dada a las demostraciones de afecto; en todo caso, es una gran mujer, de convicciones muy fuerte, que nos cae simpática de inmediato (supongo más a los adultos, que a los menores).  Trabaja como escritora para una prestigiosa revista tipo National Geografic, así que acostumbra a viajar a países y sitios exóticos, con el objeto de describir sus particularidades.  Alexander es su orgullo, aunque apenas se lo demuestra y, sin embargo, ha sido una influencia positiva para este y un gran apoyo para que crezca derecho.
 
* César Santos: El padre de Nadia es un hombre apuesto ¿Cercano a los cuarenta? Usa el pelo largo con una coleta, es varonil y el mayor ejemplo para su hija, quien lo adora.  Trabaja como guía y transportista en el Amazonas, que le gusta mucho lo que hace y le conquistó su amor por el lugar a la chica; sin embargo, su esposa, y madre de Nadia, no fue capaz de soportar este medio y enfermó; ausencia a la que ambos se acostumbraron sin problemas.
 
* Omaira Torres: Una guapa morenaza y doctora, que va junto al grupo de arriba y otros más de esta lista en el viaje al interior del Amazonas, con el propósito de vacunar a los indios y que así no mueran infectados por las enfermedades de los forasteros.  Varios hombres del equipo se encuentran enganchados a ella, pero... ¡Solo uno es dueño de su corazón y vaya qué sorpresivo resulta enterarnos de quién se trata y en qué circunstancias sucede todo esto!
 
* Ludovic Leblanc:  Un supuestamente famoso antropólogo, cuyo egocentrismo supera con creces su baja estatura.  Uno de los cuatro personajes más odiosos de la novela, quien acostumbra a hablar de sí mismo en tercera persona, es un sujeto cómodo, mentiroso y racista; no obstante, hacia el clímax de esta obra nos sorprende demostrándonos facetas suyas insospechadas.
 
* Walimai: Mi favorito de este título, es un anciano de edad indeterminada (aunque al parecer ha vivido por lo menos más de un siglo), quien es un hechicero errante muy respetado por las tribus del Amazonas. Como pasa casi con el resto de los selváticos, anda casi desnudo.  Amigo de Nadia y luego de Alexander, le entrega a la primera un valioso amuleto, que le será de gran ayuda.  Es acompañado por su "esposa-espíritu", una bellísima presencia femenina a la que conoció en vida durante su juventud.  Dentro de su importante rol en esta historia, se encuentra el hecho de que cumple también la labor de intermediario entre los muchachos y el resto de los indígenas. Interesante viene a ser el dato extra, de que este corresponde a un personaje "rescatado" de uno de los relatos más hermosos de Cuentos de Eva Luna, uno de los libros más sobresalientes de Isabel Allende.
 
* Mauro Carias: Magnate de la zona, desde un principio sabemos que tiene solo intereses económicos con la expedición.  Bronceado y atractivo, siempre anda sonriendo, si bien esto último es solo una careta para esconder sus verdaderas intenciones.  Es condescendiente con casi todo el mundo, si bien eso no es algo gratuito.  Por último, pese a que esta es una obra que se supone es de carácter juvenil, razón por la cual la autora bajó hasta cierto punto el nivel de elementos "subidos de tono" (eliminó el sexo y la violencia explícita, además del uso de groserías, entre otros), hay un aspecto de Mauro que lo insinúa muy bien acá y que corresponde a su pedofilia o, al menos, su gusto por las jovencitas (MUY lolitas).
 
* Borobá:  El monito-mascota inseparable de Nadia, es una criatura simpática e inteligente, que responde al estereotipo infantil del animal con características pseudoantropomorfas.
 
* Tahama:  El líder guerrero de la Gente de la Niebla, el pueblo con la capacidad de hacerse "invisible", al que conocen nuestros protagonistas.  Un hombre serio y valiente con un particular sentido del humor.
 
* Karakawe:  Un indígena civilizado que trabaja como ayudante para Leblanc.  Es un alguien poco comunicativo, de presencia antipática y quien despierta sospechas en los protagonistas.  Hacia el final del libro, es uno de los tres personajes que nos sorprenderá con la verdad de su corazón.
 
* Capitán Ariosto: El líder militar de los uniformados que acompañan a la expedición, es un hombre duro y del que desde un principio sabemos que es un villano más.  Para sujetos retorcidos como él, uno solo espera que los toque la justicia y si es "divina" mejor.
 
* Padre Valdomero:  Un simpático y versátil sacerdote católico que vive solo en la selva.  De niño fue raptado/educado por los indígenas, a los que respeta y nunca ha pretendido doblegar con sus creencias. El hombre de Dios católico y sabio, es un tipo de personaje habitual en la literatura de la Allende.


4. Temas y valores
 
   En primer lugar tenemos EL VIAJE INICIÁTICO por el que pasan los dos protagonistas, cada uno de un mundo diferente (el primero perteneciente a una realidad llena de comodidades y la segunda nacida en un mundo más sencillo en apariencia, pero libre de ataduras a los convencionalismos occidentales); puesto que tendrán que sortear varias pruebas de todo tipo y luego de conseguido su propósito, serán personas más sabias, en especial nuestro gringuito, quien de ahora en adelante verá el mundo con otros ojos.
    Luego tenemos la FRATERNIDAD que une a los amigos, estos de distinto género; poniendo de antemano la afinidad entre pares, por sobre la atracción que podría haber entre dos personas coetáneas en el mismo lugar y que viviendo tantas aventuras (unas más peligrosas que otras) encuentran su complemento.  Por todo lo anterior, encontramos acá valores como la lealtad, que en más de una ocasión estos muchachos nos dan ejemplo de ello, llegando a confiar su propia vida en el otro y ayudándose mutuamente.  Por lo mismo, se apoyan entre sí, en las buenas y en las malas, dándonos un ejemplo de cómo nunca mancillar la relación que tenemos con nuestros amigos y siempre honrándola por sobre todo.
    La ECOLOGÍA y la PROTECCIÓN DE LA BIODIVERSIDAD.  No hay que dejar de lado que la novela transcurre en medio de un escenario natural esplendoroso: El Amazonas.  Hay belleza en este sitio y también peligros pavorosos reales, aunque, ante todo, se trata de un lugar al que hay que proteger de la desaparición de su territorio, flora, fauna y comunidades autóctonas, por culpa de la modernidad y, en especial, debido a la mano negra de personas inescrupulosas.
    Lo EXTRAORDINARIO y es que, si bien hay muchos elementos sobrenaturales en esta novela, ellos van más allá del "fino barniz" propio del Realismo Mágico, al que se adscribe la escritora.  Hay preciosas muestras de un mundo oculto al ojo "civilizado normal", que incluye habilidades superiores, la presencia de un bellísimo espíritu benigno y criaturas sorprendentes.  Todo lo anterior tan bien manejado por la Allende, que muchos quisiéramos que escribiese más obras de este tipo y, por igual, saber qué obras y autores de ciencia ficción ha leído (según ella misma confesó en una entrevista y que lamentablemente su interlocutor nunca profundizó al respecto).
 
5. Palabras finales
 
    Pese a ser una novela juvenil, la Allende se la toma bastante en serio (muy en el "tono" japonés, propio de un anime o manga) y por lo mismo no elude temas escabrosos como la muerte de personajes de forma cruel y las relaciones tóxicas; por lo tanto, si bien solo se ha suavizado en parte el ritmo de la historia, si la comparamos con sus textos para adultos, no olvidemos que elementos como los recién mencionados, sumados al espíritu de la aventura y la presencia de personajes y criaturas extraordinarias, siempre es del gusto de los más pequeños (bueno, y de muchos mayorcitos también, je).  Por mi parte... ¡Eso me gusta!
    Por último, este libro y sus secuelas son material ideal para tener sus propias adaptaciones audiovisuales (pelis, series o miniseries); pues poseen todos los detalles capaces de conseguir la atención del público.  Una lástima que alguien tan exitosa, como nuestra escritora, tenga tan poca atención de los productores, sin embargo, la esperanza es lo último que se pierde.
   Mientras tanto, a ver cómo van las otras entregas de la trilogía, que hace casi veinte años me leí los dos primeros libros, si bien apenas los recordaba.  Cabe mencionar, que disfruté demasiado mi relectura de La Ciudad de las Bestias y con mucho gusto seguiré con el resto.

miércoles, 5 de junio de 2024

Así era en mis tiempos XV: Las fotografías


     Uno que ha vivido casi medio siglo y nació justo en el último cuarto del periodo anterior, ha sido testigo del desarrollo y evolución de la tecnología a pasos gigantes.  Lo anterior se hace más evidente, porque estamos hablando de recursos y medios que ocupamos de forma cotidiana y/o seguido; por lo tanto, solo basta con mirar atrás, de manera detenida, como para darse cuenta de qué manera cambió todo.
    Cuando llegué al mundo el 5 de julio de 1975, las fotografías eran en blanco y negro o en tono sepia; habían a colores ya (creo), pero estas eran caras y entonces el común de la gente en Chile, como mi familia, no tenía acceso fácil a ellas.  De hecho, las fotografías en sí era un lujo caro o al menos no eran tan populares entre la mayoría de la gente como ahora, que al menos entre mi familia no se acostumbraba a sacar fotos siempre; es así que solo tengo una foto mía de cuando era bebé (una guagua gordita y sonriente) y luego el salto fue ya a partir de los cinco años, que por ser ei regalón de mi familia, mis padres, me sacaban unas cuantas, para mis cumpleaños, en vacaciones y para ciertas actividades del colegio.  Y pensar que en la actualidad las fotografías en escalas de grises son consideradas elegantes y artísticas, puesto que las usan muchas personas con pretensiones estéticas.
     No voy a hablar de las fotos antes de mi época, que para eso tienen acceso a un montòn de páginas en la Red, puesto que la idea de estas memorias es justamente compartirles mis propias experiencias al respecto; así que aquí sigo...
    De mi más tierna infancia, recuerdo haber tenido en mis manos un objeto que me pareció raro y me llamó la atención: Era algo así como un bloque de unos diez a quince centímetros, de un material sintético como el plástico, segmentado en rectángulos; más o menos transparente todo:
 
    - ¿Qué es esto? - Pregunté a alguien todo intrigado, teniendo en mis manos el objeto y que me parecía algo de procedencia alienígena.
    - Es para sacar fotos de noche o con poca luz.  Se pone en la cámara - Me dijeron.
 
    En efecto, se trataba de un adminículo que se compraba aparte para ciertas cámaras fotográficas y se insertaba en alguna parte de esta con ese fin; el aditivo tenía una vida útil para una cantidad limitada de imágenes, hasta donde yo sé, de modo que luego quedaba inservible.  Así de prehistórico era todo en aquellos años.



     Estaban las polaroids, que era lo "último" de los avances: Una cámara con forma de buzón minúsculo, que sacaba fotos instantáneas, las que salían enmarcadas en un cuadradito con bordes blancos; eso sí, había que esperar que la imagen tomara forma, pues una vez sacada la foto y salida de la maquinita por una ranura, había que esperar un par de minutos (la verdad es que ignoro el tiempo preciso, pero recuerdo que era breve).  Por cierto, ninguno de mis cercanos tenía uno de tales aparatos y solo los vi en plazas o eventos usados por gente que vivía de esa labor; que no faltaba el caballero con delantal blanco, que ofrecía fotos sobre un caballito o poni de mentira (y tengo al menos una de esas, aunque mi recuerdo más vivido es el de un Viejo Pascuero joven y flacuchento, que para una Navidad junto a un fotógrafo ofreció por mi casa fotos para los niños).  Por cierto: Estos aparatitos fueron tan famosos, que hasta Stephen King escribió una novela corta sobre uno de ellos: El Perro de la Polaroid.
     Para las fotos, ya cuando uno logró tener su propia cámara o al menos contaba con alguna ajena a la mano, se usaban unos rollos de cinta que se insertaban dentro de la máquina. Para eso se abría una especie de puertecita detrás de la lente y en la que se enganchaba parte del filme aún sin usar, el cual sobresalía del rollo mismo; luego se dejaba hermético todo y a inmortalizar tus recuerdos.  Si se abría por una u otra razón tal compartimiento, se echaba a perder el material (en las pelis gringas, estaba la típica escena de cuando a un fotógrafo alguien, por lo general un delincuente, le jodía su trabajo de paparazzi a través de ese método).  Por cierto, los rollos que se vendían en las tiendas especializadas, que abundaban las dedicadas al rubro, eran de 24 y 36 fotos.  Salían baratos estos insumos y tenías muchas marcas para escoger en la misma tienda.
    Luego de sacar las fotos, ibas a los mismos locales donde vendían las películas y allí escogías el tamaño por el cual deseabas que te las revelaran; obvio que mientras más grandes, más caras.  Uno esperaba expectante la fecha en la que te tendrían listo tu encargo, que más encima no sabías cómo iban a quedar y si todas estarían "buenas".  Ocasionalmente el ángulo de la imagen no era adecuado y alguien salía con la "cabeza cortada" y otras veces aparecía una línea multicolor con bordes disparejos, cruzando la foto de forma vertical en uno de sus costados; a veces era justo la foto que más deseabas la fallada o que simplemente no venía en el sobre que te entregaban.
    En algunas tiendas te pasaban de regalo unos sencillos "álbumes" para meter en ellas tus fotos (unas especies de libritos que tenían unos plásticos transparentes, donde metías tus fotos) y así conservarlas para verlas todas las veces que quisieras.  Por supuesto que se podían comprar álbumes de mejor calidad, con tapas duras, algunos con una bella portada que llevaba una ilustración y con páginas que tenían una película trasparente, que cubría la superficie adhesiva de estas, donde ponías las fotos y quedaban protegidas entre la parte dura y la blanda.  En casa tenemos varias de esas y nunca llegué a completar la que me compré por mi cuenta, cuando el mundo era otro y todavía no se movía.
    A principios de siglo llegaron las cámaras digitales, me refiero a aquellas que estaban a disposición del resto de los "mortales".  La novedad era que podías ver la foto que sacabas y si no te gustaba la borrabas.  Guardabas en una memoria las imágenes, que por medio de un cable USB podías traspasar a otro medio como un computador.  Si no mandabas a imprimir las fotos, podías hacerlo tú mismo si tenías tu propia impresora.  Por mi parte, aún conservo la que me regaló mi comadrita Ledda, la que me regaló para un cumpleaños hace más de dos décadas; recuerdo que hasta le compré un bolsito, que lo llevaba colgado alrededor de mi cuello vez que la iba a usar.
    Entonces aparecieron los celulares con cámaras incorporadas, los que más encima permiten sacarse selfies y de ese modo nos volvimos locos sacando fotos a diestra y siniestra.  Cada vez estos recursos fueron más sofisticados, a medida que los mismos dispositivos se volvieron mejores; de ese modo las fotos pueden tener "nivel de belleza" y todo tipo de filtros, de modo que tendrías a mano la posibilidad de mejorarlas a gusto y que no se te notara tanto el paso de los años.  A partir de entonces, por mi parte, me limité a usar solo mi celular para sacar todas las fotos que quisiera.
   Cabe mencionar que, si bien las más jóvenes generaciones hoy en día cuentan con la misma mentada tecnología, solo en raras ocasiones saben del placer que es tener en tus manos esos retratos del pasado; algunos y algunas sabrán apreciarlos como corresponde.

viernes, 31 de mayo de 2024

Lugares que nos hablan 2


Feria del Disco:
 
    Era una cadena de tiendas dedicada a la música, a su venta especialmente, que inició su trayecto de décadas en 1956. Forma parte de mi memoria desde que tengo uso de razón, o sea, desde finales de los setenta o, para ser más exacto, desde mi infancia en los años ochenta; luego, a medida que fuí creciendo y me convertí en todo un melómano, que para mí un buen regalo o compra también puede ser algún cassette o disco compacto de mi gusto, comencé a ir seguido a sus numerosos locales.
    Iba mayormente a su tienda más concurrida y mejor ubicada, en pleno Centro de Santiago, casi en la intersección de Huérfanos con Ahumada.  Me volvía loco de felicidad y de expectativas, vez que entraba a sus dependencias y apenas algo me llamaba poderosamente la atención, como para estar dispuesto a comprarlo, aprovechaba la oportunidad que te daban de escuchar algo de la música que pretendía llevarme; así que me ponía los sofisticados audífonos acolchados que te pasaban y disfrutaba por un minuto más o menos de esas melodías, con una calidad de sonido que solo mucho tiempo después pude conseguir por mi cuenta.
    La verdad es que en la práctica solo compraba ofertas, que siempre habían y estaban a la mano de uno, en especial cuando era estudiante (primero escolar y luego universitario); dichos títulos siempre los destacaban en sus vitrinas, que eran toda una tentación.  En todo caso, la mayor parte de la colección de discos compactos que conservo todavía, cientos en total, se los debo a la Feria del Disco; en cambio, me deshice de todas las cintas que llegué a tener.
    A principios de este siglo llegó a tener una revista, que un amigo que tuve (Paulo Adriazola) fue publicado en al menos uno de sus números. También poseían un sello discográfico.
    En los primeros años del presente siglo, diversificó sus ventas y cambió su nombre a Feria Mix, ofreciendo también libros, cómics y películas.... Entonces para gente como su servidor, llegar al local grande de Ahumada, que llegó a tener tres pisos en sus mejores momentos, era una sensación cuasi orgásmica encontrarse con tanto material del gusto de uno y con muy buenos precios.  Lo mejor de todo fue cuando por la compra de dos artículos del mismo tipo (por ejemplo, packs de pelis o series en DVD), te llevabas de regalo un tercero de regalo (que podías escoger entre varios títulos).  Por mi parte, estaba en mi salsa.
   A veces algún artista daba un pequeño concierto o firmaba autógrafos en el edificio mencionado más arriba; no obstante, nunca asistí a estas actividades.
    Este 2024 no más falleció Marta González Marnich, la fundadora de La Feria del Disco, a la edad de 96 años.  Su gran proyecto comercial y, como no, también cultural, cerró sus puertas mucho antes de su partida: en 2014.  Cuando supe que ya no habría más Feria del Disco, mucho lo sentí y es que, como ya se habrán dado cuenta, toda una vida de recuerdos intensos quedaba huérfana para el resto de mis días.
 
Leerte:


 
    No sé bien cómo descubrí este lugar, al que me fascinaba ir a tomar once acompañado de mis amistades y hasta en alguna cita más o menos romántica.  Cuando menciono lo anterior, les estoy hablando de un sitio al que asistí durante la década ya pasada, en plena "madurez", hasta que el local tuvo otro dueño y su particular estilo cambió.
   Ubicado en Miraflores, casi llegando a Parque Forestal (una hermosa zona turística con edificios antiguos, mucho verdor entregado a la cultura y a la dispersión), según pude averiguar en la Red, sus puertas abrieron en 2012.  Su idea era la de combinar en un grato ambiente y lugar, el placer de un buen té (que tenía de distintos tipos, todos de hoja y preparados ahí mismo), en medio de varios libros que estaban a la venta (repisa) o para leer a gusto en dicho momento (mini biblioteca) o para intercambiar por otro (otro mueble que ponían afuera, al lado de las mesitas y sillas que usábamos los clientes que deseábamos estar al aire libre); más encima, acompañados por una que otra delicia hecha a mano (algún pastelito o trozo de torta, un suculento sándwich...).
    Su carta ofrecía excelentes combinaciones de bebestibles y comestibles, habiendo promociones del uno y otro con nombres de escritores y ediciones de libros.  Cuando ibas a pagar, te llevaban la cuenta en una cajita de madera, que simulaba muy bien un viejo libro de tapa dura; luego te traían en el mismo la boleta y el sencillo.
    Hace años en un post dedicado a mis recuerdos de 2015, que subí en esta misma página, subí un par de fotos en esta tetería y alguien "anónimo" dejó un comentario muy gracioso:

    "Ya veo las preferencias: a tus amigos "g" (germánicos) los llevas al Leer-te, mientras a la fauna chilena solo al Tarragona".

   Me habría gustado haber llevado a mi "bebé" para allá.  Lo habría encontrado hermoso y todo muy rico.
 
TXT:


    Fue una cadena de tiendas dedicadas a la venta de música, libros, películas y series.  En un momento funcionaba a la par de la Feria del Disco, así que llegó a ser una digna competencia suya.  Tenía varias sucursales en pleno Centro de Santiago y supongo que también en uno que otro mall.  Visitaba seguido sus locales, pues encontraba muy buenas ofertas, que compré hartas cosas allí y siempre salía feliz de sus dependencias.
    Tenían una tienda en plena Alameda, entre Moneda y San Diego, más o menos (no soy muy bueno con las calles), que adentro tenía una linda cafetería.  Varias veces me tenté de servirme alguna cosita rica, pero tontamente nunca lo hice.
    De las tantas compras que realicé en esta cadena, las que más recuerdo con cariño son mi bella edición de Frankenstein Desencadenado de Brian Aldiss, que compré en formato pequeño, tapa dura y con sobrecubierta (para hacer un trabajo para un diplomado); fue justo para un día muy lluvioso en pleno octubre, luego de una celebración del Día del Profesor y como me gusta demasiado ese tipo de clima, por eso recuerdo todo tan bien (fue allá por el año 2006).  Mucho tiempo después cambié un libro que me habían regalado para mi cumple, ya repetido, y de ese modo me traje conmigo mi edición de lujo de Elantris, la novela de Brandon Sanderson que más me ha gustado hasta el momento (bueno, solo he leído cinco y tango casi una docena o más suyos en espera).
     El llamado Estallido Social TXT (que luego se olvidaron de su verdadera intención los chilenitos, ya es otra cosa y que me indigna bastante), el cual por largo tiempo convirtió en un lugar "complicado" al Centro de Santiago (muchos desmanes de vándalos, que solo iban a hacer destrozos y pillaje a esos lares), siendo que luego vino el encierro de la pandemia del Covid, provocaron la muerte de muchas tiendas y así fue el caso de
    Quisiera saber cuándo fue la última vez que pisé esos lugares, para atesorar con mayor razón los recuerdos de esos sitios que han sido tan queridos para mí.
 
 
Adentro de Leerte con mi amigo Miguel Acevedo, cuando le compré su libro Los Altares de la Locura.

martes, 28 de mayo de 2024

Doctor Who en ascenso


    La tercera temporada del Doctor Who "moderno" se emitió en 2007 y fue la segunda con su décima encarnación (mi favorita hasta el momento), a cargo de David Tennant.  Tuvo en total 13 episodios, como las dos anteriores, además de su propio especial de Navidad (que viene a ser como un adelanto o aperitivo de la siguiente temporada) y otro especial entre medio, aunque este animado.  Por lo tanto, en total tuvimos 14 historias para disfrutar de las aventuras del Señor del Tiempo, lo que incluyó viajes al pasado (diferentes fechas o siglos, mejor dicho, distintos futuros y un par de planetas).
 
0. The Runaway Bride: A mi parecer, debe ser el especial navideño más divertido de los que hemos visto (en rigor solo llevamos un par, pero no hay que olvidar que el primero de esta nueva etapa, transcurre en dicha época); lo anterior, puede ser debido a la singular "companion" del Doctor, Donna, una mujer por completo distinta a la llorada Rose y que resultó tan formidable en su caracterización (bueno, la actriz a cargo, lo hizo demasiado bien y eso es algo que no puedo dejar de destacar), que luego volvió para quedarse en toda la cuarta temporada.
    La trama gira en torno a una novia, que irrumpe de la manera más sorpresiva en la Tardis y a la que debe devolver, como no, a su boda el buen Doctor.  Claro que no todo es tan fácil, puesto que una inteligencia extraterrestre maligna está involucrada en esto, lo que incluirá una traición, más encima.
    Aparta de la diversión total, con grandes dosis de humor, gracias a la deslenguada coprotagonista, llama la atención lo bien hecha que está la villana de la historia (el mejor alienígena en lo que va de la serie, según mi humilde parecer) y esa manía de poner otra vez a la fémina acompañante, blanca, teniendo de pareja a un afrodescendiente (lo que esta vez ya se ve forzado ¿No?).
    Esta pieza se emitió para Navidad de 2006.
 
1. Smith and Jones:  El muy entretenido debut de la buenamoza morenaza Martha Jones, quien será la companion del Doctor durante toda la tercera temporada.  Distinta también a Rose, corresponde a una veinteañera estudiante terminal de Medicina, quien estando en el hospital donde llevaba a cabo su práctica, es trasladada junto a todos los que se encuentran en el edificio a la Luna; para su suerte, nuestro héroe se encontraba "internado" en sus dependencias, de modo que gracias a su intervención pueden salvarse... Claro que la dama en cuestión ayuda bastante y por eso logra ganarse la simpatía del Doctor, quien luego la invita a seguirle en sus viajes.
     A comentar: El método ridículo de la vampira que aquí sale, para alimentarse, tan propio de lo bizarro que es este show que amamos.  También destaca cómo se irá dando la relación entre Martha y el Doctor, puesto que este desde un principio se ve muy dolido por la pérdida de Rose y ello bien viene a ser una sombra para su nueva compañera; por otro lado, los sentimientos de Martha hacia su amigo también serán un interesante detalle por considerar.
    Cabe mencionar que a Freema Agyeman, Martha, con posterioridad la veríamos como personaje secundario en otra serie de ciencia ficción, aunque esta más "subida de tono": Sense8.  Resulta maravilloso apreciar su belleza y talento, haciendo un rol tan distinto.
 
2. The Shakespeare Code:  Martha y el Doctor viajan a la Inglaterra del siglo XVII y allí conocen a William Shakespeare, este algo "distinto" al de las imágenes con las que se le representa.  Todo un exitoso artista entre su gente, el dramaturgo pretende estrenar una nueva obra, la cual sería la continuación de su último éxito.  En la "vida real" y en la época de la que viene Martha, bien se sabe que dicho título nunca existió o se perdió.  Todo iría bien, si no fuera por un trío de brujas malvadas, que pretende aprovechar el futuro texto de Shakespeare con fines bastante nefastos.  Harto humor y referencia a la vida y obra del gran artista, que da gusto.
     Solo le encuentro un pero a esta dramatización: Lo ridículo que es mostrar a gente "de color" conviviendo con blancos en esa época, sabiendo que los ingleses eran los mayores esclavistas.  Una metedura de pata, que me recuerda a los aristócratas negros franceses, que aparecen en el bello episodio La Chica en la Chimenea de la segunda temporada.
 
3. Gridlock: Seguimos con la tendencia, que se han autoimpuesto desde el regreso de la serie y que corresponde a una historia ambientada en la Inglaterra del presente, luego otra en el pasado del mismo país (con personaje histórico incluido) y luego el futuro lejano.  En el caso de los episodios transcurridos en el futuro, siempre aparece el Rostro de Boe, una singular criatura sabia y antiquísima.  En este caso, la dupla se encuentra atrapada en medio de un enorme atasco, dentro de una carretera aérea, la cual a su vez está llena de polución y se encuentra encerrada en algo así como un gigantesco túnel; más encima el "taco" es tan grande, que los viajeros dentro de sus vehículos, que son miles de ellos en diversas hileras y unas encima de la otra, llevan años haciendo ese trayecto tratando de llegar a su destino ¿Se imaginan ese panorama? La desaparición de varios de los viajeros, junto a sus máquinas, es un nuevo misterio que el Doctor y Martha deben resolver.
 
4. Daleks in Manhattan:  Primera parte de una potente historia de dos capítulos y en la cual nuestros protagonistas viajan a la Nueva York de los años treinta, del siglo pasado.  En esa época recién se está construyendo el famoso rascacielos Empire State y al llegar el Doctor junto a Martha, descubren que detrás de dicha labor se encuentran los peores enemigos del Señor del Tiempo.  Solo ellos pueden evitar el desastre, ayudados por un muy interesante trío: Un carismático líder de los desposeídos de la Depresión Económica, una bailarina "exótica" y su enamorado caído en desgracia.
   Muy divertido todo y con una genial ambientación de época, tal como ya nos tiene acostumbrados el programa, lleva a esos grandes villanos "sin personalidad", que son los Daleks, a otro nivel y es que desde que regresaron en la primera temporada, es una delicia cada episodio suyo.

Conozcan a Dalek Sec
 
5. Evolution of the Daleks: El líder de los mayores rivales del protagonista, siendo nada menos que los últimos de su especie, ha pasado por un inesperado cambio; en contra de lo que se esperaría, este comienza a actuar lo suficientemente distinto, como para pensar en una solución.  Es la primera vez que un Dalek logra simpatizarnos.  Por cierto: Muy bien articulado el final de todo esto, lleno de emociones y prometedor (recordaba muy poco de esta historia, aunque con cariño y esta vez la disfruté demasiado).
 
6. The Lazarus Experiment: Un anciano científico y millonario, invita a un montón de gente a ser testigos, de lo que se supone será toda una revelación de los actuales avances: Un procedimiento pata rejuvenecer a las personas.  Él mismo sirve como cobaya y todo resulta supuestamente estupendo; no obstante, como era de suponer, el proceso tiene un efecto secundario atroz y con monstruo incluido.
    El presente y el siguiente capítulo, encuentro que son los más flojos de la temporada; sin embargo, este tiene el agregado adicional de que aborda por primera vez, y de manera más íntegra, el tema de la familia de Martha: numerosa y opulenta, además de contar con una madre que recela del Doctor, todos ellos detalles distintos a lo que pasaba con Rose (de origen más humilde) y con una madre viuda tan simpática.
 
7. 42:  El capítulo que menos me gusta hasta ahora o recuerdo con menos ganas (ya les hablaré del especial animado).  Martha y el Doctor quedan atrapados en medio de una nave espacial, tripulada por humanos, lo que ocurre en el futuro, claro.  Una inteligencia extraterrestre se vuelve un peligro para todos y ya saben quiénes pueden arreglar el entuerto.
 
8. Human Nature:  Si alucinamos con la anterior historia doble, con esta llegamos a emocionarnos de verdad y bien me parece una de las más hermosas hasta ahora (al nivel de La Chica en la Chimenea, ya mencionada más arriba).  Todo aquí es ingenioso desde el principio, pues vemos al Doctor y a Martha escapando de una amenaza de la que nada sabemos y solo ya finalizando este primer episodio de dos, se nos aclara de qué va todo.  Para salvar su vida, ambos han debido escapar al pasado, justamente al año 1913, previo a que Inglaterra entrara a la Primera Guerra Mundial.  Allí/entonces el Señor del Tiempo vive ahora como humano, pues ha cambiado su biología, e ignora su propia identidad para escapar de sus enemigos; solo la leal Martha sabe la verdad y en secreto vela desde muy cerca por el hombre al que ama, ahora que son evidentes sus sentimientos hacia él.
    Por primera vez, debido al viaje del tiempo a una época pasada, no eludieron el tema del racismo, sin hacerse "los tontos" por la condición de afrodescendiente de Martha; que esta misma, por primera vez se enfrentara a los pacatos prejuicios de una sociedad clasista y xenófoba, lo que hizo que la heroína ganara más a la hora de evaluar su calidad.
    También rescato el tema romántico, con triángulo amoroso incluido, que acá encontramos: Una faceta apenas apreciada en este show hasta ahora.
 
9. The Family of Blood: Conclusión de una historia digna de antología de Doctor Who, que incluye (aparte de lo ya mencionado) un castigo ejemplar para los desalmados villanos.  Acá tenemos al genial Tennant en una actuación sobresaliente, porque nunca antes habíamos visto al Décimo Doctor tan humano y, por lo mismo, tan lejos de su acostumbrada seguridad.
 
10. Blink: Tras una historia memorable en dos partes, he aquí el mejor episodio de la temporada o, al menos para mí, el más hermoso de este tercer año.  Se trata, más encima, de uno de esos capítulos en los cuales apenas aparecen los protagonistas y la trama se centra en personajes "nuevos", que solo participan en esta ocasión.
    Por otro lado, incorpora a unos nuevos villanos, que se harán muy populares y debido justamente a lo singulares que son: Los Ángeles Llorones.  Mejor descubrir por uno mismo qué los hace tan especiales.
    El argumento gira en torno a una mujer joven, que es acosada por las mentadas criaturas y la única manera de cómo el Doctor se puede comunicar con ella, es a través de extraños archivos de video contenidos en ciertos DVDs.

Los Ángeles Llorones... ¡Una gran incorporación a la mitología de Doctor Who!


11. Utopia:  Primera parte de una aventura en formato de trilogía, que desde la época del Doctor Who clásico, no articulaban una trama en dicho formato.
     La historia comienza cuando nuestros viajeros accidentalmente llegan al fin de los tiempos y allí encuentran a los últimos humanos, quienes apenas logran escapar del acoso de una especie de mutantes. Un anciano científico de carácter afable (interpretado por el gran Dereck Jacobi) los ayuda para intentar escapar al último lugar donde podrían vivir en paz; una buena intención en la cual el Doctor pretende ayudarles. No obstante, la intervención del héroe terminará en tragedia, cuando se sepa la verdadera identidad del supuesto Profesor.
    A lo magnífico que viene a ser este final de temporada, se suma el esperado regreso del carismático Capitán Jack Harkness (quien viene de su propio show Torchwood, spin-off para adultos de Doctor Who) y quien estará nuevamente acompañando al Doctor hasta el final de la temporada.
 
12. The Sound of Drums: Vueltos al presente, el Doctor y Martha deben enfrentarse al villano que estuvo involucrado, de manera indirecta, en varios eventos de la temporada.  Esta vez el enemigo, es nada menos que otro Señor del Tiempo, así que el Doctor no es el único que queda vivo de su poderosa especie; por lo tanto, considerando los medios que posee alguien como él, todo es más complicado que anteriores amenazas a las que ha enfrentado.  Se suma el hecho de que este tiene sentimientos encontrados con su rival, quien se hace llamar el Maestro.
 
13. Last of Time Lords:  Un año ha pasado desde que el Maestro consiguió derrotar al Doctor, a quien tiene bajo su dominio; el mundo mismo ya no es lo que fue, pues han muerto millones por culpa del tirano.  Martha ahora forma parte de la resistencia en contra del Maestro y se supone solo ella puede derrotarlo, aunque nada es tan fácil.
 
Extra:
 
* The Infinite Quest:  Emitida entre medio de la tercera temporada, a través de breves episodios que, luego unidos, forman un capítulo de normal duración del show, es una historia por CGI.  Contando con la participación de David Tennant y Freema Agyeman, poniendo las voces para sus versiones animadas del Doctor y Martha respectivamente, tuvo de invitado a Anthony Head y en otro papel tras su participación en el emotivo episodio School Reunion de la segunda temporada.  En esta pieza, los dos viajeros deben evitar que un malhechor consiga un preciado objeto, de características cuasi mágicas, que le concedería "el deseo de su corazón" y para ello visitarán varios mundos.
    La animación es demasiado básica, a mis ojos incluso feísta, y hubiese preferido usaran medios tradicionales.  Los movimientos de los personajes son muy estáticos y a ello se le suma lo peor de todo (al menos para mí): Un guión poco inspirado y en general muy aburrido.
    No se pierden nada si obvian esta pieza del resto de la temporada "normal".

Human Nature/The Family of Blood dentro de lo más hermoso de esta temporada.


domingo, 19 de mayo de 2024

Eso es todo... Por ahora


1. El argumento.
 
  La tercera parte de la saga de "fantasía oscura" (por llamarla de una forma) de Abarat, del escritor Clive Barker, corresponde a Medianoche Absoluta.  El libro data de 2011, o sea, apareció en las estanterías 5 años después de la anterior entrega (una larga espera para sus seguidores, puesto que el segundo libro, Días de Magia, Noches de Guerra es de 2004). Un poco más extenso que su predecesor, tal como este otro supera con creces al texto anterior y es que su autor ha logrado armar demasiado bien todo.  La fascinación que provoca este libro solo es posible al contar con personajes tan potentes (entre viejos conocidos y los nuevos que acá llegan, para gozo nuestro) y poniendo de ante mano fabulosos escenarios, para luego desarrollar varios acontecimientos impactantes y muchos de ellos ocurriendo de forma paralela.  Ingredientes bien manejados, que nos dan como resultado una obra de proporciones épicas, en la cual la lucha del bien contra el mal nos muestra que las cosas no son tan sencillas, sino que el mundo está lleno de matices y que debemos saber descubrir; por ende, no todo es lo que parece y podemos llegar a sorprendernos, cuando hasta el alma más oscura puede poseer algo de luz o creemos exista siempre el bien en la belleza.
    Luego del impactante clímax del tomo previo, transcurrido nada menos que en el llamado Más Allá (es decir, nuestro propio mundo), su ya querida heroína adolescente debe convencer, primero, a un obtuso consejo de las islas de Abarat de que el conflicto bélico se avecina (momento en el cual nos reencontramos con uno de los secundarios, que desde su primera aparición consiguió nuestra atención); luego tener que oponerse a la verdadera mente maestra, detrás del desastre que se avecina y quien viene a ser una villana increíble y a mi humilde parecer una de las mejores que he conocido (al nivel de la Bruja Blanca de Las Crónicas de Narnia o tal vez mejor), lo que implicará enfrentarse a nuevos peligros que nos quitarán el aliento.  Pero todo esto es mucho más complicado, puesto que aparece otra mano siniestra entre medio, un personaje impensable y el cual se volverá una de las grandes sorpresas del libro.
     Barker comienza este título haciéndonos una poderosa promesa: Candy se cruzará en determinado momento con un nuevo e interesante secundario, alguien que ayudará a aclarar varios misterios que hace rato nos estaban intrigando.  Luego la historia mejora mucho más, cuando se le otorga importancia a otro personaje, de quien hasta el libro anterior solo sabíamos unas cuantas cosas.
   Por otro lado, el ominoso nombre de este libro se entiende cuando por fin se lleva a cabo el plan de Mother Mootley, el cual se explicó en el volumen anterior.  Su realización no solo es impactante, sino que entre medio ocurren tantos hechos dignos de recordarlos, que no tenemos momentos para aburrirnos.  A lo anterior, se suma el uso de un arma de proporciones apocalípticas, otro detalle que hace de la lectura del libro un enorme placer.


2. Viejos conocidos.
 
    Aparte de la malvada anciana (¡Su odio y sed de poder son realmente atroces!), tenemos acá a un par más de "viejas caras", que tendrán un desarrollo muy intenso dentro de la novela: Por un lado, nada menos que el desagradable padre de Candy, quien de ser un don nadie pasa a ser alguien con un poder impresionante; deben descubrir por su cuenta cómo esto es posible y paladear cada palabra que compone su inesperada intervención dentro de la trama. Este hombre es un sujeto odioso, por donde se le mire, de seguro porque el mal que encarna al ser tan realista (ignorante, prejuicioso, machista, borracho y violento), provoca lejos más rechazo que cualquiera de los villanos de Abarat y a los que se ha enfrentado Candy; por lo mismo, cuando este consigue de forma inesperada acceso a un poder superior, este hecho resulta muy interesante ¿Qué pasa cuando un sujeto común y corriente, además de detestable, tiene a su disposición algo tan grande como lo que aquí atestiguaremos?
    Y, luego, tenemos a Cristopher Carroña.  Casi desde un principio sabíamos de qué se trataba de un sujeto complejo, alguien que algún momento había tratado de amar y el cual, tras negársele dicha bendición, opta por la oscuridad; sin embargo, pese a todo su rabia y desprecio contra el mundo, podíamos hallar en él un pequeño rastro de su humanidad perdida.  La última vez que lo vimos, nos despedimos de su persona en una escena muy dramática, quedando en misterio qué había pasado con él realmente.  Ahora que regresa a la historia (y siendo él tenía que hacerlo en grande), casi llegamos a olvidar sus actos más nocivos y es que de este Carroña renacido, nos podríamos esperar cualquier cosa, entre nuevas aberraciones y noblezas.  A ver qué pasará con él a futuro (si es que Clive Barker llega a terminar su supuesta pentalogía).  Cabe mencionar que su relación con Candy en este libro será otra de las grandes sorpresas que nos depara Medianoche Absoluta, pues desde el primer libro de Abarat, cada intervención de Cristopher Carroña es algo para disfrutar y esta vez, más que nunca, resulta satisfactorio comprobar qué está haciendo.
   De Rojo Pixler nada sabíamos de manera "directa", desde el primer libro de la saga.  Su condición sobre si era otro villano o no, con sus propios intereses opuestos a los de Mother Mootley y Carroña, no estaba clara; aunque bien nos pareció alguien antipático tras su debut... Pues ahora vuelve a aparecer y esta vez nos da momentos lejos más sobresalientes, que cuando lo conocimos: En primer lugar, nos enteramos que no solo es un narcisista y avaricioso, sino que es capaz de demostrar afecto y preocupación por otros; asimismo, es coprotagonista de uno de los momentos más "bakerianos" de la saga, que les estoy hablando de monstruosidades y asquerosidades como bien sabe detallar el autor.  A ver qué pasará con este sujeto, luego de la gran confrontación que tiene poco antes de volver a desaparecer.

 
3. Temas.
 
    Desde que conocimos a Candy, sabíamos de su complicada relación familiar: Un padre cesante, alcoholizado y malhumorado, sin olvidar su condición de maltratador; una madre sometida y dos hermanos menores con los que no logra conectar.  Todo lo anterior, sumado a lo aburrido que le resulta vivir en Chickentown, donde más encima no posee amigos, la tiene al borde de la depresión.  Pero su caso es moco de pavo, si lo comparamos con Carroña, quien vive sometido a una despiadada abuela, la cual nunca le dio amor e incluso llegó a coserle los labios como castigo; a lo anterior se le suma que el resto de sus parientes cercanos (padres y numerosos hermanos), murieron en un incendio cuando él era apenas un bebé.  La verdad es que los libros de Abarat están llenos de ejemplos de familias disfuncionales o al menos puedo nombrar otras dos más: Al buen Malingo (el mejor amigo de Candy) lo vendieron sus propios progenitores como esclavo cuando era pequeño y en Medianoche Absoluta conoceremos a un grupo familiar compuesto de solo tres personas (madre "soltera" y dos hijos) muy especial.  De tal modo, la presencia de familias como estas nos permite introducir el tema de la resiliencia, por lo menos en los tres primeros ejemplos mencionados; siendo que la propia Candy y Malingo logran superar su soledad, gracias a que descubren que en otros, no consanguíneos, es posible hallar la felicidad que les faltó... Claro que después Candy se reconcilia con su madre y los John, en cambio, liderados por Fechorías, nos dan un buen ejemplo de hermandad consanguínea.
    Sin olvidar que el personaje principal es una chica de solo 16 años (cuya vida fue "normal" hasta su primer encuentro con Fechorías y sus hermanos y quien ni siquiera lleva un año en Abarat), la novela posee más de un personaje femenino de gran fuerza de voluntad y poderosa de verdad.  No olvidemos que la saga comienza con tres mujeres, tres hechiceras (entre ellas la buen Diamanda), quienes serán las responsables del destino de Candy con su acto.  Y es que esta serie de libros nos muestra al género femenino como a toda una fuerza de la naturaleza, algo merecedor de respeto y de temer, lo último considerando la enorme capacidad de las mujeres para la destrucción.  Si Candy nos enseña cómo solo siendo menor de edad, alguien de su género puede cambiar tanto la vida de otras personas, gracias a su amor y compasión, personajes como Mother Mootley, sus "hermanas" tejedoras y otras, nos enseñan que la maldad en una mujer es aterradora.


4. Nuevos personajes.
 
Boa:  Supimos de ella en el tomo anterior, presentándonosla como toda una princesa de cuentos de hadas (hermosa, dulce, enamorada y sometida a una gran maldad); pero es por medio de esta tercera parte, que nos enteramos de su verdadera naturaleza y vaya que Clive Barker nos echó un balde agua fría.  Ligada, quiérase o no, a Candy, bien podría decirse que su intromisión en la historia es algo se quedará entre nuestros recuerdos más intensos como lectores (me mordí los dedos para no hacerles spoilers sobre ella).
 
Maratien: Una muchachita aprendiz (o algo así) de Mother Mootley y quien admira bastante a esta, por lo que llegamos a deducir de su conducta con la anciana.  Bien sabemos que la vieja bruja trata de "hermanas" a las "tejedoras", que la acompañan y sirven en su atroz proyecto, por quienes siente incluso respeto y aprecio; sin embargo, las anteriores no son sus pares, puesto que siempre Mother Mootley se ve por encima del resto... Pero con esta chica sucede algo distinto, relación a través de la cual podemos reconocer el primer indicio de afecto de su parte, por alguien que ha sido capaz de acriminarse con su propia familia y sin sentimiento de culpa.  Y es que la vieja bruja la trata de "niña", como educándola y de cierta manera cariñosa.  Pese al modelo que ha decidido seguir la joven, no se aprecia maldad en ella y, por lo mismo, cuando acaban las lecciones de la discípula, resulta de lo más impactante.
 
Laguna Moon:  Una poderosa bruja que vive junto a sus dos hijos, apartada del resto de la gente.  Se dice de ella que está loca y se cuentan cosas espantosas, sin embargo, ello no es obstáculo para que Candy y Malingo acudan hasta ella para ver si los puede ayudar.  Obesa y muy elocuente, como muchos otros, siente rápida simpatía por la protagonista.  Todo el apartado en el que aparece es demasiado intenso (la verdad es que este libro y los anteriores, están tan llenos de maravillas, que atrapan al lector con facilidad y uno no quiere soltarlos) y al menos yo ya lo echo de menos.  Asimismo, la figura de sus hijos resulta una de las mejores ideas del autor: A ambos los tuvo sin intervención masculina, por sí sola, fruto de su magia; uno es fruto de todo lo bueno que hay en ella, aunque es contrahecho y lo rechaza, bien hay mucha nobleza en él; el otro, su orgullo, es la encarnación de sus aspectos negativos y es hermoso, pero malicioso.
 
Voorzangler: Lo conocimos en el primer volumen, si bien esta vez su rol es más destacado. Se trata de la mano derecha de Rojo Pixler, de su inventor más prodigioso.  Usa una especie de monóculo, que le da apariencia de cíclope.  Curioso y algo torpe en la comunicación social (¿Será un personaje TEA?), es muy leal a su señor.
 
Gazza: Un joven marinero que se encuentra con Candy y sus amigos, no en las mejores circunstancias (de hecho, la primera impresión que tenemos suya es la alguien violento).  Apenas se cruza con la protagonista, nace el amor a primera vista, si bien este romance me parece lo único forzado de toda la saga, por ser demasiado rápido el flechazo.
 
Zephario Carroña: El primer personaje en salir apenas abrimos el libro.  Un anciano ciego y humilde, con la capacidad de la adivinación.  Uno de los tantos grandes personajes que nos regala su autor... ¡Y no se diga más!
 
5. ¿Qué nos depara el futuro?
 
   Más de una década ha pasado desde que se publicó Medianoche Absoluta y su autor a la fecha ya cuenta con 71 años (como si fuera ayer, cuando en mi adolescencia, en los noventa, lo veía como a un escritor guapo y joven).  Clive Barker desde entonces ha tenido problemas de salud y la verdad es que, si se le compara con algunos colegas suyos" como Stephen King o Brandon Sanderson, tampoco es muy prolífico que digamos.  Según sus declaraciones serán dos libros más, aunque todavía los estamos esperando y mientras tanto, roguemos a Dios que le dé vida y ganas suficiente para que los acabe y podamos disfrutarlos pronto (y, de paso, para que sean traducidos).  Así como vamos, Barker está igual que George R.R. Martin, quien todavía nos tiene esperando los dos últimos tomos de Canción de Hielo y Fuego; aunque al menos, mientras tanto, este último sacó en torno a esta saga unas cuantas precuelas, a manera de cuentos, novelas cortas y libro... ¡Debería seguir su ejemplo Clive Barker!

El archipiélago de Abarat.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...